PENADES . Por Juan Ramón Rodríguez Puppo

2
869

Un jugador clave del oficialismo en la articulación parlamentaria. Goza del mayor prestigio entre sus colegas y esa es la razón del silencio de sus opositores en el tan oscuro caso de supuesto abuso de menores que lo tiene a él en el ojo de la tormenta. Cualquier otro legislador de cualquier partido político de izquierda centro o derecha que estuviera en esa sitúa sería objeto del más furibundo ataque por parte de la clase política.

La denuncia original además es muy débil porque supone actos del pasado casi imposibles de probar y motivados en un dolor o despecho que sufrió la persona agraviada por sentirse «ninguneada» -por el senador en cuestión- como militante nacionalista.

No queda claro si los hechos denunciados ocurrieron o no.

El affaire se complica con una supuesta andanada de denuncias que deberían estar procesándose en estas horas. Se supone que estos otros episodios provienen de hechos más cercanos en el tiempo.

Y allí en caso de concretarse esas denuncias se deberá probar los encuentros sexuales de personas que siendo menores de edad recibieron de parte del senador una retribución o promesa de la misma a cambio de sexo.

Menuda prueba. Pero se debe remarcar que aquí prima una suerte de responsabilidad objetiva. La norma es tuitiva de la minoridad. Alcanza con probar el hecho, y si se trata de un menor no vale ninguna excusa ni pretexto por parte del acusado.

Por tanto, la situación de Penades es muy delicada en la medida que se sumen pruebas e indicios en su contra.

Un caso singular sin dudas. Un legislador que todo el sistema respeta como tal y que todo el sistema conoce sus inclinaciones sexuales y tal vez hasta sus prácticas pero que puede terminar escandalosamente su carrera por haber desconocido normas como la ley 17815 que él mismo debe haber votado en el parlamento 20 años atrás.

Reflexión final amerita este caso. Esa ley 17815 que condena el abuso de menores de 18 años se votó casi al unísono con la ley 17515 que legítima la prostitución como actividad remunerada a partir de los 18 años. Yo sé que me dirán que los límites de edad para algo existen y que valen para mil ejemplos análogos. Por un día alguien pasa de ser un abusador de menores a un legítimo «comprador del cuerpo» de otro ser humano y no por haber cumplido 18 años ese día puede desaparecer la vulnerabilidad o la posición dominante del que promete dinero por sexo.

En cualquier caso, me gustaría solicitar al legislador y a 20 años de esas normas que repensemos todos una solución legislativa que recoja una redacción más humanista y sensata de esa norma.

En lo personal considero que prostituirse es una desgracia social y no un trabajo retribuido.

Tal vez pueda digerir que sea una actividad con causal de impunidad para quien la sufre, pero a la ley le falta poco para exigir que se cree un sub grupo en los consejos de salarios y duele a los ojos leerla.

Respecto al senador Penades decir que espero la definición judicial para juzgarlo.

Como legislador, el silencio respetuoso del sistema político todo dice mucho de cuán independientes son los ámbitos privados de los públicos en un país que aún muestra pequeños ejemplos de civismo.

Igual será duro lo que se viene y si se prueban las denuncias que se haga justicia con él.

Jrpuppo

2 COMENTARIOS

  1. No tengo claro,que sea gay quiere decir que se prostituye ???…..puede tener pareja estable.
    Y porque esto no salió antes ???
    Sale ahora, porque el partido blanco está teniendo MUY BUENA IMAGEN Y EL FRENTE AMPLIO VA PERDIENDO EN SU IMAGEN COMO ADMINISTRADOR???
    LA ADMINISTRACION DEL FRENTE AMPLIO SE CARACTERIZO NO PIR TORTURAR A LA GENTE CON IMPUESTOS, AL PUNTO DE LLEGAR AL ACOSO SICOLOGICO Y ECONOMICO. UNA LARGA LISTA DE EMPRESAS ( algunas de interés nacional ) CERRARON Y EMPLEOS PERDIDOS. Con familias enteras a la calle.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí