¡NI UN ENCHUFE TENEMOS EN COMUN!

4
662

Las vacaciones me llegaron y la semana pasada me tomé unos días de descanso, lo que incluyó que no escribiera mi artículo de opinión.

Retomando y luego de estar unos días en Brasil, algunas consideraciones me dejaron estar fuera del país.

La famosa CELAC se reunió, discursos rimbombantes se escucharon, furcios y equivocaciones adornaron una reunión que como de costumbre deja sabor a poco.

Hasta que intervino el presidente Lacalle, quien, en una valiente exposición, marcó la cancha y dejó establecida algunas consideraciones importantes.

En un discurso que no fue políticamente correcto, hizo saber que estas reuniones no se podían convertir en un grupo de amigos de afinidades ideológicas, sino que se deberían dar pasos en dirección a conformar un bloque regional para negociar y comerciar con el resto del mundo.

Lula, el nuevo presidente de Brasil, ya apareció como un generoso repartidor de recursos, ofreciendo financiar proyectos faraónicos de sus amigos de izquierda, como el caso del gasoducto Néstor Kirchner en Argentina.

Ya se han generado denuncias en Brasil sobre este asunto, ya que don Lula con mucha gentileza, utiliza recursos obtenidos con impuestos a sus ciudadanos para ayudar a amigos de otros países de su mismo sesgo ideológico, como hacía Chávez en su momento. Capaz que eso confundió al presidente Fernández quien no estaba seguro si el fallecido Bolivariano concurriría a esa improductiva reunión.

Es inentendible como Alberto Fernández puede continuar siendo presidente de un país de la importancia de Argentina, ante tantas fallas, errores, disparates y torpezas en su gestión, que tiene a una Nación con tanto potencia, casi semi postrada, con índices de pobreza alarmantes.

Los ilusos proyectos de una moneda común nos colocan en una encrucijada de poder entender y analizar, en manos de qué tipo de políticos se han puesto los resortes del poder para gobernar nuestras naciones.

O estamos en sociedades que realmente han perdido el rumbo, el buen criterio y el sentido común, o una gran operación de anestesia y lavado de cerebros ha triunfado para que se permita tanta improvisación, demagogia e incapacidad.

Solo el comprobar a quienes se les otorga la responsabilidad de gobernar en los diferentes países de nuestra región, debería encender las alarmas para descubrir que algo no funciona bien. ¿Cómo es posible que una y otra vez se tropiece tantas veces con la misma piedra?

Así, no es necesario nombrar uno por uno los casos en la región que desnudan una situación de descalabro y poca seriedad, por parte de los gobernantes recientemente electos y no tanto, cómo para poder aspirar a gobernar países viables, sin triplicarles la deuda externa, sin generar poblaciones ignorantes que no desarrollan habilidades para el trabajo y en definitiva no están preparadas para una vida productiva.

Pueden discutir por horas sobre derechos y lucha de clases, pero de trabajo nada, ni un ápice. Y lo pongo a propósito, porque se preguntarán que quieren decir nuestros analfabetos funcionales producidos por 50 años de gobierno gremial en la enseñanza, dejando hacer a los del cambio cultural Gramsciano.

Argentina casi alcanzando una inflación del 100%, pero su presidente se despacha con un descubrimiento de la alta economía, ya que nos explica que es un tema de la “percepción” de la gente la que hace elevar los precios.

Digno de un programa cómico, se podría presentar perfectamente en un sketch de La Tuerca o El Circo de Marrone, Operación Jaja, Jaujarana y otras genialidades de cuando no habíamos perdido la sonrisa y sabíamos reír a carcajadas si la ocasión lo ameritaba. ¡Referencias para los más veteranos!

Y lo dicen con una soltura y sin ninguna timidez como quien da cátedra en la materia, realmente bochornoso y muy triste.

Digo, que es muy difícil que logremos una verdadera integración entre nuestros países, cuando, haciendo alusión a nuestro título, no el de Licenciado, que no lo tenemos, cuando no hay ni siquiera enchufes en común entre nuestros países.

En mi descanso, viaje en avión a Brasil, desde que salimos del Aeropuerto de Carrasco, con totalidad de pasajeros uruguayos y algunos argentinos, las azafatas de a bordo, se dirigieron siempre en portugués e inglés.

En el hotel lo mismo, a pesar de que estamos en América del Sur, donde todos los países, con excepción de Brasil, hablamos español.

Entonces, si el socio mayor del continente, ni siquiera tiene en cuenta el idioma que hablan todos los vecinos que lo rodean, creo que será muy difícil hablar de integración.

Tal vez el propio Mercosur, sea la muestra más acabada de que son proyectos destinados al fracaso, como el famoso y efímero “Tren de los Pueblos Libres”, una de las tantas utopías o prendidas de vela al socialismo, como nos ha ilustrado el expresidente Mujica.

La intervención del presidente Lacalle en esta reunión de la CELAC, nos pauta nuevamente la disposición de nuestro mandatario a ser firme y no guardarse nada ante otros presidentes que tienen casi todos ellos, un claro perfil ideológico de izquierda.

El Foro de San Pablo ha extendido su influencia al haber obtenido el poder justamente, por uno de sus fundadores, lo que otorga una clara ventaja en el futuro accionar y en sus objetivos, al referido y nefasto Foro Paulistano, por otra parte, para nada convenientes a nuestros intereses.

Por ahí circula un discurso de Maduro jactándose que el plan del Foro de San Pablo marcha muy bien, cosa significativa y de alerta para quien quiera escuchar.

¿Tal vez, esto haya sido advertido por el presidente?

De ser así, esperamos ver que esa firmeza también se traslade al ámbito interno, ya que este año en particular, será ajetreado en el quehacer político, la oposición prenderá todas sus usinas de provocación, su experiencia en oponerse, tergiversar y retrasar o entorpecer los planes del gobierno, verán su máximo desarrollo.

La coalición deberá fortalecerse para ser nuevamente opción de gobierno y poder llevar adelante el resto de los planes que un solo periodo no permite ejecutar, teniendo en cuenta los casi dos años de pandemia que retrasaron tantos temas.

¡Paren con Astesiano y atiendan lo que pasa en el resto del mundo!

Para ello será fundamental la firmeza del poder ejecutivo a la hora de no ceder más espacios a un frente amplio pitceneteado, que no ha dado, ni dará tregua alguna al gobierno, en su afán de conquistar el poder nuevamente, para disfrutar otro quinquenio de abusos sin control.

Las elecciones en Argentina serán cruciales para saber cómo quedará el vecindario en cuanto a los signos ideológicos cercanos.

Si la gente es convencida nuevamente por un discurso fácil, demagógico de una izquierda seductora de incautos, solo nos pondrá a merced de intereses poderosos y transnacionales que no favorecerán nuestras perspectivas de desarrollo.

Con los candidatos que esa coalición de izquierdas apronta, esto último nos da mayor certeza en el pronóstico

Volviendo al título, aquí no tenemos enchufes en común ni con Argentina ni con Brasil, y aguardamos, no se usen mal y terminemos con una “patada”, como conocemos vulgarmente, cuando metemos los dedos en el lugar equivocado.

4 COMENTARIOS

    • Muchas gracias Claudia, creo que allí nos jugamos buena parte del futuro, enfrente tenemos un rival de cuidado, es artero, miente, tergiversa y es experto en provocar caos, tanto como seducir tontos.
      Cordial saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí