¿CONVIENE CAMBIAR EL NOMBRE DEL AEROPUERTO? Por Marcelo Martín Olivera

4
714

Los uruguayos casi sin excepciones sabemos lo que es el Aeropuerto de Carrasco y lo conocemos justamente con ese nombre, aunque oficialmente tiene el nombre del General aviador Cesáreo Leonardo Berisso Pascal. Justamente ese nombre es conocido por pocos compatriotas ya que es un pionero en la aviación uruguaya.

En los últimos días se ha vuelto a plantear la posibilidad de cambiarle el nombre por el de Presidente Jorge Batlle.

Pero vayamos por partes.

El actual no es el único intento por cambiar el nombre del aeropuerto, Berisso hizo valer su historia y su nombre ante personalidades del calibre de Mario Benedetti, Julio Sosa, Carlos Gardel o Wilson Ferreira. En los casos de Benedetti y Ferreira es obvio que el homenaje iba por el lado del exilio que ambos vivieron y sufrieron. Pero ninguno pudo con la importancia de Berisso, llegado a este punto necesitamos hacer memoria para recuperar su historia.

El General aviador Berisso fue el responsable del primer vuelo sobre Uruguay, un 22 de junio de 1913, desde Los Cerrillos hasta la Playa de Malvín a bordo de un biplano hecho a base de madera, alambre, cuerdas y telas.

Fue el primer uruguayo en realizar un vuelo internacional en globo cruzando toda Argentina y protagonista de raids entre varios países, como en 1925, el más importante hasta el momento en Sudamérica, sobre 4.500 kilómetros. En 1929 se lanza a su aventura más intrépida, junto al mecánico Dagoberto Moll, diseña un avión enteramente construido en Uruguay para unir Montevideo y Nueva York. Con medio vuelo completado, un problema los hizo aterrizar en la selva colombiana. Los tripulantes se salvaron, la aeronave quedó destruida. Justamente este incidente lleva a una broma habitual dentro de los círculos aeronáuticos, la única parte fabricada fuera de Uruguay era el motor de origen francés y justamente de ahí dicen que viene la falla que deriva en su caída.

Por si fuera poco Berisso eligió los terrenos para una futura instalación del aeropuerto (donde hoy se ubica, en las afueras de Montevideo) y en 1944 fue el primero en aterrizar en su pista. Así que el homenaje que se le rinde dándole su nombre a una de nuestras puertas de ingreso al país tiene todos los laureles necesarios para su reconocimiento.

Hecha la reseña histórica es necesario ir a otro hecho fundamental, todos conocemos al aeropuerto por su ubicación, a pesar de estar en Colonia Nicolich que no se encuentra es Montevideo ni tampoco en Carrasco. Todos decimos Aeropuerto de Carrasco, nadie dice Cesáreo Berisso y justamente esto también es compartido con otros países. Un ejemplo es España, a menos que demos con un español avispado, algunos no conocen la ubicación del Aeropuerto Adolfo Suárez pero todos saben que ese lugar es conocido coloquialmente por Aeropuerto de Barajas. Lo mismo sucedía en Francia, hasta hace algunos años todos conocían el Aeropuerto de Roissy por ser esa la zona de su emplazamiento y hoy lo conocemos por Aeropuerto Internacional Charles de Gaulle o por la conjunción de Aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle. Así podemos encontrar miles de ejemplos, los aeropuertos en su mayoría se conocen (local e internacionalmente) por su ubicación y no por su nombre oficial.

Ahora viene la cuestión de Jorge Batlle y su homenaje. Nadie pone en duda (y menos yo, humilde mocoso) la importancia de Batlle para el país ya que tuvo que estar al frente cuando todo se desmoronaba. Pero tampoco podemos desconocer que ponerle a Carrasco el nombre de Presidente Jorge Batlle es darle letra al libretista de Dios. Carrasco fue la puerta de salida de muchos compatriotas a Europa y otros destinos en la crisis del 2001.

Esa es una autocrítica que debemos hacernos los colorados para evitar darle letra a los libretistas de relatos.

Dicho esto ¿Hay obras en Uruguay que merecen el nombre del Presidente Jorge Batlle? ¡Obvio que las hay! Y tenemos una recién inaugurada, el nuevo viaducto de ingreso a Montevideo. Fue realizado para facilitar el ingreso y egreso de camiones a nuestro principal puerto con destino a la planta UPM2.

Lamento pecar de soberbio, pero la razón me la da el mismo Batlle. Vean la siguiente entrevista, específicamente del minuto 6 en adelante.

Jorge Batlle quería la planta de UPM instalada en el centro del país por una cuestión de logística, no en vano Durazno fue la primer capital de la República en los años de Don Frutos. Perdón la baba.

Por eso mismo ese viaducto debería llevar su nombre, a la larga le terminaron dando la razón. Seguro Batlle hoy nos/los mira con su risa de satisfacción característica y el mejor homenaje sería darle a esa obra monumental su nombre.

Eso sí sería darle letra al libretista de Dios y dejar a otros sin libreto. Ni relato a futuro.

4 COMENTARIOS

  1. Al fin un colorado coherente, joven y con memoria, los vejestorios actuales hacen «cualquiera» para mantenerse en la vidriera. Así tienen al partido también…

  2. Mejor darle nombre a otra obra y no a un aeropuerto, ya que de todas formas nunca será referido con el nuevo nombre y será eternamente el aeropuerto de Carrasco o como la sigla mundial de MVD. Así será buscado por cualquier viajante. Me incluyo

  3. Coincido con el comentario anterior, ponerle Presidente Jorge Batlle o Pepito Pérez no cambia en nada. En la interna sigue siendo Carrasco y a nivel internacional MVD.
    Ahora la propuesta del viaducto cambia la cosa, eso sí es pensar con lógica y no vender humo para que aplauda la claque.

  4. Ese nombre es del aeropuerto viejo este esta en el predio pero es una buena obra conjuntamente con el puente colgante de la avda. Las america. No salio por idiologia del fapit y herrerismo contra partido coloraso.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí