1
72

I.-INTRODUCCIÓN

Debido a la lentitud mental tan propia de nuestra idiosincrasia,remolona en apreciar un cambio de circunstancias y mucho más en asumirlo, algunas cosas tardan,pero llegan.Ahora se sabe que el MERCOUR atraviesa por una situación difícil y así lo han manifestado hasta los propios Jefes de Estado de los países integrantes del citado bloque.Las voces oficiales se han expresado en diversas oportunidades y de sus dichos se extraen aristas interesantes.Algunas presentan conclusiones,pero otras generan preguntas.

La revisión deberá prestar atención en una obvia adecuación de objetivos,de manera de ser alcanzados por instrumentos eficaces y que respondan a los intereses de todos los socios.De inicio,surge la pregunta para la cual no siempre hay respuesta: ¿Cuáles son los objetivos? ¿Tenemos alguno? Y de contestarse esa pregunta,de golpe surge la otra: ¿Cuáles son los instrumentos eficaces para alcanzarlos?Pero aun contando con esas respuestas,¿Cómo sabremos cuáles son los intereses de los demás socios? Me refiero a sus reales intereses,no a los anuncios fraternos de reuniones de alto nivel.Nuestro sistema de información e inteligencia tal vez nos proporcione esa respuesta,pero yo tengo mis dudas.Nunca estamos el “paso adelante” necesario a esos menesteres y perseguimos la respuesta cuando la pregunta ya pasó de largo.Es decir,nos preparamos para el conflicto pasado,pero no para el conflicto futuro.Tampoco hemos definido los “sujetos estratégicos” encargados de recorrer el camino estratégico para alcanzarlos.Mal podemos saber adónde llegar,desconociendo de dónde podemos salir.

Está en boga el término “asimetría” y el MERCOSUR no carece de ellas.Se habla de “asimetrías de tamaño económico”,causantes de una distribución adversa de costos y beneficios,perjudicial para nuestro país. Pero no es del caso descubrir lo descubierto.Hay una aseveración de uso cotidiano en los ambientes académicos,ignorada en muchas de nuestras apreciaciones de la actual situación del país: “La política y la economía van de la mano”,pero podemos citar,asumiendo los riesgos de una equivocación,lo cambiante de sus posiciones.Si la política es acertada,la economía crece,pero si esta decrece,aquella pasa a ser desacertada y es necesario corregirla.Cuando se alcanza un crecimiento económico digno de marcar presencia en ámbito regional o internacional,el poder político crece y el país se vuelve codicioso.¿Hemos sido codiciosos en ambiciones políticas en lo internacional? En lo más mínimo.La “política del pobrecito”,de cotidiano (y triste) uso en nuestro medio,se lleva a lo regional,asentado en el concepto de “tenemos un reducido mercado doméstico”.Sostenemos el proyecto realizar “un desarrollo sostenido” en lo interno,pero sostenido por “la equidad de nuestros vecinos”.Solo así el Uruguay podrá lograr condiciones para la “expansión de la inversión productiva”.Es pedir demasiado de nuestros vecinos.

La equidad es un término no tenido en cuenta cuando se trata de obtener beneficios.El “desarrollo sostenido” también requiere “acceso a los mercados externos”.

Como ciudadano,estaría complacido de ver como se accede a esos mercados, pero nuestra quietud a veces nos hace mirar hacia dentro y no hacia afuera viendo como un peligro todo cambio removedor de nuestras parcelas,más si estas son electorales.Se concuerda,por fortuna,en el objetivo prioritario:lograr condiciones estables y predecibles de acceso a mercados en todos los ámbitos,regionales,bilaterales y multilaterales.

¿Cuál es la importancia de ser “predecibles”? ¿Nos será de utilidad prever el futuro analizando el pasado,resolviendo el presente y pronosticando el futuro?

Por supuesto que lo será.La Prospectiva es la herramienta del futuro.Nos permitirá estructurar “escenarios estratégicos” para,habiendo pronosticado el problema,podamos adelantar la solución.Tal vez debamos cambiar nuestra metodología.Sabemos que la apreciación de situación es engorrosa porque es una fotografía de lo visto al presente.¿No sería más eficaz enfocarse en el problema ya directamente,haciendo su estudio en base a fortalezas,oportunidades, debilidades y amenazas? Pero siempre hay un “pero;apenas surge un entusiasta promotor de la Prospectiva,agazapado está un detractor quién,al mejor estilo de nuestra vieja estirpe futbolera,dice: “La Prospectiva solo sirve para hacer rodar la pelota hacia adelante”.

[]Una estrategia positiva debe orientarse también a la búsqueda de oportunidades,a veces escasas.Los estrategas deben estar a la expectativa de no dejarlas pasar en el escenario político y económico.O al menos anotarlas para su análisis.¿Estamos lejos de ese estilo de trabajo? Yo creo que sí.Tan solo vemos problemas,nunca oportunidades. Estas pasan,a veces a caballo de motivos ideológicos de izquierda o derecha,ya anacrónicos Debemos salir del brete ideológico,aquél en el cuál “la Derecha era demócrata ante el peligro del Comunismo y la Izquierda era demócrata ante el peligro del Capitalismo”.No en vano nos corremos al “centro”,siguiendo la vieja usanza del péndulo,esta vez ideológico: sin salida por la izquierda o la derecha,volquemos nuestro esfuerzo al centro,y si no resulta, abrámonos hacia un lado o hacia el otro,si es por el bien común y por el bien del país.

Cuando se instauró el MERCOSUR, éste era para Uruguay el instrumento apropiado para promover el acceso a los mercados regionales como a los extrarregionalas.Se entendió el MERCOSUR como un proceso de regionalismo abierto y la construcción de una unión aduanera,que deben registrar,ambos,avances simultáneos.De ningún modo significó priorizar económico sobre lopolítico,entendiendo que lo primero no es más que una parte integrante de lo segundo.El MERCOSUR se encaró como una formidable herramienta para cumplir los acariciados sueños de un país pobre,idealista y “progresista”:generar empleo y reducir la pobreza.

No es cuestión de trazar objetivos en base a “idealismos”,sino “realidades”.

Entrado el siglo XXI ya en su tercera década, ¿no sería necesario algún movimiento de reclamo por parte de la ciudadanía,provocando la caída de la voluntad política de ser encajonados en un acuerdo que solo beneficia a sus socios mayores? Si una revolución es un cambio rápido y profundo,no solo cuestión de levantar a las masas o crear focos de revuelta,¿no sería tiempo de hacerla? ¿Quién la haría? No es cuestión de hablar de revoluciones armadas o sociales,sino una revolución de todos los agentes estratégicos de los Factores del Poder: Político,Económico,Social, Militar y Científico-tecnológico y más aún,siguiendo al general Beaufre agregar la Diplomacia como otro Factor.

II.-EL PENSAMIENTO DE LUIS ALBERTO DE HERRERA.

Decíamos que no es menester descubrir lo descubierto; es menester actualizarlo o adaptarlo,término que no es sinónimo de “cambiarlo”.Algunos ven la Estrategia como arte y ciencia y lo hemos enfocado con dos criterios.Como quién consigue la llave de un salón cerrado,se puede mirar por el agujero de la cerradura y se tiene una visión muy limitada del interior del salón,pero si abrimos la puerta y entramos al recinto,su contenido nos deslumbra y no sabemos que hay allí adentro.

Esa miopía ha enterrado mucho conocimiento sobre el tema.Hay gente que ya se ocupó del tema,entre ellos el doctor Luis Alberto de Herrera,precisamente en 1912,cuando publicó su libro “El Uruguay internacional”.¡Lo publicó hace 102 años! Es interesante es conocer la opinión de Herrera y revisar sus criterios en relación al Uruguay y el MERCOSUR.

De pensamiento pragmático,Herrera mantuvo la idea de buscar mediante alianzas una posición estratégica fuerte,sin subordinar los intereses propios a los ajenos.Lo expresó en forma contundente al escribir:

“El abrazo de las Naciones fuertes,aunque exprese un cariño,suele sofocar.La fraternidad desaparece cuando empieza el interés.” Se refería a Argentina y Brasil y el concepto tiene plena vigencia.Se lee con interés y se nota:Herrera es hijo de su tiempo,de las parcerías políticas,de las revoluciones en las cuchillas,de las cuáles participó.Negó el apoyo de los denominados “fronterizos”,Argentina y Brasil y escribió: “Uruguay tiene que resolver su política internacional consultando en exclusivo las conveniencias de Uruguay”.Amigo de expresiones cotidianas y campechanas,anota: “Indumentaria doméstica a la medida de su cuerpo”.Si no leí mal,habla de “Uruguay” pero no de “Estado-Nación”.

Es su signo pragmático,en mi opinión.El término “Estado-Nación” es una prenda para un vestuario que no acostumbramos a usar.Nos cuesta definir el término “Estado”,salvo para criticar el gasto público del partido de gobierno,no solo del actual,sino de todos.En cuanto al concepto “nación”,ni siquiera lo asumimos.Nos vestimos más a menudo con los términos “la ciudadanía”, “el cuerpo electoral”, “la hinchada de la celeste”,” el paisito” o “el pueblo”.Herrera habla de “el Uruguay”,término grande, país que “debe aprender a cuidarse”.

¿Hubiese rechazado participar en el MERCOSUR? No tengo dudas y más aún en las condiciones actuales. “Tan extranjeros deben sernos los vecinos del norte como los del oeste,tan insoportable resultaría una como otra influencia si ellas sombrearan el esfuerzo doméstico”.El término condicional de la frase indica la posibilidad de alianzas con los vecinos, pero remarca: “evitar dentro de lo discreto,el auxilio interesado de los linderos.

Agrega: “Por turnos,Argentina y Brasil nos han agobiado con fantásticas reclamaciones,llegando a represalias y coerciones.Aconsejó Herrera negociar según las conveniencias uruguayas.¿Lleva a esto a pensar en una “estrategia pendular” con nuestros vecinos gigante?Presumo que la respuesta es afirmativa.Leyendo a Herrera,me inspira a pensar: nuestra política regional debe ser del criterio del “sí pero no”,decir algo y desdecirlo al rato,recordar ahora y luego hacerse el olvidado.Según Herrera, las idealidades amistosas son falsedades y escribe con dureza hasta cuando cita los tratados: “Cuando la conveniencia de las naciones está por medio, poco importan las cláusulas firmadas».

Menciona al pasar la importancia de la diplomacia y “la milicia”,pero no intensifica su discurrir en este segundo aspecto,no establece cuál sería su misión y cometido.

Herrera se adelantó a su tiempo y describe con cien años de antelación el escenario presente: Uruguay en un MERCOSUR cuyo derrotero lo marca Brasil y Argentina.Herrera nos pide dureza de carácter para relacionarnos con nuestros vecinos,para evitar,por ejemplo, que aparezca un par de brasileños y un par de argentinos,nos digan lo que quieran y nosotros no sepamos ni siquiera que responder.

Herrera atribuyó importancia primordial al mar y lo escribe de manera aplastante al punto de hacernos ver algo concreto: vivimos de espaldas al mar.

En su opinión, “la cabeza de la nación descansa junto al mar”.Y descansan otras cosas,pero nosotros no las vemos.Por ejemplo, se discutió sobre “un puerto de aguas profundas en la costa de Rocha”,algo vago para el ciudadano común.No obstante,fue menester que el señor Putin, se interesara particularmente por ese asunto y ahí nos pusimos a cavilar: “los rusos están a miles de quilómetros de distancia.¿Cómo pueden apreciar algo para nosotros desconocido?” Pero Herrera ya había apreciado la importancia de nuestras costas,en particular,la función del Río de la Plata como puerta de entrada al Cono Sur.El MERCOSUR cumple en parte esa aspiración de Herrera en su concepto de integrar regionalmente a Bolivia y Paraguay,con salida al mar por el Plata y empleando los ríos como vías de transporte de mercaderías.Como llave de la Cuenca del Plata,Uruguay es la bisagra que articula el sistema de los grandes ríos.

Herrera enfocó la relación con Brasil en el aspecto comercial y fue consciente de la “prosperidad pletórica” de nuestros países limítrofes.

En su concepto,nuestra privilegiada posición sobre el Plata “no aplacará el anhelo dominador de Brasil”,no tanto por nuestras riquezas naturales –vaya si las tiene el país del norte- sino por nuestra privilegiada posición estratégica.Hemos vivido un siglo de paz en la región.Brasil domina a Uruguay sin pensar en el Plata,sino a través del MERCOSUR.Herrera clama: “Debemos pedir a Brasil que nos escuche y respete de contestar a la política del interés con el propio interés”.Herrera opina además: “La amistad con Brasil debe medirla Uruguay según nuestra conveniencia, sin obedecer a razones poéticas raza,de vieja alianza o tradición social.

Respecto al otro vecino,Argentina, Herrera analiza la relación sin la “pomposa reiteración de una fraternidad que nadie niega,pero que no decide la orientación exterior». Evidencia mayor simpatía por el pueblo argentino.Asegura: “el pueblo argentino jamás se opondría a nuestro bien”,pero distingue relación entre gobierno y gobierno y pueblo y pueblo.El interés del gobierno no siempre coincide con el del pueblo.Herrera las analiza desde el punto de vista económico y centra su atención de la disputa uruguayo-argentina en un punto estratégico: el puerto de Montevideo,la “piedra en el zapato” para la Argentina,al apreciar la menor categoría operativa del Puerto de Buenos Aires.Montevideo es el principal puerto oceánico del Atlántico Sur.

Como suele ocurrir,siempre nuestras cosas son apreciadas por otros y desconocidas por nosotros.Argentina lo sabe y la relación en el MERCOSUR tiene un trasfondo disimulado,una pelea eterna por sobreponerse a Montevideo como puerto.

Respecto a Argentina,Herrera analiza el tamaño de nuestro territorio,muy pequeño y muy vasto su litoral.¿Qué propone,para no ser avasallado por Argentina? Marcar nuestra presencia en el Rio de la Plata,no solo haciendo respetar nuestra soberanía y presencia en el estuario,sino explotando sus riquezas naturales.

En conclusión,propone afianzarnos y hacernos respetar en lo regional,pero su idea de la política exterior de Uruguay se remite a lo internacional.Escribe: “Uruguay debe buscar los amigos y aliados que le convengan”.Esto da a entender que,si bien debemos considerar muy en serio lo regional, Uruguay debe proyectarse a lo extrarregional.

III.-EL PENSAMIENTO DE METHOL FERRE.

La lectura del libro “El Uruguay como problema” de Methol Ferré resultó otra grata sorpresa.

Hay mucho conocimientoenterrado esperando su análisis.

Methol Ferré comparte la inquietud respecto a la relación con Argentina y Brasil.¿Concuerda con Herrera? En lo sustancial,la respuesta es afirmativa,ya que considera de peso la relación con los países de la región y determinante en el caso de Argentina y Brasil.Pero si Herrera es “internacionalista”,Ferré está compenetrado con “la Patria Grande”,concepto idealizado por la izquierda ensu momento.

¿Puede hablarse de “idealismo”en el pensamiento de Ferré?La pregunta parece vana,pero reafirma el concepto de la falta de conocimiento estratégico o sobre asuntos relativos al tema. También marca otra diferencia,vigente a lo largo de nuestros casi doscientos años de historia:Montevideo tiene su historia y el Interior la suya,Montevideo es un país y el Interior es otro país.Difícil parece enfrentarnos a un adversario externo con tamaña división,pero así somos,provincianos.

Herrera y Methol Ferré,a su manera,lo dejan en evidencia,al hablar de riesgos externos,intereses opuestos a nuestros objetivos estratégicos,sujetos estratégicos que operan perjudicando nuestros intereses,no solo comerciales sino políticos y diplomáticos,pero parece que no lo hemos advertido.Es tiempo de hacerlo.

Desde el punto de vista estratégico, Ferré consideró que Uruguay es mucho más importante para Argentina que para Brasil.Su razonamiento es simple.Brasil domina la costa atlántica y puede prescindir de nuestro país para controlar el Atlántico Sur.No ocurre así con Argentina,para quién el control de Uruguay es “de vida o muerte”, pues éste controla el Río de la Plata,vital para Argentina si quiere comunicarse con el mundo.¿Es tan así? Parece serlo,más aún considerando el puerto de Montevideo como un enclave potencialmente dominador del Atlántico Sur.

Extrae una conclusión muy interesante: “Desde el Uruguay la vulnerabilidad argentina es total.Mientras que,por el contrario,el Uruguay no afecta ningún elemento del Brasil”.

Me permito discrepar con tan calificado especialista.¿Qué ocurre con todo el territorio uruguayo en caso de una guerra con Brasil? El nuestro es un corredor por donde Argentina puede llegar a Brasil y viceversa,a pesar del formidable obstáculo que constituye el Rio Uruguay por el Oeste.Podríamos llegar a ser el campo de batalla en caso de una guerra de Argentina con Brasil.

Ferré centra su atención en “los grandes”,y ve los peligros de diferente forma.Destaca la debilidad argentina al no controlar el Río de la Plata,Es decir,se concentra en un factor geográfico. Respecto a Brasil,considera un peligro,no su condición geográfica,sino su proyecto político de extensión,basado en “un desarrollo acelerado y expansionista con la intención de acumular riquezas y formar monopolios para expandirse como potencia”.

Según Ferré,cuenta con el respaldo de Estados Unidos.Pero el autor es hijo de su tiempo,cuando Estados Unidos no solo influía en Sur América,sino que hacía abiertamente lo que se le venía en ganas.Actualmente, sería del caso analizar si Brasil no solo busca apoyo de Estados Unidos,sino que tal vez le diputa el liderazgo a,quién parece se había olvidado de América del Sur como su “patio trasero”,pero comenzó a inquietarse por la aproximación iraní,quién aportó a Brasil tecnología para trabajar juntos en proyectos de energía nuclear.

Ferré no es optimista.Escribe: “El Uruguay no tiene posibilidad para su desarrollo autónomo y cuanto intentemos tiene el signo de la precariedad y está condenado a la frustración”.Considera que somos “improvisadores”, con una falta absoluta de preparación para encarar nuestra política exterior,dónde los depredadores están al acecho.Considera del caso»mantener nuestra inteligencia en vigilia y alejarnos de nuestro idealismo agonizante”.

¿Cómo sería un MERCOSUR concebido en los términos de Methol Ferre? Geográficamente,concibe un núcleo central,un Cono Sur,cuyo centro vital es la cuenca del Plata.También asigna a Uruguay una imagen de país bisagra, (lo designa como “gozne)”,pero ampliado en su función,al unir el Mediterráneo Caribeño y el Cono Sur. En esto difiere con Herrera,quién fiel a su estilo gráfico de escribir (al mismo estilo usado al designar un acuerdo como “El pacto del chinchulín”),dice: “El Uruguay es un sándwich”,al referirse a su apretada ubicación entre sus dos socios del MERCOSUR.

En su opinión, Latinoamérica está a contramano del comercio mundial, pero considera la zona óptima de América Latina,que abarca Paraguay,Bolivia, Argentina,Brasil y Uruguay, como maravilla en cuanto a comunicación hidrográfica.Es contundente su opinión: “La solución para URUGUAY está en la región y no en lo internacional fuera de la región”.

Expresa con exacerbado idealismo que la Patria Grande empieza para nosotros en la Cuenca del Plata.

Para Uruguay,nuestra industrialización comienza en la alianza con Argentina y Brasil.Habla ya en su época de un Mercado Común y expresa que “en adelante la política uruguaya será la geopolítica”.

¿Emplea Ferré el “idealismo” en sus trazados de objetivos estratégicos? Opino que lo hace y llega hasta casi un estilo “contestario”,propio de su época.Otorga un gran valor a la diplomacia como herramienta para llevar adelante la política exterior,pero considera nuestro cuerpo diplomático como un grupo de personas solo dedicadas a las relaciones públicas. Menciona el poder de las armas como otra herramienta de valor,pero en el caso uruguayo, “las Fuerzas Armadas son apenas un instituto burocrático”.

IV.-REFLEXIONES. –

a.-Resulta interesante compendiar las ideas de Herrera y de Ferré y compararlas en relación a la situación actual del MERCOSUR, pero más interesante aun es saber que dos pensadores uruguayos se ocuparon de temas geoestratégicos y geopolíticos hace ya cien años,en el caso de Herrera.No asumo compromiso de identidad con ninguno de los dos,dada mi condición de académicos,pero es estimulante leerlos.

b.-Resulta interesante apreciar su metodología en la apreciación de situación.Estudiando el pasado analizaron el presente y le dieron proyección de futuro. Concibieron en prospectiva al Uruguay.

c.- Resulta interesante leer como reconocen nuestra condición de aficionados en asuntos internacionales, carentes de preparación e improvisadores en tan serios asuntos.

d.- Resulta interesante apreciar como coinciden en apreciar los riesgos de vivir entre dos países tan grandes,pero quedé decepcionado en un aspecto:son escasas las frases dedicadas a apreciar las ventajas de tal posición,pero todo depende,claro está de nuestra disposición a hacerlo.

e.- No resuelven los problemas de Uruguay y su ubicación dentro del MERCORSUR,pero si brindan herramientas para hacerlo,si es que de una vez por todas dejamos de mirarnos en el espejo europeo o estadounidense y nos ponemos a pensar por nosotros mismos.

V.-COINCIDENCIAS y DESACUERDOS.

Herrera y Ferré coinciden en los siguientes tópicos:

1.-La situación de Uruguay,ubicado entre Brasil y Argentina,resulta un problema geoestratégico y geopolítico,conlleva un problema que amerita una especial atención por nuestra parte.

2.-Brasil y Argentina “asfixian” a Uruguay y no le permiten,mediante diferentes artimañas,realizar un accionar independiente en lo político y lo económico.

3.-Uruguay es un país “bisagra” ubicado en la llave del Cono Sur,el Estuario del Plata,donde convergen todas las vías navegables de esa región.

4.-La posesión y control del Río de la Plata es la clave del dominio de la región.Uruguay es “el país clave”,pero los uruguayos no asumimos (ni siquiera nos damos cuenta) del papel que deberíamos desempeñar.

5.-La integración regional incluye a Bolivia y Paraguay.

6.-Uruguay debe manejar su política exterior según sus conveniencias y no por la de los vecinos.

Herrera y Ferré discrepan en los siguientes tópicos:

1.-Ferré busca una solución “regional”,Herrera pretende una solución “internacional”.

2.-Ferre es partidario de formar la “Patria Grande”.Herrera es partidario del “internacionalismo”.

3.-Herrera es pragmático y busca soluciones a las realidades imperantes.Ferré es idealista y busca soluciones en el marco del “contexto histórico”.

VI.-¿QUE PODRIAMOS HACER?

Todo académico, o quién forma parte de un ámbito académico,padece una tentación: proponer soluciones o ideas luego de analizar un problema y yo me tomo la iniciativa de hacerlo.Expreso los siguientes puntos respecto a que podríamos hacer como país,dadas las actuales condiciones en América del Sur:

1.- Debemos hacernos fuertes como países miembros de la región.

2.- Debemos hacernos valer frente a Argentina y Brasil.

3.- Debemos buscar la forma de enfrentar las consecuencias negativas que nos trae el desarrollo pletórico de Brasil.

4.- Debemos hacer valer nuestra condición de copropietarios del Rio de la Plata.

5.- Debemos estrechar lazos con Bolivia y Paraguay para contrapesar la influencia de Brasil y Argentina.

6.- Debemos hacer un “doble juego”: integrarnos en lo regional pero también abrirnos en lo internacional.

7.- Debemos hacer valer nuestra condición de “país de tránsito”.

8.- En la relación con Argentina y Brasil,retomar la “política del péndulo”,yendo de un lado al otro según nos convenga.

9.- Debemos aprovechar las divergencias entre Argentina y Brasil.

10.-Debemos elevar nuestro nivel de educación y constituirnos en la vanguardia intelectual de América del Sur.

11.-Debemos reforzar nuestra acción diplomática.

12.-Debemos frenar la influencia cultural de Argentina y Brasil.

13.-Debemos prestar más atención a los técnicos y no fundamentar nuestras decisiones tan solo en lo político.

Tilio Coronel.

1 COMENTARIO

  1. Analyse impeccable d’une situation que l’on peut bien définir comme «Mobilis in mobile» ..paraphrasant le mystérieux Cap.Nemo….qui ne changera pas à l’initiative du «nain qui pleure» (Itamarati…sic)

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí