Adiós al Fiscal Díaz, cargaremos la mochila que nos dejó.

3
557

Por: Anonimous.

En cualquier empresa lo que define la supervivencia es el resultado económico. Cuando las salidas son más que los ingresos el fin se puede dilatar, pero es inevitable a mediano plazo. Si el plan de negocios está mal armado, sobre bases falsas, si el producto es inconsistente con la expectativa creada en el mercado, si la línea de producción no acompasa las ventas, vamos a la quiebra. Con un país pasa lo mismo y si bien no se funde tan rápido, si se puede fundir si no consigue quién asuma la deuda. Muchas veces las deudas hacer perder libertad, nos vuelven dependientes, casi esclavos, como el caso de Venezuela con Irán, Rusia, China y otros acreedores que sobrevuelan los llanos del Orinoco para disfrutar del festín de las mayores reservas pendientes de explotación de petróleo pesado en el mundo. En este estado de cosas, como casi siempre ha sido, la libertad se consigue luchando a brazo partido o trabajando denodadamente en un marco de derecho protector. Éste ha sido el signo de la civilización occidental. Pero el futuro está en entredicho en la región, en la Ibero esfera, y en Uruguay también, y hay que cuidar las luces de la esperanza que van surgiendo.

Uruguay estuvo bastante prolijo hasta ahora porque fue sostenido por dos pilares de la República: su seguridad jurídica y su sistema educativo, laico, gratuito y obligatorio. Hoy los dos se han salido de escuadra y eso hace peligrar el futuro de nuestros hijos y nietos. La nueva Venezuela del Sur está en proceso de disolución, comoChile, Argentina y otros estados americanos, hay signos de decadencia cultural y apartamiento de las bases civilizatorias.La amenaza de la ignorancia y la corrupción se levantan para manipular al menos favorecido y sacrificarlo por la causa, que no es otra que el bienestar de una minoría políticamente favorecida y sin ley. 

Del pilar educativo diré solamente que,en 2015 según la UNESCO, solo el 28 por ciento de los jóvenes uruguayos terminaban secundaria y en este aspecto íbamos arriando cola en Sud América. Los efectos de esta situación ya se notan en la calidad de nuestros obreros y su rendimiento en términos comparativos, para dar un ejemplo. En las obras que ganan los consorcios internacionales he escuchado decir que se precisan cuatro uruguayos para empardar un español y lo he visto, un operador de grúa español hace lo que cuatro uruguayos. Lo mismo ocurre con obreros colombianos, y de otras latitudes en términos de metros de pared pintada o revocada por hora, entre otros casos. Los nuestros están ideologizados y pasan muchas jornadas laborales de asambleas y paros. Los inversores y desarrolladores de todas las escalas traen obreros extranjeros porque los uruguayos están pensando en términos de lucha de clases y no rinden y eso hace perder dinero a las empresas. La ignorancia es una barrera al desarrollo y no hay sindicato que salve a una familia fundada en la dependencia del Estado. La falta de educación y formación facilita la ideologización, compran la utopía porque no tienen referencias. 

Pero hoy quiero concentrarme en el otro pilar, la seguridad jurídica y voy a hacer pie en el diputado Lust, en Mercedes Vigil y en el Dr. Leonardo Guzmán. Otros han hablado del tema entre ellos el fiscal Zubía y el expresidente Julio María Sanguinetti, pero a favor de ser breve me enfocaré en estos tres maestros para delinear un paisaje impresionista de la situación post fiscal Díaz. Todos ellos son juristas connotados y escritores con una vasta formación académica, que no admiten presentaciones. Voy a comentar con ellos la salida del Fiscal de Corte el Dr. Jorge Díaz, porque es demostrativa del estado en que quedan las cosas luego del vendaval.  Este pilar estaba bien y fue torcido por el frente amplio y su visión pro delictiva de la justicia y de la sociedad. Veamos que han dicho, a propósito de estas columnas, que como las de Rodas, al desaparecer hace caer al Coloso, en este caso la República Oriental del Uruguay.

El Dr. Guzmán en su columna del diario ¨El País¨ del día 8 de octubre pasado, fecha por demás significativa a este respecto por conmemorarse  el fin de La Guerra Grande, tituló¨Nos, que no renunciamos¨ en alusión a la herencia que nos queda a todos los que no podemos renunciar a los efectos de lo que instrumentó el fiscal Díaz, que ahora, horondo, abandona el barco, diciendo que ya todo está hecho, como si cruzara el Rubicón al revés, en busca de Versingétorix, para invitarlo a sentar sus reales en Roma.Sí, Dr. Díaz, usted alejó la paz entre los orientales y le abrió la puerta a la ignorancia y su correlato, la barbarie. El Dr. Guzmán enumera de manera magistral esa herencia maldita que deberemos cargar todos, primero el caso Feldman, clausurado sin resolver, segundo las instrucciones del fiscal general que destruyen la independencia de los fiscales y que hizo cumplir como un ukase, tercero las catorce cirugías frentistas al código penal, gracias a sus mayorías, que dejan al proceso penal como un instrumento de negociación y no de búsqueda de la verdad. Además, la situación planteada en la que los jueces no fallan en el 87 por ciento de los casos y las resmas de papeles que se aglutinan sin resolución por haberse cerrado fiscalías especializadas en asuntos clave para la convivencia. Una frase textual del Dr. Guzmán quizás sirva para cerrar este comentario acerca delexfiscal: 

¨ El tema da para mucho más. Como una herida y como una responsabilidad, nos queda abierto a todos los que no renunciamos¨.

Asimismo, en un comentario imperdible en el parlamento, el Diputado de Cabildo Abierto Eduardo Lust Hita,habló recientemente respecto al fiscal renunciante expresando que con su negociación con el sindicalista argentino Balcedo, el Sistema Judicial había cambiadola libertad de Balcedo y su esposa por cuatro millones de dólares. Una vez cobrados, devolvió oncede los quince millones de dólares incautados en primera instancia, con lo cual se podría decir que, técnicamente, nuestro poder judicial se constituyó en agencia de lavado de dinero. Esta es otra perla para el collar que se lleva con su renuncia y deja en nuestra mochila, el fiscal de clara filiación frentista. 

Por último, la escritora Mercedes Vigil se hizo presente en el programa ¨Esta boca es mía¨ hace muy poco, para aclarar varias cosas respecto de la carta que el Foro de Montevideo le escribiera al Señor Presidente de la República, pidiendo que libere a los presos en Domingo Arena. Luego de aclarar la completa independencia de los firmantesde la carta con los detenidos y definir que la razón es de estricta justicia y humanidad, así como un esfuerzo hacia la preservación del Estado de derecho, Mercedes Vigil expresó que ese mismo día la justicia y más precisamente la fiscalía de derechos humanos, había sacado de sus hogares a militares, sin abogados y con fuerza policial, violando la ley. Según Vigil se trata de un intento de hacer prevalecer una mirada hemipléjica que generaliza y ve en cada militar un torturador, cayendo en el mismo error de decir que todos los presos en la cárcel de Libertad habían cometido delitos de sangre, cosa que se sostuvo por parte de algunos militares. Pidió una mirada más generalizadora e integradora que haga posible la anhelada Paz. Agregó que los presos de Domingo Arena están allí en contra aún del propio Pacto de Roma, por el que se les condena. Por paradójico que parezca, dicho pacto reconoce que de la ley penal no debe ser retroactiva y establece que no se puede condenar, en derecho penal, por convicción.Ninguno de los dos principios fuerespetadoen el caso de estos detenidos.  Se les aplica una ley aprobada en 2006 y se los condena por el tono de voz por parte de ficales involucrados y de testigos que se turnan para denunciar y acuerdan entre sí. Un proceso nulo que la historia develará como venganza. Gracias Fiscal Díaz.

La mochila que cargamos todos, incluyendo el propio fiscal Díaz, es pesada y erosiona ese pilar institucional que es la justicia, al amparo de un nuevo código hecho a la medida de la izquierda, funcional al sindicalismo y la delincuencia y que un coro cada vez más magro de frenteamplistas se empeña en defender a capa y espada y un coro cada vez más nutrido de orientales desea cambiar. Claro, cómono destruir una justicia probadamente seria, con defectos sí, pero seria, cuando en las propias bases programáticas está prescrito el objetivo de instaurar un orden marxista y más que marxista bolivariano, pobre Bolivar, como ha caído su nombre bajo las plumas entintadas que reescriben la historia para engañar, enriquecerse y perpetrarse en el poder.

3 COMENTARIOS

  1. Brillante su escrito…….pero, que hacen TODOS LOS JURISTAS que están en cargos de RESPONSABILIDAD. Se olvidaron de lo que estudiaron y juraron defender. Gracias señores Juristas,Mercedes Vigil, Guzmán, Lust y “Anonimus”

  2. La ideología totalitaria de la izquierda y sus secuaces ha intentado dedtfozar el sidtema manipulando la educación, los medios y los derechos individuales con una falsa narrativa inventada para violar la legitimidad, ante eso los partidos de derecha y el arco democrático lo que han hecho es renunciar a la lucha ideológica, es decir que el sistema está amenazado por la izquierda totalitaria pero también por la dereha presuntamente defensora de la legitimidad al ser cómplice y cooperador necesario, es algo que hay que tener claro, para dalir de eso es necesario crear una red transversal de ciudadanos que creen un grupo de oensamiento, y que combata en todos los órdenes la falsa narrativa,.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí