PENAS DE UN SOLDADO Por Roque Gallego

0
654

La exigencia de Cabildo Abierto de que se contemple un aumento de sueldo al personal subalterno de las FFAA en la Rendición de Cuentas que se trata en el Parlamento, más allá del procedimiento de negociación, trajo a mi memoria un poema sobre las vicisitudes de un Soldado durante la noche, en el turno apostado en su cuartel. El poema solo refleja una pequeña parte del sacrificio que diariamente realizan estos humildes y abnegados servidores de la Patria. El sueldo nominal legal de un soldado es de $U 25.854, 47, al cual efectuado los descuentos de ley (Hospital Militar, Servicio de Tutela Social, etc.) y algún otro, promedialmente cobra líquido $U 18.167,66. Que cada uno, con la mano en el corazón, diga si el reclamo es justo o no.

PENAS DE UN SOLDADO

En la esquina del Batallón

en un puesto como olvidado,

está un humilde soldado,

mirando con atención

el recorre la extensión,

con tristeza en la mirada,

está fría la madrugada

y solo piensa en una cosa

allá en el rancho, su esposa,

y sus hijitos ya dormidos,

son sus seres mas queridos

en silencio el solloza.

Hace guardia muy seguido,

pues se encuentra arrestado

y aunque ha solicitado

que NO le han respondido,

con semanas de nacido,

tiene un niño en su hogar

y como no va a extrañar,

a ese ángel que ha llegado

en sus brazos lo ha tomado,

el día de su nacimiento

si hasta lloró de contento

pues también llora un soldado.

Y mientras el va pensando,

en el día de mañana

está mirando por la ventana

que de a poco se va empañando,

la luna viene alumbrando

aquel pueblito cercano

allí cerca de un pantano,

por el frió abrazador

se ha levantado un vapor

como dormido en la calma,

pero el siente frió en su alma

mas no mengua su valor.

Una guardia más tal vez

como se dice en el Batallón,

una más para la jubilación

le han dicho dos por tres,

pero esta noche si que es

difícil estar apostado

ese silencio tan callado,

que lo hace mas extrañar

mas por orgullo de militar,

sigue firme ese SOLDADO…

El se vino del interior

con un mundo de ilusiones,

dejo atrás los patrones

que vivían de su sudor,

muy humilde trabajador

a esa unidad el se acercó,

pues la patria lo llamó

y hoy el tiempo a pasado,

su familia ha formado

por quienes daría su vida

porque es cosa bien sabida,

lo que vale para un SOLDADO.

Y al fin de tanto pensar

como un interno suplicio,

esta cumplido el servicio

ya lo vienen a relevar

esta empezando a clarear,

su turno ha terminado

pero algo lo ha emocionado,

justo en ese momento

cuando lo llama el sargento.

¡¡¡Vaya ..por que esta autorizado!!!

Autor: Sergio Rodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí