EL PROXIMO PLEBISCITO

6
427

Ya hablamos del que pasó, aunque se han sumado elementos desde aquel momento. Lo que debemos agregar es que, la diferencia podría ser mayor, ya que se han recibido informes, tal vez no totalmente comprobados, o investigados, que apuntan lamentablemente, a una posible intervención de presidentes de mesa que podrían haber adulterado los números enviados a la Corte. ¿Todos? Claro que no, seguramente aquellos disciplinados y obedientes militantes que son capaces de seguir y acatar las consignas impuestas por el mundo sindical.

Y seguramente en aquellos circuitos, que podrían haber actuado con cierta libertad, ante la ausencia de delegados.

¿Nos podemos equivocar? No lo creo, los antecedentes de fraude, hackeo alteración de resultados han sido funcionales a la izquierda en varios lugares, que no se investigue es otro asunto.

Por lo tanto, en razón del tema que nos ocupa, no deberíamos dejar pasar este asunto, en el que se juegan tantas cosas.

Todos sabemos que existen personas con capacidad a nivel informático, de alterar páginas, sitios, cuentas, con el propósito de influir, robar, etc., generando perjuicios a Instituciones como a actores individuales.

Las diferencias originales presentadas en este plebiscito, han quedado desmentidas, luego del conteo directo en la Corte.

Esto no debería acontecer en el mundo ideal, pero cuando ese mundo está contaminado, por un grupo de personas sin escrúpulos, cuyo objetivo está comprendido en que el fin justifica los medios, entonces todo puede pasar. Declaraciones inauditas de jerarcas del Frente, luego de pasar la votación, solo arrojan nubarrones en el horizonte.

Para entender esto, es necesario considerar, que estamos en guerra. Sí, no estoy delirando, es una guerra, seguro diferente a la que vemos y escuchamos en Ucrania, pero guerra al fin.

Guerra sicológica y de información, pero que sin disparar un tiro, implica cambios y percepciones, así como posturas que se toman por parte de la opinión pública.

Yendo al asunto, Uruguay se comporta en materia demográfica como la mayoría de los países desarrollados.

Esto es, baja natalidad y aumento en las expectativas de vida de la gente. Los avances de la medicina a nivel global, las recomendaciones en alimentación y actividad física para las personas en general, hacen que aquellas de más de 60 años hoy en día, sean activos desde el punto de vista físico como intelectual.

Como consecuencia, las personas viven más años, teniendo inclusive las mujeres, mayor expectativa de vida que el promedio de los hombres.

Los sistemas de Seguridad Social, obligados a atender la parte de vida en pasividad, hacia la que todos aquellos que aportamos vamos, se encuentran embretados a nivel económico.

En 1996 se introdujo el sistema de ahorro previsional, por intermedio del cual, con cuentas de ahorro individual, cada persona ahorrará y acumulará de acuerdo a su capacidad, aportes, etc.

Parece un sistema justo, no de reparto, sino de retribución en función de las capacidades de cada individuo.

Sistema criticado por la izquierda, cuyo paradigma de una supuesta igualdad, hace que critiquen a este sistema de dar a cada uno según su esfuerzo, capacidad, aporte o responsabilidades asumidas en el transcurso de la vida laboral.

Los números del Uruguay no son buenos y son preocupantes, tenemos más personas que fallecen, que las que nacen.

Eso provoca un déficit a futuro, que es preciso corregir, porque hay datos que son contundentes.

Uno de los puntos álgidos del sistema que se viene, tiene que ver con un aumento de la edad de jubilación, el cual será seguramente de 65 años.

Actualmente el promedio en el que la gente se jubila es de 63 años, así que en la realidad no será de una gran diferencia.

Para el sistema, extender a esa edad, dará seguramente un respiro, que permita oxigenar las finanzas de respaldo al sistema.

Hace un cierto tiempo funciona un grupo multidisciplinario que viene trabajando en la elaboración y propuesta del nuevo sistema.

La izquierda está representada aquí, pero como en tantos asuntos, su visión discordante, agrego yo, cargada de utopías irreales, hace que se oponga a una realidad que no admite dos opiniones.

Cualquier sistema, en cualquier opción que intervengan aportes económicos, requiere de realidad y racionalidad.

Por lo tanto los voluntarismos, los ideales de lo que debería ser, siempre deberán alinearse a los recursos disponibles o que se generen.

Temas estos, que la izquierda generalmente se saltea, le pone pasión y emoción, buscando atajos fáciles que solamente apelan a esa parte emotiva que todos tenemos, eslóganes fáciles que compran voluntades y que le hacen creer a tantos, que los recursos son infinitos, que sacándole a algunos que ganan más todo se soluciona.

Advertimos, creyendo que no nos equivocamos, que esta será la base de su oposición a la próxima reforma, la que es imprescindible y no evitable.

Por lo tanto, este será el próximo plebiscito al que deberemos enfrentarnos.

La sensibilidad que significa el aumento de la edad de jubilación, será el argumento principal, las consideraciones sobre los aportes, el tema de la Caja Militar, arrimará tema para distraer y poner a un posible culpable en la cabeza de los votantes.

Porque siempre encontrarán un culpable, sobre todo en el asunto militar, que poco se discute, menos se sabe y bastante se distorsiona o miente simplemente.

La Seguridad Social requiere hoy en día de un aporte significativo de Rentas Generales, un aporte de un 7% del IVA que pagamos en cada compra, lo que encarece todos los productos y servicios, siendo un peso significativo además en el déficit del Estado.

El BPS seguramente tiene cientos de Empresas que han evadido, atrasado sus aportes, como sabemos que sucede en el fútbol, Transporte, Salud, por nombrar algunas actividades que hacen al aumento de las deficiencias del sistema en general.

Sabemos de cientos de jubilados o pensionistas que no aportaron, pero que hoy por diferentes motivos, cobran jubilaciones generadas artificialmente.

Los casi 6000 beneficiarios de jubilaciones por haber atentado contra la Democracia, por haber pertenecido a grupos armados y subversivos, forman parte de dineros que se deben pagar mensualmente a destinatarios inventados e inmorales en su génesis.

La criticada Caja Militar y sus altas jubilaciones, omiten mencionar que las mismas corresponden a reparaciones de ex militares expulsados de las filas, por motivos investigados oportunamente, reñidos muchos de ellos con la disciplina, la moral o conducta que exige la vida militar.

Esas reparaciones abarcaron, asignar el máximo grado militar más un 25% de aumento de esos montos, lo que obviamente provoca aportes millonarios que no cuentan con el sustento o aporte genuinamente realizado.

Si usted entiende, que alguien que entregó los planos de la Unidad Militar en la que prestaba servicios, no es un acto que merece sanción o expulsión, entonces nada merecerá atención.

Un hecho más, debemos tomar en cuenta, para las próximas elecciones, sean del tipo que sean. Este último plebiscito, dejó la novedad de una diferencia importante entre los datos reportados a través de las tabletas en las mesas y el recuento directo de las papeletas escrutadas.

Esto no es nuevo, la manipulación, la intervención en los medios electrónicos, los llamados hackers, capaces de penetrar los sistemas más seguros del mundo, solo deben ponernos en alerta, que cambiar los resultados es siempre posible.

La propia recolección de firmas ha dejado un mar de dudas, ante una verificación plagada de sospechas e irregularidades.

Elecciones en otros países han levantado escándalos ante denuncias de posibles fraudes asociados a modificaciones en programas de conteo y registros de votos.

Nadie puede dudar de esto, aunque las investigaciones y demostraciones sean complejas de probar.

Solo advertimos y alertamos, que la izquierda es capaz de esto y mucho más, cuando el fin justifica los medios.

Quien es la mayoría hoy en día, con el comando del Partido Comunista, en un doble abrazo desde el Pitcnt y el propio Frente Amplio, solo debe dejarnos la preocupación de que todo es posible.

La izquierda ha logrado con sus grupos más radicales, ponerse al comando del Frente Amplio, la lucha intestina de esos mismos grupos, derivará en acciones para jaquear y entorpecer  la marcha del gobierno.

Dentro de esas acciones, consideramos que estará el próximo plebiscito, que intentará retrasar y clausurar la impostergable reforma de la Seguridad Social.

6 COMENTARIOS

  1. Toda esta situación es causa absoluta de la participación de quince años de Gobierno Populista..de los mismos que no se harán cargo de la deuda y saqueos en los que dejaron al Uruguay 🇺🇾

    • Tal cual Claudia, han dejado todo lo que tocaron en estado ruinoso. Agreguemos la pandemia que solo distrajo esfuerzos y recursos. Ellos tienen claro donde deben golpear. Abrazo

  2. Muy bueno el artículo, pero lo lamentable fue que «goberno» la izquierda con mayoría absoluta y dejaron el País en ruinas, por eso está nueva coalición debe trabajar unida y con firmeza para que no vuelva a ganar la izquierda

    • Gracias por el comentario. Ojalá la colición sume esfuerzos y propósitos para cerrar el camino a otro gobierno desastroso de la izquierda. Un abrazo

  3. Eso es lo más difícil de ver, que la coalición quiera y trabaje unida para poder continuar con la finalidad de que la izquierda no vuelva al poder. Lamentablemente no lo están haciendo. Una opinión.

    • Gracias por el comentario. Ojalá la colición sume esfuerzos y propósitos para cerrar el camino a otro gobierno desastroso de la izquierda. Un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí