DISONANCIA COGNITIVA… (I) Por Nelson Jorge Mosco Castellano

0
166

Luego de arruinar la economía, destruir la cohesión social, desmantelar el sistema

productivo y estancar la pobreza y la indigencia, el siguiente paso del control

dictatorial de la extrema izquierda sobre nuestra sociedad es controlar qué

podemos y qué no podemos decir. Única forma de evitar que se expongan las 

consecuencias de sus acciones.

Cuatro millones de ingresos en YouTube en apenas diez días tuvo la entrevista a

Jordan Peterson quien saltó a la fama cuando publicó tres vídeos en YouTube

denunciando un proyecto de ley, que se aprobó finalmente al verano siguiente,

que instauraba una suerte de inquisición LGTB que permitía sancionar a quien no

utilizara los pronombres que le dictara su interlocutor, porque los activistas han

inventado términos como ze, zhir y cosas así para sustituir al he (él) y she (ella) en

caso de que la persona a la que se refieren sea transexual, de género fluido o

perteneciente a alguno de los colectivos que forman parte de esas siglas en

perpetuo crecimiento. Pero su fama no ha dejado de crecer, por sus lecciones

propugnando el valor de la verdad y la responsabilidad, y porque conoce e

investiga científicamente las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres,

asunto incorrecto para la posmodernidad.

La entrevistadora es la clásica incapaz de imaginar que alguien que no está de

acuerdo con los dogmas de lo políticamente correcto pueda ser algo menos que

un monstruo descerebrado, vociferaba a cada argumento que daba Peterson,

tergiversándolo y convirtiéndolo en una caricatura. Pero el entrevistado fue capaz

de contrarrestar esta táctica con habilidad, conocimientos, inteligencia,

tranquilidad y cortesía todo el mundo ha podido evaluar con libertad quien era la

verdadera caricatura. La diferencia con alguien que busca la verdad, no confirmar

los prejuicios propios. Esto es quizá el mejor ejemplo que podemos encontrar en

la entrevista:

–Peterson: Existe esa idea de que las estructuras jerárquicas son una construcción

sociológica del patriarcado occidental. Y es increíblemente falso. Uso la langosta

como ejemplo: nos separamos evolutivamente de las langostas hace más o menos

350 millones de años. Y las langostas existen en jerarquías. Tienen un sistema

nervioso adaptado a la jerarquía. Y ese sistema nervioso funciona con serotonina

como el nuestro. Son tan parecidos los sistemas nerviosos de las langostas y los

humanos que los antidepresivos funcionan en las langostas. Y es parte de miintento de demostrar que la idea de jerarquía no tiene absolutamente nada que

ver con construcciones sociológicas.

–Newman: Permítame aclarar esto. ¿Está diciendo que deberíamos organizar

nuestras sociedades del mismo modo que las langostas? No, claro que no está

diciendo que deberíamos vivir en el fondo del mar como Bob Esponja.

–Peterson: Estoy diciendo que es inevitable que haya cierta continuidad en el

modo en que animales y seres humanos organizan sus estructuras. Es

absolutamente inevitable y hay más de 300 millones de años de evolución detrás.

Tienes un mecanismo en tu cerebro que funciona con serotonina similar al de las

langostas que evalúa tu estatus, y cuanto más alto es, mejor reguladas estarán tus

emociones. A medida que tus niveles de serotonina aumentan, sientes más

emociones positivas y menos emociones negativas.

–Newman: Así que estás diciendo que, al igual que las langostas, estamos

fabricados como hombres y mujeres para hacer ciertas cosas, para seguir ciertas

líneas, y no hay nada que podamos hacer al respecto.

Y así transcurrió la entrevista con el psicólogo intentando aportar datos

soportados por estudios, información útil y realista y la entrevistadora

caricaturizándolo porque no puede rebatir lo que dice y no puede aceptarlo

tampoco porque va en contra de todas las estructuras que lleva creyendo toda su

vida adulta. Y cuando la realidad y nuestra percepción entran en conflicto,

entramos en disonancia cognitiva, que solemos resolver negando la realidad para

meterla a martillazos en nuestro sistema de creencias y valores.

–Newman: ¿Por qué tu libertad de expresión debe prevalecer sobre el derecho de

un transexual a no sentirse ofendido?

–Peterson: Porque para poder pensar tienes que arriesgarte a ser ofensivo. Es

decir, fíjate en la conversación que estamos teniendo ahora mismo. Sin duda te

estás arriesgando a ofenderme en busca de la verdad, ¿por qué deberías tener el

derecho a hacerlo? Está siendo bastante incómodo.

–Newman: Bueno, me alegro de haberte puesto en esa situación.

–Peterson: Pero entiendes a dónde quiero llegar. Estás escarbando un poco para

ver qué demonios está pasando y es lo que debes hacer, pero estás usando tu

libertad de expresión arriesgándote a ofenderme y está bien. La dictadura de lo políticamente correcto ha llegado hasta el punto de que una

periodista, cree sinceramente que el derecho de alguien a no sentirse ofendido

debe prevalecer sobre la herramienta de trabajo que le permite ejercer su

profesión. El epílogo, por previsible, no deja de ser triste. Newman ha usado las

críticas y las burlas que ha recibido tras la entrevista para interpretarlas como

supuestas «amenazas» para justificar que haya llamado a «expertos en seguridad»

para evaluarlas. Y la noticia para la prensa bien-pensante ha dejado de ser su

ridículo histórico, sino unas supuestas amenazas misóginas que no se han

producido.

Peterson declaró, que si es multado por negarse a usar el lenguaje que la ley le

obliga a utilizar se negará a pagar, y que si es encarcelado por ello hará huelga de

hambre. El control del lenguaje es el primer paso del totalitarismo y cree que es su 

responsabilidad resistirse a él. Como liberal experto en historia del comunismo y

nazismo y autor de un libro que explica la psicología detrás de las

monstruosidades de los totalitarios, sabe bien de lo que habla y está dispuesto a

luchar por lo que cree.

El siguiente paso del control dictatorial de la extrema izquierda sobre nuestra

sociedad es dictar qué podemos y qué no podemos decir, tachando de «delito de

odio» en un primer lugar las cosas más extremas, los nazis de verdad, aunque

naturalmente sólo de un lado del espectro ideológico. Pero, conseguido eso, lo

siguiente es estrechar el cerco cada vez más, de modo que sea ilegal hablar de lo

que no quieren que se hable y, por lo tanto, pensar.

LA VENTAJA MORAL DEL LIBERALISMO

El liberalismo de Hayek no se basa en la capacidad intelectual superior de una élite

con una cosmovisión coherente, sino en las limitaciones de la mente y la falibilidad

de la razón. Desaprobó el constructivismo racional, entendiendo el valor creativo

del proceso epistémico para ordenar el conocimiento distribuido en los millones

de individuos, que ninguna persona o grupo de personas podía poseer. En su

opinión, los mercados emitían señales sobre información dispersa relativa a

circunstancias locales que ningún planificador experto comprendía plena o

adecuadamente.

El paradigma hayekiano no implica el gobierno de una panoplia gnóstica de élites

superdotadas con planes totalizadores para las masas. Por el contrario, celebra la

descentralización y la difusión del poder, así como el conocimiento cotidiano ytácito de innumerables agentes que toman decisiones ordinarias sobre sus

circunstancias inmediatas.

Hoy en día existen tres grandes tesis económicas que son erróneas:

1. La economía de libre mercado solamente beneficia a los capitalistas.

2. El socialismo y la redistribución beneficia a los pobres.

3. El proteccionismo económico beneficia la nación (es decir, beneficia el

bienestar económico de los ciudadanos del estado).

El truco del capitalismo es que no sólo beneficia y enriquece a los Ford, los Edison,

los Gates, y otras personas con mentalidad empresarial. La repentina riqueza de

estos grandes empresarios se debe a que sus inventos tuvieron un impacto

positivo en nuestra vida. No podríamos imaginar nuestra vida sin coches, luz

eléctrica, y ordenadores. Gracias a este proceso de innovación constante, la

calidad de vida es inimaginable comparada con épocas anteriores.

En el capitalismo, la desigualdad, como en todas las sociedades jerárquicas, sigue

siendo una característica existente. Pero en el capitalismo la desigualdad es la

consecuencia de la innovación empresarial. Y dado que esta innovación mejora la

calidad de vida en general, es un juego en el que todos ganan. Tanto para las

personas innovadoras con mentalidad empresarial como para los consumidores.

En definitiva, el problema del autodenominado progresismo de izquierda o

derecha, es la DISONANCIA COGNITIVA, fuerza la realidad para convertir su

concepción ideológica como se pretende en su relato. No tiene capacidad crítica

ya que le resulta imposible salir de preconceptos absolutamente probados como

falaces, erróneos y en definitiva catastróficos.

La izquierda nunca se equivoca; mientras los liberales tenemos la insuperable

capacidad crítica con todas las humanas debilidades, los errores de planificación

estricta y podemos aceptar las diferencias naturales como un beneficio individual

que construye bienestar social.

Los 150 millones de personas que fueron víctimas del pensamiento extremo de la

izquierda, y la derecha que lo aplicaron con sevicia está demostrando el resultado

cuando los humanos distorsionamos a nuestro empaque ideológico la realidad y

creemos que podemos organizar la vida ajena mejor que cada individuo.

La DISONANCIA COGNITIVA actúa con mala intención cuando intenta modelar los

derechos que avasalla justificando en el intento de “ordenar” desde el poder el

ejercicio de la libertad. ESO NO DEJA DE SER SIEMPRE, SIEMPRE, TOTALITARISMO.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí