EL DESAFÍO ELECTORAL DE 2024 EN URUGUAY: LA FRAGMENTACIÓN POLÍTICA Por Marcelo Martín Olivera

0
172

En el escenario político uruguayo, la incertidumbre electoral es palpable, y más de un año antes de las elecciones, ya se siente el ambiente de campaña.

En la primera de ellas analizaba el hecho de que los partidos de gobierno siempre hayan perdido votos en el pasado, y nos invita a cuestionar si los ciudadanos se sienten satisfechos con la gestión actual o si el desgaste natural del poder hará mella en su respaldo. ¿Qué estrategias implementarán los partidos para contrarrestar esta pérdida potencial de votos? ¿Lograrán mantener la unidad y ofrecer una propuesta atractiva para los ciudadanos?

En la segunda analizaba la necesidad de presentar propuestas atractivas, nacidas del consenso y el diálogo entre las partes de las dos coaliciones que se disputan el poder en Uruguay.

Esto nos lleva a la columna actual: la fragmentación

Debemos recordar que la presidencia fue obtenida por el Partido Nacional en la práctica, pero esto fue posible gracias a un arco de Coalición que hizo las veces de embudo para unir votos. Es por esto que el Partido Nacional no cuenta con mayorías propias en el parlamento.  Además, muchos socios de la Coalición ven que sus propuestas no son tenidas en cuenta a la hora de ejecutar el gobierno, algunos, como el Partido Colorado, aceptan mansamente y otros, caso de Cabildo Abierto, son socios más díscolos.

Es fundamental dejar de lado intereses partidistas y pensar en el bienestar general de la sociedad uruguaya.

La democracia es un proyecto colectivo que trasciende generaciones y, por lo tanto, es fundamental pensar en el futuro y en la convivencia a largo plazo. El surgimiento de grietas y divisiones en la sociedad y en el universo político puede tener consecuencias devastadoras, afectando la calidad democrática y el bienestar de todos los ciudadanos. Es responsabilidad de los líderes políticos adoptar una visión más amplia y trabajar para construir puentes que unan a la sociedad, en lugar de profundizar las divisiones existentes.

Las elecciones de 2024 serán cruciales para el futuro del país y requerirán una participación ciudadana activa y una política responsable y constructiva. Es el momento de que los partidos reflexionen sobre sus estrategias, deberán abordar los problemas con soluciones concretas. Los ciudadanos también deben tomar un papel protagónico, informándose y participando activamente en el debate político con las herramientas necesarias para coordinar el debate.

La mirada hacia el futuro debe prevalecer sobre las disputas del presente. Solo así se podrá consolidar una democracia fuerte y resiliente que responda a los intereses y necesidades de toda la sociedad uruguaya.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí