¿DIFICIL DE ENTENDER?  UMMM

6
648

No puedo dejar pasar, que hoy 23 de Setiembre es un nuevo aniversario del fallecimiento de nuestro máximo héroe nacional el Gral. José Artigas, mis respetos a su intenso legado.

La tierra de Artigas genera siempre novedades, cosas que a veces son difíciles de entender.

En la mañana de ayer pasé por la Facultad de Ciencias Sociales, donde se estudian materias polémicas, grandes anuncios nos advertían sobre una ocupación.

En la entrada, un cartel anunciando la medida y abajo una mesa con cuatro, supuestos estudiantes, dando presencia a dicha medida.

Una escena, por lo menos patética, de una triste e incomprensible realidad, donde quienes van a aprender terminan manejando un centro de estudios a sus caprichos de agitación política, dejando a cientos de estudiantes sin clase.

Sí, escuchamos a las autoridades mencionando las sanciones a las que se exponen quienes violan sistemáticamente las normas y reglamentos, no entendemos porque razón no se aplican los mismas como corresponde.

Todos sabemos que una minoría, muy regimentada y adoctrinada, es quien se encarga de llevar adelante estas arbitrariedades, que paralizan los estudios, hacen perder clases y continuidad a la mayoría que desea estudiar.

Invocaciones reiteradas carentes de contenido real, eslóganes repetidos una y otra vez, terminan por imponerse en el quehacer cotidiano, como una verdad indiscutida, ampliada por medios de comunicación siempre prestos a ceder cámaras y micrófonos para dar a conocer las reivindicaciones de quienes no son más que agitadores profesionales, siempre una minoría.

Uruguay necesita en forma urgente atender y dar respuesta a las necesidades del sistema educativo, que no solo expulsa a casi un 60% de sus estudiantes, sino que además brinda una formación mediocre y desactualizada, los resultados hablan.

Copada por una hegemonía cultural claramente marxista, termina formando agentes políticos e ideológicos afines al Frente Amplio en su gran mayoría. Se salvan los que vienen formados desde su hogar paterno. Los que vienen esperando el saber que ilumina la democracia, terminan socializados de izquierda listos para odiar hasta que las canas los despierten.

Hoy estamos viendo, que tímidamente, el sistema político intenta prestar atención a este y otros temas que son de carácter nacional y estratégicos para el país.

Ciertas rispideces y discusiones subidas en el natural debate político han llevado a que, por ejemplo, el Frente Amplio haya propuesto una reunión de líderes para buscar bajar los decibeles de las polémicas. ¡Qué descaro!

Todos están de acuerdo, aunque en realidad, viniendo de quien viene la iniciativa, hace dudar, por lo menos, sobre las verdaderas intenciones de ésta.

La izquierda desde sus múltiples brazos operativos, sindicatos, ONGS y otras organizaciones, no se distingue precisamente por llevar un diálogo que sea pacífico o conciliador.

Más bien, deberíamos razonar, que se pretende acallar a determinadas figuras de la coalición que son muy contundentes en sus apreciaciones sobre el accionar de la izquierda y ciertos asuntos delicados que queman, a los que seguramente se pretende desactivar, como puede ser lo relacionado con el senador Charles Carreras. Ya los operadores periodísticos de la izquierda se han adelantado a sacar ventaja en este sentido.

Decía mi abuelo siempre en estos casos, “ miirá,  Alemania hablando de guerra”.

Por otro lado, tenemos la propuesta de Cabildo Abierto, a través del senador Manini, quien, en un enfoque diferente, plantea la creación del Consejo Nacional de Economía, previsto en la constitución vigente, nunca efectivizado en los hechos y relanzar lo que se conoció hace muchos años como la Conapro o Concertación Nacional Programática.

Según interpretamos, lo que se pretende es buscar acuerdos en asuntos de relevancia para el futuro del país, que impliquen visiones de corte nacional y estratégico, sobre algunos temas, que sin importar quien esté en el gobierno, mantengan una línea coherente a futuro de manera de poder concretarlos.

Obviamente, varios agentes periodísticos han buscado el desprestigio, así como la burla de esta iniciativa, primero por no entender el objetivo de esta y segundo por descalificar a priori por quien es el autor que la presenta, sirviendo a los intereses que los sustentan económicamente.

La política es una actividad donde se mezclan y conviven sentimientos y pasiones de toda índole, buenos y malos, loables y mezquinos, generosos y egoístas, con el objetivo de obtener el poder.

El poder para el logro del bien común, aunque a veces, no ahorra en las alternativas a las que echa mano solo para el beneficio de unos pocos que ponen la plata. Eso ya no es política sino politiquería y hay mucha por aquí.

Eso nos confunde y enoja, hacemos tabla rasa y decimos que los políticos son todos iguales, por lo que, cuando alguien presenta algo distinto, seguramente no nos damos el espacio necesario para analizar y razonar su alcance y objetivo.

Para quienes combatimos ideológicamente a la izquierda, se nos hace difícil ver que alguien intente acercarse a un diálogo buscando acuerdos, cuando sabemos de sobra, la capacidad de la izquierda, de no cumplir y violar los mismos, orientados tal vez, por al famoso “como te digo una cosa, te digo la otra”, por el odio hacia el otro y por azuzar los peores sentimientos que anidan en el alma humana.

Pero aquí, es cuando debemos diferenciar al político tradicional, ese que todos criticamos y ponemos como blanco de nuestras desazones, desencantos, porque nos traicionó, mintió, etc. y aquel que piensa como estadista, estratégicamente, con visión de futuro, pensando en un mañana más venturoso para todos los orientales.

A que me refiero, a que el senador Manini nos invita a subir a la tribuna y mirar el partido desde un poco más arriba, que podamos entender que hay unos cuantos asuntos que son transversales al futuro del país, que necesitan acuerdo entre todas las fuerzas políticas para llevarlos adelante.

La pobreza, la seguridad, la baja natalidad, la reforma de la seguridad social, los miles de deudores que tiene el país, las drogas, por citar algunos temas, necesitan del acuerdo inter partidario para que sean políticas nacionales que nadie toque porque hay un acuerdo para llevarlas adelante.

Después, habrá cientos de asuntos de menor calibre, que seguirán generando las diferencias y discusiones acaloradas de siempre. Ver si es un cuatro tres tres, o un cuatro dos cuatro, más allá de la pierna fuerte.

Para muchos ciudadanos esto podrá ser difícil de digerir, podemos compartir esa percepción, pero convengamos, que, para el tamaño del país, sería una picardía no intentarlo y el acuerdo siempre será mejor que seguir estancados.

Saquemos ventaja de nuestra pequeñez, para tener unidad, que es de las pocas ventajas que se nos presentan cercanas y potencialmente diferenciadoras. Luchemos contra la grieta maldita que solo sirve a unos pocos.

Iría más allá inclusive, sabido es que el Frente aspira a ser gobierno nuevamente, asegurar determinados asuntos, que son obstáculos a vencer y solucionar para cualquiera que gobierne, facilita su encare y resolución, en este caso siendo un bien para el país, por lo que, ante esta eventualidad, que no deseamos obviamente, el Frente se vería favorecido, pero aún más la Nación.

Para entender esto y no quedar encandilado o enceguecido por nuestras pasiones, es necesario cambiar los lentes con los que miramos algunos temas, pensando con cabeza de estadista y de largo plazo, para aceptar este camino que debería ser inevitable por el bien del país.

¿Difícil de entender? Ummmm…

6 COMENTARIOS

  1. Que el grito intransigente de una minoría no nos opaque la luz que alumbra nuestra lucha ..encaminados a recuperar aquellos valores olvidados cómo la familia,el estudio el trabajo para ganarse el pan con tus propias habilidades sin depender de un Estado que atiborrado de exigencias ya no da más!!🇺🇾🇺🇾🇺🇾 felicitaciones una vez más por empuñar el arma más letal que es la lectura!!

    • Muchas gracias Claudia. Esa es la lucha en la que estamos. Ganarle la batalla cultural a estas minorías regimentadas que intentan destruir nuestros valores. Ponernos de acuerdo en temas nacionales debe ayudar a cerrar el paso a las fuerzas disolventes. Cordial saludo

  2. Déjate de joder con el Chuco de Manini Rios, es tan o más sinverguenza que todos los demás actores políticos.Por algo los blancos lo tienen sujetado de escrito, Manini les debe por lo menos el no desafuero y el tema de colonización. Por eso su partido no puede hacer nada. El tema de los prisioneros políticos es para CA lo mismo que el tema desaparecidos al FA, no conviene que se resuelvan para poder seguir usándolos como caballito de batalla.

    • Sra. Fanny, me da la impresión que no cuenta ni conoce algunos detalles sobre lo que propone el Senador Manini. Debería averiguar mejor sobre lo de colono, donde parece que dolo repite una falsa información ya desmentida, conviene se informe mejor. Sobre el desafuero, sólo creo que no se expuso a algo que estaba decretado que pasara cuando la justicia está tan politizada y justo contra el senador. Sobre los presos políticos, si se aplicara la ley de Caducidad, 2 veces votada porcel pueblo no habría más discusión. Que ganaría Manini con seguir con un tema que no le da rédito político ni económico? No se olvide que aquí no hay indemnizaciones, solo se trata de justicia con viejos soldados de 80 años que fueron llamados a combatir la subversión hace 50 años. Pueden no gustarle nuestras consideraciones ni apreciaciones, pero para discutirlas por lo menos debería sustentarse en datos probados y no en relatos o inventos. Yo insisto, nadie propone gasta ahora, acuerdos de largo ñlazo pensando en el país. ¿Difícil de entender? Cordial saludo

    • Estimado José, es cierto llámese como sea. La hegemonía cultural marxista ha copado todos los estamentos educativos. Eda realidad nos condiciona cualquier cambio en ña educación. Cordial saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí