Iglesia y Más…

1
567

Por: Daniel García

Montevideo, 21 de Julio de 2021.

Habitualmente decimos que hablar de política, fútbol y religión, nos trae segura una discusión. Cuando me invitaron a escribir en Contexto, la consigna fue, total libertad en los temas.  Así que me voy a meter en esto y trataremos de analizar, de más está decir que bienvenidas las observaciones, críticas y coincidencias.

Caprichosamente intentaré comenzar este viaje más o menos después del famoso Concilio Vaticano II.

Allá por 1959 el Papa Juan XXIII convoca a este Concilio que se inicia en 1962. El mismo pretendía revisar variados aspectos referidos a muchos temas de la Iglesia, litúrgicos, diálogo con las otras Iglesias, apertura hacia el mundo exterior, formación de los sacerdotes y un largo etc. que abarcan asuntos doctrinales, algunos áridos para una columna acotada.

Hay un libro muy interesante, que es una crónica bastante detallada de las diferentes sesiones de ese Concilio, escrito por un sacerdote y periodista RalpfWiltgen, testigo del desarrollo del mismo, con un título muy sugestivo, “El Rhin desemboca en el Tíber”.

El título desnuda la influencia que tuvieron los Cardenales y Obispos del área Central de Europa, Alemanes, Holandeses, Belgas, etc., de ahí la mención al Río Rhin, sobre el núcleo más duro y conservador representado por la Curia Romana, por eso la alusión al Tíber.

Aquellos ganaron influencia, aplicando una visión más liberal o descontracturada de la ortodoxia Católica. En el libro se va mostrando, a medida que el Concilio se desarrolla, como los diferentes teólogos y jerarquías provenientes de estos países, fueron decisivos en tantas votaciones que traían aparejados cambios, algunos sustanciales.

Así fueron siendo derrotados, aquellos que representaban las líneas más tradicionales. La influencia de teólogos como Karl Rahner, Yves Congar, Hans Küng, conocidos por sus posturas más liberales, fueron decisivos en los cambios por venir.

Quienes somos creyentes, tenemos la visión de lo sobrenatural de la Iglesia como Institución, fundada por Jesucristo, con mandatos, sacramentos, doctrina, que tiene nada menos que 2000 años de existencia, atravesando tempestades varias.

De allí, que sea muy difícil separar, para algunos observadores, su papel histórico fundacional y su relación con el mundo en general. El Concilio caminó por estos pretiles y algunos cambios parecería que no han sido todo lo positivo que se podría pensar.

Veamos: la Iglesia tiene más adeptos? Hay más vocaciones sacerdotales? La proliferación de tantos grupos religiosos, algunos sin sustento, a que se deberá? Las crisis internas de la Iglesia, que hasta ha hecho renunciar a un Papa, tendrá que ver con esto que analizamos? La pérdida de fe de tantos religiosos y las aberraciones cometidas, que nos muestra? Las homilías casi panfletarias y de neto corte político, alejan o acercan fieles? Misas con cantos casi de rock, música estridente, es de respeto religioso?. Publicaciones en parroquias convertidas en comités de base, aumentan la fe quizás? Sacerdotes integrantes de grupos guerrilleros, aumentará la caridad o la paz? Teólogos impulsores y defensores de la Teología de la Liberación, la cual promueve una visión marxista, que puede tener de Católico? Nuestro país fue testigo de esa influencia a través de pastores como Monseñor Partelli, Spadaccino y unos cuantos más, con un claro apoyo a los movimientos insurgentes que actuaron por aquí, hay evidencias irrefutables sobre esto, como en otros países de nuestra América.

En fin, la lista de preguntas podría ser muy extensa, con el fin de poner un poco de luz sobre las consecuencias del Concilio.

Aterrizamos en la actualidad y nos encontramos con un Papa cercano, solo porque es Argentino, que sorprende con sus declaraciones, posturas y propuestas.

Don Francisco propone cosas, como que junto al derecho a la propiedad privada puede estar subordinada a la propiedad universal, o sea al uso de todos. Esto colisiona radicalmente con las Encíclicas de sus predecesores, quienes claramente han definido el derecho a la propiedad privada.

Agrega Francisco, que este es un derecho secundario, por ser el universal prioritario.

A Francisco le falta agarrar el bombo y salir a manifestar por la 9 de Julio con los muchachos peronistas.

La Iglesia milenaria ha propuesto y defendido, no solo la propiedad privada, sino que también la iniciativa privada como verdadero motor del desarrollo de un país.

La conocida Economía Social de Mercado, ha sido el modelo más defendido por la Doctrina Católica, aplicando el principio de subsidiariedad del Estado. Intervenir en aquellas actividades que no sean posibles para los particulares y quizás en otras, pero de manera subsidiaria, en apoyo a la iniciativa privada.

Las propuestas de Francisco son populistas y colocan al Estado en el centro, van derecho a generar desocupación, miseria, atraso. Porqué propone estas cosas el Papa? No sabe las consecuencias? Claro que síque lo sabe, el tema es que su postura es consciente. Porque en eso creen, su postura ideológica es esa. 

Y sin entrar en una mirada, digamos más política, el Papa representa hoy en día, una visión de tipo mundialista, globalizadora, llamemos políticamente correcta, siguiendo los lineamientos de quienes promueven estos cambios vertiginosos que hoy nos avasallan. 

En forma sutil, replica las consignas de una Revolución Cultural que ya hemos desgranado en columnas anteriores, modelada por agentes disolventes y que se han ocupado en estudiar bien, métodos y objetivos. Del otro lado, solo se puede recibir censura y condena, como se comprueba permanentemente.

La Iglesia ha sobrevivido a muchos Papas, a  Alejandro VI, Esteban VI y Bonifacio VIII, por nombrar tres connotados por sus terribles dislates, por ejemplo el último nombrado, que se ganó un lugar en La Divina Comedia, en el octavo círculo, el infierno de Dante. 

Hace pocos días, el Papa acaba de prohibir básicamente las misas en latín, echando por tierra algo autorizado por su predecesor.

Parecería algo insignificante, si no se tiene en cuenta la importancia de tal idioma en la comunicación histórica de la Iglesia, en un elemento central como es la misa y la liturgia en general.

Ya en el propio Concilio, se dio un paso en ese sentido, no es casual esto, no se intervino en esta cuestión por una mera razón de entendimiento del idioma, hay consideraciones más profundas a tener en cuenta.

Hubo movimientos que trataron de oponerse a varios cambios, sustentados en la ruptura que significarían a las tradiciones milenarias de la Iglesia.

De ahí el caso de Monseñor Lefebvre, que llevó a cabo una larga lucha en el sentido de defender y mantener la Iglesia Tradicional, oficiar la misa en latín y codificada según San Pío X, con una crítica dura hacia las reformas promovidas por el Concilio Vaticano II.

Se sabe, que hoy el Vaticano es, no solo un centro de poder, sino que también un centro de disputas internas entre grupos que intentan imponer sus visiones sobre las de otros, logias que están formadas por personas que luchan por el poder material tangible, mezcladas con los poderes espirituales, menos evidentes al ojo humano, pero siempre potentes.

Nuestra historia, como la de toda América, está fuertemente ligada a la influencia y acción de la Iglesia Católica, Artigas sin ir más lejos, tuvo su formación religiosa de la Iglesia y en su accionar como Caudillo y Jefe de los Orientales, estuvo siempre rodeado por conocidos religiosos que tuvieron decisiva influencia sobre él.

No podemos desconocer esta realidad, modificada luego,por cambios políticos y una decisiva intervención de la Masonería principalmente, corrientes más liberales y racionales que fueron alejando a la Institución de quehaceres más visibles.

Pero no podríamos soslayar la obra realizada en hospitales y otras Instituciones de auxilio y ayuda a necesitados de todo tipo. Su influencia a nivel educativo con Centros modelo en la formación de tantos jóvenes que pasaron por sus salones.

Intentar hablar de la Iglesia no es fácil, por ser un tema muy vasto, polémico y árido. Convengamos, que hay mucha información tendenciosa, que influye para tener perspectivas distorsionadas muchas veces, cuando se confunde el accionar de ciertos hombres, con el origen, fundamentos, objetivos de una Institución que perdura hace más de 2000 años.

La aparición de Cristo en la historia marca un punto de inflexión insoslayable, la proyección alcanzada por la acción de los doceApóstoles, hombres casi iletrados, personajes de los más humildes de la sociedad de la época, con uno incluso, que vendióa su maestro por 30 monedas, transformándoseen el símbolo de la traición. Todo estonos debe hacer reflexionar que algo muy poderoso y casi inexplicable, ha acontecido para que esta pequeña semilla, alcanzara una dimensión de carácter universal, que sustenta la fe de tantos millones de personas.

Podría traer cientos de citas, testimonios de todo color para hablar sobre la Iglesia, pero me voy a quedar con uno, olvidado tal vez en estos tiempos, el mensaje de la Virgen de Fátima.

Allá por 1917 se apareció en Portugal a 3 niños, pastorcitos en el medio de un campo perdido, durante varias apariciones, no creíbles para muchos, la Virgen fue conversando y detallando acontecimientos que ocurrirían ante la incredulidad de estos niños que poco comprendían quizás.

Anunció la Virgen, que si no había una cierta conversión de los hombres, una guerra más cruel sobrevendría, anuncios de la Segunda Guerra Mundial, cuando estaba en curso aún la Primera, Rusia esparciría sus errores por el mundo, estaba casi a pleno la Revolución Bolchevique con sus secuelas y un Tercer Secreto que no se podía revelar hasta el año 1960.

En éste, está la clave de entender que acontece hoy con una Iglesia que aparece sin rumbo claro, con un Papa que emite mensajes extraños, un clero que casi no cree ni en los milagros y parroquias semivacías porque los fieles no encuentran la palabra justa que atienda la fe y alimente el espíritu.

Son los síntomas bastante notorios de una crisis, anunciada hace tantos años y más allá de la fe de cada uno, de sus creencias y convicciones, no deberíamos dejarlo pasar inadvertido.

Una vez Jesucristo fue recibido en Jerusalén con todos los honores y alabanzas, a la semana, fue crucificado entre dos ladrones, vilipendiado, apedreado, insultado, azotado y demás aberraciones, porque el pueblo eligió a Barrabás para salvar. Increíblemente, esta historia la vemos repetirse bastante, cuando vemos a algunos personajes que la gente aclama.

Volviendo a la Iglesia digo, aún conociendo la polémica que podamos generar, en un mundo tan material, tan acelerado, donde ni tiempo tenemos para analizar que acontece, sería bueno tener un recogimiento espiritual, ese que elabora nuestra alma, nuestras reacciones intangibles, pero que son las que nos distinguen como seres pensantes y también con espíritu, eso debería estar atendiendo la Iglesia. 

Daniel García

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí