Y TENÍAMOS RAZÓN NOMAS! Por Jorge Gómez Arbiza

0
137

ANALISIS DE LO EXPUESTO POR EL MINISTERIO DEL INTERIOR, EN LA COMISION PERMANENTE DEL PARLAMENTO.

En términos generales y al tiempo de manera coloquial: “Nada nuevo bajo el sol” o “Llovido sobre mojado”. Así pues oficialismo y oposición ocuparon sus lugares en las trincheras – como si se tratara del frente de la Primera Guerra – cada uno de su lado de la grieta.

No obstante ello, pretendemos hacer unos comentarios y no pecar de obtusos. Por un lado entendemos que gobernar en general y dirigir una Secretaria de Estado no puede conformar a todos, aún menos dejarlos contentos. Por cierto existe una graduación de conformidad y disconformidad, ajustada a las estructuras ideológicas, los intereses de índole socio-políticos, estratégicos, de perfil profesional, académicos y hasta electorales.

Por todo lo cual tanto lo negativo, como lo y positivo de una gestión brindara sobrados elementos – para ser llevados como el agua para el propio molino – para los intereses de cada partido e incluso sectores de los mismos.

En algo sin indudablemente podemos observar de manera patente, que tanto los partidos fundacionales, como la oposición terminan siendo coincidentes y en algunos casos incluso están declaradamente de acuerdo – aunque sea inconfesable – Cabildo Abierto molesta. En primer lugar porque en ese juego de opuestos, parece ser que no cabe o debería haber un tercero en discordia, otra vía o posición que no sume a uno u otro bando.

En efecto no somos, obsecuentes pero tampoco obcecados, no somos genuflexos aunque tampoco orejanos. Dado que cuando opinamos lo hacemos con un ánimo constructivo, aun cuando la crítica siempre pueda ser más o menos ácida. En este sentido, preferimos pararnos en una metodología consensuada del diez al uno, como veremos más adelante. A saber, las opciones que tienen los líderes de equipos, incluidos los de Gobierno, tienen dos posibilidades bien definidas. La una elijo a todos los integrantes que piensen exactamente como el líder, sin ideas propias, amanuenses y apenas secretarios “pasea papeles” o de lo contrario ha de rodearse del mejor equipo, diverso, con distintas visiones y que de opiniones honestas, aunque difieran del eje preestablecido por el factótum. Por lo general, con una Constitución de neto corte presidencialista, la mayoría de las administraciones que recordamos han funcionado así, sea en menor o mayor medida.

El gran riesgo es el de cometer graves y profundos errores, dado que nadie generalmente quiere desafiar los preconceptos e ideas de quien manda. No se quiere sonar discordante, sonar atrevido o antipático, so pena de no mantener su cómoda poltrona y su zona de confort.

Cuando se trabaja en equipo realmente, pueden eventualmente estar todos de acuerdo en una política, una estrategia, planificación o incluso una operación. A pesar de todo uno o dos de ellos deberán explorar la postura contraria, buscar otros caminos alternativos, para reasegurar que si la evolución de las circunstancias no fuera la prevista se podrían manejar otras alternativas de manera voluble, no totalmente forzada y más fácilmente. Por otra parte como es sabido, las divergencias y variedad de opiniones, siempre mejoran la calidad de la toma de decisiones.

Ergo, yendo a lo medular, por no decir a la yugular, en esta instancia de las variadas expresiones del Ministro del Interior y su Gabinete, durante en su comparecencia frente a la Comisión Permanente, hemos podido rescatar, sin duda para nuestra enorme sorpresa, el hecho de un anuncio que se alinea indiscutiblemente con una de las ideas fuerza que venimos planteando largamente.

Desde la firma del Compromiso por el País, durante el tratamiento de la Ley de Urgente Consideración; la Ley de Presupuesto en 2020 y las sucesivas Leyes de Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal de 2021 a 2023.

Para nuestra gran sorpresa surgió nada menos que de los labios del actual Jefe de Policía de Montevideo, la enorme novedad de que en forma parcial y casi tímidamente se tomó fácticamente la dirección de una de nuestras ideas fuerza.

Este asunto no hace más que fortalecer nuestra sólida argumentación y es apropiado para justificar aún más nuestra reiterada iniciativa programática. Aumentar el dominio territorial tal como hemos venido insistiendo desde hace ya cuatro años. Para que conste el Senador y líder de nuestra colectividad política Gral.don Guido Manini se reunió con todos y cada uno de quienes han ocupado la titularidad de la cartera del Interior: con el desaparecido Dr. Larrañaga al principio del periodo; suplantado aquel por Luis Heber a mediados de 2021 y recientemente luego de la salida del renunciante, con el Dr. Nicolás Martinelli. Insistiéndose entre otros puntos en el Reforzamiento de las Unidades Básicas de Operaciones de Seguridad – las Comisarias Seccionales – que a pesar de que por la Ley Orgánica Policial promulgada por el Frente Amplio que le cerceno las funciones de Prevención y Represión y por lo cual las Comisarias son apenas meras oficinas administrativas, receptoras de denuncias y recolectoras de información. Tan es así que un día sí y otro también los Jefes y Encargados de las casi tres centenares de Comisarias deben oír los centenares y miles de requerimientos de los vecinos de sus jurisdicciones y volver a repetir que nada o tal vez muy poquito pueden hacer, salvo que sea la comisión de un delito flagrante, debido a que carecen del sustento legal, al haber sido pésima o quizás pérfidamente redactado el Artículo 25 de la Ley Nro.19.315 (LOP).

El problema con que cada ciudadano concurre a las Seccionales, es sin duda para él, el más importante del mundo. Por otra parte cuesta entender – también a nosotros y nuestras familias – cómo es que a la “Piedra Angular” del Sistema Policial, le han sido cercenadas al menos caprichosamente – sino con notoria impericia – las funciones prevento-represivas, tal como define la doctrina más recibida del Dualismo Funcional (Fentanes).

En 2019 en cada Comisaria capitalina había en promedio cuarenta y ocho (48) Efectivos; por disposición del Mando para el año 2023, el promedio fue a sesenta y ocho  (68). Es decir que la Fuerza Efectiva fluctuó de manera ascendente a un número superior en treinta y uno por ciento (+ 31%) de aumento en la cantidad policías.

Ahora bien, de manera clara, concreta y concisa, el Jefe de Mdeo. Lic. Don Mario D Élia Billares afirmo sin ambages que:

El índice delictivo en ese periodo anual y en virtud de sus órdenes de incrementar las tareas represivas por parte de las 25 Crias. Seccionales montevideanas pasaron de haber logrado mil doscientos cuarenta y un (1.241) formalizados y condenados en 2019; a los dos mil seiscientos quince (2.615) en 2023, por lo cvual se comprueba una variación en más del ciento diecisiete por ciento (+117%).

Este dato, a pesar de que el inventor de que los móviles policiales anden continuamente con el barral y los “pica-pica” encendidos, pueda llegar a decir que no es bueno llevarse únicamente por la cantidad de formalizados, la ciudadanía podemos asegurar sin lugar a dudas, que duerme más tranquila cuando el ratero y los arrebatadores que operaban en el barrio, están presos y no con los discursos permisivos y “marketineros”.-

En suma tenemos – “a confesión de parte relevo de prueba” – que de manera empírica, que lo propuesto ha comenzado a funcionar y funcionara aún mejor si se da el respaldo legal a través de una nueva redacción al efecto.

En virtud de lo expuesto TENÍAMOS RAZÓN! Así que como dice un colega “…regalemos ideas…” es por el bien de todos sin soberbia. Pues bien, adelante Mario! No Layera; sino D Elia dado que para nosotros se debería proceder a:

1) Ampliar todas las potestades prevento-represivas de las Unidades Básicas en vez de pretender desplegar a las FF.AA. como auxiliares de una Policía que no estádesbordada en lo absoluto.

2) Incrementar la Fuerza Efectiva de las UU.BB. al doble del número de personal actual y proveer de los medios logísticos imprescindibles en cada caso.

3) Revaluar las características según el territorio, la población y el ambiente operacional de cada jurisdicción para ajustar el perfil que cada una requiere.

4) No redistribuir las grandes unidades tales como GRT, PADO, etcétera, sino más bien reconfigurar claramente el paradigma de despliegue y su metodología procedimental, de tal suerte que puedan variar y pasar a tener una definición operativa, que pase de prevención pura y reactiva a una prevención proactiva, que pueda mutar a la represión cuando eventualmente sea necesario.

Todo lo antes explicado viene a confirmar nuestras iniciativas en el sendero estratégico y táctico. Así pues se estima que:

1) El aumento del dominio territorial es posible, no solo en Montevideo y la zona metropolitana, sino en todo el país.

2) No es estrictamente necesario cumplir con el promedio “internacional”; que marca un (1) efectivo cada quinientos (500) habitantes. Actualmente en Montevideo (únicamente policías ejecutivos) hay uno por cada trecientos setenta y cinco (375) vecinos.

3) El número de ejecutivos – uniformados – en las Crias. Secc. Montevideo es de un mil seiscientos (1.600), por lo cual eleváramos esa cantidad al doble – tres mil doscientos – eso aumentaría a cinco mil seiscientos (5.600) el total a desplegar en el territorio departamental y la correlación quedaría en un policía cada doscientos sesenta y siete (267) pobladores. PORQUE NO?

Si “la pandemia” golpea a la puerta y vemos las barbas de nuestros vecinos arder… habrá que munirse de “las vacunas” ahora, y no esperar a que las “balas de plata”no paren a la bestia… podría ser muy tarde para muchos…

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí