BRIG. GRAL. DON FRUCTUOSO RIVERA,

1
1171

El héroe más popular.

II.- JUVENTUD Y RECLUTAMIENTO.

Como ya expresamos en el primer capítulo de estas páginas, la juventud y adolescencia de Don Fructuoso Rivera, se desarrolló en la campiña oriental, particularmente en la zona sur y centro de nuestro territorio, pero por su baquía durante las luchas por la independencia y consolidación del Estado Oriental, en transitar por el norte de los actuales Uruguay y Estado de Río Grande del Sur (Brasil), no se puede descartar que en los arreos, rejuntes y tropeadas de ganado durante sus tareas campestres, haya recorrido esos lugares.

De sus años mozos, es poco lo que se sabe, ya que ni en sus “Memorias” hace alusión a ese período. Solo se guardan anotaciones de quienes lo conocieron, que destacan sus características joviales y sus destrezas en las faenas camperas, en sus excelentes condiciones de jinete, en el conocimiento del territorio y su gente, y en el uso de las armas criollas como las boleadoras, el lazo y lalanza.

Al decir del Señor Profesor don Juan E. Pivel Devoto, en un apéndice de sus libros al que denomina “Semblanza de Rivera”: “…su criollismo, que él sentía muy hondo cuando se definía como un Oriental liso y llano”, deja en claro, no solo cómo se veía él, sino como lo reconocían sus contemporáneos y quienes posteriormente investigaron sobre su vida.

Ante el advenimiento de la Revolución de Mayo en 1810, el nuevo Virrey del Río de la Plata, Don Francisco Javier De Elíoasentó la capital del virreinato en la ciudad amurallada de Montevideo, que además era el apostadero naval de la flota real de España en el Océano Atlántico. Este Virrey, adoptó disposiciones que aumentaron las contribuciones que los hacendados y en general toda la población de la provincia debía aportar a la Corona, procurando recursos para los aprestos necesariospor la guerra que se avecinaba contra la Junta de Buenos Aires; ante esto, la campaña oriental se sublevó casi en pleno.

Luego de la deserción al Ejército realista del Capitán don José Artigas y otros oficiales en los primeros meses de 1811, militares quecursaban gran prestigio entre los pobladores de la campaña, mucha gente comenzó a sublevarse y así se dará lo que el propio Artigas llamará tiempo después, “La Admirable Alarma”. En campos de Soriano, a orillas del Arroyo Asencio Grande, se congregarán paisanos de nuestra tierra y al impulso de Venancio Benavidez y Pedro José Viera, así como al influjo de héroes anónimos de la historia, como los hay muchos, y en la oportunidad lo fueron los Alféreces de Blandengues Justo Correa y Román Fernández, proclamaron el “Grito de Asencio”.

El padre de Fructuoso, Pablo Ribera, tomó partido por los insurgentes orientales y fue puesto prisionero en la prisión de las Bóvedas de la ciudad de Montevideo. La familia Rivera fue una de las primeras en apoyar la insurgencia y la búsqueda de la libertad. Sus hijos Félix y Fructuoso reúnen una partida de insurgentes en la región del Yí, conjuntamente con los alzados Juan Vicente Báez y Bartolomé Quintero.

«Un puñado de orientales, cansados ya de humillaciones, había decretado su libertad en la villa de Mercedes (…) y la primera voz de los vecinos orientales que llegó a Buenos Aires fue acompañada de la victoria del 28 de febrero de 1811: día memorable que había señalado la Providencia para sellar los primeros pasos de la libertad en este territorio, y día que no podrá recordarse sin emoción, cualquiera que sea nuestra suerte».  Esto escribía el General don José Artigas desde su Cuartel General en el Daymán, un 7 de diciembre de 1811, informando por Oficio a la Junta del Paraguay sobre la marcha de la Revolución en la Banda Oriental. 

Los Rivera y sus compañeros se unen a los insurgentes de Soriano con posterioridad al Grito de Asencio yde acuerdo a la historiografía que ha llegado hasta nuestros días, veremos allí a don Fructuoso Rivera iniciando su largo periplo de 40 años al servicio de la Patria.  Combate con las tropas de Venancio Benavides el 20 de abril de 1811, en el combate de Collacon el grado de Alférez. Se unió a la columna del Ejército Patriota que marchó al sur comandada por el entonces Teniente Coronel José Artigas y   estará presente el 25 de abril en los combates por la Toma de San José. Allí caerá herido Manuel Artigas, primo del héroe, que luego morirá, pero el joven Fructuoso deberá lamentar en esos días, la muerte de su hermano mayor Félix.

Seguramente que, por la confianza que se ganó con Artigas a pesar del poco tiempo que llevaba prestando servicios, éste lo envía con el grado de Teniente, a recibir e informar del estado de situación en que estaba la Banda Oriental, alGeneral Manuel Belgrano que volvía vencido desde el Paraguay, pero seguía siendo el Jefe del Ejército. Importante misión que colocaba al futuro héroe en contacto directo de quienes ya tenían su lugar ganado en la historia.

De regreso de esta comisión, se reagrupa con el ejército rebelde en la zona de Guadalupe (actual ciudad de Canelones), desde donde partirán estos criollos a encontrarse con la primera gloria del Ejército Patriota, hecho que quedó grabado para la posteridad en la Pirámide de Mayo que aún persiste en pie frente a la Casa Rosada de la Presidencia de la República Argentina; nos referimos a la importante Batalla de las Piedras, hecho histórico que simboliza para el Ejército Nacional su creación, y en su momento, vislumbró un sentimiento diferente en estas tropas, integradas en su mayoría por orientales, que comprendieron que a lanza y sable lograrían la libertad de su suelo, de quienes venidos de más allá de los mares, los oprimían en sus derechos y economía.

En esta batalla, por la bravura y valentía expuesta, don Fructuoso será ascendido a Capitán. Se cuenta que en el fragor de la batalla tuvo que cambiar dos veces de cabalgadura por resultarle heridas estas por el fuego enemigo.

En esta triunfante acción bélica, no solo será todo sacrificio; también habrá lugar para fomentar el compañerismo con sus pares, así como de conocer nuevos compañeros de lucha. En esta batalla también participó valerosamente don Juan Antonio Lavalleja, a quien por su desempeño se lo destaca ascendiéndolo a Alférez; y es la primera vez que la historia nos presentaráa Rivera y Lavalleja juntos en la vida. De aquí hasta a la eternidad marcharán juntos y rescato de los artículos que escribí sobre Lavalleja, un parágrafo que también es oportunoen un escrito sobre Rivera:“la vida los condujo por caminos muy similares, a veces yuxtapuestos,  otros paralelos, en ocasiones cruzados o contrapuestos, pero así como vinieron a nacer en el mismo año y vivir en este suelo en una mismo marco temporal, ambos se incorporaron al movimiento revolucionario rioplatense desde sus inicios en 1811, lucharon juntos por la Patria, pusieron su esfuerzo luego, cada uno a su manera, en organizar el país, y los alcanzó la muerte a los dos con muy poca diferencia de tiempo, ocupando el más alto cargo en la República. También, juntos guardan reposo eterno sus restos, en panteones contiguos en la Catedral Metropolitana de Montevideo, la Iglesia Matriz”.

1 COMENTARIO

  1. Soy descendiente de Juan Vicente Báez. No he podido saber casi nada de el. Ni encuentro material salvó por su conocida esposa también ascendiente mio, Cayetana Leguisamon. Quizás usted pueda ayudarme. Por ejemplo no se si participó en la batalla de las piedras, etc…
    Gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí