“Mujica y los Kung San Públicos”

0
53

Por: Raúl Blanco.

“De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo: de la derecha cuando es diestra, y de la izquierda cuando es siniestra”.

Mario Benedetti.

Sabido es el desprecio por la clase trabajadora del Ex Presidente José Mujica, será por aquello de que “el ladrón piensa que todos son amigos de lo ajeno como él”, pero una vez más su verborragia apunta a los Empleados Públicos.

En una audición radial reciente, Mujica expresa que “La verdadera discusión no es lo que plantean algunos ultraliberales sino cómo mejoramos la eficiencia del Estado”.

También expresa que “la verdadera lucha hacia el futuro debiera ser por tener en la cosa pública a los mejores trabajadores de mi país”.

Y lo hizo despachándose con algunas de sus brillantes apreciaciones pseudo filosóficas: 

– “La condición humana es muy veleidosa y fácilmente, si las condiciones lo permiten nos desviamos por codicia hacia los abusos”.

– “Y suelen, en la gesta pública, los trabajadores, por comodidad y no por maldad, desviarse a la línea del menor esfuerzo posible, y con ello, sin darse cuenta, pueden pesar negativamente, porque el valor de lo que hacen es inferior al valor de lo que ganan, y como tal, establecen un peso inútil para que los sostenga la propia sociedad; (…) es un problema humano”.

– “No parece que el verdadero problema es eliminar el Estado sino cómo mejoramos la eficiencia del Estado, que es una cosa distinta”.

– “Y por lo tanto la verdadera discusión no es lo que plantean algunos ultraliberales sino cómo mejoramos la eficiencia del Estado; y debiera ser cómo formamos al trabajador público, qué estímulos establecemos para que se comprometa; qué premios, qué castigos y cómo se juzga lo uno y lo otro, y cómo los ciudadanos pueden, de alguna forma, ayudar, intervenir; porque la verdadera lucha hacia el futuro debiera ser por tener en la cosa pública a los mejores trabajadores de mi país, por la importancia que tiene hacia el todo de la ciudadanía la función pública, que no puede ni debe ser concebida con un criterio clientelístico, no puede ser tampoco un estímulo a la comodidad; debe ser, tal vez, el escalón más alto del compromiso porque (…) responde a las necesidades globales que tiene un  pueblo”.

¿A qué se refiere Mujica con las expresiones anteriores?

Una vez más exterioriza su desapego al trabajo, a todo aquello que lo represente, y su desprecio a quienes trabajan para ganarse el pan de cada día.

Ya lo ha hecho antes, y lamentablemente en foros internacionales, recordemos su brillante intervención en Madrid, y ante un importante grupo de empresarios europeos a los que invitó a invertir en Uruguay:

«No nos caracterizamos por matarnos en el laburo». 

– “Somos medio atorrantes, no nos gusta tanto trabajar. (…) Nadie se muere por exceso de trabajo, pero no es un país corrupto, somos un país decente».

Pero el rosario de brillantes ataques del Ex Presidente Mujica sigue:

– «No nos matamos trabajando en términos generales, aunque existen excepciones. Siempre nos las ingeniamos para lograr fines de semanas largos».

– En 2009, siendo candidato del Frente Amplio, expresó que su deseo es que la sociedad uruguaya se pareciera a la tribu africana “Kung San”, tradicionalmente cazadores-recolectores. «Esta gente labura dos horas. Esta gente trabaja muy poco y tiene una vida espléndida. Tiene una apariencia de pobreza, pero tienen una vida notable, lo que descubrí fue que es mentira que el hombre es un animal trabajador. Es un animal de hábito, eso sí. Pero contrae la disciplina del trabajo mucho después».

No en vano ya en el año 2010 el Secretario General de la Confederación de Funcionarios del Estado (COFE), Joselo López, opinó que Mujica “está obsesionado con el tema de la reforma estatal”. “Quiere hacer un reality show con la reforma del Estado”.

Y en el año 2016, Joselo López nuevamente expresó: “Pegarle a los funcionarios públicos es parte del ADN de Mujica, ha sido uno de sus deportes preferidos”.

Que él sea un Kung San de nacimiento, no significa, ni le da derecho a pretender que los ciudadanos uruguayos lo seamos también. 

No me representó nunca, y nunca lo hará, y me cuesta creer que sean muchos los uruguayos que hoy se sientan identificados con usted Mujica.
Gracias Mario Benedetti: “De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo: de la derecha cuando es diestra, y de la izquierda cuando es siniestra”.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí