Celtiberia

0
152

Por: Escribano Sebastián Rodríguez Merlo

No es necesario pisar territorios isleños, para sentir gaitas. Esa reminiscencia a batallas, cuerpos, sean soldados sean bandas y aquí viene el líder militar!!. Basta sobrevolar esa costa acantilada, esa neblina húmeda presagiando que se viene el frío, colinas y “rías baixas” y esos bosques frondosos y sentir esa música y también festejo, taberna, todo de madera, buen vino y buena comida, todo eso es Galicia!!!. Galicia y su hija pródiga: La Albariño.

Qué sería de nuestro país sin el mar? Esa feria mañanera o el puerto para ver ese pescado fresco, los mejillones, calamar, camarones…sofritamos, con ajo, pimientos y perejil, caldito, arrocito, y la copita de albariño…la pucha, que lástima que es de noche…

Los Bouza (origen gallego, por si algún despistado…), unos visionarios, instalaron la que se podría llamar, la “tannat de los blancos” (pura licencia mía aclaro, no por sabor sino por ser la abanderada), y dejan su testimonio visionario cada vez que salimos hacia el este, en los rincones conexos del cerro pan de azúcar, para llamarle la atención a mi Señora, que me dice consuetudinariamente: si Seba, los viñedos…

Variedad que se amolda a climas húmedos, naturalmente con cáscara gruesa, tiene sabores frescos, cítricos, y una acidez que reclama comida. Reitero: A-ci-dez que reclama. Comida. Gracias Martín, es un viaje mismo.

Porque somos rupturistas, y no nos amoldamos a los tiempos propicios para este tipo de vinos, Señora y Señor: Un buen blanco no hay que esperarlo al verano…eso sí, tráeme la paellera, prendé la tele y vamos a ver al Celta. Salú


DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí