Xi Jinping amenaza al mundo con «una Gran Muralla de acero formada por 1.400 millones de chinos»

0
714

Por: Redacción Contexto.

El 1 de julio de 2021, el Partido Comunista Chino, cumplió un siglo de vida. El pueblo lleno de orgullo nacionalista, convencido de que el porvenir le pertenece, acude a su cita con la historia.

La banda militar saltó del himno chino a ‘La Internacional’, melodías que representan dos entidades, Estado y Partido, amalgamadas en una sola. Las banderas rojas casi indistinguibles –cinco estrellas una, hoz y martillo la otra– ondearon convertidas en el adorno primordial de esta coreografía ensayada al milímetro, manifestación de la fuerza estética del totalitarismo.

Todos los asistentes se pusieron de pie al unísono para saludar la aparición de Xi Jinping en lo alto de la puerta de Tiananmen, rodeado de otros mandatarios históricos. Solo él vistió la tradicional indumentaria gris –conocida en China como traje de Sun Yat-sen, padre de la República–, idéntica a la que porta Mao Zedong en el colosal retrato a sus pies. Una salva de un centenar de disparos, uno por cada año transcurrido desde la fundación del PCCh, quiebra el silencio. La revolución, que empezó con un encuentro clandestino de 15 hombres, es festejada un siglo después desde el corazón de Pekín.

Una formación de helicópteros trasó un cien entre las nubes. Acto seguido, varios cazas dibujan un 71, edad de la República Popular. Estos quince aviones de combate son sendos J-20, el modelo chino más avanzado. Nunca antes un escuadrón tan numeroso habría surcado los cielos, confirmación de que el modelo ya ha comenzado a producirse en masa y reflejo del auge militar chino.

Xi saludó por fin, dirigiéndose a los presentes como «camaradas, amigos». El punto de partida de su intervención fue la historia reciente, desde el «siglo de humillación nacional» hasta la actual lucha por la primacía, evolución que constituye la primera fuente de legitimidad para el régimen. Apenas unos minutos antes las grandes pantallas mostraban, entre otras imágenes, famosos monumentos chinos arrasados décadas atrás por fuerzas invasoras occidentales.

El presidente chino, Xi Jinping, saluda al primer ministro Li Keqiang y al ex presidente Hu Jintao – Reuters

«El éxito de China depende del liderazgo del Partido. Este es el factor clave en el socialismo con características chinas. Es la sangre de este país, de él depende el bienestar de todo el pueblo. Por eso hay que mantener y reforzar su posición». «Nuestro éxito se debe a que el marxismo funciona», y contunuó «Tenemos que seguir por nuestro propio camino, esa es la conclusión histórica que el Partido alcanzó tras los desastres del siglo anterior».

Dos advertencias del líder chino despertaron plausos enardecidos. «El pueblo chino nunca ha abusado de otros países; ni en el pasado, ni ahora, ni en el futuro. Del mismo modo, el pueblo chino nunca permitirá que fuerzas extranjeras abusen de nosotros. Quien albergue esas ilusiones se golpeará y derramará su sangre contra la Gran Muralla de acero formada por 1.400 millones de chinos», ha sentenciado, mensaje ante el que la multitud ha irrumpido con vítores exaltados.

Dicha proclama es representativa del tono cada vez más firme adoptado por China frente a la comunidad internacional desde la llegada al poder de Xi, dinámica que ha generado tensiones y desencuentros.

Buena muestra de ello es que la mayoría de países europeos han renunciado a asistir a los actos celebrados con motivo del centenario, según ha podido saber ABC a través de fuentes diplomáticas. La oficina del Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha rechazado hacer comentarios al respecto.

La segunda ovación ha seguido a la promesa de reunificar Taiwán, a la que el gobierno chino considera una provincia rebelde. «Resolver la cuestión de Taiwán y completar la reunificación de la patria es una tarea ineludible para el PCCh y la aspiración común de todo el pueblo chino. Xi terminó con un «¡Larga vida al gran y glorioso Partido Comunista Chino! ¡Larga vida al gran y heroico pueblo chino!».

ReutersAviones vuelan en formación durante un desfile por el centenario de la fundación del Partido Comunista Chino – EFE

FUENTE. ABC

Apunte sobre foto del presidente Chino El presidente chino, Xi Jinping, saluda al primer ministro Li Keqiang y al ex presidente Hu Jintao – Reuters.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí