LULA ES UNA TIMBA

0
292

El presidente norteño pronunció un discurso no memorable el día de su asunción. Tanto así que es la primera vez que yo recuerde, que un gobernante llora leyendo un discurso que -seguramente- ni siquiera el mismo redactó. Una pieza oratoria cargada de lugares comunes y que no abre esperanzas de reconciliación nacional.

Quedó claro de sus palabras que el futuro supondrá una pulseada final en la que intentará seguir “comiendo piezas” de a uno y apuntar a la cabeza de don Jair en materia penal buscando un pronunciamiento judicial por supuesto “Genocidio” en tiempos de pandemia. No le será difícil probar cierto grado de irresponsabilidad en alguien que sugería a su pueblo tomar dióxido de cloro para sortear el covid, y exhibir en líneas generales una actitud de extrema irresponsabilidad. En ese caso no estoy seguro que quienes perduren sean los miembros del Supremo Tribunal que tengan la osadía de enfrentar tamaño desafío jurisdiccional. Si este partido se jugara hoy, la permanencia o integración del Supremo estaría condicionado por mayorías legislativas que son afines al Bolsonarismo. Es ahí donde la pulseada de marras se volverá otra “timba”. Es a cara o cruz. O encarcelo a Bolsonaro o este volverá por mi cabeza.

Queda claro que Lula ha estado zurciendo acuerdos con el “centro” del espectro político. Agréguele ud lector, la fobia anti Trump (Bolsonaro fue casi un espejo) y no era difícil imaginarse el desenlace de esta historia que todos ya conocemos.

Pero la “timba” a la que refiero dejará de ser timba el día que las causalidades sumadas equivalgan a las casualidades. Y estoy seguro que Lula va a ir en busca de la “compra” de más y más almas. De lo contrario la tiene complicada en el Parlamento. La creación de 37 ministerios como forma de ir compensando y pagando “lealtades de alquiler” no es suficiente. Debe torcer voluntades en las Cámaras e ir desintegrando de a poco los apoyos que aún mantiene el presidente saliente. De lo contrario pocas reformas de entidad podrán ser votadas.

Por cierto, la gestión Bolsonaro en materia de logros económicos, combate de la inflación y hasta del desempleo no serán fáciles de “empatar”.

La presencia de 11 mujeres en un gabinete de 37 dista mucho de una equidad de género prometida (hay menos mujeres que en una película de submarinos). Y por si fuera poco casi todas en carteras menos decisivas. Más aun dista de criterios de equidad los ministros afrodescendientes nombrados, comparando con la realidad étnica de Brasil. Alguna designación folclórica indigenista y lgbt para satisfacer “as arquibancadas” pero suenan a mucho ruido y pocas nueces.

La noticia es la promesa de desarmar a la población civil. Suena bonito, suena muy “Biden”. Pero ni bien empiecen a subir los delitos en las calles y don Jair y sus huestes empiecen a ejecutar en cuotas su operación retorno, olfateo horas difíciles en la hermana nación.

Tal vez lo más destacable del acto de asunción de Lula fue la presencia republicana de nuestra delegación de 3 Presidentes. Les fuimos a dar cátedra de democracia que es ejemplo en el Mundo. Tal vez por nuestro ombliguismo solo nosotros y unos pocos más valoren el gesto.

En la “timba” que supone el futuro de Brasil en medio de fuego cruzado la ida de Lacalle, Sanguinetti y Mujica fue algo sublime para nosotros.

Para ellos: sonó a un pastor llevando una biblia a una boca de pasta base.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí