MUJICA Y LA TÁCTICA DE «HACER LA DEL TERO». Por Marcelo Martín Olivera

1
1011

El reciente fallo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones (Ciadi), dependiente del Banco Mundial, que condenó al Estado a pagar una suma considerable por el cierre de la aerolínea Pluna, ha generado una profunda reflexión sobre las acciones políticas y sus consecuencias. En medio de este escenario, las palabras del ex presidente José Mujica han suscitado un intenso debate, especialmente por su defensa del cierre de Pluna y su posterior intento de desviar la atención hacia otros temas.

En esta columna, pretendo analizar brevemente la postura de Mujica y su táctica de «hacer la del tero», destacando las implicaciones de sus acciones y el impacto en la política uruguaya.

El caso Pluna se remonta a abril de 2012, cuando se produce un acontecimiento significativo en la historia de la aerolínea uruguaya. En ese momento, los directores del Estado que formaban parte del directorio de Pluna rechazan votar un préstamo del ING Bank por un total de 30 millones de dólares, propuesto por los directores privados con el objetivo de capitalizar la empresa y encontrar una solución a sus problemas financieros.

Esta decisión marca el inicio de una serie de eventos que conducen al cierre de Pluna y a una posterior batalla legal. En medio de este proceso, el gobierno uruguayo bajo la presidencia de José Mujica y el vicepresidente Danilo Astori se ve envuelto en negociaciones y acciones que el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones (Ciadi) consideraría determinantes para la caída de la aerolínea.

Se destaca la advertencia del gobierno a Matías Campiani, titular de LeadGate, empresa propietaria de parte de las acciones de Pluna, instándolo a devolver la aerolínea al Estado y retirarse como socio privado. Además, se menciona la amenaza de Ancap, la empresa estatal de combustibles, de interrumpir el suministro de combustible a Pluna, así como las declaraciones públicas de José Mujica que generaron incertidumbre entre posibles inversores.

En medio de estas acciones, se señala un giro en las negociaciones, donde el gobierno, mientras presionaba a los socios privados para retirarse, simultáneamente negociaba una capitalización con el empresario Juan Carlos López Mena, propietario de Buquebus, para que ingresara como accionista de Pluna. Este cambio de rumbo en las negociaciones subraya la complejidad de las relaciones entre el gobierno y los actores privados en el caso de Pluna. En este contexto es destacable la decisión del gobierno de otorgar a Alas U, una compañía formada por ex trabajadores de Pluna, lo que previamente había negado a la propia Pluna mientras estaba bajo la administración de socios privados y minoritariamente del Estado.

Estos eventos, que culminaron en el cierre de Pluna y en una posterior condena del Estado uruguayo por parte del Ciadi a pagar una indemnización de 30 millones de dólares más intereses, evidencian una serie de decisiones gubernamentales controvertidas que han tenido un impacto negativo en la reputación del país en materia de inversiones extranjeras.

«Hacer la del tero».

En medio del revuelo generado por el fallo del Ciadi y las críticas hacia el gobierno del que él formó parte, el ex presidente José Mujica no se quedó al margen y ofreció su opinión sobre el caso Pluna. En sus declaraciones, Mujica defendió el cierre de la aerolínea argumentando que «era una cosa que estaba muerta hacía una década». Esta afirmación, aunque podría tener fundamento en la situación financiera de Pluna en ese momento, no exime de responsabilidad a las acciones tomadas por su gobierno que, según el fallo del Ciadi, contribuyeron a acelerar el cierre de la empresa.

Sin embargo, lo más polémico de las palabras de Mujica no fue su postura respecto al cierre de Pluna, sino su intento de desviar la atención hacia otros temas. En un movimiento que recuerda la táctica de «hacer la del tero», Mujica sugirió que la precandidata a la presidencia de su propio partido, la intendente* de Montevideo Carolina Cosse, no era bien recibida en el interior del país.

Esta estrategia busca crear una cortina de humo que distraiga del verdadero problema: las acciones del gobierno durante su mandato y las consecuencias económicas y legales del cierre de Pluna. Al optar por este enfoque, Mujica muestra una falta de transparencia y honestidad, y pone en evidencia su prioridad por protegerse a sí mismo en lugar de asumir la responsabilidad por sus acciones como ex presidente.

Esto pone en evidencia su desprecio por las consecuencias de sus propios actos. Mientras él intenta salir ileso de esta situación sacrificando a sus propios compañeros de ideología, pero al final del día son los ciudadanos uruguayos quienes pagan el precio con sus impuestos.

Es bueno recordar a Margaret Tatcher y su frase: «No existe el dinero público; solo hay dinero de los contribuyentes”.

Las declaraciones de José Mujica en respuesta al fallo del Ciadi sobre el caso Pluna revelan una preocupante falta de responsabilidad y transparencia por parte de un líder político que ocupó la presidencia de Uruguay. Su defensa del cierre de la aerolínea y su intento de desviar la atención hacia otros temas mediante la táctica de «hacer la del tero» son ejemplos claros de una estrategia política carente de integridad y honestidad.

Estas actitudes no solo socavan la confianza en la figura de Mujica como ex presidente, sino que también plantean interrogantes sobre la posibilidad de que se repitan en el futuro bajo un gobierno de su mismo riñón ideológico. Si un líder político está dispuesto a evadir la responsabilidad y manipular la opinión pública para proteger sus propios intereses, ¿qué garantías hay de que no lo vuelva a hacer en el futuro uno de sus sucesores?

Uruguay necesita líderes que sean transparentes, responsables y comprometidos con el bienestar del país, no políticos que utilicen tácticas engañosas para salvaguardar su propia reputación. Es imperativo que los ciudadanos estén atentos y exijan un liderazgo ético y honesto, independientemente de su filiación ideológica. Solo así se podrán evitar tragedias como la del cierre de Pluna y la política de “hacer la del tero”.

Aclaración importante respecto a la palabra Intendente (*).

1 COMENTARIO

  1. Esa es la vieja escuela que no solo la usa el Frente amplio si no nuestro propio partido esas son las cabezas que tenemos que cambiar si queremos un País libre de corrupción e hipocresía, lamentablemente los que somos dirigentes o líderes de alguna agrupación y actual candidatos no solo luchamos contra la oposición o lo que consideramos oposición si no que también contra los nuestros muchas veces…

    Nos vamos enterando de lo que se destapa a nivel internacional que impacta a nivel Nacional, pero anda a saber cuántas de estás existen y por amoguismocracia quedan tapadas en el tiempo…

    Saludos Atte:Daniel Almeida
    Agrupación: Crecemos juntos
    Lista 369 Partido Colorado..

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí