ARANDA

0
49

Por: Esc. Sebastian Rodríguez Merlo.

Hacía meses que estaba totalmente insoportable, volaba una mosca y puteaba. Así fueron los meses de mayo-junio-julio de 2013. Sabrán entender que ser un profesional liberal, que uno pasa de mirar el techo muy seguido, a no ver la luz del sol. Generé unos dólares, y con ganas de estar con mi familia en las canarias, uno siempre programa un poco de vida solitaria en la Madre Patria. Y así fue: contando los pesos, mi señora que sutilmente me dijo, tiempo después…”es que estabas insoportable”: en resumen, no se hizo demasiado problema.

Vuelo por Iberia, Madrid e inmediatamente a Castilla la Vieja, deseoso de tabernas, Ribera del Duero, mucho románico…un verdadero viaje hacia el medioevo, hacia ese canto coral monofónico de monjes.

En el pueblito encantador de Aranda de Duero, con la previa de esa aridez típica de la península y un valle con millones de girasoles…después uno se pregunta porque es tan famoso el aceite español…Lo cierto es que quería conocer las tabernas dónde se guarda el vino, tabernas del medioevo y buscando con quién hablar sobre el tema, me dice: pero es que hay que reservar para…los uruguayos pecamos de falta de previsión. Por lo menos en cuanto a mi persona.

Ofuscado, me voy a la típica cervecería, ¡¡¡ni siquiera quería tomar vino!!!, a lo que terminé descargándome con el cantinero y me dice, pero Sr. Si ud. va a la taberna “Lagar de Isillas”y se toma algunas copas, le permiten visitar la bodega subterránea…

Y aquí comienza el verdadero propósito: uno por experiencia sabe que si hay que comenzar a probar, se empieza con un Blanco. Y el elejido fue un Verdejo: consecuentemente me salió la típica descarga uruguaya emocional: la pqlp, que buen vino, y la consecuente tapita de queso manchego, tortillita, pimientos de padrón, pulpo, lo que guste.

Lo cierto es que no fue un verdejo, fueron varios. El resto no da para palabras, y gracias a dios, que si no los aburrí hasta ahora, es porque me quieren demasiado.

Recuerden: las buenas cosas de la vida, no están a la vuelta de la esquina, a veces están en frente a tus propias narices.Gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí