A LLORAR AL EKEKO… Por el Dr. Nelson Jorge Mosco Castellano

0
532

Nosotros integramos un gran Imperio desde 1492 hasta 1824. Luego nos balcanizamos en 22 partes de muchos estados absolutamente inviables, como los que quedaron sin salida al mar y debilitados económicamente por incomunicación, mercantilismo y destrucción del comercio interno. Antes, fuimos un país que llegaba desde Canadá y Alaska, en donde perviven pueblos con nombre español, hasta la Antártida; en Europa desde Flandes, dos Sicilias y España; en África Guinea ecuatorial; toda América, y hasta Filipinas.

Ese enorme país era tan fuerte que tenía su propia moneda; la más fuerte del mundo. Los ingleses lucharon para acabar con todo ese mundo hispánico, crear su propio Imperio, creando focos de disgregación, zonas de pobreza en sectores de América Hispánica que nunca se recuperaron. Era un Imperio en donde se vivía bien, el nivel de vida en 1804 era superior al del campesino alemán, según relato Von Humboldt de sus viajes por México. Nuestro Artigas, nació antes de 1776 en el riquísimo y próspero Virreinato de Perú, que integramos.

América ha retornado a la anarquía prehispánica. Pueblos pobrísimos naufragan con gobiernos incapaces de resolver la paupérrima situación. Otros que han tenido la suerte de vivir una primavera económica liberal a principios del siglo pasado, hoy son gigantes torpes, en los que su población mendiga del gobierno para comer.

Son varias las teorías conspirativas que pueden explicar la trágica deriva de América luego de independizarse del Reino de España. Sea por ellas, o por razones propias de la fragmentación, el desorden que generó la incursión mercantilista inglesa, las guerras intestinas y civiles que asolaron a sus fragmentos, la mayoría padece gobiernos pseudo democráticos o directamente totalitarios que regresan a sojuzgar a sus pueblos hasta ahora. América ya no soporta tanta sevicia, y se rebela contra mediocres gobernantes, fraudes electorales, dictadores que masacran a su pueblo. El verso de que se puede repartir sin inversión, crecimiento económico, y la explotación esclavista sobre los que apenas mejoran, caducó. La mayor parte sigue en la vía, al agotarse los recursos primarios, o cambiar los precios de exportación. Sus gobernantes populistas sin recursos para repartir se ponen cada vez más autoritarios; sin despojarse de sus beneficios propios. Salvo los top ten de las tiranías en donde ser crítico es penalmente relevante, se movilizan. Algunos hipócritas denominan “salario básico universal” a vivir con 6 dólares, mientras sus gobernantes multiplican por millones, privilegios, acomodos, y nepotismo. Preferencia que tienen algunos políticos y dictadores para dar privilegios a familiares, socios, camaradas, colectores de votos, en el delito, sin importar el mérito. Corrupción convertida en holocaustos y expatriados.

En la última reunión de una cumbre de oligarcas socialistas, en vías de autoritarios y dictadores, Lula da Silva y Alberto Fernández encabezaron el podio, y se prometieron “restaurar una armonía sudamericana” cuya inviabilidad quedó demostrada en la anacrónica CELAC. Una organización creada por Chávez para su gloria, y la del remasterizado socialismo siglo XXI. Faltó a la cita un dictador importante: Nicolás Maduro, investigado en La Haya por crímenes de lesa humanidad por lo que no puede abandonar Venezuela. El incendiario Gabriel Boric criticó las revueltas en Perú, cargando sobre su “compañera” Dina Boluarte (presidente casi saliente) solapando al izquierdista Pedro Castillo que intentó un golpe de Estado frustrado apoyado por varios asistentes al evento, cuya consecuencia, son casi 100 muertos hasta ahora. Luis Lacalle Pou observó algo indiscutible: una asociación de países no puede aspirar a ser una cofradía ideológica.

La organización, aunque sea absolutamente inoperante como en el caso de la CELAC, es para todos los socialistas una tosca aplicación de los conceptos científicos a los problemas de la sociedad. Esa es la esencia del socialismo hasta nuestros días. Una y otra vez, vuelven a la carga con la idea de que pueden reestructurar a la sociedad asumiendo el poder total sobre el proyecto de vida de cada persona, y cuando el resultado y la realidad muestran el desastre, culpan a sus “enemigos”. La cuestión sigue enfrentando violentamente a ambas partes, impidiendo que la armonía, condición natural del ser humano, y el respeto a la libertad responsable, pueda producir todos los efectos positivos, la paz social y el impulso al trabajo, que han conseguido para el Mundo, el formidable avance económico y social. Ese enfrentamiento, que pareció finalizar en 1945, o definitivamente en 1989 con la implosión de la URSS y del socialismo aplicado, pervive absolutamente hasta hoy, y vuelve a poner en tela de juicio la tensión entre el individuo y los gobernantes tiránicos, absolutistas, ajenos a cualquier sensibilidad por la libertad o el individuo; cuya fijación obsesiva es destruirlo para conformar una organización política con el poder total.

Fernández presidió esta semana la reunión del socialismo continental (CELAC) que exhibió la maldad egoísta de mantenerse en el poder a cualquier precio. Fernández, un mandadero proclamado presidente de Argentina por disposición de su Vice, golpeó el martillo engolado por ser reconocido entre sus cófrades, confundiéndola con la “Cumbre de las Américas”, precisamente su versión antagonista. Previamente había señalado que “…desconocía si Chávez concurriría…” seguramente un lapsus que le produjo tener la cabeza llena de…pajaritos parlantes. Su infatigable facilidad para los bloopers, olvidó que el fallecido autócrata ya no existía, y que enviaba para el gobierno de su jefa valijas con petrodólares. Este lamentable personaje se ha ganado un lugar en la peor historia de gobernantes argentinos. Adjetivado como okupa, mequetrefe y atrincherado en el gobierno por la legisladora de SU partido Fernanda Vallejo, epítetos que no produjeron escozor alguno en su destinatario. Como anfitrión baboso, sin convicción moral alguna, abrazó a cuanto populista, corrupto totalitario y tirano ingresó al recinto hasta exprimirlos en señal de obsecuencia y genuflexión absoluta. Se sacó fotos desbordantes de panza, con los depredadores de la libertad, la democracia y los derechos humanos. Este personaje bastardea a su país sin piedad alguna, teniendo en su prontuario más de 100.000 muertos de Covid por negligencia y corrupción, mientras festejaba en Olivos el cumpleaños de su querida. Registra el record continental en inflación luego de Venezuela. Y acaba de presentar una delirante denuncia ante las Naciones Unidas en contra de su propio Poder Judicial, arguyendo que está “cooptado por injerencias político-partidarias” y se ha convertido en exponente de un proceso “regresivo” que afecta la “independencia e imparcialidad de todo el sistema de justicia federal. Disparate mayúsculo que ya ha causado la repulsa de varios integrantes del Organismo internacional, reenviándolo a respetar la separación de Poderes. En realidad, la única fundamentación abyecta es respaldar a su multiprocesada y condenada vicepresidente por robarles a los argentinos más de 1000 millones de dólares, a cuenta de otras sentencias. Tampoco le intranquiliza a este tipo de Fernández, la denuncia de Bachelet (Comisionada de DDHH de la ONU) de los 7000 asesinatos de Maduro, priorizando la multilateralidad sobre los muertos. Su barbarismo y desfachatez se ha expuesto casi al límite, negando el daño a los argentinos de la realidad de su desastroso gobierno. Ante varios mandatarios expuso su peregrina tesis de que la inflación de 100% que condena a la miseria al 50% de su pueblo es una autopercepción de la ciudadanía. Y su vocera, ante el reclamo del Papa al respecto, no escatimó agravios y pases de factura a “otros”, por su propia responsabilidad e incapacidad para gobernar. Mientras tanto su ministro de economía (presidente ad hoc) ofreció su sapiencia gubernativa para “proteger” a quienes zafaron de esas recetas.

Como obsequio de culto, Fernández recibió sonriente del presidente boliviano Luis Arce un peculiar muñeco, con este mensaje: «Orgullosos de nuestras culturas, obsequiamos al hermano presidente Alberto Fernández con mucho cariño y fe, un ekeko que para las y los bolivianos significa Dios de la Abundancia». La figura representada por una estatuilla de un hombrecito sonriente, vestido con ropas típicas del altiplano, que dispone de un orificio apropiado en su boca para poder introducirle un tabaco encendido.  Y agregó: «Invitamos a celebrar esta tradición para que se hagan realidad todos los sueños de nuestra Patria Grande». Arce, que también recibe la repulsa de vastos sectores populares levantados contra su desgobierno, auguró «días de más prosperidad y desarrollo» para ambas Naciones.

Amuletos como Ekeko simbolizan los deseos utópicos del sufrido pueblo del altiplano: dinero, casas, aviones y autos. Tanta intrusión del Estado en la actividad productiva como produjo Evo Morales y ahora insiste Arce, ha generado una contraposición violenta entre los que todavía crean recursos laboriosamente; contraponiendo a los que mendigan con los que sobreviven a su impulso de brutal ferocidad anti productiva. Los que se encomiendan a Ekeko para que les permita soñar que verán concretado algún día un gobierno diferente, que les proteja para disponer de sus bienes, y deje de organizarse para saquearlos con espíritu socialista.

En definitiva, la verdadera oposición sigue siendo entre la Libertad y el despotismo, entre los que destruyen recursos y los que intentan producirlos, entre los que trabajan en la creación de riqueza individual multiplicando el crecimiento de oportunidades sociales y los parásitos que ocupan el poder para apropiársela y redistribuirla según sus egoístas intereses personales. Hasta aplican la fuerza del poder para imponerse.

Y sólo les admiten a sus pueblos…ir a llorar al Ekeko.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí