El miedo no es la forma, parte I: la policía y el eterno relato. Por Marcelo Martín Olivera

2
622

Ser parte de una familia de policías me permite ver “el lado B” de los uniformes, si bien mi padre estaba jubilado en mi infancia me crie yendo a la Jefatura de Durazno todos los meses y escuchando las conversaciones con sus ex compañeros. Gracias a ese contacto y a vivir en una ciudad del interior fui conociendo un poco más y a esto hay que sumarle que la vida me ha dado como premio el tener a varios uniformados en mi círculo de amigos. Muchos policías de la capital vienen del interior por eso es común verlos en Tres Cruces esperando para ir a pasar sus descansos con sus familias, esto muchas veces se logra combinando guardias para tener más tiempo libre para sus afectos.

Se perfectamente que hay de todo en la viña del señor, pero conozco de su entrega y de la vocación con la que desarrollan su trabajo.

No, esto no es romantizar la labor policial. Esto es la realidad.

Desde hace un tiempo se intenta instalar el relato de que la tarea de la policía es ser el trapo de la sociedad, de que se es policía “por falta de estudios” o de que la policía es un mero represor de las masas. Pero olvidan un detalle importante, el policía es un trabajador más y para llevar un uniforme se necesita, más allá de la formación, ser una persona con suficiente valor como para dar la vida por los demás tal cual aparece en su juramento. 

Desde la actual oposición vemos como un día sí y otro también como esa tendencia a demonizar a la autoridad sigue implacable. Parece que no les hubiera bastado con dejar a la policía maniatada y a merced de los delincuentes, una policía que dudaba de actuar por miedo a las consecuencias jurídicas al carecer de un gobierno que los respalde. Así y todo, vimos como a pocas horas de un referéndum patrocinado por ellos y que pretendía derogar artículos de una ley que los protege, volvían a la carga con una cadena de denuncias con el propósito de desprestigiar a la policía y perpetuar un relato malicioso. Pero la realidad es otra, de las 50 denuncias de abuso policial, 47 tenían a delincuentes implicados y a la fecha no hay policías formalizados. Luego quienes presentaron las denuncias dicen que “no las leyeron” en un intento burdo de recular en chancletas. No contentos con esto usaron un espectáculo deportivo contra la policía haciendo parecer un procedimiento de rutina como una agresión a la libertad de expresión. Algo descabellado por el lado que se lo mire ya que no tiene sentido que justo en un partido de futbol la policía se ponga a incautar material electoral cuando las papeletas (rosadas y celestes) se repartían en todos lados sin problemas con la policía. Las grescas en realidad podían darse entre militantes fanatizados de ambos lados por ejemplo con lo sucedido en un barrio de Montevideo con un simpatizante del SI agrediendo a militantes del NO. Todo eso documentado en un video que se hizo viral.

A diferencia de otros países, en Uruguay los derechos civiles están garantizados y todos estos movimientos de última hora solo demuestran la peligrosa torpeza al manejar ciertos temas, además de ser un burdo intento de querer llevar la discusión al barro de la suspicacia y la victimización. Sin embargo, a cualquier intento de embarrar la cancha terminan patinando ellos por subestimar a la gente.  Pero más allá de la intencionalidad de unos pocos mezquinos queda clara una verdad, para ser policía hay que tener un coraje y temple de acero para convivir con una sociedad que a veces no quiere ver que detrás de un uniforme hay personas como cualquiera de nosotros. Si bien como dije más arriba, hay de todo en la viña del señor, es necesario que reflexionemos antes dejarnos llevar por un relato contra quienes son capaces de dar la vida por nosotros. Y me consta que no solo es un juramento protocolar.

2 COMENTARIOS

  1. Yo apoyo La Policía Nacional todo lo que tú escribistes es pura realidad, yo tmb tengo flia en nuestra Policía Y Amigos y lo que tú mencionas de no ser queridos por la Izquierda es real.Y tmb soy vecina de Departamento y honrro a nuestros Policías hoy vienen del Interior y tienen una Escuela que los preparan,no son chicos ignorantes .te acompaño a defender nuestros Héroes por siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí