¿Qué hacía el avión iraní volando por estas tierras?

0
293

El hecho llama la atención más por lo que NO SE DICE que por lo que se dice. Trae a la memoria otras acciones hechas por Irán en la década pasada. Como «sujeto estratégico «, buscó marcar presencia en América del Sur mediante apoyo económico, acuerdos comerciales, asesoramiento en tecnología nuclear y aportes de la cultura iraní.

Posteriormente cesó ese accionar y hasta dejó de ser noticia en los medios de prensa, pero la pregunta es: ¿abandonó sus proyectos o los siguió haciendo en forma encubierta?

Bueno es recordar algunos antecedentes al respecto.

En 2007, el Sociólogo chileno Isaac Caro publicó un trabajo titulado “Identidades islámicas contemporáneas en América Latina”.(disponible en internet).

Caro fue por demás expeditivo: “En lo que se refiere al concepto de Islamismo lo utilizaremos para hacer referencia a movimientos religiosos que se caracterizan por aspirar a resolver los problemas sociales y políticos a través de la religión, buscando los fundamentos de la ley islámica para aplicarlos al campo de la política, la cultura y la sociedad”.

También afirma: “En cuanto al Islam, estamos en presencia de una realidad que es mucho más amplia y compleja. El Mundo Islámico representa una diversidad de etnias, lenguas, nacionalidades y culturas, que tienen como resultado que el Islam no pueda ser catalogado como un conjunto unitario, homogéneo, único, estático”.

Caro dio cuenta de la presencia de cuatro movimientos islamistas en América del Sur: Uno denominado “islam indoasiático”, constituido por inmigrantes provenientes de Paquistán, Indonesia y la India.

Otro el “islam árabe”, formado por comunidades procedentes de Siria, Líbano y Palestina. Citó otros dos modelos de tiempos más recientes: los “nuevos musulmanes”, conversos al Islam, generalmente provenientes del Cristianismo.

Y por último, un modelo calificado como “minoritario” en términos numéricos principalmente chiita, relacionado al “islamismo radical” a través de sus nexos con Irán, Hezbolá y otros movimientos similares. 

Caro precisó: “Estamos en presencia de un movimiento minoritario –aunque por esto no carezca de importancia- y que no compromete al conjunto del Islam ni de la población musulmana de la región.

La “triple frontera” de Argentina, Paraguay y Brasil es la región dónde, según informes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, accionan desde 1999 la organización Hamas, Hezbolá y Al- Qaeda. En Ciudad del Este (Paraguay), Foz do Iguazú (Brasil) y Puerto Iguazù (Argentina), estos grupos habrían realizado lavado de dinero, tráfico de drogas y armas y recolección de fondos.

Caro también informó sobre la supuesta realización de una cumbre realizada en 2002 por esas organizaciones, con el propósito de planear ataques contra objetivos estadounidenses e israelíes en América del Sur. En 2004, se habría sumado el grupo Jamaat Tabligh.

Caro estableció los objetivos de estas organizaciones:

1.- Al Qaeda practica “un islamismo sunnita jihadista global”, de carácter radical, que busca una guerra santa contra Occidente, Estados Unidos y sus aliados y particularmente Israel.

2.-Hezbola practica un “islamismo chiita” que opera en forma más integrada con los movimientos sunnitas pero puede adoptar formas radicales y violentas.

3.-Jamat Tabligh es un “islamismo sunnita misionero” cuyo propósito es rescatar las fuentes del Islam.

Otro autor se ocupó del tema. En 2015, el Dr. PhD R Evan Ellis (estadounidense) publicó un artículo titulado “El Islam radical en Latinoamérica y el Caribe” (disponible en internet) donde describe y analiza las implicaciones que el islamismo mostraba respecto a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Centró su atención en las actividades desarrolladas por Irán en Latinoamérica y el Caribe desde 2005 a la fecha. Las calificó de “alto perfil” hasta la elección del presidente de Irán de ese entonces, Hasan Rohani, quién las disminuyó, pero sin perder interés en la región. Ellis tipifico categóricamente los sujetos estratégicos islamistas que llamaban la atención del gobierno de Estados Unidos: Irán y Hezbola.

No dudó en calificar a Hezbola como el grupo radical islámico más poderoso en Latinoamérica.

Caracterizó la acción de uno y otro, pero en su opinión, ambos sujetos estratégicos coincidían en tres objetivos:

1.- generar recursos para otros grupos radicales islámicos que luchan en otras partes del mundo.

2.-formar redes logísticas para lanzar ataques en Occidente.

3.-Colaborar entre actores islámicos radicales y aliados latinoamericanos para evadir controles internacionales y desarrollar armas (el autor no especifica cuáles).

Según Ellis, el personal de las embajadas de Irán en países de Latinoamérica desempeñaba una función clave en el logro de esos objetivos y atribuía la formación de redes logísticas como su principal tarea. Para influir en las organizaciones islámicas en la región, Irán reclutó adultos y jóvenes latinoamericanos y los adoctrino en asuntos religiosos. También les brindo adiestramiento militar (Ellis aseveró: “más de mil latinoamericanos pueden haber viajado a Irán con tales fines).

Para Ellis, estas actividades constituían “un reto” para la seguridad de Estados Unidos de América, aunque aclara: “el método defendido por este trabajo debe incluir simplemente un análisis de las actividades iraníes y de Hezbolá, pero también recomienda entender y gestionar el reto presentado por la configuración más amplia de actores estatales y no estatales afiliados con el Islam radical en la región”.

Concluía: “El método adoptado debe reflejar la consideración de una amplia gama de posibles situaciones referentes a sucesos futuros tanto en el Oriente Medio como en Latinoamérica y el Caribe. Atribuía un fin a la tecnología: “el reparto de inteligencia mejorada y las estructuras legales internacionales para colaborar contra actores malos es importante”.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí