ASALTAN EL BANCO LA CAJA OBRERA, SUCURSAL BELLA VISTA

0
345

EL PASADO RECIENTE CONTADO POR LOS MEDIOS DE PRENSA DE LA ÉPOCA (17)

Fecha: 14 de Mayo de 1966 – Diario “El Día” – Pag. 5

ASALTANTE DISFRAZADO DE POLICIA Y CUATRO COMPLICES ROBARON $ 301.343

Un atraco aparentemente bien planeado se registró en la sucursal Bella Vista del Banco la Caja Obrera, ubicada en Uruguayana 3101 esquina Sitio Grande, jurisdicción de la 18ª

Parecía improbable que se intentara algún asalto contra esta institución de crédito, pues está instalada en lugar de buena visibilidad, frente a un conocido café y almacén, con guardia contratada a la metropolitana. Diariamente un agente acudía provisto de metralleta y revólver de reglamento. Además, los ocho funcionarios permanentes, poseían armas (propiedad de banco) a su alcance. Todas las precauciones se consideraban adoptadas. Incluso se había contratado una póliza de seguros por $ 700.000.

Ayer a las 12.20 se encontraba dentro del local el encargado de la limpieza Francisco Santiago Dorma, español, casado, de 37 años. No le extrañó oír un llamado a la puerta: la sucursal abre a la hora trece y desde treinta o cuarenta minutos antes comienza el paulatino arribo de los funcionarios. Entre los primeros por lo general acude el portero Lisandro Laporte Escobar, uruguayo, casado, de 37 años o el agente comisionado para la vigilancia. Dorma atisbó por la mirilla y observó de perfil a un individuo uniformado de policía. Sin vacilación le franqueó el acceso. El presunto “policía” entró rápidamente seguido de dos individuos de particular a quienes no viera el sorprendido limpiador.

Fue inmediatamente reducido por los intrusos que lo maniataron utilizando un grueso y herrumbroso alambre. Impedido de mover las manos, lo empujaron hasta un cuarto de baño que está a cinco metros de la puerta principal del banco, en un pasillo del sector derecho.

Se Cubren los Rostros

Los maleantes mantuvieron un intercambio de palabras con la ocasional víctima que fue amenazado de muerte, si intentaba resistir o llamar la atención dando voces. Los delincuentes vestidos de civil se cubrieron los rostros con sendos pañuelos de color blanco y junto al policía “disfrazado” quedaron aguardando la llegada del resto del personal portando pistolas de grueso calibre. No acusaron nerviosidad y los desplazamientos en los cuarenta y un minutos que duró el atraco fueron hechos sin inquietud, calmosamente, seguros de sí mismos e insinuando no les importaría emplear la violencia que las circunstancias pudieran demandar para dar término al robo.

Transcurrido un cuarto de hora se hizo presente el portero Laporta acompañado del agente de la Metropolitana José Ramón Carames Silva, el primero ni se molestó en llamar. Abrió, pasando ambos. Inmediatamente fueron sorprendidos por el terceto. Al policía le arrebataron la metralleta y el revólver calibre 38. A ambos los maniataron. Cuando los conducían hasta el baño aún creyó Carames que se trataba de una broma; reprochó al asaltante con uniforme: “¡Ché! ¿Qué hacés?”, y otuvo de respuesta, textual: “No chillés, que te mato…”

El Personal Reducido

El que vestía indebidamente uniforme, muy similar al utilizado por el personal de la Metropolitana, era individuo bajo, delgado y parecía ser el jefe de la banda. Los que lo acompañan, estaban vestidos con ropas oscuras, uno más bien de poca estatura, complexión regular, tez aindiada y con señales de viruela, de 25 a 30 años y el otro, de estatura ligeramente superior, con movimientos más pausados.

En la calle eran aguardados por dos cómplices en una camioneta con carrocería celeste-azulada, tipo furgón, matrícula con terminación 324. Uno leía -o simulaba hacerlo- un periódico y el otro, permanecía en el volante. Aguardaban, indudablemente a los tres que entraron a la sucursal. Los del coche fueron vistos por los funcionarios que continuaban arribando reparando en aquellos el jefe de oficina Jorge Dominguez Salvañach, uruguayo, casado, de 47 años y el auxiliar Jorge grosso Elene, uruguayo, casado, de 27 años.

A Domínguez lo trataron con violencia. A empellones lo situaron delante del cofre-fort y exigieron lo abriera. Arguyó carecer de llave y uno de los delincuentes le propinó dos fuertes golpes de puño en el estómago mientras que otro, le aplicaba un puñal en la nuca. Dado lo crítico de la situación Domínguez “marcó” la combinación y deliberadamente equivocó un número. Insistió el amenazado empleado, en explicar que sin la llave -en poder del cajero y que aún no había arribado al banco- no podría abrirse el tesoro. Los delincuentes comprendieron y con los demás fue tumbado en el baño. A las 13 habían ingresado los demás administrativos: Silverio Pera, Osvaldo Muñoz Bermúdez y el cajero Luis Pedro Antón Giúdice, uruguayo, casado, de 49 años. Encañonado con pistolas Antón fue obligado a colocar la llave en el cofre. Como la combinación estaba mal marcada debieron llamar nuevamente al acosado Domínguez y finalmente quedó expedito el acceso al dinero: $ 301.343, más algunos centenares de pesos en niquel.

Llega y Sale Testigo

Cuando los asaltantes se prestaban a embolsarse el dinero en billetes llamó a la puerta y le franquearon el acceso a un empleado de IBM, portando fichas. Darwin Varela Suárez, uruguayo, casado, de 33 años fue entonces n involuntario testigo, que inteligentemente los delincuentes cuidaron en no hacerlo sospechar. Fue atendido por éstos que le tomaron un bulto, y se retiró desconociendo el drama que en ese instante apuraban los inmovilizados funcionarios del banco.

A las 13.10 escaparon los asaltantes con el botín. Treparon sin denotar prisa al coche que los aguardaba con el motor en marcha -un cuarto ladrón se había acercado momentos antes al hall del banco para indagar si estaba la “tarea finalizada” y se encargó de alertar al chófer- escapando el vehículo por Sitio Grande hacia la rambla. Al par de minutos arribó al banco su gerente, Luis A. Deli Baracco, tomando conocimiento de lo sucedido. Formuló de inmediato la denuncia al subcomisario José María Martínez de la 18ª, señalando que habían sido hurtados $ 301.343, más dos revólveres del banco, las dos armas del agente de la Metropolitana y $ 1.100 que pertenecían al Jefe de Oficina.

Policía Avisada

El Inspector de Zona Alberto Becoña, comisario Camilo Giménez, subcomisario Martínez y coincidentemente el Jefe de Hurtos y Rapiñas de Investigaciones, Sr. Casas con personal a sus órdenes, comenzaron las indagaciones. Se recordó que el delincuente José Mª Hidalgo -de parecida filiación con el asaltante que se disfrazara de policía en el hecho desarrollado ayer- estaba sospechado de que proyectaría determinado atraco. Además, la policía conocía lo de un posible robo que intentarían en Conaprole y vigilaba especialmente ese local, así como también instituciones bancarias en mérito al estado de alerta ordenado por los jerarcas de Investigaciones. ¿Responderá el asalto a la sucursal bella Vista a lo que trascendiera sobre el anunciado delito que las autoridades estimaban no tardaría en producirse?

Aparece el Coche

Personal de Oficina Técnica bajo la dirección del comisario Walter Arévalo efectuó una prolija inspección en el local. Los culpables del despojo se cuidaron en no dejar rastros y únicamente fue obtenida una huella palmaria, de resultado positivo muy problemático.

A las 13.40 en Magallanes y 18 de Julio fue encontrada la camioneta matrícula 407.324 que fuera robada el día antes y suponen pudo ser la utilizada por los atracadores del banco.

En las primeras horas de hoy trascendió que tendrían datos muy interesantes los funcionarios encargados de la pesquisa que podrían derivar en la identificación rápida de uno o más responsables del audaz hecho. Actuaron con tanta prolijidad los ladrones que los parroquianos del café ubicado frente al banco, no se percataron de lo sucedido hasta que el gerente dio aviso a la policía. Sólo uno de los clientes del bar, cuando eran las 13.10 comentó con el propietario del comercio: “Qué raro aún se mantenga cerrado el banco, si ya es más de la una”… Ninguno sospechó la verdad de lo que estaba ocurriendo a sólo diez metros de distancia…

Al cierre de la edición no existía seguridad de que hubiera sido utilizada por los ladrones la camioneta encontrada en Magallanes y 18 de Julio, aunque una seri de coincidencias permitirían admitirlo. No obstante, se iba a efectuar el reconocimiento de otro coche ubicado en Buschental, similar al usado por los atracadores.

Fecha: 14 de Mayo 1966 – Diario “Acción” – Pág. 6

FUE LARGAMENTE PREMEDITADO EL ATRACO A LA CAJA OBRERA

La camioneta está blindada

Ampliando la nota que ayer ofreciéramos sobre el audaz asalto cometido contra la Agencia del Banco La Caja Obrera de Uruguayana 3101, debemos agregar hoy dos detalles de interés.

En primer término, que la Policía coincide con ACCIÓN en lo que dijéramos en el primer momento, sobre la posibilidad de que se trate de delincuentes argentinos. Para ello, nos basamos -y creemos que también lo harán los encargados de la pesquisa- en el hecho de haberse utilizado un delincuente vestido de policía, cosa muy frecuente en muchos atracos perpetrados en el vecino país.

La presencia de ese uniformado inspira confianza en el primer momento, dando tiempo a que los restantes atracadores “armen su juego”, ya que, cuando los atracados quieren salir de su sorpresa, ya están perfectamente cubiertos por las armas de los intrusos.

* LA CAMIONETA

En cuanto a la camioneta empleada por lo delincuentes para la huida, fue hallada esta mañana por funcionarios de la Seccional 18ª, en Buschental y Lucas Obes.

Lucía las chapas de Montevideo, Nº 408-354, pero rápidamente se comprobó que esas chapas correspondían a una camioneta de la Tienda Caubarrere que fue robada hace aproximadamente un mes y medio, apareciendo luego sin la numeración, lo que señala que el golpe fue largamente premeditado y preparado por los audaces delincuentes.

La camioneta, en realidad, era una robada el 23 de abril próximo pasado en la Seccional 3ª. Su número real de chapa era H 4183, siendo de propiedad de la firma comercial Ambrosoni, de Salto.

* PRECAUCIONES

En el interior de la camioneta empleada por los atracadores, se hallaron trozos de alambre, en un todo iguales a los que utilizaron para atar al guardia metropolitano y al portero del Banco. Además, se comprobó en la parte posterior una chapa de hierro, de buen grueso, destinada, sin duda, a proteger a los delincuentes de posibles balazos descargados desde atrás al emprender la fuga.

La Policía Técnica trabajó largamente en busca de alguna huella que permita encaminar la pesquisa por una senda segura, ignorándose si esas huellas fueron halladas o no.

* USARON PERROS

Por si acaso era posible ubicar algún rastro, esta mañana se llevaron al cruce de Buschental y Lucas Obes, perros del Plantel Policial, que rastrearon en varias direcciones, perdiendo la pista, como si los delincuentes hubieran ascendido a algún vehículo que los alejara del paraje. Además, cabe suponer que no iban a dejar el coche robado cerca de su “enterradero”.

Fecha: 15 de Mayo de 1966 – Diario “El Popular” – Pág. 11

PISTOLEROS: SURGE VALIOSA PISTA

Valiosas pistas seguía esta tarde el Departamento de Hurtos y rapiñas, en torno al espectacular asalto, contra la sucursal Bella Vista del Banco La Caja Obrera, que reportó a los temibles pistoleros más de $ 300.000. de acuerdo a lo que trascendió extraoficialmente, el comisario víctor casas Fernández, bajo la supervisión del subdirector de Investigaciones inspector Juan José braga, había realizado indagaciones que hacen presumir a breve plazo, se podrá lograr la captura de algunos de los maleantes entre los cuales se hallan peligrosos delincuentes argentinos.

El paciente trabajo de los pesquisas al parecer arrojó sus frutos y se aguardaba con singular expectativa la ejecución de varios procedimientos, cuyos detalles se mantienen dentro del más cerrado hermetismo en esferas de Investigaciones.

MALEANTES EXPERIMENTADOS

Todos los detalles de la forma en que se cometió el asalto, así como otros posteriores deducidos al inspeccionar la camioneta VW que incluso estaba acorazada, para enfrentar un tiroteo, vienen a demostrar que quienes cometieron el golpe contra la agencia bancaria, son maleantes experimentados y seguramente que entre ellos hay algún pistolero argentino.

Además la iniciativa de disfrazarse de policía uno de los autores del asalto, para facilitar las operaciones, también prueba el paciente estudio que se hizo, antes de la ejecución del delito que esperaban les permitiera apoderarse de una suma mucho mayor de dinero.

Existe un estado de alerta en toda la ciudad, pues se teme que estos delincuentes, ahora que poseen un arsenal para defenderse, intenten cometer algún nuevo asalto, ya que el perpetrado el pasado viernes no les dio a suma que ellos aspiraban robar, al retirar del banco varios clientes importantes cantidades de dinero el día anterior.

También continúan indagando la vinculación del pistolero homicida, José maría Hidalgo y de su compinche Inella, con esta banda, lo que consideran como seguro.

DIVERSAS BATIDAS –

Comisiones policiales encabezadas por los subcomisarios Tipoldi, Boón y Cuestas y los oficiales José María Blanco, Elbio Moreira y Martínez, realizaban diversas batidas en varios lugares de la capital, a la espera de desbaratar esta gavilla cuya impunidad entraña el peligro de que reiteren las malandanzas en el curso de la semana que se inicia.

Algunos indicios están orientados a los policías que mostraron particular optimismo a pesar de no haber revelado con qué informaciones se vienen manejando.

Seguramente que en cuanto se aprese a algunos de los pistoleros, quedarán aclarados otros recientes atracos, incluso algunos contra sucursales bancarias.

(Copia fiel de los originales)

Fuente: www.pasadoreciente.com “Museo de la Memoria del Pasado Reciente”.

Nota de la Próxima Semana:  ASALTAN EL BANCO POPULAR, SUCURSAL PASO DE LA ARENA

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí