“EL INGENIERO DETENIDO, «CEREBRO» DEL GRUPO IZQUIERDISTA Y DEL ASALTO”.

0
745

EL PASADO RECIENTE CONTADO POR LOS MEDIOS DE PRENSA DE LA ÉPOCA (10)

Fecha: 17 de Octubre de 1964 Diario “El Día” – Portada

ADMITIÓ EL INGENIERO CIVIL SER PROMOTOR DEL ATRACO FRUSTRADO

Fecha: 17 de Octubre de 1964 – Diario “El Día” – Pág. 7

Dos autores materiales del delito, procesados, con él, por rapiña. Mantiénense prófugos otros dos individuos que oficiaron de “campanas”. Aquéllos ratificaron su ideología izquierdista y su intención de “ayudar” a gente necesitada (en particular, a los cañeros de Artigas). El bien pertrechado grupo centraba sus actividades en la escuela de Bellas Artes.

Resultó totalmente confirmada nuestra información sobre el frustrado asalto a la sucursal “Brazo Oriental” del Banco de Cobranzas. Quedó perfectamente determinado la existencia de más cómplices, como sostuviéramos desde el primer momento: la vinculación de los asaltantes con determinada ideología política: la participación de un profesional ingeniero en el hecho y la entrega de armas por éste, a los dos autores materiales capturados inmediatamente al asalto.

EL INGENIERO. –  En el piso 5º de UTE prestaba funciones de alguna importancia, el ingeniero civil Jorge Amilcar Manera Lluveras, uruguayo, casado, de 34 años, domiciliado en Enrique Martínez 2265 apto. 5. Esta persona conoció en la Escuela Nacional de Bellas Artes a los que luego resultaron asaltantes, Julio Ángel Marenales Saenz, uruguayo, casado, de 34 años, domiciliado en Juan P. Laguna 3485, de profesión escultor y profesor del aludido centro docente, y Oscar Alberto Giménez Andrade, uruguayo, soltero, de 27 años, afincado en Gaboto 1665, ex alumno de la misma escuela, artista pintor, etc.

El Ing. Manera cursó estudios especiales en la referida institución, siendo los tres -según aseguraron- adictos al Socialismo.

Esos individuos de acuerdo con otros dos, que aún mantiénense prófugos, planearon el asalto del miércoles que les hubiera reportado $ 93.900 a no mediar la oportuna intervención de la policía, capturando inmediatamente al profesor Marenales y su ex alumno Giménez. El hecho fue planeado por el ingeniero que se comprometió a entregar armas a los que actuarían directamente y a transportarlos, en seguida del atraco, en un “Jeep” de su propiedad.

HUYEN LOS “CAMPANAS”. – De acuerdo a lo convenido y llamándose los de la banca con nombres supuestos, se fueron cubriendo las etapas que entendieron necesarias. Primero recibió una submetralleta, el escultor. Al día siguiente en un café, el mismo ingeniero -que se hacía conocer por julio- cedió otra a Oscar Alberto Giménez Andrade (se estableció ése como real nombre) cuando faltaban 24 horas escasas para llevar a cabo el robo.

Dicen los tres detenidos que acordaron ayudar con el producido a los cañeros de Artigas, estableciéndose al respecto que el ingeniero era amigo del agitador Raúl Cendic, buscado desde varios meses por nuestras autoridades según es de conocimiento público. Con otra parte del dinero que lograsen, prestarían cooperación a personas de humilde condición, pretendiendo crear en Montevideo una organización parecida a la “Emaus” francesa.

Para el momento deldelito, ordenaron el siguiente plan concebido por Manera Lluberas: entrarían al banco (así lo hicieron) Marenales y Giménez; quedarían en la puerta otros dos, que de acuerdo a la modalidad combinada, llamaron con nombres imaginarios. Esa posición de “campanas” coincide con lo expresado a nuestros cronistas en el lugar del hecho por dos funcionarios del banco y una testigo, cuando aseguraron que eran cuatro en total los atracadores.

A las 17, el ingeniero pasaría en el “Jeep” por Carabelas y Larrañaga, a recogerlos.

Lo hizo tres minutos más tarde y se desbarató la trabajosa maquinación.

Los “campanas” apenas observaron que se complicaba el delito, intuyendo que los cómplices que habían penetrado al recinto bancario estaban descubiertos, se dieron a la fuga…

VIDA NORMAL. – El Juez de Instrucción de 6º Turno, Dr. Tommasino, procesó a los dos atracadores y al “cerebro” Manera, por el delito de “rapiña”. El ingeniero pensó que no habría de ser descubierto. Carente de antecedentes policiales (tampoco los tenían Marenales y Giménez) escapó en su coche cuando se producía la sensacional, captura y marchó a su domicilio.

Se higienizó, observó televisión, leyó la prensa con los suyos aparentando una tranquilidad que interiormente estaba lejos de sentir. Al día siguiente marchó a su trabajo en UTE y cuando el jueves al mediodía fue detenido fingió asombro y alegó total inocencia. Presentó coartadas que una a una fue destruyendo hábilmente la policía, particularmente por intermedio de los Departamentos de Inteligencia y Enlace y Hurtos y Rapiñas.

Abrumado por las pruebas máxime cuando en su “Jeep” fueron encontrados más armas (dos cuchillos, dos pistolas, una submetralleta similar a las manejadas por el escultor y el otro ladrón dentro del banco) concluyó por confesar, insistiendo en colocarse en la posición menos comprometida. Para el ingeniero “solo ayudó en los planes”. La evidencia es distinta: planeó fríamente el delito, escogió los cooperadores, cedió armas a dos (los prófugos esgrimieron otras que les pertenecerían) y combinaron por su indicación un endeble plan de ayuda a individuos de extrema izquierda.

LAS ARMAS. – Tanta cantidad de armas de fuego en poder del ingeniero, llamó poderosamente la atención. Vinculado estrechamente a ciertos agitadores y con gran afinidad para un grupo de izquierda, las autoridades indagaron sobre alguna otra posible ramificación. Al parecer el ingeniero únicamente sería “pequeño coleccionista” y pensaba sólo en delitos contra la propiedad, sin más complicaciones. Se cuidó de limarles el número a todas y las adquirió en distintos lugares incluyendo una en una feria dominical.

Al cierre de la edición la policía continuaba tratando de obtener la detención de los cómplices que aún se mantienen prófugos y que podrían ser -como los tres procesados- muy vinculados a Bellas Artes.

Fecha: 17 de Octubre de 1964 – Diario «Acción» – Pág. 6

EL INGENIERO DE UTE PLANEÓ EL ATRACO: RECOGERÍA A LOS AUTORES Y SE RETRASÓ!

Los dos Noveles Asaltantes Esperaron en Vano el “Jeep”

El profesor de la Escuela de Bellas Artes Julio Ángel Marenales Sáenz, el ex alumno de esa casa de estudios Oscar Alberto Giménez Andrade como autores del atraco al Banco de Cobranzas de Larrañaga y San Martín y el Ingeniero de UTE Jorge Amílcar Manera Lluveras como organizador del golpe y cómplice de los dos autores, fueron procesados y remitidos a la cárcel por el Juez de Instrucción y Correccional de Sexto Turno Dr. Tomassino luego de interrogatorio que se extendió por casi ocho horas, desde las 13 a las 19 de ayer. Quedó perfectamente establecido la responsabilidad del profesional, en principio acusado de ser el que facilitó las armas, como uno de los integrantes de la banda, conocido como “Julio”. Restan aún detener a otros dos conocidos por “Jorge” y por “Alberto”. Según ha trascendido la Policía los tiene prácticamente identificados y podrían ser detenidos en las próximas horas. Serían también personas sin antecedentes, de ideología “Socialista” como señalaron los tres remitidos, que actúan en ambientes o profesionales o estudiantiles.

EL INGENIERO ORGANIZO

Los dos autores del atraco al banco no denunciaron al Ingeniero de UTE. Hablaron de un tal “Julio” y dieron una filiación más o menos aproximada. No obstante detrás de los detalles la Policía llegó a identificar al Ingeniero de iniciales J.M.L. (el nombre no lo adelantamos ayer al no haberse comprobado su culpabilidad.

Se trata de Julio Ángel Manera Lluvera, que ingresó en el año 1953 a UTE. Luego de cursar brillantemente estudios en la Facultad se graduó de Ingeniero Civil pasando a cumplir tareas hace tres años en la División Usinas del Este. Residía con su familia, es casado, en Enrique Martínez 2265 apto. 5. Tiene en la actualidad 34 años.

La principal prueba en contra del Ingeniero fue la pistola similar a la que usaron los atracadores. Luego de largos interrogatorios terminó confesando lo que la Policía entiende es sólo una parte de la verdad.

Dijo que en efecto había planeado el golpe. El profesor y el estudiante serían los encargados de realizar materialmente el atraco. Otros dos, Alberto y Jorge debían quedar de campanas en la puerta y serían los dos que fueron vistos por dos auxiliares del banco. En tanto el Ingeniero, además de proporcionar las armas, debía pasar con el Jeep de su propiedad por la Avda. Larrañaga para recoger a los dos con el dinero.

EL INGENIERO LLEGO TARDE

Todo había sido minuciosa, matemáticamente previsto. A una hora determinada los dos atracadores entraban al Banco, en tantos minutos debían salir, a tal hora debía pasar el Jeep y levantarlos. Si esperaba en la puerta o en los alrededores podría ser visto o llamar la atención. Si pasaba por el lugar y recogía a dos individuos en pocos segundos podrían pasar desapercibidos y fugar tranquilamente.

El Ingeniero en horas de la tarde prestaba servicios en la U.T.E. Pidió para salir para realizar un trámite en el Concejo Departamental. Salió en su Jeep y se dirigió al Banco de Cobranzas, pero cuando pasaba por el lugar, los atracadores ya habían salido y habían corrido desesperados por Larrañaga hacia el Prado esperando el Jeep y habían sido ya capturados por personal de la Seccional 12a. que se dirigía en una camioneta por Larrañaga al local atracado…

El Ingeniero llegó tarde. Los dos autores del atraco no se animaron a esconderse y esperaron que el Jeep pasara. No contaron que el portero que al volver al banco luego de avisar a U.T.E. que el teléfono había sido bloqueado, advirtió lo que ocurría y sin entrar al local, volvió sobre sus pasos y avisó a la Policía.

Sin duda la falta de sincronización fue fundamental para que el golpe resultara fallido.

UNA VIDA NORMAL

El Ingeniero manera Lluvera al pasar por el local y advertir lo que sucedía continuó la marcha. Quizás fue al Municipio, quizás regresó directamente a la U.T.E. Y al terminar su turno regresó a su casa. Se bañó, miró televisión, leyó diarios junto a los suyos con total tranquilidad.

Al día siguiente concurrió a trabajar normalmente. Al mediodía era detenido por la Policía en base a algunos detalles que dieron los atracadores sobre el origen de las armas.

El Juez remitió al Ing. Manera Lluvera por “rapiña” en tanto el Jeep quedó en secuestro a posterior decisión judicial.

¿DONDE SE REUNIAN?

Los tres ya procesados manifiestan que se reunían en cafés y que allí organizaron el atraco. Manifiestan que lo hacían ya en el Sportman, o en alguno ubicado en Garibaldi y Gral. Flores. La versión evidentemente ofrece muchas dudas. No es creíble que para planear un golpe, celebraran reuniones en lugares públicos donde cualquiera podía escucharlos.

Se supone que se reunían en el domicilio de alguno de los dos integrantes que aún no fueron detenidos, ya que ni los familiares del Profesor sabían nada de ese tipo de actividad. Tampoco los vecinos de la casa de inquilinato donde vivía el ex estudiante de ballas Artes.

“QUERIAMOS AYUDAR”

En las declaraciones realizadas ante la Justicia, los tres implicados manifestaron que con el producto del robo se proponían ayudar a los necesitados, actuar en una actividad similar a la que cumple el movimiento cristiano EMAUS, (Esta entidad se dedica fundamentalmente a construir casas para los habitantes de los Cantegriles).

Además tenían intenciones de ayudar a los cañeros de Artigas.

De esta forma, siendo socialistas y manifestando intenciones de ayudar a los cañeros, el atraco se vincula al que intentaron realizar algunos de los propios cañeros cuando se encontraban acampados en Montevideo.

¿HAY OTROS ATRACOS?

La policía supone que alguno de los atracos no esclarecidos (fundamentalmente el realizado contra el Banco de Londres de la Avenida Brasil) pudiera responder también a este mismo tipo de atraco con proyecciones de carácter ideológico.

Si en este caso no hubieran sido detenidos los asaltantes con el dinero y las armas a poco menos de dos cuadras del banco, hubiera resultado prácticamente imposible individualizarlos tratándose de personas sin antecedentes como lo eran el profesor, el ex estudiante y el Ingeniero de U.T.E.

Por lo mismo se supone que los otros dos implicados que son intensamente buscados, serían también personas sin antecedentes, universitarios o estudiantes.

(Copia fiel de los originales)

Fuente: www.pasadoreciente.com “Museo de la Memoria del Pasado Reciente”.

Nota de la Próxima Semana: ARROJARON UNA BOMBA AL CONSULADO DE BRASIL Y DEJAN PINTADA LA LEYENDA «TUPAMAROS»

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí