“PENADAMOS”. Por Daniel García

4
1165

Los últimos días, los hechos relacionados con el ex senador Gustavo Penadés han dado mucha “tela para cortar”, como bien dice la vieja frase.

Innumerables horas de informativo, programas varios, sesiones del Parlamento, han generado tema para discusiones, polémicas, declaraciones, que han ocupado y ocupan buena parte de la agenda de asuntos nacionales.

El ex senador, nunca negó su preferencia sexual, en cuanto a reconocer su homosexualidad, pero sometido a un proceso fiscal, han aparecido la posible comisión de veintidós delitos relacionados con abuso de menores, retribución monetaria y varias tipificaciones más.

El mundo político ha hecho sus valoraciones, las que en algunos casos significó la desazón y sorpresa, la mayoría en su propio partido, quiénes se han sentido traicionados en su buena fe, por haber creído en sus reiteradas declaraciones de inocencia.

El juicio terminará por dilucidar, las penas que correspondan, en este sonado y mediático caso, en el que algunos actores han buscado, cual leones, servirse de un festín del que se saciara toda la manada.

Nadie puede dudar de la gravedad de lo sucedido, a lo que debemos agregar la investidura que ostentaba y ostentó durante tantos años, como notoria figura pública, de prestigio y respetada en el quehacer político.

El peso de la ley seguramente dará razón y hará justicia sobre esas conductas aberrantes.

Ahora bien, no podemos dejar de considerar, cuestionarnos y preguntarnos, algunas cosas que revolotean en el ambiente, sobrevuelan, para usar un término referido a las aves.

El denunciante, aunque se disfrace de mujer o use un nombre de mujer, será siempre biológicamente hablando, un hombre y así quedará establecido inclusive luego que se muera, me surge la duda, porqué esperó tantos años para hacer esta denuncia.

Es curioso, por lo menos, que como consecuencia de un episodio en el que Penadés y otros dirigentes del Partido Nacional, desconocieron al Sr. Papazo, no se si es su verdadero apellido, como integrante de esa colectividad o representativo de la misma, que este señor presenta esta denuncia y comienza todo este triste espectáculo.

Parece más bien una escena de alguien despechado, como pasa en tantos tele teatros y que jura y ejecuta su cruel venganza.

Además, uno imagina, que el resto de víctimas involucradas, no solamente habrán tenido ese tipo de encuentros sexuales con el Sr. Penadés, que aparezcan algunos victimarios más, es algo que la fiscalía debería indagar.

Porque también, uno imagina, que más allá de su edad, que los coloca en la categoría de menores, estos muchachos sabían lo que hacían, porque estuvieron dispuestos a cobrar por sus actos.

Y debemos ser precisos en esto, para evitar suspicacias y malos entendidos, no estoy justificando conductas, ni defendiendo a nadie, ya que desconozco a cualquiera de los involucrados, por lo menos a los nombrados públicamente.

Pero si, hay cosas que mucha gente se pregunta y eso es lo que tratamos de exponer.

¿Cuál es la responsabilidad de los padres de las víctimas, estaban en conocimiento, sabían de las visitas de sus hijos al Parque de los Aliados o donde fuera que se ofrecían?

¿La circulación de menores que ejercen esa prostitución, negocio o como se llame, tiene algún tipo de control?

¿La Policía, el INAU hacen patrullajes o inspecciones en esos lugares, o es tierra de nadie?

¿El profesor de historia, cómplice de Penadés, del que se aburrieron de repetir que era del Liceo Militar, si hubiera sido profesor del Elbio Fernández, nos hubiéramos enterado?

¿Va a quedar solamente en estas dos personas este inmenso problema del abuso de menores, o van a extender la investigación?

¿Las víctimas, no tendrán a más nadie para denunciar?

Las víctimas también recibirían una indemnización, que deberá pagar Penadés, por un monto aproximado de unos cuatro millones ciento tres mil pesos cada uno, cifras realmente importantes como cualquiera puede apreciar.

Hemos escuchado discursos de condena merecida a lo que sucedió y que la fiscalía investigó, pero también queda la sensación, que alguna parte del sistema político, muestra que lavó su conciencia, pareciendo decir, “vieron, como pusimos preso a uno de los nuestros”.

¿Entonces, cabe preguntarse, queda cerrado el tema prostitución y explotación de menores porque se puso preso a Penadés?

El Sr. Fernando Pereira, actual presidente del Frente Amplio, también se expidió sobre el asunto Penadés, siendo fiel a su estilo de confrontación, controversia, como fáciles acusaciones, descargó munición gruesa sobre el Partido Nacional.

Con un tono dramático, acusó que varios dirigentes estaban más preocupados por las mentiras de Penadés, que, por la suerte corrida por las víctimas, ya que esos hechos aberrantes merecían toda la condena y preocupación.

Bueno, don Pereira, en una gigante demostración de hipocresía, como de bajeza política, quiere dar una imagen de algo que no es, sino que es todo lo contrario y que realmente corresponde decir en voz alta, para desnudar un discurso de aquel que pretende alimentarse de la “carroña”.

La supuesta preocupación por los menores, se debería confrontar con toda la política que promueve y apoya la izquierda y su hegemonía cultural, cuando se dictan cursos de supuesta educación sexual, se hace experimentar a pequeños con disfrazarse del sexo opuesto para que sientan como es.

Cuando se induce a que los niños se toquen, cuando se introducen temas ajenos a su maduración sicológica o emocional, para comprender asuntos y temas propios de otra edad.

Si se alientan y defienden estas nuevas modas, costumbres, que incluyen hablar deliberadamente mal y en contra del idioma, usar libros de edad escolar con material casi pornográfico, son asuntos que no podemos dejar en el limbo, sin incluir en el análisis de estos horribles hechos, que operadores políticos rastreros pretenden capitalizar a su favor.

Y para aquellos despistados o que defienden bobamente todo esto, porque está de moda, es progresista, o los coloca a la vanguardia y tantas otras tilingadas, les advertimos o les hacemos saber, que múltiples agentes y referentes de estas “modernidades”, cada vez hacen más explícito sus mensajes a favor de la pedofilia.

Y lo revisten de cierta “legitimidad”, invocando que es una modalidad sexual más y que si hay consentimiento del niño, no presentaría un problema, ya que esa sería la clave.

Así que Pereira y sus “compañeros de ruta” de todos los pelos, ustedes no son ajenos a este tremendo problema, más bien son grandes responsables de haber fogoneado, promovido y apoyado el germen de todas estas barbaridades, al colocarlo en el pedestal de los derechos, libertades, así como acusar y condenar a quienes no están de acuerdo.

Muchos medios de comunicación son cómplices, cuando hacen programas, transmiten en directo todo tipo de manifestaciones, que su objetivo es mostrar estas conductas como normales, que se deben respetar y graciosamente festejan, aplauden y se regocijan.

Yo veo un gran derroche de hipocresía, cuando estos mismos medios, dedican horas, un día si y otro también, a alimentar una morbosidad de perverso marketing, que busca destruir al máximo y exacerbar algunas pasiones de mucha gente.

No sabemos cuántos más “Penadés” esconde nuestra sociedad, ni cuantas más víctimas pueden haber relacionadas a estos tristes asuntos, los que sin duda son demostrativos de lo bajo que podemos caer los humanos.

Pero sepamos también, que una gran hipocresía envuelve a la sociedad, de la que pocos se salvan seguramente, cuando descendemos a las profundidades de nuestras conciencias y en íntima reflexión podemos decir que “Penadamos”.

Daniel García

4 COMENTARIOS

  1. …un tema que más allá de herir la sensibilidad de muchos ..a otros les alimenta el hambre de sacar rédito político…seguros de que la Justicia no los va a tocar…porque lamentablemente la Justicia solo tiene rumbo hacia la izquierda…..

  2. Muchas gracias Claudia, es cierto, los mensajes que da la justicia es de un notorio flechamiento. Veremos hasta donde se animan a llegar.
    Cordial saludo

  3. Querido amigo; has abordado un tema que ha removido a nuestra sociedad y que hace impacto directo en la clase política nacional. Creo,como tú,que hay mucha tela para cortar. Es deseable que sigan las investigaciones y que salga a la luz todo lo que aún puede estar escondido . Te felicito y a continuar con la lucha !!! Abrazo!

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí