Daniel García: «me tocó padecer COVID, estuve internado… sólo, aislado… tenemos un maravilloso personal de salud que se convierten en el sostén..»

3
442

Por: Redacción Contexto

CE- Si bien conocemos, y reconocemos que muchos ciudadanos saben quién es Daniel García, cuéntenos y cuénteles, ¿Quién es Daniel García? (Orígenes, familia y formación).

DG– Bien, tengo 63 años, nací en Belvedere frente al Estadio de Liverpool en plena Cuchilla. Mi madre era ama de casa y modista, para las vecinas del barrio, se inspiraba mucho en una revista alemana llamada Burda para copiar modelos. Mi padre trabajaba en la Aduana, un lugar que recorrió en casi todos los sectores, jubilándose como Director de Exportación al final de su carrera.
Fui a la Escuela Rui Barbosa N° 25 en el Paso Molino, lugar de formación imposible de olvidar, cuando comparamos la escuela actual y aquella. Maestras y Directoras inolvidables.
El Liceo lo hice en primer y segundo año en el 16, conocido como Bauzá viejo. Épocas complejas por el deterioro social provocado por la guerrilla tupamara, la distorsión de paros y huelgas, que provocaba un caos interminable a todo nivel. Mis padres me propusieron la opción de probar con el Liceo Militar, una alternativa que muchas familias elegían buscando un poco de orden, además de continuidad a nivel de clases. En primer año de Liceo fue aquel en el que las clases fueron suspendidas a mitad de año, por una pandemia distinta a la actual, era el caos instalado en la sociedad, muertes, secuestros, atentados, huelgas interminables, ocupaciones de todo tipo, donde los estudiantes eran utilizados como carne de cañón.
El Liceo Militar me hizo acrecentar mi gusto por la carrera militar, por lo que estudié para concursar en el exigente examen de ingreso a la Escuela Militar instalada en Toledo.
Con un amigo nos preparamos, estudiábamos muchas horas al día. Allá fuimos salvando de a poco cada prueba hasta que pudimos ingresar.
Cuatro años donde el cambio a una vida diferente, sometido a disciplina, rigurosidad en todas las materias de estudio, físicas, etc., van poniendo a prueba el carácter y templando espíritus en etapas nacientes de la adolescencia.

CE- ¿Cómo y por qué llega a la simpatizar por una determinada fuerza política? ¿Por cuál?

DG– A lo largo de mi vida he votado a diferentes partidos, siempre dentro de los llamados Tradicionales. En las últimas elecciones voté a Cabildo Abierto, primero porque conozco la capacidad de su líder y comparto sus ideas. Segundo porqué entendí que representaba una fuerza política diferente a lo conocido, sabía de la capacidad de muchos de sus integrantes y porque ningún otro partido podía interpretar mejor, una visión verdaderamente artiguista, con vocación nacional.

CE- ¿Cree que la pandemia dejará una lección en nuestra sociedad? Y si así fuera, ¿qué cree usted que dejará en el colectivo ciudadano?

DG– La pandemia es algo que cambiará muchas cosas en el quehacer de las personas, como ya lo hemos visto. Me tocó padecer COVID, pasé unos días complejos por acción de la fiebre y también estuve internado. Poder contar la experiencia no es poca cosa. Uno descubre que hay gente especial, uno está vulnerable, solo, aislado, sin la familia, la que solo se conecta por un celular. Sin embargo, tenemos un maravilloso personal de la salud, con vocación y responsabilidad que se convierten en el sostén y respaldo de la recuperación. La familia es el muelle al que deseamos regresar y volver a amarrarnos.
No tengo claro que dejará en el colectivo ciudadano, porque no sabemos si todas las personas podrán llegar a valorar estas experiencias y los cambios que se procesan, traumas, pérdidas, aprender a convivir producto de la no movilidad, descubrir inclusive tantos que nos acompañan y se preocupan por nuestra salud, seguro recogemos algo de lo cosechado. Dejará por lo menos la enseñanza, que algo invisible y minúsculo fue capaz de hacer temblar el mundo.

CE.- ¿Cuál es el desafío más importante que le ha tocado transitar en la vida, y qué le dejó de experiencia?

DG– Que pregunta difícil cuando se debe elegir algo tan potente. Podría decir que un error mío, me costó la carrera militar, y debí encarar la vida civil, dejando atrás el mundo para el que me había preparado. Me tuve que adaptar a un trabajo que en mi vida había pensado, como fue incursionar en la venta de servicios.
Si pude descubrir, que la preparación anterior me permitió salir adelante, crecer, desarrollarme como persona y hoy cumpliendo 37 años en mi actual trabajo, haber ganado un lugar en una organización de primer nivel en el área asistencial.

CE.- ¿Cuáles entiende usted que son sus fortalezas? (Personales/Profesionales)

DG– Creo que una de mis fortalezas es ser perseverante, insistente. Seguro viene de herencia materna y de mi abuelo, al que conocí sin una pierna, perdida a los 38 años, a quien nunca vi decaer sus brazos ante nada, así como dejar de hacer todas las actividades que cualquier persona puede hacer. Eso pienso que es mi mayor fortaleza, me he caído varias veces, con situaciones muy embromadas y creo que me he levantado cada vez.

CE- ¿Cuáles entiende usted que son sus debilidades?

DG– Uh, la lista sería muy larga creo. Pero una de la más visible es que me cuesta mucho decir que no. Soy muy confiado, creo en la gente, sobre todo en aquellos más cercanos, las relaciones deben ser de confianza me parece. No siempre uno encuentra esa reciprocidad, muchas veces pienso que la gente actúa como yo y allí uno termina como dice la canción, “la vida te da sorpresas”.

CE.- ¿Ha tenido la sensación del fracaso alguna vez? De ser así, ¿cómo ha moldeado ello su vida?

DG– Estas preguntas nos obligan a reflexionar, ir hacia adentro, revisar y revolver esas cosas íntimas que a veces duele. No me fue bien en el plano sentimental ya que me divorcié más de una vez. Seguro por errores propios y ajenos, no he podido terminar de conformar una familia estable. Me ha dejado ese sabor amargo de no haber hecho lo correcto, no es algo que lo deje pasar desapercibido. Seguro uno busca refugio en su trabajo dedicándole más tiempo y esfuerzo. Tenía pensado jubilarme a fin de año, pero puse un poco más de nafta para seguir, no se van a liberar tan fácil, jaja.

CE.- ¿Cuáles son los ejes que considera principales para mejorar la calidad de vida de los uruguayos?

DG– Diría que un aspecto fundamental es lograr reducir el peso que el Estado tiene en la sociedad y la economía. Se debe fomentar la actividad privada para generar empleo genuino y hay que hacer casi una contrarrevolución cultural, que revea los métodos de enseñanza, programas y orientaciones. Los centros de enseñanza parecen más Comités de Base que Centros de estudio. Allí es donde se forman los profesionales y donde se aprende para el área laboral.

CE.- ¿Es usted lector? ¿Qué tipo de lectura recomienda y por qué?

DG– Si soy lector, me gusta el libro físico, tenerlo ahí en la biblioteca. Hace un tiempo compraba bastante en Buenos Aires, ya que se publican libros y autores que aquí no llegan. No leo novelas, me gustan los libros tipo ensayo, de filosofía, política internacional, historia. Eso es lo que recomendaría para entender las cosas que suceden, según mi visión.

CE – ¿Qué es el Éxito para usted?

DG– Me están haciendo pensar mucho, pero el éxito diría que es estar tranquilo con uno mismo y su conciencia, que en el esfuerzo o acción realizada uno dio lo mejor de si para alcanzar un objetivo.

CE.- ¿Cuáles son las fortalezas de Uruguay en el contexto mundial?

DG– Tenemos algunas muestras, por ejemplo con nuestros cascos azules. Hace años las FF.AA. participan en innumerables misiones de paz en lugares conflictivos y los resultados son siempre satisfactorios. Nuestra gente siembra buenas relaciones lo que demuestra la calidad de los uruguayos. Profesionales exitosos hemos visto en todas partes. Nuestra gente es el mejor producto, la calidad y preparación nos diferencia y distinguen. Allí hay fortalezas notorias.

CE.- ¿Cuáles son las debilidades de Uruguay, que dificultan una mayor prosperidad como Nación?

DG– Hay ciertos discursos, mitos y hegemonías culturales que han obstaculizado nuestro desarrollo. Todos hablamos de lo que nos pesa el estado, los impuestos, y demás tributos que nos encarecen la vida, pero cuando alguien propone cambiar, aparecen los discursos de los demagogos de turno que terminan saboteando ese cambio.

CE.- ¿Cree que hay una decadencia de valores en la sociedad?

DG– Eso es muy notorio cuando se viola tanto la palabra, la promesa, los compromisos y responsabilidades. Hoy borramos con el codo lo que acabamos de escribir con la mano, nos indignamos con uno que roba y lo criticamos y capaz que en la primera ocasión se termina haciendo lo mismo. Hablamos de los políticos y lo mal que proceden, pero no sabemos si mañana en ese lugar, no terminamos haciendo lo mismo. El más sabio de todos dijo, “el que esté libre de pecados que arroje la primera piedra”.

CE.- ¿Todo tiempo pasado fue mejor?

DG– A veces sí, otras no. Del tiempo pasado lo mejor es aprender y valorarlo. Muchas veces lo usamos de comparativo de cómo eran las cosas antes y como son ahora. Seguro el tema familia estaba más firme, había valores que se respetaban y no se cuestionaban. En algunas cosas hoy en día estamos en un tembladeral, en un vale todo que hace perder certezas.

CE- ¿Qué mensaje desea dejar a la ciudadanía como referente en su especialidad?

DG– Lo que puedo dejar como mensaje en general es, que hay que trabajar mucho, saber y comprender que la vida es dura y que nos presenta desafíos siempre. Cuanto mejor preparados estemos y fuertes, más fácilmente podremos superar los obstáculos.
Ser responsables, perseverantes en lo que hacemos, predicar con el ejemplo, para que nuestro entorno nos pueda ver como algo a imitar, pero sobre todo, que nuestros hijos y seres queridos nos aprecien diciendo, es una buena persona y un mejor ser humano.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí