METAVERSOS…

2
546

Por el Dr. Nelson Jorge Mosco Castellano

Los metaversos son entornos donde los humanos podemos interactuar social y económicamente como avatares, en un ciberespacio que actúa como una metáfora del mundo real, pero sin sus limitaciones. Están compuestos generalmente por múltiples espacios virtuales tridimensionales, compartidos y persistentes, vinculados a un universo irreal, percibido a través de visores. Hasta ahora se han identificado usos aplicados de los metaversos en el terreno del entretenimiento, la tele educación, la tele salud y la economía digital. Se espera que la corporación Meta (anteriormente conocida como Facebook)propiedad de Mark Zuckerberg lidere la implementación y los nuevos desarrollos en el campo de los metaversos en los próximos años.

            Pero hay pioneros de metaversos, que crean pobreza y distribuyen recursos virtuales. De repente lo que preocupa no es la pobreza, lo que preocupa es que, Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Elon Musk y Amancio Ortega tienen demasiado comparado con el que no tiene, y no se le puede quitar. Esa realmente es la gran preocupación y el éxito de unos derechos de propiedad definidos. Estas personas han hecho por quienes habitamos el planeta mucho más que cualquier ideólogo totalitario, generando empleo y creatividad para mejorar la vida de otros; una cadena de valor a lo largo y ancho del planeta. Pero quienes nada han hecho sostienen que tenemos que “repensar el capitalismo”. Paradójicamente nadie habla de “repensar el socialismo”; eso sí, los grandes responsables de la quiebra de las economías, piden repensar el capitalismo. El capitalismo se repiensa solo desde el momento que cualquier persona sale a comerciar, es el ingenio el que repiensa el libre comercio, las miles de cabezas deseando que el futuro de los demás, y que su futuro, sea mejor que el presente, que su presente. “Repensar el capitalismo” no puede consistir en inventarse una manera de expoliar al rico producto de su esfuerzo. Nada dicen de revisar al que se hizo rico sin esfuerzo o corruptamente. Si no tomamos en cuenta una serie de variables fundamentales antes de valorar moralmente la desigualdad caeremos en la falacia de pensar que Corea del Norte es más igualitaria que Corea del Sur, y terminamos admirando los periodos de posguerra o lo que viene detrás de una pandemia. Son periodos de un sufrimiento desmedido y, sin embargo, igualitarios al máximo. Por último, no confundamos desigualdad con injusticia. De esa justificación deriva todo un aparato burocrático que tiene como objetivo la redistribución de la renta, que se considera más ética y útil. Israel Kirzner en su obra Discovery, Capitalism and Distributive Justice demostró que el beneficio  empresarial era algo totalmente ético y justo, pues deriva de una creación de valor, el descubrimiento de una oportunidad. En la economía de mercado, recibe más quien mejor satisface necesidades. Y si no sigue cuidando atender a los demás, el sistema redistribuirá los recursos según las necesidades de los consumidores hacia aquellos empresarios que sí estén atendiendo las necesidades del mercado. Es verdad que tengamos una inclinación a envidiar la renta del que tiene más que nosotros, pero la desigualdad solo será un problema si la sociedad cree que es injusto que haya personas que tengan más que otras. Si, por el contrario, entiende que eso es resultado del buen ejercicio de la función empresarial y, además, sabe que emprendiendo producirá recursos superiores. Es el emprendedor el que sostiene a la sociedad pagando impuestos, y ocupando trabajadores, entonces, la desigualdad no generará inestabilidad social. Si la sociedad concluye que las desigualdades generadas en el proceso económico son éticas (mientras el proceso sea justo) no habrá ningún tipo de inestabilidad económica, y se evitará una de las peores consecuencias, la extinción del capital. Esto permitirá la mayor acumulación, y por ende más riqueza y crecimiento para todos. Dependerá entonces de que el pensamiento capitalista sea asumido y compartido socialmente.

            A los clásicos metaverseros del PitCnt-Frente Amplio les preocupa que la producción haya crecido 4,4 % del PBI pero la pobreza aumente: “salarios cayendo e inflación es una mezcla fabulosa para que el poder de compra de los hogares sean cada vez más complejas. Si Cambadu pide fraccionar no es por contar con más ventas, es porque la gente no puede comprar de a kilo y eso requiere políticas activas del Gobierno”, sentenció Pereira. Sesudo análisis técnico-político: más vales ser pobre siempre y tener un redistribuidor con sueldo del Estado y sindicalistas que reclamen, que permitir crecer los recursos y que todos los uruguayos tengan oportunidades de superar la condición miserable en que quedamos por SU gobierno. Reclaman a “Pedidos Ya” aplicar sus propuestas: que arregle el gobierno en dos años y una pandemia, la herencia de desempleo, pobreza creciente, endeudamiento e inflación descontrolada, y redistribuya a pedido. La lista es larga: sacar el IVA al supergás, al gasoil, una reducción a la energía eléctrica; mantenimiento del precio del combustible hasta fin de año; duplicar los fondos de las Tarjetas Uruguay Social, aumento inmediato de salarios y jubilaciones y del salario mínimo, aumentos a trabajadores rurales. Cargan con más deuda e inflación a quienes todavía puedan pagar. La línea combativa comunista vendrá el 1° de Mayo, solución final: liquidar a quienes todavía produzcan y den trabajo. Es virtual la informalidad creciente, la educación claudicante que profundiza la brecha entre los que se preparan para trabajar en el exterior y los incapaces de conseguir un trabajo aquí; la imposibilidad de abrir un quiosco o una almacén; aumentar los marginados con los que todavía se sostienen con un empleo precario. Iguales todos en recibir una limosna escasa.

Piden diálogo, ¿cómo se puede dialogar con un metaverso? Desdeñan que la productividad fideliza el empleo, que los pequeños empresarios no resisten más  impuestos y regulaciones. Desde el Centro hasta Pocitos aumentan los locales vacíos. Hasta las cooperativas como CONAPROLE están asfixiadas por conflictos sin solución de continuidad. Nunca miran a los países en los que la sociedad tiene movilidad ascendente; siempre están atentos a gobernantes denunciados por corrupción, violaciones a los derechos humanos, censura de prensa y libertad de opinión. Les acucia recaudar la cuota sindical que guardan en cuentas a nombre personal de los sindicalistas. Resisten a quienes tienen un atisbo de independencia de la línea ideológica. No les cierra el “blanco” dicen que ganan virtualmente como un trabajador modesto y exhiben realidades que no se ajustan a ese ingreso. Confunden orden económico con ajuste. Confunden orden público con represión. Exigen una Justicia severa para otros, pero cuando se los llama a responsabilidad “está politizada”. Encubren investigaciones por groseros incumplimientos de sindicalistas que dejan estudiantes sin clase en 70 liceos públicos. Mantuvieron silencio de todas las irregularidades frentistas que se tragaron recursos que no están para atender demandas de trabajo y reducir la pobreza. Nunca denuncian excesos en los salarios de sus políticos, ni privilegios a los empresarios compañeros. FRIPUR cerró dejando el tendal de desempleados; el aval del BROU a López Mena, Odebrech y los millones de la frustrada regasificadora; el FONDES, los “arreglos” con Venezuela. Defienden las pérdidas del portland ANCAP demandando más gasto, que carga sobre el combustible del que labura, y baja el costo a los que construyen shoppings y edificios de lujo. Promueven todas las consignas que dividen a la sociedad en nombre de la libertad, que no se aplican en los países que son sus modelos. Dicen defender la industria nacional, pero reclaman más impuestos y tarifas sobre las empresas nacionales, mientras guardan silencio a inversiones extranjeras pactadas por Vázquez y Toma. Exigen que los trabajadores públicos mantengan privilegios que se pagan con desempleo e inflación. Son enemigos de que la policía controle las bocas de narco menudeo; no les importa que los trabajadores más modestos salgan a trabajar jugándose la vida. No denuncian los endeudamientos “compañeros” a pérdida como TV ciudad, mientras los pobres que tanto dicen defender chapalean en la mugre y requechean contenedores. No exigen ajustes a la clase política porque es el escalafón al que aspiran después del sindicalismo. Los sindicalistas de la banca pública manifiestan hasta Punta del Este por más funcionarios que pagan los uruguayos que utilizan el banco público, aunque la tecnología y los servicios les exijan ser cada vez más competitivos. Su actual presidente Abdala, reintegrado de la suspensión por conducir alcoholizado, asumió la representación de todos los uruguayos ante el dictador Maduro, el mismo que Bachelet denunció por graves vacilones a los derechos humanos. No oyen a los disidentes cubanos, respaldan al poder aunque sea tiránico. Nada reclamaron del mal gasto público del gobierno frentista que endeudó sin justificación a uruguayos nonatos; empujan a que se vayan los más preparados y los desanimados. No les perturban los ricos que van al quincho de Varela (no por el asado o la compañía); les molestan los que producen recursos sin pedir privilegios. Fueron cogobierno y corresponsables del desastre de pobreza que hace dos años dejaron, hoy se sacaron la careta y asumen la dirección política para impedir los cambios. Reciben partidas públicas del INEFOP para su instituto “Cuesta Duarte”; y no denuncian gastos obscenos en cursos de cocina,20 millones de dólares en rojo en complicidad con otros sindicalistas empresarios. Esa parte del gasto público metaverso, se hace virtual para atender a los más postergados.

            Pero construyamos otro metaverso: recursos virtuales para financiar las propuestas del izquierdismo. El escenario: rebajas de ingresos por descuento de IVAs, gastos adicionales al endeudamiento e inflación frentista, reducción de inversión y más desempleo. La herramienta, ideas populares: que paguen los políticos que las voten y los sindicalistas que las proponen. El manual del “repartidor” de izquierda de aportar solidariamente está virgen. Los recursos saldrán de sus sueldos y privilegios por encima del salario mínimo y de, la recaudación sindical, se creará un impuesto al nepotismo ya los acomodos; se perseguirá devolver dinero público de pérdidas y desfalcos de los 15 años anteriores; se cierran oficinas con exceso burocrático; y se reducen a la mitad  de cargos en intendencias, pasando los excedentes a redistribución.

El remedio infalible contra la inflaciónes no emitir, endeudarse o gastar sin recursos genuinos. Para eso hay que bajar el gasto y las excusas. Se habla de la inflación como si fuera un metaverso. Todo el resto es una sucesión de parches, un desesperado intento del equilibrista que se contorsiona en la cuerda floja hasta que cae. La inflación uruguaya, como todas las inflaciones del mundo, se deben a que como dijo Astori: “…gastamos mal”. Se ha emitido más de lo que correspondía, para pagar un gasto siempre urgente e impostergable que se considera imprescindible y que no tiene contrapartida de ingresos.

Si los comunistas logran cambiar el rumbo, se cumplirá el diagnóstico de Joselo López: quedar segmentados en dos castas: la privilegiada que tendrá el poder y la marginada, el resto. Habremos llegado a construir su democracia diferente a la cubana, restringiendo “algunas” libertades.  

En este metaverso, los que dicen tener sensibilidad social y rechazan las desigualdades, la acumulación de riqueza de empresarios, emprendedores, trabajadores y productores agropecuarios, son los que están a favor de la concentración de la riqueza en manos de políticos corruptos, dictadores, déspotas sátrapas y mafiosos.

2 COMENTARIOS

  1. Olvidó citar el vínculo de Fripur con el argentino Balcedo que viene a explicar toda la trama que se quedó convenientemente en los titulares…

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí