¿Quién apoya a la Oposición?

2
109

Daniel García

Sería muy extenso explicar que hace el Frente Amplio. Pero digamos que en principio, trabajan como oposición. Pero no cualquiera, aquella que promueve una postura de falsedades y mentiras.

Así lo hacen en la discusión sobre la LUC, sobre lo que pasó en el Antel Arena, por nombrar casos.

Que mejor idea, que retirarse de sala, cuando no hay argumentos para un debate. Hablar del Antel Arena no debe ser fácil, para una izquierda especialista en estos asuntos, como explicar un gasto de 40 millones de dólares, transformado en 120 millones.

No sorprendería de un grupo integrado por una cantidad importante deprocesados por asesinatos y robos, que arrebataron millones de dólares en diferentes operativos. En el caso de no haber participado activamente, si lo hicieron, apoyando y justificando sus acciones, defendiendo durante décadas en las cuales le asignaron el adjetivo de “presos políticos” a quienes cometieron fechorías y actos delictivos de todo tipo.

Una de las tantas mentiras, tristemente adoptada y repetida también por dirigentes de partidos tradicionales.

Parecería que es una verdad revelada tal situación, la cual no solo es falsa, sino que violenta la más simple interpretación histórica.

La violencia terrorista y organización del MLN, reconocida hoy como inspiradora y modelo hasta de grupos como las Brigadas Rojas de Italia, sólo confirman lo complejo de comprender esta esencia subversiva y desestabilizadora.

El apoyo y defensa que han ensayado tantos dirigentes de partidos tradicionales, no se entiende, salvo que con eso se pretenda congraciarse y quedar bien, con quienes inevitablemente, jamás admitirán o reconocerán amistad o acercamiento ideológico.

Esto parece no entenderse, seguramente por no comprenderse la naturaleza de este tipo de confrontación ideológica, menos la filosofía de una revolución sin tiempo ni pausa, que alimenta estas posiciones.

La izquierda es irreductible, es difícil ver o escuchar que apoyen o promuevan ideas que contradicen sus posturas.

No está en sus propuestas que apoyen la iniciativa privada, la disminución del Estado, que haya menor carga tributaria, que haya más penas para quienes delinquen, que apoyen que los presos trabajen, que se condene el accionar de grupos guerrilleros en el pasado reciente, por nombrar solo alguna situaciones.

A todas estas y tantas más, se les han modificado sus términos originales, pasándose a hablar de neoliberalismo, que pague más el que tiene más, la pobre gente víctima de la sociedad opresiva, o los presos políticos o de conciencia.

Y estas denominaciones han sido adoptadas sin percibirlo, por tantos dirigentes de partidos tradicionales, en un acercamiento cómplice a la visión izquierdista.

Así vemos el estado apoyando la ideología de género, condenando y aplicando un verdadero “apartheid ideológico” a quien no comulgue con esas ideas, hoy sin ir tan lejos, vemos dirigentes que votaron a favor de la ley de caducidad por dos veces en plebiscitos anteriores, que no reconocen o les cuesta ratificar la misma para sellar la pacificación nacional.

Se comprueba un voluntarismo irreal, a quienes quieren repartir lo que no hay, cuando asumen posturas económicas, que solo pretenden quedar bien con la tribuna, jugando con recursos sin decir de donde los van a generar, alimentando así ilusiones de los soñadores de siempre.

Estos días escuchaba un debate de candidatos a la presidencia en Chile, con discursos vacíos de contenido, en una carrera loca por sonar lindo, prometiendo imposibles de cosas comprobadas en su ineficacia.

Todos eran contra un único candidato, denostado y criticado, etiquetado como ultra derecha para desprestigiarlo, solo porque se ha atrevido a ser directo y realista en sus propuestas, pero obviamente incorrecto políticamente hablando.

Esto se repite aquí, todos quieren quedar bien con lo que es mostrado como correcto, sea la ideología de género y sus derivados, la economía o temas complejos, como la guerra interna de las décadas recientes.

Hay muchos lobos vestidos con piel de cordero, que se mezclan con el rebaño, algunos terminan yendo al lugar donde siempre debieron estar, casos tenemos de sobra, pero otros permanecen, ejerciendo una presión desmedida e inversamente proporcional a su peso electoral.

Su prédica parece ser más fuerte, por la cual generan la rendición ideológica de compañeros de partido, que terminan cediendo tantas veces a posiciones ajenas a las que deberían defender.

Cabildo Abierto propone proyectos de ley que generan ruidos que nadie quiere tratar, la prisión domiciliaria para mayores de 65 años, que obvio comprende a los militares y policías detenidos injustificadamente y violando todas las normas, provoca discutir nuevamente temas álgidos.

Si lo serán, que el frente amplio por las dudas, ya avisó sobre las movilizaciones típicas de sus militantes, cuando algún tema se debe defender a capa y espada.

Del otro lado, dilaciones y argumentos para no entrar en temas que no reditúan políticamente hablando, se argumenta que hoy el foco es defender la LUC, como si el tiempo fuera eterno para ancianos detenidos en un corredor de la muerte.

Además sabemos, que pasados los debates sobre la LUC, encontrarán otros argumentos para eludir la discusión del tema.

Recientemente, el Ministro de Defensa, se congratulaba de haber modificado los planes de estudio de las Escuelas Militares.

Los únicos que realmente se deben alegrar, son las fuerzas de izquierda, que comprueban como su prédica de décadas, difundiendo un falso relato de la reciente historia, ha permeado mansamente a quienes se suponen deberían estar defendiendo y afirmando las claves de lo que pasó.

El transbordo ideológico inadvertido, porque no cómplice, ha introducido lenguaje y términos ajenos e interesados para ayudar a una errónea interpretación de los hechos.

¿Quienes ganan en todos estos casos qué nombramos?

El lector tiene la palabra, pero esta lamentable realidad, nos hace cuestionar sobre la entereza de los políticos que votamos y sobre las expectativas con los que brindamos una confianza, no todas las veces correspondida.

¿Quién apoya a la oposición?

Daniel García

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí