Luis Marcelo Pérez: «Sin educación y sin cultura, las sociedades no tienen dirección, no tienen presente y mucho menos porvenir»

41
1511

Por redacción Contexto

Fotografía: Antonio Scuro. Luis Marcelo Pérez, poeta; periodista; fundador de AG Ediciones; directivo de PEN Uruguay; productor y conductor del periodístico cultural El Mural que se emite desde 1998 por Radio Uruguay 1050am – 94.7fm y la red de repetidoras en todo el país.

1.- Si bien conocemos, y reconocemos que muchos ciudadanos saben quién es Luis Marcelo Pérez, cuéntenos y cuénteles, ¿Quién es Luis Marcelo Pérez? (Orígenes, familia y formación).

LMP– Vengo de una familia de clase media montevideana que residía en el Prado. Mi padre era hijo de un argentino-gallego que cruzaba el charco a realizar algunos negocios familiares en Montevideo. En uno de sus múltiples viajes se enamoró de una uruguaya-napolitana. No pudo llevarla a Buenos Aires por la determinación de la madre de mi abuela, que era una mujer muy severa y rígida en sus acciones y mandatos, como todos los italianos del sur. Mi bisabuela poseía sangre napolitana, de la Basilicata, y siciliana. Cuenta la historia familiar que a mi abuelo le había puesto un investigador privado en Buenos Aires, y con respecto a un hijo suyo —que se quería casar con una mujer que no había sido la acordada por ella—, iba día por medio a pretender sobornar al juez para evitar el casamiento. Como su hijo no cumplió su imposición, le retiró el saludo familiar por catorce años.

Por parte materna, mi abuelo nació en el departamento de Colonia, hijo de español y de una mujer de lejano arraigo de épocas de la colonia española, con ancestros canarios y asturianos que fundaron, unos Montevideo, otros San José. También otros participaron en la Cruzada Libertadora y en otras batallas. Mi bisabuela descendía por línea materna de Juan y Andrés Spikerman, los Medina Alén y otros patriotas.

Volviendo a mis padres, si bien ellos vivían a cinco cuadras entre una casa paterna y la otra —él en la calle Libertad, esquina Prudencio Vázquez y Vega y ella en Mariscal Estigarribia, esquina Bvar. Artigas—, se conocieron en el trabajo. Luego de una perseverante insistencia de cinco años, mi madre terminó aceptando el noviazgo, que concluyó en enlace matrimonial en el año 1967.
Cuatro años después, y luego de una vehemente exploración y de pasar por docenas de exámenes, llegué, a los seis meses de la gestación, con un peso de un kilo cuatrocientos, un 28 de noviembre de 1971, a las cuatro de la mañana.

La literatura, la música y la pintura siempre han estado presente en mi casa. Si bien mi padre fallece cuando yo tenía seis años de edad, el gusto por la ópera y la música de cámara, eran sus dos grandes amores, sumados a la pasión por la pintura y otras manualidades se combinaban con el gusto vinculado de mi madre a la zarzuela, lo coral, el tango, la literatura y el amor por el piano y sus grandes compositores. De la misma manera que no necesitaba de partitura para tocar una pieza de Chopin, podía declamar sin vacilar un poema de Bécquer o entremezclar en su diálogo palabras en francés, italiano o gallego. Todos los fin de semana de mi niñez y casi todos de mi adolescencia la acompañé a hacer compras a la feria vecinal, lo que era toda una celebración para mi, pero mucho más bello era lo que se vivía al retornar a casa y el ponernos a hacer la comida para el almuerzo que me tenía a mi como aprendíz de cocina y segunda voz que acompañaba a los boleros, zarzuelas y tangos que cantábamos a los cuatro vientos sin el más mínimo recato. Nunca sentí de su parte, un “bajemos el volumen”, todo lo contrario, ella me enseñó que es muy saludable el dejarnos sentir y compartir; ante toda emoción, cualquiera fuese. En ese entorno y con ese apoyo tomando en cuenta la pérdida de la figura paterna es que empecé únicamente a escribirle a mi madre, sin darme cuenta, en forma versificada. Yo me enteré de esto, pasados unos largos años ya en mi etapa de adolescencia cuando ella comprobó que su hijo quería dedicarse a la escritura, a la edición de libros y al periodismo.

A los veintitres años, ya hacía dos que había egresado de la Escuela Nacional de Periodismo, publico mi primer libro, llevando de mi autoría además, la ilustración de la portada. Con esa publicación asimismo, estábamos iniciando el catálogo fundacional del sello editorial. En ese momento me confirmé a mi mismo que mi hábitat vital iba a estar consolidado en esos tres pilares fundamentales. A la fecha poseo una veintena de libros publicados en poesía, narrativa y ensayo, editados algunos, en las Américas, Europa y Asia y traducidos al portugués, italiano, inglés, japonés, alemán, gallego, filipino, hebreo y chino. En periodismo he colaborado en diferentes medios de información, como en La Mañana; El Diario; Sobretodo; Martes; El Popular; Dossier; Radiomundo; Monte Carlo; Universal; Setiembre FM y por último, en Radio Uruguay con el periodístico cultural “El Mural” que ya tiene veintitres años de transmisión continuada en la radio pública.

2.- ¿Cómo y por qué llega a simpatizar por una determinada fuerza política? ¿Por cuál?

LMP– He crecido en un hogar donde la política con “P” siempre fue una pata importante en todas las conversaciones, donde hablábamos del amor por la libertad y la justicia social, pero también de literatura, música y artes visuales. Esos eran los temas centrales de nuestros diálogos con mi madre. No había internet, ni tantas tonterías acumuladas en la TV que nos distrajeran. Nuestro eje en medio de los apagones de fines de los ´70 y comienzos de los ´80 era hablar de estos temas mientras nos recreábamos con algún juego de mesa rodeados por algunas velas y el faról a mantilla que llamaba mi atención por haber descubierto que se desintegraba con el tacto. En el centro de todo ese entorno fui desarrollando mi pasión por la política y creyendo que es la más importante plataforma social desde donde poder hacer y poder hacer crecer a una sociedad. No hablo de la realización, ni crecimiento individual, personal, hablo por sobre todo, desde y por lo colectivo. En cuanto a lo político partidario casi todo de lo que he hecho está en las redes –y lo que no, está en los diarios y revistas de los ´90- al alcance del lector perspicaz.

3.- ¿Cree que la pandemia dejará una lección en nuestra sociedad? Y si así fuera, ¿qué cree usted que dejará en el colectivo ciudadano?

LMP- Creo que sí, a corto y a mediano plazo. En lo social será tema referencial dentro de los propios coexistentes que convivieron y sufrieron todas las aristas del desgarro y desarraigo. No será fácil desanudarse, duelen las pérdidas y las no despedidas. Ya muy diferente, creo suponer, para las venideras generaciones, ya salidos de esta coyuntura será una anécdota, un dato más historio-demográfico y hasta con más holgura le hincará el diente la academia. Gradualmente vamos a ir encausando, nos lo deberemos una vez más, como cada una de todas las veces que la Humanidad lo tuvo que hacer y como un Ave Fénix, renacer. Tengo esa confianza.

4.- ¿Cuál es el desafío más importante que le ha tocado transitar en la vida, y qué le dejó de experiencia?

LMP- El ir creciendo y conociendo la vida y sus formas sin la mirada y la palabra de la figura paterna. Te puedo dar un ejemplo muy concreto que te permitirá acercarte a este estadio. Mi niñez y adolescencia las viví en el Prado, donde teníamos a Mario, el zapatero de confianza, cuando me surgía alguna inquietud básica en lo sexual del cómo y qué hacer, interrogantes que todos frecuentemente tenemos a los trece, catorce años, iba y le preguntaba. Nos pasábamos horas charlando y haciendo bromas. Con él –que era hombre de tierra adentro- descubrí muchas nuevas palabras. Mi madre hizo siempre de madre y padre hasta donde creyó más apropiado. Pero habían temas que no podía dialogar con ella. A esa edad no es fácil superar los prejuicios.

5.- ¿Cuáles entiende usted que son sus fortalezas? (Personales/Profesionales)

LMP- Quienes lean esta entrevista y me conozcan lo primero que van a decir es, perseverancia. Siempre he sido muy tenaz en todas aquellas cosas que me han hecho sentir feliz, tanto en lo personal como en lo profesional. Nunca -ni desde pequeño- me quedo con lo que una persona me dice, ni con un hacer si puedo hacer dos. Te cuento un ejemplo, en el año 2000 participé en un curso de la Universidad Pontificia de Salamanca sobre periodismo, aprovechando que iba sumé una conferencia y la presentación de mi tercer poemario en el centro cultural Fernando de los Ríos en Madrid. A raíz de la buena difusión lograda, a los dos años concurrí en mi calidad de poeta a una actividad organizada por Casa América y la Residencia de Estudiantes. Y para cerrar, como ya te comenté, tengo una fuerte carga italiana del sur en mi sangre que me hace abrigar a mi círculo inmediato de amigos como familia; de igual manera y con el mismo peso, si tengo que dar vuelta la página. No tengo piedad. Nunca lo he podido evitar. Esa también creo que es una de mis principales fortalezas.

6.- ¿Cuáles entiende usted que son sus debilidades?

LMP- El querer estar un paso delante. Siempre he vivido con plenitud cada momento que me ha dado la vida. Pero a esta grata realización que me hace dejar todo en la cancha se le suma negativamente otro componente que es la confianza desmedida que le tengo a las personas. Otra debilidad significativa puede ser de igual manera el que no me resigna una caricia, como tampoco me satisface una cucharada de dulce de leche.

7.- ¿Ha tenido la sensación del fracaso alguna vez? De ser así, ¿cómo ha moldeado ello su vida?

LMP- Más que la sensación del fracaso, la confusión por haber fracasado. Nunca nos enseñan a enfrentar al fracaso. Encuentro altamente positivo y constructivo transitar tanto por el éxito como por el fracaso. Ambas son las piernas de un mismo cuerpo que debemos de conocer para estar mas firmes y seguros a la hora de embestir con una idea, una acción o con un sentimiento.

8.- ¿Cuáles son los ejes que considera principales para mejorar la calidad de vida de los uruguayos?

LMP- Sin educación y sin cultura las sociedades no tienen dirección, no tienen presente y mucho menos porvenir. Sobre estas columnas todo lo demás es campo fértil. Por el contrario, se hace imposible poder construir y desarrollar políticas sociales, económicas y sanitarias sin la capacitación y sensibilización de todas las partes involucradas. A no ser que quien timonée desee instaurar un gobierno alejado de lo que creo fundamental como son las libertades y el respeto a la institucionalidad. Por eso siempre se necesita una sociedad dinámica, vigilante e ilustrada para que no se desarrollen individuos que busquen evangelizar fomentando la reproducción de nabos.

9.- ¿Es usted lector? ¿Qué tipo de lectura recomienda y por qué?

LMP- Lo he sido, como ya te he comentado desde mi primer época. No hay pasaje de mi vida sin la compañía de un libro o una revista, de un diario o de un semanario. La lectura, y esto lo sé por haber sido hijo único, ha sido mi noble y siempre fiel compañera aventurera. Tanto en mi casa materna, como en mi casa actual la convivencia con los libros es de primer necesidad ocupando democráticamente todos los espacios y mucho más en estos tiempos de crisis en los contenidos donde cualquiera de los canales en abierto como los de paga no poseen propuestas de mi interés salvo escasa ecepción. Por otra parte, y esto sí que es una confesión, más de la mitad de los años que tengo me he pasado leyendo libros por mi actividad profesional tanto para realizar reseñas como entrevistas a sus autores y no siempre el libro ha sido de mi agrado personal. Pero nunca voy ha ser yo el que decida si difundo o no, si abro o no el micrófono a tal o cual libro, a tal o cual autor, yo prefiero dar cabida a todas las manifestaciones creativas y que sea el oyente en su tiempo reflexivo que tamice y opte por el que más le haya emocionado. La sentencia siempre la tiene que dar el receptor. Yo puedo dar parte y recomendar, pero lo que nunca voy ha hacer es cruzar la línea.

Todos los géneros literarios tiene su encanto, pero si hay uno que le debo todo es a la poesía. La defiendo porque es la más pura de todas las otras. En poesía no hay ficción. No hay nada inventado. Todo lo que se narra es sentido, vivido. Surge en las tripas. Con la misma limpidez que su creador se revela ante su lector, el lector libremente puede aceptar y acompañar la revelación o directamente desecharla. Es de todas, la menos difundida y tal vez por eso la menos leída. Pero te puedo contar ya que he participado en encuentros y festivales de poetas en las Américas y Europa que son muchos los que se acercan a escuchar y a leer. Yo he intervenido en lugares tan distintos como en una cancha de basquetbol en El Salvador o en el parking de un mall en Paraguay, como también en teatros en Ecuador, Puerto Rico, en Casa América de Madrid o el Cervantes de Roma y se agrupan centenares de personas de todas las edades. Te doy un ejemplo más, para que veas su contundencia, en Colombia, por ejemplo se llegan a reunir cinco mil personas –y no exagero- para escuchar a los poetas.

Fotografía: Antonio Scuro. Luis Marcelo Pérez, poeta; periodista; fundador de AG Ediciones; directivo de PEN Uruguay; productor y conductor del periodístico cultural El Mural que se emite desde 1998 por Radio Uruguay 1050am – 94.7fm y la red de repetidoras en todo el país.

10.- ¿Qué es el Éxito para usted?

LMP- Es el poder hacer y poder compartir lo realizado. Es la cercanía de la gente que amas. Es el poder alcanzar un objetivo sin importar sus dimensiones. Es muy personal, cada uno de los ocho mil millones que habitamos este planeta va a tener su propia definición. Yo comparto la mirada del ensayista y filósofo estadounidense más destacado del siglo XIX, Ralph Waldo Emerson cuando lo describe diciendo que es Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el cariño de los niños/ Apreciar la belleza de la naturaleza y de todo lo que nos rodea/ Buscar y fomentar lo mejor de los demás/ Dar el regalo de ti mismo a otros sin pedir nada a cambio/ porque es dando como recibimos/ Haber cumplido una tarea, como salvar un alma perdida/ curar a un niño enfermo, escribir un libro o arriesgar tu vida/ por un amigo. Imposible agregar algo más bello y sentido. Yo levanto esa bandera.

11.- ¿Cuáles son las fortalezas de Uruguay en el contexto mundial?

LMP- De la misma forma que tenemos un crédito que cotiza muy alto cuando se habla en el mundo de republicanismo, el Uruguay está en igual condición cuando se habla de cultura. No hay lugar donde he estado por más alejado que esté de las grandes urbes que no se olviden de mencionarme a figuras del talante de Lautreamont, José Enrique Rodó, Delmira Agustini, Horacio Quiroga, Felisberto Hernández, Carlos Gardel, Florencio Sánchez, Figari, Torres García, Onetti o Benedetti, por solo mencionar algunos. La sorpresa y la emoción siempre es inmensa e inestimable. En estos puntos Uruguay produce siempre confianza y admiración. Ese es un valor agregado que lamentablemente poco se aprecia desde la burocracia que centra su mirada insensible en otros intereses. Los gobernates deben, tienen que prestarle más atención a la cultura, a sus gestores, productores y promotores.

12.- ¿Cuáles son las debilidades de Uruguay, que dificultan una mayor prosperidad como Nación?

LMP- Uruguay como tal es un país muy joven. El problema es siempre las manias de quienes reciben su representación. Falta una visión consagrada por concenso entre gobernados y gobernantes y el compromiso de quienes asumen en no rectificarla. Uruguay tiene temas que deberían de ser tomados como políticas de estado, con toda la atemporalidad necesaria para ser ejecutadas, sea quien sea y sin importar de qué fracción política partidaria venga. A Uruguay le falta un genuino liderazgo, donde asuma con coraje cada cosa que haga sin importar su costo político. Uruguay tiene mucho por delante, pero nosotros, hijos del presente, no, nuestro tiempo está ceñido. No podemos esperar cien o doscientos años para verlo. Ya hemos tenido demasiados ladinos. Lo que todos necesitamos más allá del alivio de este tema sanitario global en el que estamos, son concreciones. De nada sirve gritar “cultura, cultura” o “educación, educación” si no logramos desprenderlas de esa fría tinta con la que se estampa.

13.- ¿Cree que hay una decadencia de valores en la sociedad?

LMP- Totalmente. No tengo ninguna duda. Seguimos en el mismo derrotero discursivo, cómo no va a ver deterioro social en valores si no ha funcionado en las últimas décadas la educación y mucho menos la cultura. No puede haber cogobierno ni en la educación ni en la economía, como se ha hecho. ¿Acaso alguien duda que en esta sociedad posmoderna de “lo mismo/ ser derecho que traidor/ ignorante, sabio, chorro/ generoso o estafador”? No se puede aceptar bajo ningún concepto que nuestros niños ya no tengan el sueño de ser bomberos, pilotos de avión, científicos, abogados o presidentes, sino que su único anhelo es ser jugadores de fútbol o narcotraficantes. ¿Hace falta un indicador más claro para confirmar que no se educa correctamente? No debería de haber hijos y entenados. Falta asumir cada uno desde su trinchera el compromiso. Se debería de reconocer y hacer, ya que nos va la vida. Es inaceptable que se siga promoviendo la fisura social, si históricamente fuimos una sociedad componedora.

14.- ¿Todo tiempo pasado fue mejor?

LMP- Podemos comenzar respondiendo a tu consulta, con la interpelación que nos hace un antiguo proverbio chino: “¿Cuándo es la mejor época para plantar un árbol? Hace veinte años. ¿Y cuándo es la siguiente mejor época? Ahora.” Cada tiempo será recordado según como fue gestado por su propia generación y cada generación va a preferir el suyo propio. Con el diario del lunes se puede decir si aquella fue o no, mejor o peor, pero son únicamente quienes realmente lo vivieron los que pueden decir si es o no verdadera esa ocurrencia popular. Claro que me gustaba ver a los chicos jugar en las plazas o en la calle al fútbol, concurrir a las bibliotecas públicas barriales o ir a un restaurante y ver a las familias dialogar civilizadamente o acaloradamente entre sí. Hoy la pantalla inmovilizadora del celular o de la tableta, nos podrá dar mucha –buena y mala- información, pero nos quita esa otra instancia de lo físico-social que siempre nos ha hecho reencontrar con el mejor yo, sin importar el tiempo y espacio cumplido.

15.- ¿Qué mensaje desea dejar a la ciudadanía como referente en su especialidad?

LMP- Se podrán tener excelentes resultados en el rendimiento ganadero, lácteo, en la soja, en la madera, en las alzas de sus valores en el mercado internacional, aumentar los porcentajes de venta y en los acuerdos arancelarios, mejorar la casa, el coche, pero si no se tiene una sociedad capacitada y sensible poco más se podrá hacer si desarrollamos únicamente seres memos que solo estan centralizados y automatizados para la producción en serie aunque estemos teletrabajando. El buscar tanto formal como informalmente la capacitación, el saber y los espacios de estímulo creativos como recreativos es básico. Quienes estamos frente a un micrófono, o a una pantalla, o quienes están al frente del desarrollo de políticas públicas debemos siempre de estimular la creación, la capacitación y el pensamiento crítico. El mundo es un abanico inmensamente grande, pero posible y muy disfrutable.

41 COMENTARIOS

  1. Comparto plenamente lo expresado por el amigo Luís Marcelo, y perfectamente resumido en el título de la nota. Quiénes le conocemos, bien sabemos el esfuerzo y dedicación en todo lo que emprendió, emprende, y por supuesto lo qué está por venir.

  2. Excelente tus comentarios y visión global de la cultura y su gran incidencia en la sociedad,espero tus pensamientos sean tenidos en cuenta al momento de elaborar estrategias por los encargados de conducir este país,felicitaciones!!

  3. Luis Marcelo describís con exactitud la situación de lo que significa dejar de lado la educación y la cultura.
    Bisnieta de inmigrantes que salieron adelante gracias a la educación y cultura, puedo decir que un país avanza cuando avanza su población. Has dado una clara declaración de lo que lleva a la justicia social. Esperemos que alguna autoridad te escuche.

    • Excelente historia de vida y toalmente compartible tu filosofia. Las sociedades sin educación no tienen futuro. Ojalá que sigas brillando y alumbrando el sendero del saber. Fuerte abrazo querido amigo y gracias por regalarnos esta historia.

  4. Comparto plenamente. El Estado moderno va dejando su papel en la educación y la promoción de la cultura, bajo la errónea creencia que el sector privado se hará cargo de esos asuntos.
    El resultado es que las nuevas generaciones reciben menos educación y se apartan de la cultura.

  5. Típico hijo del mejor Uruguay. Hay varios conceptos destacables a lo largo de la entrevista pero quisiera subrayar el de sociedad capacitada y sensible. Es un buen resumen de lo que Luis en su entrevista, tanto de sí mismo como de lo que es relevante para Uruguay.

  6. Me encanta como describes pasajes de tu vida que he tenido el placer de conocer y poder compartir momentos maravillosos, eres un gran poeta e inspirador. Sin duda, eres un hombre muy perseverante y luchador , eso te hace estar donde estás hoy y sobre todo un ser humano muy humano con las ideas claras y bien desarrolladas. ¡Excelente nota! Un gran abrazo a mi querido Luis Marcelo Pérez.

  7. Muy buena entrevista. Luis Marcelo sin duda es un gran referente cultural de nuestro país que debe tener su espacio para compartir su rica experiencia y poder volcarla en el acervo cultural. Necesitamos una mirada hacia el progreso del futuro y creo firmemente que él es la persona indicada para establecer puentes entre cultura y economía de diferentes países con el nuestro, priorizando los auténticos valores que nos han caracterizado desde hace décadas.

  8. Muy buena entrevista,totalmente de acuerdo en cada una de sus repuestas.Es un resumen de lo que cada Estado tendría que desarrollar y tratar de ejecutar para que su ciudadanía reciba de sus representantes las herramientas necesarias para su desarrollo.Felicitaciones Luis

  9. Muy interesante y bellamente memorioso , deberías escribir tus memorias, es un género que falta en el Uruguay, lo mejor de Da Rosa , por ej son los Recuerdos de Treinta y Tres.

  10. Gran escritor y mejor redactor. Excelente poeta y periodista. En síntesis: un referente ineludible, inefable y perseverante de la cultura de nuestro País. Un abrazo a nuestro amigo Luis Marcelo Perez, con el gusto de tener el placer y privilegio de escucharlo en sus clásicas audiciones del periodístico El Mural por Radio Uruguay.

  11. Que lindo artículo. Si bien conozco a Luis Marcelo, esta entrevista profundizó y reafirmó lo que sabía de él. Cuán importante es conocer la historia de los autores! ¡cuánto contenido le suma a sus obras!
    Lo único que agregaría es que dentro de sus fortalezas agregaría su honestidad y fidelidad con sus ideales.
    Y como dice el título “Sin educación y sin cultura, las sociedades no tienen dirección, no tienen presente y mucho menos porvenir”
    Gracias Juan Marcelo por tu gran aporte a la cultura nacional!

  12. Excelente entrevista y elocuentes respuestas de una persona inteligente y sensible como lo es el gran poeta Luis Marcelo Pérez.
    Comparto toda su exposición y festejo su voz clara y potente frente a la realidad en la que n vivimos.

  13. ¡Qué bueno es ver cómo se apuesta al debates de ideas y el desarrollo cultural! Marcelo deja claro que sólo un pueblo formado en el debate puede ser libre y autónomo.
    De ahí venimos.
    Hacia allí vamos.
    Excelente entrevista.

  14. Excelente entrevista!! Y una alegría inmensa ver a intelectuales uruguayos expresar sus opiniones y puntos de vista con la altura que lo hace LMP.
    Felicitaciones.

  15. Con la misma vigencia de siempre. Que es mucho decir, si me remonto a los ochenta. Con el mismo apego de los diarios de antaño, cuando eras ratón de biblioteca. Y entre bosquejos tímidos, de puño y letra, corre la esencia. Podría profundizar sobre tus fortalezas, y tus debilidades. Pero prefiero cerrar el comentario, con el aroma a café de los recuerdos, charlas cortas, reflexiones largas, sangre de tano, alma de tango. Y la tarea a diario de no bajar los brazos… Porque voy a llegar… Solías decir. Y no era a ningún lugar. Más bien a dónde quien te escuchara, quisiera acompañarte. Desde los afectos, como decía un amigo mío. Y por la esperanza de una libertad vivida a versos. En el lenguaje universal de las culturas, diversas, infinitas. Y la riqueza a propósito de la educación, que multiplique, sin alienar. Un saludo Luis. Y a seguir conjugando verbos.

  16. Muy jugoso reportaje, da gusto leerlo. Destaco el énfasis de Luis Marcelo en la educación y la cultura como uno de los factores esenciales del desarrollo. Y esa constelación de compatriotas, de Lautréamont a Onetti que nos alumbran el camino.

  17. Muy buena entrevista, como alguien ya dijo, me ayudó a conocerte un poco más.
    Estoy de acuerdo en los conceptos sobre cultura y educación, a mi entender se han comenzado a dar los pasos necesarios para corregir lo que estaba mal y poder crecer en la verdadera libertad de pensamiento.
    Seguí aportando tu cultura y tu arte a la sociedad que tanto lo necesitamos.

  18. Recuerdo aquel riquísimo ciclo de confrencias, «Sillas se papel», que organizaste en la Emabajada de Colombia, hace unos cuantos años. La casa ya no existe pero sí perduran en mi memoria las interesantes charlas que allí disfrutamos. Pero si tengo que elegir un recuerdo específico de ti, es tu mirada y tu sonrisa cuando me dijiste al oído que uno de tus sueños era llegar a ser Presidente. Nunca olvidaré esa expresión de inocencia, de felicidad, de ilusión…Espero, Luis Marcelo, que sigas conservando ese niño que llevas dentro, al igual que tus sueños. Sé que muchos ya los has cumplido. Vamos por más !

  19. Siendo amigos y vecinos en el barrio, fui testigo privilegiado de muchas de las etapas que describe Luis en la entrevista. Recuerdo que siempre estaba metido en sus proyectos editoriales; es un hombre de sueños y de metas cumplidas. ¡No puedo estar más de acuerdo en que la perseverancia es lo que lo caracteriza!

  20. Muy buena entrevista, la educación y los valores culturales son pilares fundamentales de la sociedad. Es uno de los pocos países regionales sin Universidad de Danza por ejemplo. Somos un nido de Artistas, como bien mencionas muchos Artistas han sido galardonados en extranjero y aquí en su tierra quedan en el olvido. Se necesita un cambio en la Ideosincracia de los Uruguayos qué aun no valoran ni ven bien muchas veces el trabajo de los artistas. Es bueno escuchar tu pensamiento lúcido y asertivo. Gracias!

  21. Excelente entrevista , Luis Marcelo es una de esas personalidades culturales de nuestro país, es uruguayo !!! Gran persona , seguirán sus excitos sin dudas !!

  22. Sentida historia de vida!!!!! Muy bueno el reportaje.
    “Por eso siempre se necesita una sociedad dinámica, vigilante e ilustrada para que no se desarrollen individuos que busquen evangelizar fomentando la reproducción de nabos” Totalmente de acuerdo

  23. Gracias LMP por enviarme esta nota a través de la cual he podido conocer detalles de tu vida que ignoraba. Partes informativas y anecdóticas. En cuanto a tu alma siempre la sentí cercana desde que te conocí en casa de mi hijo en Paraguay, y desde entonces te tengo el afecto de un hijo. Acá te extrañamos y esperamos que pase esta situación crítica para poder reencontrarnos. En cuanto a la entrevista comparto todo lo manifestado como persona amante de la cultura en todas sus manifestaciones. Gracias por la gran tarea que haces y espero puedas seguir trabajando durante muchos años más para realizar todas las metas que te propongas. Beso y bendiciones

  24. Excelente nota y totalmente compartible lo expresado en la importancia que tiene la educación y la cultura en el desarrollo de un país.
    Sin duda es el gran desafío del momento, considerando el término cultura en su sentido más amplio abarcando la significación del trabajo como compromiso.
    De ese modo tendremos en el futuro niños que no solo quieran ser jugadores de fútbol.

  25. Muy buena entrevista. Conceptos muy claros de Luis Marcelo Pérez, un verdadero luchador por la difusión de la cultura Uruguaya y los autores del país.

  26. En el entramado de tan sencillas palabras pone de manifiesto profundos conceptos con una visión actualizada y realista del país y del camino a seguir:. Reflexión crítica y debate.Perseverancia en las metas para que la Educación y la Cultura sean luz en el libre pensamiento.

  27. Muy buena entrevista! Nos acercó un poco a tu pensamiento e ideas. Coincido con tu pensar y celebró tu sensibilidad. Sin dudas el no bajar los brazos es una de tus características. Fuerte abrazo!!

  28. Muy buena entrevista.
    Comparto enteramente la idea de educación y cultura, son pilares de nuestra sociedad; estamos cosechando lo que estamos sembrando.
    Felicitaciones por esta entrevista a una excelente persona.

  29. Una entrevista vastisima..Que nos brinda una amplitud tematica completa.Desde las vivencias familiares.Narradas con precisión,que nos traslada al momento vivido.Un analítico desarrollo de todos los temas que conforman el país,su sociedad y el mundo. .Es un concepto aparte que brindas ,de las personas.Allí revitalizas el valor de la familia siempre .En estos tiempos de Pandemia se potenció mucho más.
    Si la Cultura y Educación son pilares para desarrollo del país..
    Quizás se necesitaría más equilibrio gubernamental en estos temas.Consolidando un gran cambio,evitando los sucesos de años que nos precedieron.Un placer leer esta entrevista.Que los
    logros y anhelos acompañen siempre tu trayectoria.Felicitaciones!!!!

  30. Preciosa entrevista!!!! Fomentar la sensibilidad del ser humano, sociedades educadas en cultura y respeto es por lo que deberian bregar todos los actores sociales!!! Felicitaciones Luis por tu esfuerzo en ese sentido, y Gracias por ocuparte!.
    Un placer descubrirte.

  31. Muy buena entrevista. El escritor y periodista Luis Marcelo Pérez responde con conocimiento, con compromiso y con la enorme pasión con la que vive en la realidad cultural ,que lo encuentra como protagonista de un presente dinámico y vertiginoso.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí