LAS CARRERAS DEL SISTEMA POLITICO Y CHARLES…

0
433

Durante dos fines de semana un programa de investigación periodística nos trajo un caso que involucra al actual Senador Charles Carrera.

Fuimos testigos de hechos irregulares, donde una persona joven quedó postrada en silla de ruedas ante un hecho no aclarado aún, consecuencia de que alguien no identificado realizó un disparo.

Las autoridades del Ministerio del Interior, donde el mencionado senador ocupaba un importante puesto, ocultaron en forma irregular lo acontecido, una investigación superficial no determinó culpables y además se utilizaron bienes públicos, Sanidad Policial, dineros, etc. para intentar comprar silencio de los perjudicados.

En forma resumida esos fueron los hechos, que posteriormente, al ser públicos y con el escándalo desatado, trajeron declaraciones del involucrado, contradiciendo e intentando aclarar lo imposible de aclarar.

Pero eso no fue todo, lo peor y más bochornoso, fue escuchar y leer a importantes dirigentes del Frente Amplio, apoyando y defendiendo al Senador Carreras, en sus irregulares actuaciones y procedimientos.

Una cerrada defensa del involucrado, una soberbia inaudita ante situaciones que no admiten dos lecturas posibles.

Las principales figuras de la izquierda cerraron filas a favor de Carreras, no se tomaron ni un momento para pensar o analizar los hechos, sino que defender al “compa” resultó ser la estrategia a desarrollar.

Faltó mencionar, que el senador estaba siendo víctima de bulling, como insinuaba el expresidente Vázquez cuando intentaba defender a Sendic, a quien tres días después lo ejecutó sin piedad.

No llama la atención la respuesta conjunta de la coalición de izquierda, la que a lo largo del tiempo demuestra su clara intención de operar al margen de la ley.

Seguramente, más hechos como el anterior, tendremos por venir, sin que estas actitudes cambien, lo que realmente genera preocupación, al tener un operados político con el peso electoral que posee, que en forma continua interprete caprichosamente leyes, proceda, o demuestre tan poco apego a la legalidad.

Apoyar con sus legisladores ocupaciones de centros de estudio, no hacen más que confirmar a que cosas se dedican nuestros progresistas políticos y sindicalistas.

Si el pasaporte si, o si el pasaporte no, cosa no menor, como tampoco si un capo mafioso del narcotráfico sale caminando de nuestras cárceles…

Si bien no hay “santos” en este escenario, no deja de llamar la atención, donde está centrado el debate político actualmente, cuando hay tantos asuntos estratégicos para atender.

Nos referimos a la cantidad de asuntos que el país debe resolver, encarar, debatir, o por lo menos pasen a ser la preocupación de aquellos con la responsabilidad de decidir cosas.

Cada semana estamos siendo testigos de la generación de todo tipo de escándalos por parte de la oposición, por cualquier asunto, aunque este sea menor.

Esto trae como consecuencia, que el gobierno deba distraer su tiempo y esfuerzo, en responder cosas intrascendentes, dejando que la izquierda, como lo hace habitualmente, defina los temas a discutir.

Tal vez sería mejor, que el gobierno cada semana nos contara que cosas hizo y que proyectos está presentando, para que el ciudadano conozca y vea hechos y no palabras.

Uruguay necesita revisar el tema tributario, cuando tenemos un verdadero estado “socialista” que asfixia y atenta contra emprendedores, generadores de fuentes de trabajo, con una carga de impuestos que debe ceder para que la economía fluya.

Instalar cualquier tipo de negocio hoy en Uruguay, requiere de una disponibilidad de capital importante, más el riesgo que esto siempre conlleva.

¿Porque razón, cualquier emprendimiento tiene que abonar una tarifa de agua comercial, aunque el negocio no tenga vinculación ni uso de tal elemento?

Que esto vaya como un simple ejemplo, de algo que creemos no tiene sentido, más que un afán recaudador. Así podríamos seguir con impuestos y ordenanzas municipales que verdaderamente encarecen y burocratizan las gestiones, lo mismo podríamos decir sobre las tarifas de energía eléctrica y tantas cargas estatales que dificultan a quien va a emprender.

Años que todos hablan de la famosa reforma del Estado, la semana anterior nos ocupamos de la referida a la Seguridad Social y su necesario tratamiento para llevarla a cabo.

Un estado que requiere millones de dólares para poder cumplir con las obligaciones de una Seguridad Social que se ha multiplicado en prestaciones y que acumula déficit.

La población espera una mejora en la educación, que se traten materias que formen al estudiante para este mundo competitivo, que haya disciplina en los lugares de estudio y que esto no cause “pánico” porque se nombre, exigencias, nivelar hacia arriba y no al revés.

Esperamos que los docentes ejerzan su rol sin temor, las autoridades deben ejercer su responsabilidad y hacer respetar las decisiones, no puede ser una especia de tribu donde todo se cuestiona y se relativiza, en discusiones interminables y paralizantes.

La población aguarda, que los gremios sean regulados en su accionar y que no tengan ese poder desmedido que genera tanto caos e incertidumbre.

Anhelamos estar protegidos por un sistema judicial con garantías y dando a cada uno lo que corresponde, para lo cual es imperioso modificar el Código del Proceso Penal vigente que es calamitoso.

Sabemos, que algunas decisiones a la izquierda no le gustarán, por eso es imperioso que la Coalición aplique la ley de caducidad, dejando marchar a su casa a quienes están detenidos hoy en día, porque hace cincuenta años el estado los convocó a combatir a la sedición.

Rebajar la carga tributaria es una necesidad de sobrevivencia, que la sociedad reclama, al igual que una disminución sustancial de un estado que no ha parado de crecer.

Sin duda hay muchos temas que requieren atención, aquí nombramos algunos, para aportar al gobierno una idea distinta, que lo seduzca a salirse de un debate cotidiano intrascendente que lo saca del foco, lo desgasta y lo lleva al terreno que la izquierda propone, el barrial, el lodo, el pantano.

La coalición requiere, que sus líderes se reúnan y diseñen una estrategia que los aleje de estas discusiones tipo escándalo que genera la oposición.

El ciudadano común espera recibir respuestas a sus necesidades, quiere ver que es posible que una cierta prosperidad lo alcance, que sus hijos puedan visualizar un futuro, a través de un sistema educativo que lo muestre objetivos posibles.

Anhela que su fuente laboral perdure, que cuenta con la seguridad que no habrá interferencias artificiales, conflictos que no busca ni quiere, puedan alterar su trabajo.

Queremos caminar por nuestras calles sin temores, sabiendo que quienes deben resguardar el orden y la seguridad, cuentan con respaldo y se les respeta.

Para el caso de los que están al margen de la ley, la justicia actuará para salvaguardar y proteger a los ciudadanos de bien, castigando como corresponde a quienes delinquen.

Pensamos que no son anhelos desmedidos ni imposibles, solo algunos temas que muchos ciudadanos esperan ver en concreto, la coalición necesita mostrar que lo prometido en campaña electoral es certero, si aspira a renovar el mandato.

Estas son las “carreras” que demandamos al sistema político y que don Charles, haga la suya hasta el juzgado.  

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí