MUJICA, “CORNUDOS” DE ALTO VUELO  Y DERECHOS HUMANOS… Por Daniel García

5
347

Estos días un fallo de un organismo de arbitraje internacional, ha condenado a nuestro país, a pagar unos 30 millones de dólares, los que se convertirán en más de 80 millones, en razón de intereses, costos y costas del propio proceso, todo consecuencia de aquel cierre de la empresa Pluna en el gobierno de José Mujica.

No entraremos en la crónica y detalles de este suceso tan lamentable, que solo ha acarreado pérdidas millonarias, a raíz de pésimos y turbios negocios, que a tantos años aún sigue dando coletazos, transformados en dineros que el Estado deberá pagar, o sea todos nosotros.

De un gobierno, de características, casi incalificables, encabezado por el Sr. José Mujica, quien nunca, ni siquiera elaborando la más intrépida fantasía, podría haber llegado a la máxima jerarquía del país, que nos puso al borde del abismo, en tantas decisiones, caprichos, improvisaciones, ignorancias y múltiples irresponsabilidades no medibles.

Tal vez, culminando el cúmulo de calamidades y desastres, con un supuesto remate de los aviones de la ex Pluna, digno de que alguna murga hiciera un cuplé maravilloso y una parodia convertida en delicia cómica, cosas que obviamente no sucederá en este “cornudo” carnaval.

Hago esta referencia para situarnos, trabajé cerca de 20 años en el mundo de las licitaciones con organismos del Estado, en una empresa privada que le vende servicios a diferentes organismos.

En ocasiones, dependiendo de los montos de compras, se requiere la gestión de un aval que garantice o respalde, ya sea, una oferta, o un cumplimiento de un contrato, cuando se es adjudicatario en una licitación.

Una forma de presentar un aval, es a través de alguna institución bancaria con la cual la empresa trabaja, para lo cual se deben presentar formularios, estableciendo que servicio, montos y demás condiciones comprenden ese aval, que esa institución bancaria emitirá.

Dichos trámites, como era habitual cuando los gestionaba, demoraban por lo menos de cuatro a cinco días, teniendo en cuenta, que la empresa que representaba, tiene una trayectoria en el mercado de más de 40 años, con una facturación millonaria y esos avales no superaban muchas veces los $ 300.000.- (pesos uruguayos trescientos mil).

Quiero significar con el ejemplo, que aquí se intentó realizar un remate de aviones, reitero, aviones, con un solo oferente, de una empresa extranjera, desconocida, a la que se le emitió un aval por 14 millones de dólares, en un plazo de pocos minutos, por el banco más importante del país.

Si bien hubo procesamientos de los responsables de este hecho, creo que el actor y responsable principal, quien además seguramente, dio la orden para que ese trámite fuera tipo “tren bala”, fue el ex presidente Mujica, quien como de costumbre, nunca es responsable, no aparece, ni asume culpas, como cuando actuó como terrorista, siendo evidente que hubo “cornudos” metidos en el asunto.

Como el Sr. Mujica no para de hablar, se engolosina cada vez que le acercan un micrófono o cámara, sigue emitiendo juicios, realiza declaraciones sobre todos los asuntos, nacionales, extranjeros o de galaxias cercanas si se lo preguntan.

El exceso en este sentido, deja en el camino, algunas reflexiones que no podemos pasar por alto, así que ahora que ya calentamos los motores, tomamos vuelo, no en Pluna, pero si en el teclado que nos invita a algunas consideraciones.

El fallo contra el país, despertó y puso arriba de la mesa el tema Pluna y sus derivaciones y por supuesto le fueron a preguntar al expresidente Mujica, actor principal de este hecho, cual era su opinión en el asunto y obviamente sobre la condena en cuestión.

Dice Mujica: “que el cierre de Pluna es pura pérdida para el pueblo uruguayo” reconociendo, “que los gobiernos son responsables”.

Aquí se perdió la gran oportunidad de decir, “yo fui responsable, mi gobierno metió la pata”, como tanto gusta decir al expresidente.

Sin embargo, el humo de  decir, “los gobiernos son responsables”, es solo una frase para la tribuna, que lo deja ajeno al asunto.

Agregó: “Es el precio que pagamos por la dependencia, los latinoamericanos hemos logrado hacer una corte por derechos humanos, pero en materia comercial, dependemos de la justicia del mundo rico”.

Rematando: “desea que las futuras generaciones generen cambios que lleven a que los latinoamericanos sean menos cornudos y creen una corte de derecho para que las empresas y las inversiones de afuera se adapten a la normativa local y no al revés”

Sin desperdicio, como siempre Mujica, habría que ponerle la etiqueta de “Exceso de verborragia”, ya que dice varias cosas de supina ignorancia, como fue calificado en un programa de debate televisivo, al cuestionar un fallo de un organismo de arbitrajes, donde se dirimen controversias comerciales a nivel internacional, y en que las partes se representan.

Decir que dependemos de la justicia del mundo rico, es un recurso semántico, para tocar o apelar a sentimientos de la “barra amiga” siempre dispuesta a aplaudir, cuando las culpas, siempre son del que tiene más, o los “ricos”. Demagogia pura y dura.

Muy interesante, la referencia a la corte de derechos humanos, cuando nuestro país, ha sido sometido a fallos de cortes internacionales sobre este trillado asunto, debiendo acatar injerencias desde el exterior, obligando a realizar homenajes, resarcimientos económicos a terroristas que murieron en enfrentamientos con las Fuerzas Armadas.

El famoso caso de las llamadas “Muchachas de Abril”, donde una corte ajena a nuestro país, prácticamente hizo “arrodillar” en señal de sumisión a nuestras instituciones, sobre un hecho, en el que casualmente, el expresidente Mujica, tenía cierta responsabilidad, ya que las involucradas, pertenecían a un grupo terrorista que éste lideraba.

Porque el tema de los llamados “Derechos Humanos”, atraviesa el discurso político, al desarrollar una visión, que se ha fraguado en organismos internacionales, de los que recibe apoyo, financiación, que condicionan finalmente, su aplicación, de la que Mujica y demás “cornudos” nunca se escandalizan o cuestionan.

Y en estos asuntos de injerencias internacionales, Mujica es un referente, basta recordar su amistad con el magnate George Soros, quien en acuerdo con aquel, usaron el Uruguay como campo de experimento para el desarrollo de la marihuana legal, para una supuesta, como utópica disputa de terreno al narcotráfico.

Los resultados a la vista, cada vez más consumidores, cada vez más familias en la angustiosa lucha contra una adicción perversa que destruye todo, Mujica preocupado porque no seamos tan “cornudos” con las decisiones que se toman en lugares lejanos y que nos afectan, con lo cual concuerdo, pero en un sentido opuesto al de Mujica.

Criticar las decisiones de organismos internacionales, de países “ricos” o del “norte”, deberían incluir a todas y no solo aquellas que me convienen, porque más notoria que la que convoca a los derechos humanos, que claramente defiende posiciones, más bien alejadas de éstos.

Nuestro país es testigo de esto, cuando hoy en día, se mantienen presos a quienes fueron llamados a combatir al terrorismo, personas con más setenta y ochenta años, en procesos que han violado todas las normas del derecho, así como la voluntad del voto soberano en dos oportunidades.

¿Porqué razón aún están presos y ninguna autoridad nacional pone fin a esto?

La presión de organismos internacionales, supuestos defensores de los “derechos humanos”, han bloqueado y condicionado, cualquier medida en ese sentido, la cual es mansa y obedientemente obedecida por una mayoría del sistema político y los medios de comunicación, evitando que se debata o trate el asunto.

Uruguay deberá pagar millonarias sumas por un fallo de corte internacional, generados en el irresponsable gobierno del Sr. Mujica, quien no asume responsabilidades, pero si nos alerta para que no seamos tan “cornudos”, aunque el está rodeado de varios y de alto vuelo.

Daniel García

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí