3
729

Todos sabemos perfectamente del desprecio de la izquierda vernácula por todo lo que implique orden público y respeto a los demás. El CEIPA es un satélite fiel a este legado de aquellos que se llenaron la boca con “educación, educación y más educación”, pero nos dejaron un “educazion, educasion y mas educaxion”.

Hace unos meses la polémica refería a las pintadas de los muros y la frase armada “los muros son del pueblo” como justificativo para los desmanes, sobre ese asunto dedique una columna al respecto. Ahora los señores del CEIPA ensucian las paredes exteriores del IPA con la consigna “los muros son nuestros” demostrando un desprecio absoluto por el orden y la pulcritud que debe tener un instituto de formación docente. Si sumamos todo lo sucedido en la semana al estado en el que quedaron los centros ocupados parece que vemos los detritos de un motín carcelario y no a los de una manifestación estudiantil “por más recursos”.

Soy estudiante del IPA, es indignante y fastidia que por unos pocos “justicieros” los edificios queden en ese estado y no solamente eso, que nos priven a otros de seguir los cursos. Muchos estudiantes del IPA vienen del interior, apoyados por becas y un esfuerzo familiar del día a día para que puedan seguir una carrera que no existe en sus departamentos, otros tantos (entre los que me encuentro) trabajamos durante el día por lo cual la única opción de seguir una carrera es en la noche y haciendo malabares ¿El colmo? Los que planteamos soluciones para continuar los cursos, usando plataformas implantadas en la pandemia, en distintos grupos de Whatsapp somos vapuleados. Al respecto de esto el propio CEIPA se expresaba en sus redes sociales llamándole «boicot» a darle continuidad a los cursos de forma virtual, podemos ver dicho mensaje en la siguiente publicación de su cuenta de Twitter:

El CEIPA y la construcción de la trinchera cultural

Dicen luchar POR la educación y nos dejan SIN educación ¿Quien los entiende? 

El CEIPA no es representativo de todo el estudiantado del IPA. No les importa recibirse, es evidente que solo se dedican a generar conflictos y hacer papeles dramáticos en las asambleas que deciden el destino de los que si estudiamos, todo a conveniencia de sus intereses. Son intolerantes y prepotentes con quienes piensan distinto y se animan a decirles algo, ante cualquier cuestionamiento de sus pares ponen la típica pregunta “Anda a las asambleas…” ¿Para no ser escuchados? Sabemos bien que sus mecanismos se basan en la imposición y en la prohibición.

Atentos a esto y cuando pase la ola será menester de las autoridades verificar escolaridades de los estudiantes y ver los motivos por los cuales no salen del sistema al mercado laboral. Si una persona se encuentra en un sistema de formación docente durante muchos años y no sale quiere decir que entiende muy poco de la materia que pretende enseñar.

La incoherencia ambulante

La izquierda vernácula no podía dejar pasar la oportunidad de revolcarse en el lodo y efectivamente lo hicieron. Mientras se ejecutaban las órdenes de desalojo, se votaba la rendición de cuentas en el Palacio Legislativo, los legisladores del FA pidieron un cuarto intermedio para ir hasta el IPA. O sea, dejaron su trabajo (por el que le pagamos bastante bien) para ir a ver lo que sucedía con los estudiantes.

El hecho más recordado por estás horas de represión a estudiantes y civiles es lo que sucedió en la sede del CODICEN durante la noche del 22 de septiembre de 2015 cuando fueron desalojados y muchos detenidos. Pero asistiendo a la memoria, que tanto les gusta usar, podemos recordar lo sucedido en el liceo 70 del Cerro, fue desalojado el 28 de marzo de 2012 un grupo de padres y docentes que reclamaban mejoras edilicias ya que el liceo no contaba con baños suficientes ni agua corriente, la respuesta fueron varios padres golpeados por la policía.

Ahí los legisladores frentistas no se hicieron presentes.

Eso sí, los vimos haciéndose presentes en el IPA. Con la excusa de “apoyar y dar garantías” desconocieron la ley que ELLOS mismos votaron, despreciando el cargo para el cual fueron electos y por el que cobran. Al hacerse presentes en la explanada del Instituto no solo dejaron en claro que apoyan la ilegalidad de la medida gremial sino que validan el no permitir estudiar a quienes queremos hacerlo.

No debería extrañar esto a la ciudadanía, son una fuerza política que naturaliza las faltas propias, viven del fomento de paros, avalan dictadores y junto al CEIPA dejan en claro que les importa un bledo el nivel académico de los futuros docentes y de sus alumnos. Solamente saben levantar la mano para acusar al otro, proteger a propios o batir el río con medias verdades.

Ser un demócrata y amante de la República implica tener la grandeza suficiente para reconocer las diferencias con los demás. Que eso lo ignoren futuros colegas docentes en un gremio o que lo desconozcan los legisladores es vomitivo por el lado que se lo mire.

3 COMENTARIOS

  1. LA PORTADA
    Era hora de que este muchacho se luciera y vaya que lo hizo. Se nota que detrás de cada columna hay trabajo, pienso y experiencia en el tema que trata, en este caso se luce increíblemente acompañado de un registro fotográfico que no deja lugar a dudas del destrozo de unos pocos.

  2. Todas las semanas sigo Contexto y estaba esperando la columna de Olivera.
    Nada más para agregar a la publicación, que placer ver a un alumno del IPA luchando por defender los valores valerianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí