EL EUFEMISMO Y EL SOFISMA OCULTAN LA MALDAD. Por Joise Morillo 

0
205

La razzia comunista no tiene parangón en su representación del siglo XX y XXI principalmente contra los países que por muchas causas, tanto antropológicas como políticas, sus desarrollos se han colocado en la retaguardia de otros que han desarrollado sus culturas en base a una civilización con abundancia científica y tecnológica. Arturo Uslar Pietri (1906-2001, Escritor, Doctor en Ciencias Políticas UCV, Venezuela), afirmaba que; diferente a lo que Marx planteaba respecto al desarrollo del socialismo, este no prosperó en los países industrializados, pero si en los que adolecen de atraso económico y han permanecido estigmatizados o acosados por gobiernos tiránicos y dictatoriales (no democráticos) y con un desarrollo científico y tecnológico retrasado y/o en el mayor de los casos ausente. 

El sofisma y el eufemismo han sido, sublimemente, las herramientas más poderosas para mellar la mentalidad débil de aquellos con escaso volumen de “civismo y política» -véase Simón Bolívar, discurso de Angostura 1819, Venezuela-. Por ende, de fácil enajenación. Una de las particularidades patéticas del discurso de los seguidores del comunismo prosoviético de otrora, es la inspiración o musa que han adoptado respecto a los asuntos de carácter judicial y sociológico, los cuales, lindan con las ponencias de pensadores de la talla de Dostoyevsky y el liderazgo ideológico de resentidos sociales megalómanos y vanidosos como Ulianov Ilich V., Josif Stalin y -por supuesto- Karl Marx.


En el caso de F. Dostoyevsky (Rusia 1821-1881) su ideario insinúa tomar justicia con sus propias manos, teniendo como base una razón individualista y solipsista de corte sartreano -como en Eróstrato en el Muro de J. P Sartre- la evidencia se determina con su literatura, principalmente en Crimen y Castigo cuyo planteamiento mayor lo representa postular que para ser juez se tiene que haber sido presidiario. Curiosamente el primer magistrado del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela es un ex reo. Mikel Moreno, acusado del asesinato de una mujer en Bolívar, estado del sur de Venezuela, mientras trabajaba como miembro de la policía política, pasó por ello dos años en la cárcel. Mi pregunta es: ¿No habrá habido algo exhortativo de la idea de Dostoievsky en la presidencia de Venezuela para asumir esta decisión tan bizarra? 

Para el ‘Lenin’ Wladimir Ilich Ulyanov (Rusia, 1870-1924, Abogado, líder comunista creador de la URSS), el escarnio y la ironía desmoralizantes son claves en el discurso, tiene en su haber, además de haber creado un sistema de represión bárbara en contra de la disidencia y de naciones que adhería a sus pretensiones hegemónicas comunistas, Ej.: Ucrania, varias obras literarias, entre ellas “El internacionalismo proletario”.  En esta obra, el Lenin, desarrolla un sistema propagandístico donde toda iniciativa opositora para mantener al pueblo informado de las calamidades que estaba desarrollando la gestión política del soviet supremo fuera ridiculizada, el escarnio y el eufemismo fueron sus mejores herramientas para desmoralizar al opositor. Esta metodología propagandística va enzarzada con el chovinismo, o sea, crear en el populacho un nacionalismo desproporcionado donde la justicia sea sustituida por venganza.  Para los Marxistas el patriotismo y el nacionalismo sirven precisamente como objeto de litigio para los intereses de clase opuestos, los cuales, representan una amenaza para el orden de la clase dominante.  Sin embargo, George Orwell creía que «en todos los países los pobres son más nacionales que los ricos» a esto el socialismo lo observa como una desventaja en consideración a que los ricos son internacionalistas. Entonces, según Orwell hay que estar de acuerdo en que el nacionalismo como educación es innecesario para los pobres, pues no le sustenta ningún provecho, ni inmediato, ni a futuro.

Estas consideraciones son ejemplos de un eufemismo que supuestamente convierte al pueblo de menos recursos (pobres) en víctimas de los ricos, a los cuales -como lo plantea Paulo Freire (Brasil,1921-1997)- llaman desposeídos y oprimidos. Los adjetivos mencionados tienen como impronta un supuesto deseo de no perturbar la dignidad de esta porción de la humanidad que adolece de recursos monetarios o una considerable autonomía para subsistir dignamente. Empero, al prescindir de la idea de darle mérito a la iniciativa privada como parte del proceso socialista, tal sentimiento altruista y no filantrópico se vuelve pura retórica demagógica y enajenante. Otro ejemplo de eufemismo es asignarles a los presos el calificativo de “privados de libertad” como si tal contexto eliminara en los parientes el estigma de tener un familiar presidiario. La enajenación de los sistemas educativos con fines chovinistas (léase nacionalistas) ha tenido un sesgo de adoctrinamiento en los países donde el socialismo ha tomado las riendas del poder, este cambio tiene como propósito convertir al estado político -a la vista del educando- en un estado paternalista, donde supuestamente el gobierno es quien ha de proveer todo lo que el pueblo necesita    

Los líderes comunistas han adoptado el infortunio de una parte del pueblo como bandera para hacerse del poder, su idea es utilizar cualquier sesgo de anarquía e inconformidad para encauzarlos a la rebelión de masas orteguianas y crear una conciencia errada del verdadero problema que les atañe, que es la ignorancia de civismo y política, lo cual omiten con el propósito de mantenerlo desinformado y a mente envenenada con discursos embusteros y alienantes en base al sofisma, el eufemismo, el chovinismo y la demagogia. O sea, introducirlo en una burbuja surrealista cuya realidad es construida en una dicotomía de víctimas y mesías para luego, en el poder, esclavizarlos y convertirlos en los miserables de Victor Hugo.  


Actualmente, lo máximo del patetismo del discurso de estos energúmenos socialistas lo representan dos planteamientos aberrantes por bizarros y absurdos, que si no fueran por lo perverso que son fueran incluso risibles. El primero lo hizo Gustavo Petro ex convicto guerrillero colombiano, ahora desde 2022 presidente de Colombia, siguiendo la hoja de ruta de inspiración leninista de la izquierda populista internacional y, no sólo latinoamericana; ha postulado cambiar la forma de medir la criminalidad. En una de sus alocuciones fatigantes Petro propone reducir la tasa de criminalidad eliminando el calificativo de crimen a las actividades delictivas, Cito:

“Si logramos que una serie de actividades de la sociedad colombiana que hoy se consideran crimen, no se considera crimen más adelante, pues habrá por definición menos crimen en Colombia”

Es una solución extremadamente peligrosa y ambigua, pues el verdadero problema se debe fundamentalmente a que Colombia es el país donde más se exporta cocaína en el mundo. Por ende, se vive en una situación constante de conflicto, aunado a esto la trata de personas representa un grave problema. 

En segundo lugar, está Andres Manuel Lopez Obrador (AMLO) quien en un arrebato filosófico insinuó que para reducir los secuestros había que volver a todo el mundo pobre. Cito:

“no secuestran a un pobre, secuestran al que tiene”

Para no parecer más obtuso entonces terminó diciendo (…) que para evitar el secuestro necesitamos una sociedad mejor, con justicia. 


Del mismo modo Nicolás Maduro en Venezuela y  Pedro Sánchez en España llevaron a cabo una modificación del cálculo de la inflación para maquillar las cifras de delincuencia.  Sánchez modificó también la forma de contabilizar el número de parados, descontando por ejemplo los fijos discontinuos, para esconder las cifras reales del paro. Petro y sus correligionarios internacionales: si no sabes corregir un problema, cambia la forma de medirlo, y presume de gestión.

Bien decía Protágoras a Gorgias “El límite es el hombre”. Entonces bien que asumieron la pretensión marxista del “hombre nuevo” como sofistas empedernidos.

Joise Morillo

[email protected]

Venezuela – USA  

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí