Es hora de tomar nuestro lugar ciudadano

0
61

Por: Anonimous.

En el ámbito político hay movimientos que reivindican derechos, como los de la mujer, los movimientos antirracistas, los LGTB, entre otras causas sociales actuales y legítimas. Hay también oportunistas que sacan partido de las situaciones para su propio provecho y si no hacemos algo pronto, nos sumirán en una nueva edad media.

Sin duda son justos la mayoría de los reclamos y de la misma manera que el hombre nuevo como lo conocemos hoy fue fruto de los procesos del siglo XVIII y XIX, ese período histórico denominado en Francia ¨el iluminismo¨ y ¨la ilustración¨, queen américa tuvo su contrapartida con el proceso de independencia de los Estados Unidos de América y su primera Constitución, generaron esa concepción plasmada en los derechos del hombre y el ciudadano, llena de humanismo renacentista. Son las cosas que nos trajeron hasta aquí.Así la mujer y todos esos colectivos están construyendo una nueva realidad con más derechos, lo cual es muy justo y lo aplaudimos. Hace dos siglos la esclavitud era a pesar de todo la norma, pero fue superada casi por completo en ese siglo y 150 años después, hacia 1960, los países africanos fueron alcanzando el estatus de independencia desde los escritoriosde Londres, París o Bruselas. Esfuerzos imperfectos todos, sin duda, pero que nos permitieron avanzar hacia una justicia social creciente. Esas chispas de civilización ayudaron a la formación de las democracias modernas, permitieronel resurgir del derecho como fundamento del estado civilizatorio al que llamamos ¨Estado de Derecho¨. Esto funcionó por 250 años en occidente, mientras el resto del mundo se enteraba de a poco e iba tomando el modelo, sobre todo de manera nominal más que por su esencia. Los cambios culturales toman tiempo y la civilización como imperio del derecho y de los derechos del ser humano ha tomado 2500 años desde la Atenas de Pericles. Hubo problemas claro, las dos grandes guerras son suficiente ejemplo con su nazismo y su holocausto, pero cualquier observador puede apuntar que la situación es mucho mejor en muchos aspectos que hace 400 o 500 años. No cabe duda de quela democracia republicana ha sido el navío que nos ha traído a estas costasmás prósperas y humanas.Decir otra cosa es cuando menos no conocer la historia. Pero ningún momento histórico es eterno y aparentemente en América Latina estamos entrando en un neo oscurantismo, una edad media a nuestra medida en la que un grupo de oportunistas, como antes los Señores Feudales, han asaltado muchas de las buenas cosas logradas en estos siglos en América y se están quedando con el botín.Mientras tanto la gente común se retuerce en la enfermedad y la pobreza en sus feudos. Se hacen llamar socialismo Siglo XXI y no son otra cosa que oportunistas llenando sus bolsillos a costa del crimen, los dineros públicos y las alianzas inconfesables con movimientos revolucionarios que como las Farc viven del comercio de drogas pesadas, entre otros conciliábulos. Mientras tanto estos señores tienen sus trovadores y repiten su discurso clásico marxista de la lucha de clases y sus nuevas versiones de reivindicaciones de las minorías silenciadas. Han transformado la lucha legítima por los derechos en un nuevo capítulo para oponer y dividir al estilo clásico de Lenin y Marx, de Engels y Stalin. No han nuevas ideas solo nuevas y más sutiles versiones de manipulación psicológica y social.

Se trata de dos tendencias bien distintas y vale la pena poner los hechos sobre la mesa ya que estos ladrones de la esperanza usan estas buenas iniciativas y las vacían de contenidopara su provecho personal y para satisfacer a sus mecenas. Los ¨Señores del Caos¨ acumulan poder en medio de la violencia que generan. La dinámica azuza el sentido de justicia del hombre distraído en su trabajo ya que éste es el principal motivador psíquico del ser humano. Esa forma de manipulación permiteincorporar al juego psicológico más y más injusticias, que las hay, y así consiguen adeptos y se fortalecen mientras el ambiente de odio absorbe las mejores energías de todos nosotros y la solución no llega.

Desde las minorías raciales a las personas con inclinaciones sexuales distintas a las de su sexo biológico o personas que han caído en la drogadicción y cuyas familias los dejan solos y abandonados en las calles, el mundo moderno está repleto de situaciones que nos mueven a sentir el deseo de cambiarlas y nos preguntamos un día y otro también, cómo hacerlo. Nunca la miseria humana fue tan visible y las virtudes tan poco reconocidas como en esta era de la comunicación.Entonces aparecen estos oportunistas del cambio social prometiendo igualdad y solidaridad, que el gobierno tomará las propiedades de todos y repartirá a cada uno según lo que necesite y todos seremos felices. Toda clase de voluntarios se anotan para ayudar y la ola es imparable, desde lasNaciones Unidas, las Universidades, muchos son funcionales al conglomerado socialista, porque es conveniente o está bien visto. 

Mientras tanto hay algo que hace ruido en los líderes principales del Castro Chavismo en Latino América.Todos ellos son un tanto disparatados en sus concepciones y cometen gruesos errores al comunicarse con su público, pese a lo cual hay mayorías que los aclaman. Éstos nuevos Atilas, por medios legítimos o de los otros, logran una elección tras la anterior y esa es la principal prueba de su fraude electoral, no creen en la democracia y no están dispuestos a ceder su poder.

En este panorama demencial nada parece encajar, sencillamente no tiene sentido que países como chile estén construyendo una nueva constitución marxista. Es como mirar una película histórica que nos habla de Iván el Terrible, de Rasputín, de Robespierre o Vercingétorixs. Pero si no entendemos que el problema es también nuestro y somos parte de él, no podremos ser parte de la solución. Tal vez estamos demasiado cómodos pensando que la libertad es una condición irreductible de nuestras existencias. Acaso estamos comprometidos a defender nuestras libertades o preferimos dejar toda la solución en manos del gobierno. Aquí van solo unas cuantas, de esas disonancias para invitar a la meditación, a la toma de conciencia y a la acción consecuentecon ella.

El presidente de Venezuela asiste a una cumbre de la CELAC y es recibido por su homónimo de Méjico. Efectivamente en la noche del pasado 17 de setiembre de 2021 Nicolás Maduro fue recibido en el aeropuerto de Ciudad de México por el ministro delexterior, Marcelo Ebrard, informó la cancillería mexicana en Twitter. Eso se hizo pese que en marzo de 2020 el departamento de Justicia de los Estados Unidos pidió su captura internacional y ofreció 15 millones de dólares de recompensa por su participación, juntoa otros oficiales de su gobierno y la FARC-EP, del llamado ¨Cartel de Los Soles¨, que usa la cocaína como un arma para destruir la sociedad norteamericana. Tales los argumentos del pedido de captura. Legisladores mejicanos quieren someter a juicio a su presidente por esta acción y Colombia y Paraguay denunciaron el hecho en el seno de la comunidad. 

Maduro es abucheado por el parlamento Mejicano al grito de ¨dictador¨ y el sale en un video dirigido a su país diciendo que pudo sentir el amor del pueblo mejicano. Mientras tanto Venezuela es el país con mayor índice de pobreza de América Latina, pese a ser el que tiene mayores reservas de Petróleo.

En octubre de 2020 hubo un estallido social en Chile, al respecto el presidente Piñera dijo en un mensaje televisado a la población el día 20 de ese mes: «Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite, incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas, con el único propósito de producir el mayor daño posible». Esto ha generado sospecha de que los instigadores puedan ser venezolanos y a consecuencia de esa sospecha creciente, ha habido ataque y demostraciones contra los inmigrantes de ese país. La ONU se ha reunido con el Gobierno de Chile para atender esta situación de xenofobia y odio racial.

Pasando en limpio, uniendo cabos se observa en toda la región una situación de base de injusticia social y hay grupos bien intencionados que trabajan para reducir la desigualdad de oportunidades. Por otro lado, hay personas que usan estas situaciones para presentarse como iluminados que traen la solución, pero solo desparraman violencia odio y pobrezay muchas veces no son otra cosa que criminales aprovechando la impunidad que les dan sus cargos para ganar poder y enriquecerse. 

Es hora de recuperar el sentido, de desenmascarar a los impostores y que reine la razón. Las injusticias e inequidades existen y siempre han existido, incluso de formas mucho más crueles en el pasado que hoy. Se ha avanzado mucho y falta mucho por hacer. Pero nada será posible desde el odio y la violencia, sembrando destrucción, hambre y pobreza, alentando el narcotráfico y otras miserias humanas. La felicidad se consigue en familia, con virtudes como la paciencia, el trabajo y la tolerancia, la solidaridad bien entendida y sobre todo la igualdad de oportunidades. No es bueno ver gente drogada durmiendo a la intemperie porque en los refugios no les dan contención, antes bien los despojan. Pero no es esperando todo desde el gobierno que se logrará cambiar las cosas, como siempre es la gente la que hace la diferencia, para bien y para mal. Ya hay muchos conciudadanos que han despertado a la conciencia social y lo han entendido como una lucha por la sobrevivencia de la civilización que nos cobija. Tomar partido, dar ejemplo, desenmascarar, son algunos de los verbos a conjugar.  Es hora de tomar nuestro lugar en esta tarea, porque si no lo hacemos el presente nos pasará por arriba muy pronto, como la lava del volcán de La Palma.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí