Raúl Blanco – Jugando a la mosqueta con la LUC

0
703
Raul Blanco Editorial

Por Raúl Blanco


La mosqueta, o ¿dónde está la bolita?, es un juego que se ve a menudo en algunas calles o ferias, y se lo asocia, o se lo toma como una forma de estafar incautos. El objetivo del juego es que la víctima, llamémosle jugador, adivine dónde está la bolita debajo de los vasitos, que hábilmente maneja el estafador de turno.
Normalmente ese estafador no opera solo, sino que tiene a uno o más compinches para convencer a su víctima para que apueste cierta cantidad de dinero.
Es un juego de equipo, habilidad y prestidigitación.

La recolección de firmas para un plebiscito, a veces se parece a la mosqueta.

Hay un actor principal que domina con habilidad y prestidigitación la palabra, y cual movimiento de vasos, mueve las frases para esconder dónde está la verdadera bolita, y nos lleva a apostar por un vaso vacío.

La bolita, es la verdadera intención del juego, que hábilmente se nos esconde, y creemos firmar por ella, pero en realidad resulta un vaso vacío para nosotros, pero el vaso lleno es solo para ese actor principal.

Los compinches, conocen la estrategia y colaboran en el engaño, y el incauto es incauto, e inocente, creyéndose parte del verdadero juego, sin darse cuenta que es un simple actor de reparto, y a la postre engañado y estafado.

Cambiando por un momento de escena, me traslado a las últimas elecciones nacionales y su resultado.Hubo un ganador y un perdedor, como en toda contienda política.
Hay una fuerza política que parece que no ha asumido su derrota, pero que en realidad sí lo ha hecho, y está corrigiendo sus errores.

El dulce pica los dientes, y aburguesó a los dirigentes, que se creyeron los dueños del país, con potestades de hacer las cosas a su libre albedrío, y se alejaron de la gente y se olvidaron de las bases que los llevó al poder. Atrás de un escritorio se pierde la perspectiva real, y descubrieron que debían volver a la calle, al barrio, al cara a cara, a embarrarse los zapatos.

Volviendo a la mosqueta, imaginemos que la bolita no se parece a un plebiscito, sino que es simplemente un gimnasio, para ejercitar los músculos electorales, el uso de las mesas es un volver a las bases, al contacto con la gente, a vender una cosa por otra, sabiendo que para los inocentes es creer en algo que te dicen, y para otros, los actores principales, es venderse como los salvadores y quienes llevaran a esos ingenuos, con habilidad y prestidigitación verbal, a reconquistar esos tronos perdidos.

La mosqueta, o ¿dónde está la bolita?, es un juego que se ve a menudo en algunas calles o ferias, y se lo asocia, o se lo toma como una forma de estafar incautos.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí