DR. GABRIEL TERRA Por Hilario Castro Trezza

0
213

El 1 de agosto se cumplió el sesquicentenario del natalicio del Dr Gabriel Terra. No figura en el nomenclátor de ninguna calle del país e incluso fue eliminado, hace pocos años, su nombre y apellido de la denominación de la Represa de Rincón del Bonete, cuya construcción se deben a su visión y perseverancia.

Y todo ello debido a que siendo Presidente de la República el 31 de marzo de 1933 dio un golpe de Estado, no obstante dicha medida fue apoyada por el Dr Luis Alberto de Herrera y los ex Presidentes Dr Claudio Williman; Ing José Serrato y Dr Juan Campistegui, a lo que debemos agregar un calificado conjunto de ciudadanos batllistas, riveristas, vieristas, sosistas, herreristas y colorados independientes desde el Dr Pedro Figari hasta el Dr Juan José de Amézaga.

Pero la inquina histórica se ha centrado en su persona. Hoy queremos recordarlo, sin perjuicio de no compartir el quebrantamiento constitucional, que como ya vimos tuvo un acompañamiento político partidario nada desdeñable. El golpe de Estado implicó la disolución del Consejo Nacional de Administración, de las Cámaras de Senadores y Diputados y los diecinueve Concejos de Administración Departamental con sus respectivas Asambleas Representativas.

En su lugar creó una Junta de Gobierno, con cometidos de asesoría, y una Asamblea Deliberante, con competencia legislativa, y en todos los Departamentos Intendencias y Juntas Deliberantes. Convocó a elecciones el 25 de junio de 1933 para una Convención Nacional Constituyente, que elaboró un nuevo texto constitucional cuyos aspectos medulares se mantienen en la actual Constitución de 1967, que fue plebiscitada el 19 de abril de 1934, conjuntamente con la elección de Senadores y Diputados.

La fórmula presidencial, para el período 1934-1938, Dr Gabriel Terra- Dr Alfredo Navarro fue electa por la Convención Nacional Constituyente. A su vez los Intendentes Municipales y los integrantes de las Juntas Departamentales, para el citado período, fueron designadas por el Presidente de la República en acuerdo con el Consejo de Ministros.

Vayamos a algunos trazos de su biografía. Nació el 1 de agosto de 1873, hijo de un estanciero floridense el Dr José Ladislao Terra, quien fuera Ministro, Diputado, Senador y Consejero de Estado. Se recibió de Abogado en 1895, docente en la Facultad de Derecho y en la Escuela Superior de Comercio en la materia Finanzas Públicas. Fue Juez de Paz a comienzos del siglo XX, para luego dedicarse al ejercicio liberal de la profesión en un prestigioso bufete capitalino. En 1907 es Ministro de Industrias del Presidente Williman, luego Diputado, para 1917 Convencional Constituyente y después Embajador en Italia y en 1919 Ministro del Interior del Presidente Brum, retorna a la Cámara de Diputados, para en 1925 ser electo miembro del Consejo Nacional de Administración.

En 1930 es electo Presidente de la República por el Partido Colorado, asume la primera magistratura el 1 de marzo de 1931 en medio de una aguda crisis económico financiera, consecuencia del crac de 1929 en EE.UU, la enfrenta con medidas proteccionistas y estatistas de cuño batllista. El Poder Ejecutivo bicéfalo, Presidente con tres Ministerios: Interior, Guerra y Marina, y Relaciones Exteriores y Consejo Nacional de Administración con cuatro Ministerios: Hacienda, Instrucción, Industrias y Obras Públicas, se transformó en un escollo para su política. De ahí que promoviera una reforma constitucional, pero para ello se requerían 2/3 de ambas Cámaras en dos legislaturas sucesivas. El batllismo neto y el nacionalismo independiente se opusieron a todo intento de reforma constitucional, por lo cual se produjo un bloqueo político que no pudo destrabar y ello lo llevó, con sus aliados colorados y nacionalistas, al golpe de Estado.

Su gobierno interpartidario de facto va del 31/03/1933 al 18/05/1934 y el constitucional también interpartidario de dicha última fecha al 19/06/1938, en dicho lapso se llevaron a cabo profundas realizaciones en todos los campos de la vida nacional y el país superó la crisis, no obstante, el ejercicio autoritario del Poder lo llevó a imponer severas limitaciones a las libertades públicas. La oposición no le daba tregua. Debió enfrentar todo tipo de subversión a su régimen, luego fue la insurrección armada fallida de enero de 1935 e incluso la tentativa de homicidio a su persona en junio de 1935.

La oposición colorada neta y nacionalista independiente proclamó la abstención electoral en 1933, 1934 y 1938. Culminado su mandato se fue de viaje de descanso a Italia, cuando retornó al país el Presidente Baldomir lo designa Presidente del Directorio del Banco de la República, pero al poco tiempo sufre un quebranto de salud que lo deja sin habla y con escasa movilidad, era “un muerto en vida”, fallece, en la más absoluta ruina económica, el 15 de setiembre de 1942, cuando el país, luego de otro golpe de Estado y consiguiente reforma constitucional, se encaminaba a los comicios de noviembre de 1942, donde participarían todos los sectores políticos.

Con el advenimiento de la plenitud democrática al país y su desaparición física, comenzaba su execración pública que dura hasta el día de hoy. Su hijo en 1962 publicó un documentado libro que reivindica la vida y la obra de su padre, pero no tuvo el eco que se esperaba. Estas líneas pretenden recordarle con sus luces y sus sombras, sus aciertos y sus errores, a 150 años de su nacimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí