DESTRUYENDO IMÁGENES

3
519

Por: Daniel García.

Escribir un 2 de Noviembre, Día de los Difuntos, nos hace recordar siempre a aquellos seres queridos que se nos adelantaron en un camino inevitable. En mi caso particular, un recuerdo para mis padres, que me dieron todo lo que estaba a su alcance, me educaron y formaron en esos valores inmutables que hoy tanto se cuestionan. Para mi abuelo, un ejemplo de superación, vino de España con su padre, con 13 años, quedó aquí en pagos de un paisano, como se le decía habitualmente, forjando una vida de lucha contra las adversidades por perder una pierna con 38 años, reponiéndose y siendo siempre mi ejemplo para sobreponerme a lo adverso.

Luego de este recordatorio personal, vamos con el tema que nos ocupa.

No nos cansaremos de predicar contra las consignas de una revolución, a veces solapada y difícil de descubrir, como cuando también a voz en cuello pregona sus objetivos, que quedan en esa maraña de declaraciones e intenciones muchas veces difíciles de entender y seguir para una inmensa mayoría.

Las acciones de los agentes del caos, como nos gusta calificar, para dimensionar en sus verdaderos propósitos, nos llevan a repasar algunos acontecimientos.

Lejanamente hemos visto como los integrantes del Estado Islámico han destruido monumentos preciados y testigos de civilizaciones milenarias, en una aparente e irracional arremetida contra unas simples esculturas y estatuas.

En épocas más cercanas y en países vecinos, hemos visto como la barbarie de grupos radicales de izquierda en Chile, prendieron fuego, pisotearon y destruyeron, imágenes sagradas en Iglesias.

Parecerían solo hechos inconexos y aislados, que no tendrían ningún tipo de afinidad.

Aquí en el pequeño Uruguay, cada 8 de Marzo, que se convocan marchas por el Día de la Mujer, son vandalizadas sistemáticamente, aquellas Iglesias, caso la del Cordón, que están en la ruta de los manifestantes, siendo el blanco preferido de los ataques y agresiones de más diversa índole, de apariencia inexplicable.

¿Por qué el ataque a la Iglesia y lo que ésta representa?

Paciencia, amigos, ya veremos…

La revolución iconoclasta, desde las épocas Bizantinas, marcó y dimensionó una guerra contra las imágenes, donde se pretendía condenar a quienes adoraban o veneraban las imágenes de Santos, Nuestro Señor o la Virgen María.

Esa revolución contra las imágenes, se replica en las acciones del Estado Islámico como ya comentamos, en las destrucciones e incendios vistos en Chlle, como en las simples pintarrajeadas que vemos en el centro de Montevideo.

Es una agresión contra una civilización, contra aquellos íconos e imágenes que puedan representar lo más sagrado.

Estas bandas no atentan contra imágenes, estatuas y monumentos por una mera casualidad, los une un común hilo conductor, que es su odio a lo que representa el orden, la tradición y los valores de una civilización que no entienden, ni aceptan y que les cuestiona su fracasada ideología.

El hombre a veces es terco y soberbio, lo vemos en la actualidad, que reniega contra leyes indiscutibles, que aportan soluciones a los reclamos de miles de personas, lo vemos en la inexplicable destrucción de países como Chile que lograron destacar en el concierto mundial con una economía de desarrollo y prosperidad. Sin embargo, una debilidad congénita ha cuestionado esos logros, llevando a la mayoría de la sociedad, a cuestionarse los mismos, creyendo que estaban en el peor de los mundos.

¿Cuáles serían los argumentos valederos hoy en Uruguay para poner en debate los 135 artículos de la LUC, que solo han respondido al reclamo generalizado de miles de personas cansadas de tantas frustraciones?

Solo el afán destructivo de imágenes, el avasallar monumentos y ricas tradiciones, en esta acción opositora e irracional, puede explicar esta conducta destructiva que impulsa el Frente Amplio, con la perversa conducción del Pitcnt como cabeza pensante de esta maniobra.

De allí que no se respeten principios básicos del derecho, no se respeten los veredictos de referéndum convocados para decidir sobre la vigencia o no de leyes, se busque por todos los caminos aplicar costumbres y valores reñidos con nuestra Civilización Occidental y Cristiana.

El ataque y destrucción de imágenes no es casual, la elección de algunas específicas, tampoco es casual, asuntos que venimos advirtiendo en varias de nuestras notas.

Se repiten las estrategias aunque sean lejanas en el tiempo, se repiten conductas y visiones aunque parezcan sin conexión, determinadas figuras moldeadas en actitudes y modus operandi, nos recuerdan que Barrabás está vigente, que las multitudes están prestas a victorearlo y que siempre habrá jueces dispuestos a lavarse las manos.

3 COMENTARIOS

  1. ….el solo destruir el derecho original de un niño que es la base de la familia…el pilar de la sociedad… abominaciones en nombre del feminismo ,la Revolución ideológica que mueve y confunde masas para así vulnerar la Unión de la sangre papá y mamá …aniquilar al hombre antes de su nacimiento asesinando al feto en nombre de sus derechos ….ir contra las religiones que hacen del ser humano la diferencia con las bestias…….y vemos como normal todo este caos….es el fin de una era y el comienzo de otra…está historia se repite una y muchas veces más…..
    Agradezco al sr D.E.Garcia por su tan jugada exposición de esta cruda realidad en la que nos vemos cautivos sin vista al horizonte!
    Claudia Soca

  2. Estimada Claudia, un excelente resumen de las cosas sobre las que venimos divulgando y tratando de que se comprenda en su real dimensión. Esta es una Revolución sin pausa y sin tiempo que tiene objetivos para sus impulsores muy claros. Los que estamos del otro lado debemos advertir y combatir. Gracias por el comentario. Cordial saludo!

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí