EL CANDIDATO DIFERENTE. Por Sebastián Castro

0
204

Debo decir que Javier Milei me simpatiza. Quizás no por algunas ideas radicales, poco prácticas y antipopulares. Si creen que el candidato Argentino por La libertad Avanza es un populista de derecha, están tan equivocados como algunos uruguayos creen que Cabildo Abierto es el Neo-Batllismo. No sé en donde lo leí (o si lo sé, pero no quiero decirlo) pero lo cierto es que es una burrada tan grande como pensar en Javier Milei como un ultraderechista, populista y arribista.

Tendríamos que remontarnos a la Francia de 1789 en plena revolución, cuando la aristocracia y el clero defendían sus intereses y se encontraban a la derecha del Rey, y los patriotas defensores de las libertades individuales a la izquierda. No sería justo entonces colocarlo en una ultraderecha cuando justamente, el candidato argentino pregona por menos status quo, menos estado, menos prebendas, menos robo y menos casta.

Aquellos que tiemblan al pensar en un gobierno conducido por un mono con escopeta se olvidan del primate que actualmente figura como presidente. El mismo que derrapa constantemente en cada discurso, se pelea con sus compañeros de partido y cambia de ministro de economía cada tanto, como si el problema fueran los ministros y el no tuviera nada que ver con el desastroso rumbo al que ha empujado a un país con cuatro climas, plantas nucleares, petróleo, granos para 700 millones de personas, glaciares y montañas y una pobreza que ronda el 40%.

A la izquierda Uruguaya no le agrada. No es devoto del socialismo, el cual cree que es el principio de todos los males. Y al comunismo lo detesta sin decir gre-gre para decir Gregorio. Es un tipo contestatario, extrovertido, con ideas que defiende desde los datos, 12 libros escritos y una carrera meteórica que lo ha colocado en un lugar que a otros le ha costado décadas de militancia llegar. No necesita a la política para hacer dinero, y las cuentas por ahora le cierran en blanco. Defensor de la política económica del primer gobierno de Menem y de las ideas libertarias de Alberto Benegas Lynch hijo, Javier Milei es la nueva esperanza de una Argentina grogui, en el décimo asalto y a punto de caer por knock out.

¿Cuánto tiempo le llevarán sus reformas si es presidente? Milei contesta que llevarán 35 años. En épocas de populistas que gobiernan para los 4 o 5 años que su mandato les permite, creer equivocado o no, en una transformación que atraviesa generaciones, es al menos, bastante disruptivo.

Un poco de miedo me da, no voy a mentirles. ¿Pero qué puede salir mal? ¿5 años de pobreza? ¿Una “argenezuela” en huida, con hiperinflación y más de 20 millones de pobres? Créanme que todo eso ya sucede. Si quieren los Argentinos resultados diferentes, deben atreverse a votar diferente.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí