FIRME, ¡COMO UN BLANDENGUE!

39
4152

El domingo pasado el programa Santo y Seña realizó un informe sobre supuestas irregularidades y denuncias, testimoniadas por ex integrantes del Regimiento de Blandengues, cuyos rostros e identidades estaban ocultas.

Un amigo de la adolescencia hizo comentarios sobre el programa en un grupo que compartimos, usando como introducción una anécdota verídica, que ayer le pedí permiso para utilizarla en esta nota.

El escritor Robin Moore quería hacer un libro sobre los “Boinas Verdes”, el famoso grupo de fuerzas especiales del Ejército de EE. UU.

A través de sus contactos, llegó hasta el comandante de esa Unidad el Gral. William Yarborough, a quien le presentó su inquietud como escritor, solicitando poder conocer la unidad para hacer su libro.

El General le respondió, que, si quería escribir sobre los “Boinas Verdes”, tenía que convertirse en uno de ellos, sino no habría libro.

Así que, a los 37 años, el amigo Moore terminó en Fort Bragg, saltando en paracaídas de noche en pantanos, sometido el durísimo y exigente entrenamiento de este cuerpo especial del Ejército americano, obteniendo su famosa boina verde y allí si escribió con propiedad su anhelado libro.

¿A qué viene esto? A que en Uruguay, es muy fácil para mucha gente, hablar de las FFAA sin conocimiento de causa, a veces con el concepto generado por películas, otra por relatos interesados, que en muchas ocasiones obedecen a mezquinas intenciones o a desconocimiento de la realidad pura y simple.

Las FFAA tal vez no sean fáciles de entender en su estructura, funcionamiento, su orden, disciplina, reglamentos y demás particularidades, si no se vive y siente en su día a día.

El Regimiento Blandengues de Artigas de Caballería N°1, es la más antigua unidad del Ejército Nacional, teniendo como su más representativa figura al mismo Gral. José Artigas que la integró, portando hoy en día el tradicional uniforme que la identifica.

Custodia el Mausoleo donde están las cenizas del Prócer y es la Guardia de Honor permanente del presidente de la República.

Por lo tanto, las tradiciones, ceremonias, así como la fiel custodia del legado artiguista, está dentro de sus más preciadas misiones, cosa que llena de orgullo a quienes prestan servicio en esta unidad, por lo que sería interesante, preguntarles a quienes están hoy en día, que piensan y sienten.

El Ejército está integrado por miles de hombres distribuidos en todo el territorio nacional, lo que implica que podamos encontrar gente de las más variadas características en sus filas.

La Institución, trata de formar a sus hombres y mujeres bajo la disciplina que exige la profesión, con valores y costumbres que hacen que la misma trascienda en el tiempo, hoy ya 211 años, manteniendo su columna vertebral recta y dirigida a cumplir las misiones asignadas por la Constitución y los mandos naturales.

Por lo tanto, la vida militar está plagada de exigencias, sacrificios, renuncias y por lo general, comprometida a un austero y bajo perfil de protagonismo.

Quien lo desea, puede hacer carrera y desarrollarse como persona y profesional, a través de cursos, concursos, etc., que motivan a quienes sienten la vocación y aspiran a más.

Así lo acreditan los miles de retirados militares que hoy trabajan de técnicos en variadas ramas, desde la docencia a la mecánica, pasando por especialidades de logística, manejo de personal, maquinaria, seguridad y tantas otras.

Muchos en cambio, abandonan las filas luego de una corta estadía por no poder adaptarse a la vida militar, porque ser militar no es para cualquiera, como dice un dilecto amigo.

Para mandar, primero se debe aprender a obedecer, así que aquellos que quieren ser oficiales, deben concurrir a la Escuela Militar durante cuatro años muy duros, pasar frío, calor, sueño, hambre, hacer su cuerpo resistente, acostumbrarse a una disciplina rígida, sacrificando sus jóvenes años antes de recibirse como Alférez o Guardiamarina.

Sabemos, que son pocas las personas dispuestas a seguir este camino, pese a los disparates que se dicen y divulgan sobre beneficios, prebendas y jugosos salarios o jubilaciones.

Interesados relatos, pretenden mostrar a los Oficiales como déspotas llenos de privilegios, cosa remotamente alejada de la realidad, pero siempre hay atizadores del fuego, que les gusta generar brechas y divisiones con viejas consignas.

También sabemos que los que abrazan la profesión de las armas hacen de ella un estilo de vida y son leales a sus instituciones armadas y a la República hasta la muerte, algo implícito en la propia actividad.

El personal subalterno, muchas veces es el camino que encuentra para conseguir un trabajo, cuando las carencias de formación y estudios, les cierran las puertas en otras actividades. 

Por ese motivo, muchas veces, las FFAA nutren sus cuadros de soldados con las personas más humildes de la sociedad, llegando éstos a las unidades con carencias de toda índole.

Los mismos, que estuvieron al lado del prócer, demostrando fidelidad y compromiso, combatiendo y dando su vida por una patria independiente.

Estas falencias son subsanadas con el tiempo algunas, las educativas y las más urgentes, el hambre, el techo, el frio, inmediatamente.

La Institución los recibe, los prepara, los forma, los disciplina, les da un oficio muchas veces, un sentido del deber y del cumplimiento de sus obligaciones.

Todo este esfuerzo educativo y ético transforma personas que no le encontraban sentido a la vida, en ciudadanos honorables y útiles a la sociedad.

Muchos completan en el liceo extra edad de la institución su enseñanza primaria y secundaria ya que la institución se preocupa y ocupa por sus integrantes, a pesar de los escasos recursos que recibe.

Esto genera, que nuestro país sea considerado a nivel internacional, una de las principales fuerzas de paz a las que recurre las Naciones Unidas, por la preparación de sus tropas, tanto en el ámbito estrictamente profesional, como en el humano.

La educación en valores que dan nuestras Fuerzas Armadas es de alto contenido en ese aspecto.

Testigo de esto son, los miles de compatriotas, integrante de las FF.AA. que han estado y están, en recónditos lugares del planeta, garantizando la paz en conflictos sangrientos que han dejado miles de víctimas, actuando con seriedad y profesionalismo, dejando el nombre de Uruguay en lo más alto.

Pero como siempre sucede, los hombres nos podemos portar mal, equivocarnos, violar normas y reglamentos, entonces la Institución aplica las sanciones que corresponden según la falta, puedo dar fe de ello.

Hay personas que son dados de baja, cuando el comportamiento supera ampliamente lo establecido y no siempre estas sanciones son tomadas y aceptadas por quien las recibe.

Resentimientos y frustraciones afloran y pueden encontrar el camino para tomar venganza ante lo acontecido.

Dar testimonios de supuestas irregularidades ante quienes desconocen el verdadero funcionamiento de una unidad militar, genera fastidio, ya que poco se sabe de la interna militar, de los magros o escasos presupuestos asignados para el funcionamiento, haciendo el periodismo conclusiones apresuradas y sesgadas.

Dada la escasez del presupuesto en gastos para funcionar, los comandos de las unidades deben recurrir muchas veces a la creatividad y búsqueda de alternativas, que permitan que éstas puedan funcionar medianamente bien.

Ya sea venta de leña, venta de lechones, venta de bloques, que muchas veces terminan ayudando al personal a construir su casa, trabajos particulares de unidades especializadas, que permiten obtener dineros genuinos que están supeditados a la autorización de los ordenadores del gasto titulares y delegados, para hacer mejoras edilicias, mejorar la comida del personal, etc.

Todo esto, es debidamente documentado, ya que cada unidad cuenta con un oficial encargado de la Administración, así como un jefe que es el habilitado que maneja y controla los dineros que la unidad genera o recibe.

Podrán encontrarse errores de índole administrativo, pero no un sistema pergeñado para provocar situaciones irregulares, como este programa intentó hacer ver, arrojando sospechas o haciéndose eco de declaraciones claramente mal intencionadas o con información parcial de la realidad.

Lo jóvenes oficiales cuando llegan a su nuevo destino, deben concurrir a conocer donde viven y como viven los subalternos a su cargo, comprobar las situaciones familiares de sus soldados, generándose allí un vínculo que hace ver realidades, carencias, necesidades, donde la Institución establece, que el trato siempre debe ser paternal y digno, orientado a atemperar esas necesidades.

Por eso, al ver este programa el domingo pasado, me llamó la atención el desprecio y soberbia con que se trató a esta unidad histórica y emblemática del Ejército, valiéndose de testimonios de personas, por lo menos, resentidas o ignorantes de ciertas realidades.

Sumemos a esto, los propios comentarios de los periodistas, que, con gran desconocimiento, con malicia, además, han enlodado el prestigio de esta unidad, dejando sospechas sobre comportamientos de sus oficiales y del personal en general.

Sería bueno, pudieran investigar de verdad, ponerse el uniforme un rato, convivir con el personal y oficiales, para ver qué actividades se hacen, como se come, duerme, entrena, desfila, se cuidan los animales, se veneran las tradiciones y lo que significa para el soldado, saber que está en la unidad que prestó servicios el Gral. Artigas y que hoy tiene el privilegio de usar su uniforme.

Creo que si el periodismo de ese programa es serio e imparcial debería dar este segundo paso y permitirnos a todos ver la otra cara de la historia.

Estas cosas son difíciles de transmitir, los sentimientos no se pueden transferir, se viven y sienten o no se entienden.

El periodista Ignacio Álvarez, procede en sus programas con una poderosa altanería, donde parece haberse convertido en el gran descubridor de irregularidades en todos los ámbitos y eso parece haber generado un plus de arrogancia que demuestra no tener límites. Infórmese mejor estimado Señor.

Se habló de una Institución dos veces centenaria, anterior a nuestro Estado como tal, con una ligereza llamativa, emitiéndose juicios de valor, acusaciones veladas y sospechas sobre quienes comandan.

Otro punto que se desconoce es que los oficiales tienen un tiempo limitado como prestación en la unidad de destino, donde son calificados en su desempeño, por lo que sería ilógico comportamientos irregulares.

Es demasiado lo que está en juego, es su futuro y el de sus familias. Hay un juramento y una ética.

No quiere decir que no existan las irregularidades, los hombres se equivocan sin importar su profesión, en el pasado algunos oficiales de alto rango, llegaron a colaborar con los grupos guerrilleros alzados en armas, como el caso de un jefe que fue capaz de entregar los planos de su unidad al MLN.

O aquel marinero que llegó a colaborar con el asalto al arsenal de la Armada, esas inconductas acontecen y la institución aplica sus mecanismos disciplinarios, Justicia Militar o Poder Judicial según el delito.

No se puede dejar pasar estos agravios gratuitos a una unidad militar llena de glorias, historias, usando testimonios de baja consideración, solo para alimentar el rating televisivo de un programa que parece dirigido por mercenarios.

Desde esta columna de opinión, firme, ¡como un Blandengue!

39 COMENTARIOS

  1. Esto de acuerdo con lo que se expresa en el articulo. No coincido con los procederes de quienes supuestamente cometieron las graves faltas. Es mas ESTOY DE ACUERDO Y COINCIDO en que se debe ahondar en una investigacon, con sentencia, sobre los hechos denunciados. Sentencia para quienes, supuestamente cometieron las faltas, y para los que publicamente lo hicieron, simplemente porque tambienla cometieron al homitir denuciar las mismas en su momento, Esta en el Reglamento y en la LEY DEL FUNCIONARIO PUBLICO…
    YO AGREGARIA A LA DENUNCIA SOBR EL PROGRAMA, y a la DENUNCIA SOBRE LA INSTUCION , el que paso con el CASO DEL SUBOFICIAL ÑOQUI y el General que le autorizaba a no concurrir no estando en Comision Parlamentaria, lo cual tambien es violatorio de la Constitucion, el MILITAR NO PUEDE HACER POLITICA CUANDO ESTA EN ACTIVIDAD, y EN ESTE CASO SI HACIA POLITICA EL MIITAR EN ACTIVIDAD… No todos son prosaicos ni mucho menos INOCENTES,,, EN LOS ASPECTOS ADMINISTRATIVOS

    • Jerónimo muchas gracias por los comentarios. Si hay faltas o delitos la vida militar es dura y aplica las sanciones que corresponden. Se desconoce muchas veces, que ante los escasos recursos, las unidades y comandos deben recurrir a la creatividad para generarlos, sin que implique que alguien se apropie de algo. Si sucede, no tenga dudas que los reglamentos y la justicia son lo suficientemente severos para actuar. Cordial saludo

      • Excelente artículo, que trasmite ni más ni menos, que el sentido y concepto del honor en la Institucion Militar.
        Con un lenguaje bien logrado, el autor plantea con meridiana claridad la defensa de un cuerpo del Ejército que es emblema del sentimiento del deber y servicio a la Patria.

        • Muchas gracias estimado Gonzalo. Se aprecia el comentario. Nos pareció importante defender el prestigio de una Unidad como los Blandengues de Artigas. Por su historia, tradición y tratando de poner las cosas en su lugar ante tantos comentarios corrosivos. Cordial saludo

  2. En los Blandengues y en todo el Ejército se controla y las faltas se punen o se castigan con una dureza inexistentes en el ámbito civil… Además el Jefe prueba previamente la muestra de la comida que su personal consumirá… Y los primeros en la fila para servirse son los soldados y últimos sus comandantes… La vida militar solo es comprensible a quien la cumple con honor. Los resentidos generalmente devienen en traidores.

  3. Que está nota logre llegar a todos los rincones del País y acá se desnuda el corazón de esos militares que solo ellos saben lo que es vivir como cuerpo de Blandengues!! felicitaciones al escritor como siempre un placer leer sus notas!!!

    • Muchas gracias Claudia, como escribimos, poco se sabe de la vida militar y los sacrificios y esfuerzos que la misma implica. Aquí intentamos echar un poco de luz en un tema muy manoseado, haciendo respetar a una Unidad enlazada con nuestra historia. Cordial saludo

  4. Siempre fui y soy hincha de mis FFAA, policía y todos sus derivados. Lo que no me parece es que por defender lo bueno (que no fue atacado) se quiera endulzar lo que en verdad no está bien. S&S no es santo de mi devoción pero no se puede negar que todo lo que presentó fue bien documentado. No me llama la atención que se quejaran por atender las caballerizas y en verdad me parece una pavada pero lo que no está bien es no dar recibos de sueldo y tampoco que los mandos expriman a los subalternos en provecho propio como se hace también en las intendencias. Ni que se queden con lo que no les corresponde como la mejor leña e incluso dinero. No embromen! Para mandar no es necesario humillar. Lo justo es justo. Aplaudo lo bueno pero acepten que cometieron FALTAS, que no es lo mismo que cometer ERRORES.
    Repito: no soy afin a creer en el cuco del ejército, tuve dos tios, un coronel y un comandante de marina (creo que se dice así) y también 2 primos a quienes quiero mucho, uno es Marcelo Montaner. Así que no es animadversion contra las FFAA.
    Está nota no me gusta 🤨

    • Jerónimo muchas gracias por los comentarios. Si hay faltas o delitos la vida militar es dura y aplica las sanciones que corresponden. Se desconoce muchas veces, que ante los escasos recursos, las unidades y comandos deben recurrir a la creatividad para generarlos, sin que implique que alguien se apropie de algo. Si sucede, no tenga dudas que los reglamentos y la justicia son lo suficientemente severos para actuar. Cordial saludo

    • Estimada Cecilia, gracias por el comentario. No siempre tenemos porque estar de acuerdo y es válida la discrepancia. Me gustaría sieno familiar de Marcelo que le consultara sobre el funcionamiento de las unidades militares. Desde afuera no es fácil entender todos los detalles. Si decimos, que estos programas toman cosas parciales de la realidad, los periodistas agregan de su cosecha y los testimonios como estos generalmente no son objetivos. Yo aprovecharía el parentesco para ahondar en la interna, ahí tiene una buena referencia. Acepto su crítica, un cordial saludo en la discrepancia.

  5. Excelente análisis de una desagradable situación, veo q la mayoría da por cierto lo denunciado y bien sabido es que si fuera tan así que lo hagan en la justicia no en la prensa. Ahora si lo denunciado no fuera así que van a decir “ pobres locos” o los juzgarán por difamación, perjurio o algo más?

    • Estimado Daniel, hoy es costumbre parece gacer denuncias en programas de televisión para tener más difusión. Es cierto, deberían ir a la justicia y denunciar si es que tienen pruebas. Cordial saludo

  6. Soy hijo de un oficial que sirvió en el REG BLANDENGUES. Hoy fallecido. MY ( R ) Gerardo Altieri.Lei el artículo y me llena de orgullo su exposición. Solicito me autorice a enviar el mismo a unos amigos que aprecio.

  7. Brillante, como siempre Daniel. Claro, entendible para todos, objetivo y justo. El periodismo amarillista debe ser desalentado. Como dijo el noble hidalgo, ladran sancho!! A seguir cabalgando.

  8. Excelente Daniel,muy claro en los conceptos expuestos, resentidos y malas personas existen en todos los ámbitos.
    Los acusadores,culminaron sus años de servicio y pasaron a retiro,de la cual cobrarán por vida,tendrán los beneficios de dicha situación,tanto ellos como sus familiares, de lo que se puede acusar a sus superiores,es de no haber notado la FALTA DE ESPURITU DE CUERPO, y haberlos dado de BAJA.
    El perro,nunca le muerde la mano a quien le mata el HAMBRE.

    • Muchas gracias José. Hay gente desagradecida siempre, resentidos que logran su minuto para mostrar sus frustraciones. El Ejército puede cometer errores siempre, pero una Institución con más de 200 años merece otra consideración y valoración. Los que muerden la mano del que les da de comer, solo son perros de jauría. Cordial saludo

  9. Excelente nota felicitaciones camarada. El programa da vergüenza agena. Tiene razon en decir que altanero, yo agregaria que es irrespetuoso con las personas que entrevista tratando de riculizarlas, no es serio, es sobrador de la peor calaña. ES UN COMPLETO GUARANGO.

    • Muchas gracias Coronel por su comentario. Podría ser un buen programa de investigación, que no existen, pero el conductor lo arruina con sus comentarios y la soberbia con que trata los temas. Cordial saludo!

  10. Una muy clara versión de lo que es y significa la vida Militar, destacando lo positivo y reconociendo los Humanos errores que puedan ocasionalmente cometerse, lo que tradicionalmente han sido los Blandengues en nuestra Historia .

    • Muchas gracias estimado Antonio. Entendimos que no se puede agraviar en forma tan baja a una Unidad emblemática del Ejército valiéndose de argumentos o personas arteras. Cordial saludo

    • Muchas gracias Nelson. Sin duda algún daño se genera por la parte negativa que testigos y programa difunden. Desde aquí intentamos responder y poner algunas cosas en su lugar para que no haya una sola versión, aunque no tengamos tanta difusión pública. Cordial saludo.

  11. Con el falso discurso de que la vida militar es sacrficada y el que accede, accede a una vida de renuncias y bla bla, es como se mantiene una doctrina ya betusta en un ejército con tan poco profesional como el de Uruguay, la reforma orgánica del ejército urge por un una revisión de sus misiones y una profesionalizacion de las fuerzas, los cuarteles hoy en día son establecimientos de servidumbre del personal subalterno con la oficialidad, el Uruguay necesita unas fuerzas armadas pequeña, flexible y bien equipadas para las necesidades del territorio, para eso se debe cambiar la orgánica casi en su totalidad, de no ser así las FFAA va a ser la única institución anclada en la epoca medieval.

    • Estimado Adrián, no es un discurso que la vida militar es sacrificada, es un dato de la realidad. Si no se conoce la interna, entender que significa sacrificio y renuncias no se podrá comprender. Si el Ejército no fuera lo profesional que es, con los pocos recursos que tiene, como podría ser requerido permanentemente por Naciones Unidas para mantener la paz en lugares de conflictos sangrientos? Ejércitos más modernos y poderosos no son considerados para atender estas zonas de riesgo. Oficiales cuando concurren a realizar cursos en otros países, son figuras destacadas y premiadas por su alto y profesional desempeño. Para tener mejor equipamiento, tecnología y algunas cosas que reclama, se necesitan recursos importantes que no siempre el sistema político está dispuesto a dar. Esas cosas implican, cumplir igual la misión, ser tantas veces incomprendido, despreciado y eso es buena parte del sacrificio que implica esta actividad, austera si las hay. Cordial saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí