¿CUÁNDO SE VESTIRÁN DE PRESIDENTE? Por Daniel García

0
640

Nuestro país se encuentra en campaña electoral, lo cual no es novedad, aunque como todos sabemos, “el año”, comenzará a partir del próximo lunes 1° de abril, lo que seguramente aumentará la intensidad de la misma.

Seguimos sumando candidatos, crece la oferta electoral, lo que provoca, que los ciudadanos tengan tantas alternativas, confusión de críticas, las que sobran, ideas, muy escasas, que hasta pueden tener el efecto contrario y generar cierto fastidio.

Parecería, que los asesores de imagen, consejeros de todo tipo, tienen un escaso arsenal, cuando se repiten idénticas posturas, lugares comunes para recorrer por la mayoría de los candidatos, según nos muestran informativos o los propios spots publicitarios.

Recorrer ferias, pasearse con el mate y el termo, saludar feriantes o público en general, vestirse lo más informal posible, constituyen las tácticas de una receta repetida, la cual parece querer sustituir,  una carente exposición de ideas y proyectos, por esa imagen “vendedora”, un mensaje subliminal seductor, que mágicamente haga su trabajo.

Pero también se suben a escenarios y le hablan al público concurrente, como hicieron recientemente los cuatro candidatos del Frente Amplio en ocasión del aniversario 53 de su primer acto público.

Algunas cosas en común, todos se esforzaron por usar ese lenguaje meloso de compañeros y compañeras, como el repetitivo todos y todas que no le hace ningún favor a nuestro idioma, al ser contrario al racional ahorro de términos para la mejor comprensión.

Basta recordar, haber sido el primer idioma en codificar su gramática, allá por el siglo XV!, hasta que llegaron los destructores, con un engendro llamado “lenguaje inclusivo”.

Todos, también se colocaron la bandera de su partido, al modo poncho, para que no quedaran dudas de su frenteamplismo visceral.

Luego, un largo rosario de críticas al gobierno, donde cada uno se esforzó por describir una situación más catastrófica, ya que la estrategia que distingue al Frente Amplio hoy, es hacernos creer que estamos en Haití, donde la pobreza campea, que es un país chato, ese de los niños baleados, recordó a Astesiano, Marset, en su intervención Orsi.

Aunque no recordó a Morabito, ni tantas vigas que en el ojo propio parece producir ceguera.

Bergara nos iluminó sobre la inseguridad, habló bastante de Seregni, que lo tienen en el fondo del baúl, de los infaltables “malla oro”, que abundan en la militancia y aportantes de su partido, pero esa división artificial debe mantenerse como parte del discurso disolvente habitual.

Cosse optó por un discurso un tanto filosófico, nos hizo saber que “el cambio es permanente”, recordando a Heráclito, el filósofo griego que sostuvo esa visión, lo que nos asegura por parte de la candidata, que nada es seguro, que no cree en las certezas y que cuando esto acontece, estamos en un tembladeral, la teoría del caos a la cual adhiere

No debería sorprender, es la postura filosófica típica de la izquierda, cosa que poco se estudia o analiza, para poder comprender que nos espera de determinados gobernantes, que nos llevarán para un lado o para el otro, que permiten el consumo de drogas y por otro lado se escandalizan del narcotráfico o de la cantidad de adictos, solo ejemplos.

Hoy proponen, liberar presos, ¡¡otra vez!!, derogar las Afaps, más impuestos y seguir agradando el Estado, estimado lector, no es la imaginación del columnista, lea y escuche!

Volver a prender velitas al socialismo es parte de la receta.

También recurrió al tema de la pobreza infantil, el nuevo “caballito de batalla” con el que la izquierda quiere perforar la credibilidad del gobierno, sin analizar el fenómeno, proponiendo exclusivamente, asignar más recursos y transferencias económicas, para certeza de esto, a cual de los candidatos ha generado más deudas en su gestión.

Don Lima, ni vale la pena analizar, ya que fue más de lo mismo, aunque si utilizó una mentira, cuando hizo alusión a que el gobierno prometió 50.000 viviendas, cosa que nunca aconteció, aunque parece que el tema viviendas para el candidato, le preocupa mucho, en virtud de los audios que lo implican sobre esto, Lima “boquita con llave”.

Todo esto, nos deja frente a una oferta, de las que podría emerger uno de los finalistas del balotage, con muy pocos elementos a considerar como propuestas, ya que todo por ahora, se remite a criticar al gobierno, no reconocer nada, lo que han traducido en los carteles que inundan la ciudad y su frase “El gobierno fracasó”.

Queda clara la estrategia y su camino, argumentos que seguramente conforman a los militantes convencidos y que vienen desde las últimas elecciones y plebiscito, con la sed de revancha, para lo que solo cuenta volver al gobierno, aunque sea con una “heladera/e”, pero quienes no son adherentes, carecen de un “rumbo” dijera Carolina.

Aunque nos tomamos la libertad y atribución de echar algo de luz, sobre que proyecta el Frente Amplio, por cosas que don Orsi nos anuncia por un lado y en razón que hemos leído su base programática aprobada, como ellos mismos anuncian.

Orsi, el mismo que criticaba artículos de la LUC y que cuando se le pidió identificar cuales eran, se despachó con un “ah pero no los leí”, nos dice que va a derogar cosas de esa ley, como por ejemplo, que vuelvan los docentes a estar en el cogobierno de la educación.

Lo que nos hará retroceder a tiempos negativos, cuando en una especie de soviet, aquellos tomaban decisiones a la par de las legítimas autoridades, siendo todo un caos.

Además, nuevamente la reiteración de desconocer un pronunciamiento popular, convocado por ellos mismos, cuando el Sr. Orsi habla de derogar artículos que no son de su agrado aprobados en la LUC, sumando, a los dos pronunciamientos que la ciudadanía laudó sobre la Ley de Caducidad y que el Frente Amplió desconoció olímpicamente.

La base del programa que proponen, tiene un fundamento principal, basado en la obsesión de la izquierda por un igualitarismo que aplican a todos los asuntos, cuyo origen profundo, es el de insistir con una de las debilidades del ser humano, llamado envidia, que por otra parte es sustento principal del marxismo y sus perversas consecuencias.

Cuando se busca igualar situaciones de los seres humanos, haciéndole creer que sus desgracias, diferencias con otros, postergaciones y cualquier mal que lo ponga en desventaja, se debe, a que otro es el culpable, porque ha sido favorecido, o se ha acomodado o nació con privilegios, entonces, debe venir alguien que debe igualar y poner “justicia”.

Obviamente que no nos gusta admitir que nos equivocamos, que no estudiamos lo suficiente, que no aplicamos toda la energía o actitud para obtener un destaque y que cuando hay alguien que lo logra y nos supera, afloran todas las excusas que tenemos en nuestro arsenal de justificaciones, siendo más apreciado, cuando alguien llega y nos da la razón, nos entiende y apoya nuestras frustraciones sin más.

Esto, es buena parte del sustento que contiene el programa del Frente Amplio, una de las poderosas razones para que cuenten con una masa fiel de adeptos que justifican, aprueban, no discuten ninguna idea o posición por más descabellada que sea y que tantas veces se nos hace cuesta arriba entender como las defienden.

Argentina salió de ese camino, años de gobiernos que promovieron esto, que fundieron todo, que repartieron y dieron lo imposible, formando varias generaciones acostumbradas a que el estado debía asistirlos y mantenerlos, que existían otros argentinos que no merecían tener lo que poseían o ganaron y que les correspondía que les dieran su parte.

Una clara mayoría le puso fin, se animaron a sacudirse esta barbaridad que asfixió a un país rico, sabiendo y aceptando, que la salida sería dura, pero estuvieron dispuestos a pagar ese alto precio y arriesgarse, o de lo contrario caerían a un abismo sin fondo.

Esto no es una alarma, ni estamos agitando un cuco para infundir temores, es un análisis, que se podrá compartir o no, pero que con algunos elementos a la vista, sabiendo quiénes están por detrás manejando los verdaderos hilos y además, teniendo en cuenta las características de los candidatos, no nos queda otra opción que una prudente alerta.

Cuando vemos las posiciones y declaraciones sobre Cuba o Venezuela, regímenes que solo pueden defenderse producto de una ceguera voluntaria, o tal vez, por tener intereses ocultos, no transparentes, que comprometen a ninguna condena ni crítica.

¿Pero y que vemos por el lado de la Coalición?

Una experiencia nueva, que esperamos sirva para ajustar algunos mecanismos, que veamos una gobernabilidad más aceitada, mayor comunicación e interacción entre los diferentes partidos que la integran, para no ventilar diferencias, que obviamente siempre habrá, pero que no dan la necesaria imagen de unidad de acción y criterios.

Si bien es necesario respetar las posiciones que en algunos asuntos puedan existir, es prioridad entender donde y quien es el rival que siempre hay que superar, ya que es obvio, que la mayoría de las ideas del Frente Amplio, serán contrarias a las de la Coalición y sus votos difícilmente estarán para apoyar, las pruebas están a la vista.

Se hace necesario, dar señales claras a la población en asuntos sensibles, como la seguridad, la justicia, la fiscalía o el relacionamiento con la Central Sindical, para asegurar el normal funcionamiento de las instituciones o de la vida en general, para lo cual la firmeza del gobierno es algo que la población aguarda, por algo otorga el poder.

La Coalición debería ponerse de acuerdo en lo relativo a todo lo que implica la llamada “Ideología de Género”, algo ajeno a nuestra cultura, una nueva imposición de la revolución cultural que lidera la izquierda desde hace años y que solo favorece a su visión, que provoca una grieta en lo más sagrado e importante que es la familia.

De ahí, esta nueva troupe que nos inunda hoy en día, que se adhiere a cualquier tipo de manifestación, por Palestina, las ballenas, los aborígenes del Amazonas, participan de la “revolución” desde su celular de última generación, pero seguramente, no son capaces de colaborar en su casa con hacer la cama.

Los tiempos electorales ponen los ánimos tensos, el ojo está más agudo y no se deja pasar casi nada de los rivales, entre panchos, mates y algunos que lucen como cirujas, van desgranando declaraciones sobre asuntos de gobierno, como quien comenta fútbol.

Uno esperaría cierta formalidad de quienes aspiran a cargos relevantes, nos preguntamos, porque tenemos que verlos únicamente en barrios periféricos, como demostrando preocupación por la suerte de esos pobladores, desprolijos, intentando mostrar una imagen falsa, creada por el marketing político.

Uruguay enfrenta serios problemas, el futuro está plagado de incertidumbres que necesitan gobernantes preparados, con equipos fuertes, con convicciones claras y con la firmeza y decisión que implica la responsabilidad de conducir un país.

Con sinceridad y respeto digo ¿cuándo se vestirán de presidente?

Daniel García

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí