ARREGLADOS Y SIN NOVIA. Por Marcelo Martín Olivera

2
541

Ya sea un lunes o un martes, la máquina de la miseria propiedad de nuestra izquierda vernácula no da tregua. La desilusión que viven todos los días por tener que hacerle frente a la vida sin estar en el gobierno (y hacer de las suyas, siempre con plata ajena) los lleva a rabiar de desesperación y tener que masticar hiel todos estos años.

La última perla de este lamentable collar es la falsa preocupación por la intimidad del Presidente basados en filtraciones desde Fiscalía de ciertos chats que pertenecen al sonado Caso Astesiano. En estos chats se pide información sobre la ubicación de la ex esposa del Presidente cuando hace un viaje luego de su separación, algo totalmente natural si estamos hablando justamente de la ex esposa del primer mandatario. Estamos hablando de un miembro de la familia presidencial y por lo tanto de una persona públicamente expuesta, si la seguridad presidencial no conoce detalles de su actividad en el extranjero ¿Cómo va a darle la seguridad que corresponde? Si algo le llega a pasar ¿Con qué cara van a responder a las preguntas? Forzosamente necesitan detalles de sus viajes.

Pero desde la izquierda con solamente esto armaron un circo con acusaciones desde el pedestal de la moralina y al que no le puede faltar la referencia a la «violencia de género» de parte de algunas feministas de cuarta (ola). Las mismas feministas que en su momento no le perdonaron ser la esposa del Presidente, ser rubia y ser de La Tahona, las mismas que salieron a reírse de su profesión de paisajista y que a cada aparición pública de ella intentaban instalar el relato de «la rubia oligarca». Esas mismas son las que ahora «se preocupan» viendo que pueden sacar una miserable tajada.

Mientras del otro lado la izquierda intenta colocar el relato del cerco mediático en torno al asunto ya que dos diarios de prestigio no se sumaron al relato manijero. Es la intimidad del Presidente y la intimidad de su familia, hay límites que se deben respetar.

El caso Astesiano es gravísimo, es un error que coloca en el banquillo la seguridad de nuestros documentos y su imagen ante el mundo. Seremos un país chico, pero nuestra credibilidad es grande.

Eso es lo que debería estarse investigando y en lo que la izquierda debería poner el foco. Lo curioso de todo esto es que dejan de ocuparse de lo central del asunto luego que el primer caído en este embrollo es un Cónsul que ejercicio su carrera en gobiernos de izquierda ¿Casualidad o causalidad?

Evidentemente la izquierda ante la falta de capacidad para llevar adelante la tarea de una oposición responsable prefiere hacer de cualquier cosa un culebrón de bajo presupuesto. Es lamentable que una fuerza política caiga tan bajo, si hoy Liber Seregni los viera seguro los sacaría en fila a la calle o los mandaría a pensar un reto, más fino no me sale.

2 COMENTARIOS

  1. Excelente planteo. Me da vergüenza oír políticos de izquierda hablar. Realmente esta gente gobernaba nuestra vida, con razón la tortura en que vivíamos. Les cuesta la verdad a los nuestros, el decir que el país que dejaron, quedó solo gente corrupta. Los que eran honrados se fueron. Sólo quedó miseria y los que no pudieron irse. Sólo queda recuperar la Republica, y hacerse respetar. La ley es la diferencia, aplicarla. Y todo lo que se diga a nivel de gobierno debe tener fundamentos. Pavadas no, se van a un circo, la vida de la gente primero..
    Como pueblo me siento humillada gratuitamente, o respetan o se van.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí