PERDIMOS PERO QUE PESTO LE DIMOS

0
421

Eso nos quiso hacer creer don Fernando Pereira sobre la finalización del referéndum para derogar 135 articulos de la LUC.
¡Vaya coincidencia!!! El mismo mensaje nos vendió el ing. Daniel Martínez en noviembre de 2019 cuando se golpeaba el pecho victorioso luego de haber perdido con su rival Luis Lacalle Pou. Es como un virus del posmodernismo el sentirse victorioso en las derrotas. Asi como no saludar al vencedor. Para esta nueva gente que arriba a las mayores investiduras partidarias de la izquierda vernácula la gestualidad republicana les cae grueso y estoy seguro les parece una banalidad propia de la democracia burguesa. Para nosotros era cuestión de honor.
Estas y otras coincidencias más nos hacen ligar el referéndum del 2022 con el balotaje del 2019. Un país partido en dos mitades casi, una Montevideo convertida en “bolchevideo” según dicen algunos entendidos y un interior que no solo sostiene al país con su trabajo y su producción, sino que se ha vuelto sostén electoral de nuestra democracia liberal. Si sumas los votos de 18 departamentos la gente no quiere saber nada con la izquierda ni con sus propuestas. Y ni hablar de Rivera (departamento castigado por humoristas progre). Un amigo me dijo en tono de broma que están pensando declararlo “Territorio libre de plagas”. No se..no quiero ser cruel tampoco con mis amigos de la zurda.
En fin, la comparación entre estas dos justas electorales es inevitable (2019-2022). Números parecidos, tendencias parecidas y algunas conclusiones que se pueden sacar. En este referéndum el FA-Pitcnt estaban obligados a ser “mano” como en el truco. Eran ellos los que debían hacer el esfuerzo por buscar el voto derogatorio. En 2019 el FA en el balotaje había arrimado 1.152700 votos. Pero no pudo repetir. Obtuvo 90 mil votos menos en esta instancia del 2022 y eso le impidió llegar a un resultado que hubiera resultado beneficioso para sus intereses. Es cierto que el gobierno también perdió algunos votos en el camino, pero debo ser autocrítico y creo que se atrasó en entrar en campaña. Tuvo exceso de confianza en las bondades de la ley. “La ley se defiende sola” decían desde las más altas esferas. Y no fue tan así. Hubo que soportar y sortear una campaña de falsedades y exageraciones que comprometieron el resultado favorable con margen sobre el final.
La LUC se mantuvo a pesar del lógico desgaste que todo gobierno tiene a los dos años de gestión. Y más desgaste aun tomando en cuenta las limitaciones que impuso la pandemia que generaron carencias importantes en prestaciones. Aun así, el gobierno se lució a los ojos del mundo y también de nuestra sociedad. Pero para el que la pasa mal no hay razones macroeconómicas que pueda entender fácilmente. El gobierno pudo haber tenido una victoria un poco más holgada, es cierto. Pero no tanto como decían algunos opinologos de plaza. El último mes y medio de campaña con los coletazos de la guerra en Ucrania, suba de combustibles a nivel mundial, inflación importada y carestía le complican un partido sencillo hasta al más pintado. Yo sostengo que en ningún caso en Uruguay puede haber más de 5 puntos de ventaja entre izquierda y liberales en ninguna cosa que se plantee de manera binaria y con división de aguas. Por tanto, no me sorprendió el resultado y lo festejé mucho.
No es verdad lo que sostiene Pereira que la votación por el SI fue algo hazañoso y contra todo el sistema en contra. Por el contrario. Gastaron mucho dinero en publicidad durante meses y en varios medios vs un comando pro gobierno que recién al final hizo una inversión importante en publicidad. Yo cité un ejemplo en televisión que creo que es contundente para ver como hubo asimetrías a favor del SI.
¿Cuánto valen 2 horas o 3 horas por día de televisión y 5 radios trasmitiendo un carnaval que era pura propaganda anti gobierno y a favor de la LUC?
Si tuvieras que darle un valor económico a esa inversión ¿a cuánto asciende?
¿Tuvo el NO algo parecido para equiparar esa ventaja????? NOOOO. Entonces Fernandito no te hagas la víctima. Y súmale a eso los minutos reales de propaganda que hicieron el 98 por ciento de las murgas con publico real y de carne y hueso.
Tampoco es verdad que por el hecho de seguir teniendo un 48% vs un 50% el gobierno tiene que conceder un espacio especial de dialogo con fuerzas sociales. El Uruguay es una república democrática con democracia representativa y excepcionalmente recursos puntuales de democracia directa. Si Lacalle te vence en las urnas, luego te vence en el parlamento y luego te vuelve a vencer en el referéndum…¡hermano…no rompas más las pelotas!.
Aguantá hasta la próxima elección y ahí se verán los pingos de nuevo. (perdón señora la pasión de mis palabras). Por otra parte esta es la 4º derrota de la izquierda en 30 meses. Capaz que hay que cambiar el tipo de gimnasia electoral y ponerle algo de pienso a la estrategia. ¡no sé…digo yo!
Cuando se pierde ….se pierde. Dijera Perogrullo. En esto “el camino no es ninguna recompensa”. Fuiste por lana macho y saliste esquilado. La ecuación a resolver era binaria. Se mantenía la LUC o se derogaba. Y se mantuvo. End of the story. Ganó el gobierno y vos perdiste. Lo demás son análisis, excusas y recompensas frustradas y no obtenidas.
La recompensa es mantener la LUC y el crédito abierto al gobierno.
Si el camino hubiera sido la recompensa estaríamos fuera de Catar. El ejemplo del futbol es claro. No clasifican los que siempre empatan ni los ganadores morales. Clasifican los que ganan como Alonso y sus muchachos. La política no es tan diferente. (jrrpuppo)

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí