MALEANTES ATACAN VARIOS POLICIAS Y MATAN A UNO POR LA ESPALDA

0
157

EL PASADO RECIENTE CONTADO POR LOS MEDIOS DE PRENSA DE LA ÉPOCA

Fecha: 7 de Julio de 1969 – Diario “El Día” – En Portada

MALEANTES ATACAN VARIOS POLICIAS Y MATAN A UNO POR LA ESPALDA

En las primeras horas de la mañana del lunes y en el lapso de una hora -entre las 6 y 15 y las 7 y 15, exactamente- se produjeron cinco atentados de los que fueron víctimas ocho agentes de policía. En todos los casos, los atacantes integraron grupos de tres y cuatro personas, entre los que figura una mujer y en uno de sus ataques, que tenían por objeto despojar a los agentes de sus armas y parte del atuendo, los agresores dieron muerte a uno de los policías, hombre ya maduro, que resistió valerosamente la agresión tratando de cumplir con sus deberes hasta el fin.

QUIEN ES LA VICTIMA

Germán Garay Dama es la víctima de este hecho que ha conmovido e indignado justamente a la opinión pública. Se trataba de un hombre ya maduro, de 52 años de edad, ejemplar jefe de familia. En efecto, con infinitos sacrificios Germán Garay dio, a sus cinco hijos, techo y educación. Lo hizo trabajando, primero, como soldado del Ejército, donde cumplió quince años de servicios con una foja inobjetable. Pasó más tarde a servir en los cuadros policiales y por un mismo lapso efectuó su labor en diversas comisarías mereciendo, siempre -por su escrupuloso cometido del deber- el respeto de sus superiores y el afecto de sus compañeros.

Le faltaba muy poco para acogerse a los beneficios de la jubilación y pensaba hacerlo dentro de dos meses cuando le sorprende esta desgraciada encrucijada del destino. Enfrentando a tres hombres, en la oscuridad del amanecer invernal, no se intimida y reacciona con heroica decisión al ser conminado a que entregue el arma de reglamento y la chaqueta, la gorra y el correaje que eran, para él, los símbolos de la autoridad, del orden, del respeto por la vida y los bienes ajenos. Y para cumplir con los votos formulados en ya lejanos años -cuando entró al servicio de la Policía- garay aún sabiendo en inferioridad de condiciones, se juega la vida. Es -como quedó demostrado después- baleado por la espalda, pero cae con el arma en la mano, sin soltarla. Obliga, con su gesto, la huida de los delincuentes que, en el otro extremo de su espíritu, actuaron para el saqueo, el desorden, sin respeto por la vida ajena. Hay, pues, todo un símbolo en la muerte de garay al que, con toda justicia, las autoridades ascendieron a cabo. No recibe los galones en vida, pero serán, sin duda, un galardón para sus cinco hijos, uno de los cuales es también un ejemplar agente policial.

LA ALEVOSA AGRESION

El parte oficial del caso, expedido por la Jefatura, da cuenta de que a la hora 6 y 20 de la mañana del lunes, dos agentes se dirigían a tomar servicio en la Seccional 7ª. Caminaban por Joaquín de Salterain separados por un trecho de unos veinte metros cuando fueron, casi simultáneamente, abordados por dos grupos de individuos. Uno de los agentes, Ruben Urriola, fue rápidamente inmovilizado y despojado del arma. En iguales momentos, otros dos sujetos enfrentaban al agente Germán Garay Dama, de 52 años de edad, que se desempeñaba como fajinero y, amenazándolo con revólveres, le exigieron la entrega de su arma de reglamento. Agrega el parte que Garay se resistió y, sin amedrentarse por la amenaza, sacó su arma e hizo un disparo. Fue, entonces, que uno de los atacantes disparó a su vez dos veces sobre su espalda, hiriéndolo mortalmente.

La brutal incidencia motivó que todos los atacantes huyeran sin apoderarse del arma de Garay, que quedó caída en el pavimento. El agente Urriola corrió hasta su compañero, tomó su revólver e hizo disparos sobre los que huían, sin dar en el blanco. Inmediatamente se prestó ayuda al caído, que fue trasladado al Hospital militar. Desgraciadamente los proyectiles le habían alcanzado en órganos vitales y falleció antes de que se le pudiera prestar asistencia. Un comunicado posterior del Ministerio del Interior señala que, el peritaje técnico, indica claramente que Garay fue herido alevosamente por la espalda.

LOS OTROS ATENTADOS

El primero de los atentados tuvo lugar en Rondeau y Paysandú a las 6 y 15. Un agente de la Seccional 3ª, luego de entregar el servicio se dirigía a su domicilio y esperaba el ómnibus cuando sorpresivamente un desconocido, que bajó de un coche posiblemente marca NSU, color claro, lo encañonó con un arma exigiéndole que le entregase el revólver, la gorra y el coraje. A pesar de la sorpresa, el agente reaccionó y, de un manotón, desvió el arma de su agresor pero, en tal momento y desde atrás, una mujer le puso el caño de un arma en la espalda, inmovilizándolo. Así fue despojado de aquellos enseres por los desconocidos, que fugaron velozmente.

Minutos más tarde -6 y 35- tres agentes se hallaban de facción en Camacuá y Juan Carlos Gómez. Allí fueron, repentinamente, rodeados por cuatro desconocidos. Uno de ellos llevaba parte de un uniforme policial, lo que despistó a los agentes, que no pudieron reaccionar cuando se vieron amenazados. Se los despojó de tres revólveres, una metralleta, un sacón y un correaje por los rapiñeros que fugaron en un auto, posiblemente color claro.

El tercer atentado se produjo en 8 de Octubre y Pirineos, a las 6 y 45; se hallaba allí un agente cuando repentinamente rodeado por tres hombres y una mujer que, apuntándole con armas de fuego, le obligaron a entregar su revólver de reglamento. Fugaron en auto, como los anteriores.

Finalmente a las 7 y 15, cuatro hombres y una mujer ascendieron a un trole en 18 de julio y Sierra; rodearon a un agente que viajaba en el vehículo rumbo a su seccional y le sustrajeron el arma de reglamento. Acto seguido, siempre bajo amenaza, obligaron al guarda a que hiciera detener el trole en 18 y Gaboto, donde descendieron perdiéndose de vista.

OTRO ATENTADO AYER

Ayer martes, se produjo un sexto atentado de la misma especie. Según nuestras noticias, en esta oportunidad los rapiñeros desconocidos no tuvieron éxito por la firme oposición del agente, que pertenece al Plantel de Perros, sito en Carreras Nacionales. Se dirigía a su trabajo cuando fue rodeado por tres o cuatro individuos; uno de ellos, de frente, lo amenazó con un revólver; el agente se resistió y se le hicieron disparos que, por fortuna, sólo rozaron su uniforme. En esos momentos se aproximó un ómnibus al lugar y los delincuentes huyeron, sin poder arrebatarle el arma. El agente debió ser internado en el H. Militar para ser atendido de varios hematomas.

Fecha: 7 de Julio de 1969 – Diario “El Diario” – En Portada

UN POLICIA FUE ULTIMADO HOY A MANSALVA POR DESCONOCIDOS

Fecha: 7 de Julio de 1969 – Diario “Acción” – En Portada

TUPAMAROS ASESINARON POR LA ESPALDA A UN POLICIA

En Uno de Cinco Atentados Contra Ocho Funcionarios

Un agente policial fue ultimado en las primeras horas de esta mañana por uno de los integrantes de un grupo de cinco desconocidos que atracó a un colega a efectos de hurtarle su arma de reglamento.

El doloroso episodio fue uno de los cinco que conmovieron hoy a la ciudad, ya que entre las 6.15 y las 7.15 horas, ocho agentes de distintas seccionales fueron víctimas de rapiñas, en lugares y circunstancias también distintas.

En tres de estos episodios actuó aparentemente un mismo grupo integrado por tres hombres y una mujer; en otro -el registro frente a nuestro diario- también apareció una mujer pero esta vez en compañía de cuatro desconocidos; en la rapiña que tuvo trágicas consecuencias, en fin, actuaron cinco hombres, pero no se descarta la posibilidad de que todos los casos hayan tenido los mismos protagonistas.

Los sucesos mencionados originaron una intensa movilización policial y una reunión, en dependencias de la Jefatura de Policía, de la que participaron el Ministro del Interior, Esc. Pedro W. Cersósimo; subsecretario de la men-

Una Real Guerra

Luego de 19 días de silencio, estamos hoy de nuevo junto a nuestros lectores, en medio de una situación difícil como pocas, con el país conmovido por sucesos que configuran un estado prácticamente de guerra y un clima de intranquilidad al que sólo va disminuyendo la acción enérgica del Gobierno y la presencia esforzada y serena de la fuerza pública, puesta -como siempre en esta República- al servicio del orden público y la vigencia del derecho.

Como toda su vida, ACCION habla con claridad y dice que no estamos hoy ante un enfrentamiento entre gremios y gobierno. No ha habido en la esencia de esta situación un choque de esa índole; al revés, jamás se cerró el diálogo entre el gobierno y los sectores en conflicto. Los trabajadores frigoríficos, protagonistas de mayor importancia, han estado en permanente diálogo con las autoridades e incluso aún después de implantadas las medidas de seguridad.

Es más, cuando más arreció la paralización de tareas, cuando se llegó incluso al corte de energía no estaba presente en la escena ningún reclamo social de importancia, y los trabajadores llevados a esa situación, en su inmensa mayoría no sabían de qué se trataba.

Quiere decir, entonces, que a este estado no se ha llegado por un enfrentamiento gremial en que no hubiera diálogo. Hemos llegado por la presencia en el país de grupos con quienes no se puede dialogar porque porque han renunciado a la conversación para ir a las armas, al sabotaje, al terrorismo. Fenómeno nuevo en el país, desde hace varios meses, sin embargo, se ha ido configurando la convicción, hoy ya indudable, de que existe en el Uruguay un movimiento subversivo al que debe enfrentarse con la energía connatural a la guerra.

Decimos esta última palabra sin temores no hay porqué esconder los hechos cuando así son y es preciso señalar hoy que la guerra ha cambiado en el mundo y ya no son más las batallas campales luego de una declaración formal las que configuran. La guerrilla, urbana y rural, lanzada en forma subrepticia y oculta, son sus medios comunes de expresión y eso es lo que está sufriendo hoy nuestro país en la capital. No hay guerrilla rural por falta de apoyo popular; hay guerrilla urbana porque escondidos en el mare magnum de la ciudad han podido actuar esos grupos, sin apoyo popular tampoco pero al amparo del anonimato. No se trata, por lo tanto, de lucha social sino de sedición, y ella no es conducida por los obreros y los sindicatos sino por pequeños núcleos que se abrogan el derecho de mandar.

Así, un día se voló la planta General Motors con total desprecio para los miles de trabajadores que podían haber perdido su trabajo allí. Y otro día se invadió el domicilio de un legislador o se asaltó el de dos Ministros, para atemorizar a todos quienes luchamos por una democracia vigorosa y activa. Y otro día hasta se llegó no sólo a cortar la energía sino a sabotear incluso las instalaciones con clara conciencia de dejar sin energía hospitales y servicios esenciales, y hoy mismo se mata a un policía a mansalva.

Ante la agresión llevada a ese nivel, ante la violencia desencadenada no por los trabajadores uruguayos -que nada tienen que ver- sino por pequeños pero eficaces grupos subversivos, el gobierno llevó adelante un plan de seguridad dentro del régimen de medidas extraordinarias que nosotros hemos apoyado en su espíritu y propósito. Medidas dirigidas a enfrentar la sedición, no pueden sino contar con el apoyo de todas las fuerzas democráticas del país, cuya sensibilidad se hiere cuando acaecen episodios de violencia como los descriptos o cuando se ve también un día arrearse el pabellón nacional de edificios públicos y remontarse en ellos símbolos extranjeros de Estados totalitarios que representan un concepto político y una filosofía de la vida opuesta a la que informa nuestra Constitución y nuestra propia historia.

Esa es hoy nuestra lucha. Más allá del detalle, que no interesa discutir, más allá de la minucia en que no interesa el acuerdo o desacuerdo. Claramente le decimos hoy al país que este diario, que nació al servicio de la República y de la justicia, está hoy -sin temores ni cavilaciones- en esa misma actitud. Junto al Gobierno porque el representa al Estado uruguayo que tenemos la obligación de defender por encima de nosotros mismos y de nuestros propios partidos, en la medida que es el patrimonio común y la salvaguardia de todos. Se equivocan quienes creen que es hora de seguir haciendo política partidista; en este instante no hay lugar para cálculos. Hay quienes quieren instaurar en el país la violencia como método y el terror como política, para destruir la democracia republicana y arrear nuestro pabellón; contra ellos estamos en lucha, y en ella ni damos ni pedimos cuartel.

LA DIRECCION

(Copia fiel del original)

Fuente: www.pasadoreciente.com “Museo de la Memoria del Pasado Reciente”

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí