BIEN VALE UN PERÚ. Por Alfredo Oliú

1
634

La expresión “bien vale un Perú” se remonta a la época de la colonia. Hacía referencia a la riqueza que existía en metales preciosos en esa zona. Tan es así que el Diccionario de la Real Academia Española hoy refiere a dicha expresión diciendo “Ser de mucho precio o estimación”.

Perú atraviesa por una crisis institucional grave y en esta semana se tornó en muy grave cuando el Presidente electo Pedro Castillo quiso dar un golpe de estado para evitar así la remoción del cargo. El Parlamento se reunió desoyendo el mandato del entonces Presidente y lo destituyó convocando a ocupar el cargo a la Vicepresidente electa Dina Boluarte. El depuesto Pedro Castillo termina en la misma cárcel que Fujimori su acérrimo enemigo también golpista. A veces estas aventuras “bananeras” tienen estas extrañas ironías. Sin profundizar en la situación general de Perú, solo hemos de mencionar que pese a todos los saqueos que ha recibido a lo largo de su historia sigue siendo un país con muchas riquezas. Poseedor de una gran diversidad geográfica tiene una población no menos diversa que impacta hasta en el idioma: se habla español y quechua. Hace ya años que arrastra una crisis política. En la primera vuelta de las últimas elecciones Perú Libre partido de Pedro Castillo sacó aproximadamente un 26% del electorado. Mediante acuerdos y ya en segunda vuelta supera a su rival irreconciliable Keiko Fujimori (hija del dictador) por un escaso margen. Lejos de fortalecer esos acuerdos Castillo se distancia de quienes lo llevan a ganar la Presidencia. Pero lo más insólito es que termina por abandonar a su propio partido político. Eso habla de un pésimo manejo de situaciones pero también y sobre todo de una debilidad del sistema de partidos políticos en Perú. Algunos analistas incluso señalan que no existe un sistema de partidos sino alianzas ocasionales detrás de un candidato que tienen una vida muy efímera.

Pero también tenemos que tomar en cuenta que en nuestra América Latina las rupturas institucionales tales como golpes de estado son hoy rechazadas por la Comunidad Internacional y eso es una buena noticia. La democracia concebida como no solo una forma de gobierno sino como una concepción del mundo y de la vida nos lleva a respetar y tolerar la diversidad de ideas y opiniones. Ello no significa que no se pueda disentir. Precisamente en una democracia el disenso forma parte del diario vivir. No podemos pedir que gobierno y oposición vivan un romance sin enfrentamientos. No sería realista. Nuestro país tiene una larga tradición democrática y un excelente sistema de Partidos políticos lo cual robustece y honra nuestra tradición. Aquí la oposición es casi inflexible con el gobierno y no me parece mal. Aunque debo reconocer que me ha llamado poderosamente la atención parte del comunicado de la Presidencia del Frente Amplio con referencia a los hechos acontecidos en Perú. Si bien rechaza la tentativa de golpe de estado refiere a la situación política en el país hermano en los siguientes términos: “Condenamos tanto la estrategia de acoso permanente al Presidente promovida por la oposición, de la cual el recurrente uso del instrumento de la vacancia presidencial impulsada por el fujimorismo y la ultraderecha es una muestra, como el intento por parte del Presidente Castillo de disolver el Congreso como respuesta a la misma”. Por supuesto que todos somos libres de expresar nuestro parecer. Y en ese sentido expreso que me llama poderosamente la atención que una fuerza política como lo es el Frente Amplio inflexible en la oposición condene a la oposición en otros países. En fin, son opiniones.

Lo que no tengo la menor duda es que en nuestro país la riqueza pasa por un sistema institucional sólido que reposa en un sistema de Partidos bien constituido y en ello radica nuestra fortaleza. Ello vale un Perú.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí