NOS VAMOS A LA BARRA…DEL CHUY. Por Daniel García

2
1545

Hace años descubrí este precioso lugar en la frontera con Brasil, lugar de playas amplias, aguas saladas, vientos oceánicos y confraternidad fronteriza.

A unos 340 kilómetros de Montevideo, es un lugar recomendable, por su tranquilidad, naturaleza y cercanía, además de compras a precios convenientes.

No escribo esto porque sea una crónica de turismo o de recomendaciones para sus vacaciones, a pesar de que parecería que el lugar se ha puesto de moda, cuando visitantes conocidos y mediáticos han aparecido sorpresivamente.

Nos referimos a la visita que realizó el sociólogo Gustavo Leal, ex director de Convivencia del Ministerio del Interior en el gobierno frenteamplista.

No dejaría de ser una visita más, si no fuera por quien fue el visitado.

El episodio, telenovela o como se guste llamar, del famoso caso Astesiano, no deja de producir información y novedades, en un asunto que ha desbordado cualquier previsión de lo que pueden ser repercusiones de un caso delictivo.

Lo interesante, es que don Gustavo Leal puso proa por Ruta 9 hasta la Barra del Chuy, en este caso del lado de Brasil, para visitar a los padres nada más ni nada menos que del famoso Sr. Astesiano.

Lo primero que me surge como pregunta, es como pudo saber el paradero de esta familia, en un lugar que ya de por si es agreste, con cientos de viviendas y con poca señalización de las calles del lugar. Un verdadero trabajo de inteligencia digno de una organización con métodos militares.

Versiones indican que Leal se trasladó hasta el lugar para saludar al padre de Astesiano y ponerse a las órdenes.

Una llamada telefónica podría haber subsanado esa disposición diplomática, ahorrándose los casi 700 kilómetros de traslado de ida y vuelta, salvo que la visita a la zona del Chuy fuera por motivos de compras de frontera.

¡En cuyo caso le habrán recordado, descuento, el tope de 250 USD y la imposibilidad de comprar en free Shops!

Las explicaciones de Leal deberán ser muy contundentes y certeras para poder descartar todas las suspicacias que este hecho ha generado, máxime cuando el hombre adelantó que el jueves se sabría toda la verdad y ahora el asunto es que terminó como indagado.

El famoso “fue por lana y terminó trasquilado”.  

Las crónicas indican que la familia Astesiano quería entrevistarse con alguien del Frente, no se sabe adonde llegó esa inquietud, solo sabemos que Leal pidió pista y se lanzó, aunque ahora todos miran para el África, el “compañero”, ¡¡a los leones!!

Al momento de escribir esta nota, la fiscalía se ha expedido, condenando al Sr. Astesiano a cuatro años y medio de prisión, por lo que esta parte del caso estaría finalizando, quedando el episodio Barra del Chuy por dilucidarse.

Pero Astesiano da la sensación de ya haber sido condenado previo a esta resolución, cuando hace meses se ventilan supuestos chats de mensajes de éste, con varios interlocutores.

¿Dónde estaría la reserva que las actuaciones de la Fiscalía requieren en una investigación tan delicada?

¿Quiénes tienen acceso a esa información que se supone tiene ese carácter?

¿Usted lector, que pensaría si por una causa determinada se ve envuelto en una investigación y los mensajes de su celular fueran ventilados públicamente un día y otro también?

¿Pensaría que las conclusiones, su futuro, sería igual que si las cosas fueran por los carriles de una prudente reserva?

Esta investigación se convirtió en un circo mediático, en el cual la oposición básicamente entendió, que era el caso adecuado para acorralar y asfixiar al gobierno, involucrándolo en un mar de sospechas, intrigas, rumores y una maraña de mensajes que terminaban en la “tormenta perfecta”.

Por lo tanto, hay una cantidad de miles de personas, que ya tomaron su posición, sin importar pruebas, testimonios o lo que se quiera decir, Astesiano encarna lo peor de la corrupción instalada en el corazón de la Torre Ejecutiva y por ese camino irán los discursos explotando el “talón de Aquiles” gubernamental.

De nada sirve que se haya sabido que la mafia de los pasaportes opera desde hace mucho, casi diez años y que su origen es en el gobierno de Don Pepe, ese dato parece haber pasado a un tercer plano.

Imagino al Uruguay dentro de doscientos años, si existimos aún, de qué forma tratarán los historiadores estos hechos, cuando los que los estamos viviendo tenemos visiones y valoraciones tan antagónicas y variadas.

No con esto estoy justificando a Astesiano y sus fechorías, solo una reflexión general del tema y sus derivaciones.

Pero personajes generadores de intrigas siempre existieron y hoy debería quedar en claro quiénes son abanderados en estos menesteres.

Las intrigas se nutren de generar dudas, de dejar cosas en estado nebuloso que nadie puede a ciencia cierta resolver con certeza, terminando en manos de aquellos expertos que cuentan con la capacidad de multiplicarlas.

Meras dinámicas sociales dignas de algún estudiante avanzado de sociología.

La política es un campo propicio para muchas cosas y algunas bastante opacas, porque a todos nos gusta posar de poco crédulos hacia este mundo, a pesar de que todos lo terminamos alimentando, sin olvidar que los mismos políticos provienen de esta sociedad.

El Frente Amplio, a quien dedicamos la columna anterior con motivo de su aniversario, es un gran operador de intrigas, generador de dudas y suspicacias en todos los temas, alimentando fantasías que muchos militantes necesitan adoptar.

Su más acabada y reciente obra la vimos cuando se dio la discusión sobre los artículos cuestionados por el referéndum de la LUC.

Todo lo que se anunció no aconteció, ninguna de las aparentes catástrofes que se avecinaban, no ocurrieron, pero si la intriga, las dudas y desconfianzas ganaron muchas voluntades, que hoy en día siguen aguardando lo peor.

Así funciona y lo saben muy bien y por ende así operan, una y otra vez, una y otra vez.

Días pasados en un encuentro casual con el presidente de la República, Fernando Pereira presidente del Frente Amplio, intentó saludar al mismo, como si existiera un diálogo y trato de caballeros, pese a las diferentes posturas políticas.

Lacalle casi ignoró a Pereira, cuando solo lo palmeó en su espalda y le recomendó cuidarse, quedando aquel desairado según vimos todos, le faltó que le gritaran “anda pa allá bobo”.

Creo que nadie cuestiona al presidente por esa actitud, frente a quien se le ha tendido la mano de mil formas, quien ha respondido groseramente, de manera destemplada, cuasi acusando al gobierno de corrupción, habiendo hasta pretendido desde esa fuerza política, que el presidente renunciara.

Creemos, que, desde el gobierno se ha sido demasiado permisivo como condescendiente, cuando todos esperábamos la instalación de auditorías que analizaran y desmantelaran la desidia y corrupción en tantos lugares, el despilfarro y descontrol luego de quince años de gobierno frenteamplista, como ha quedado al descubierto.

En el debe han quedado varios asuntos, la vergüenza de mantener presos a militares octogenarios que solo cumplieron con su deber cuando tuvimos una guerra interna y que esperan una solución política, cuando de por medio, además, hubo dos pronunciamientos del soberano para dar vuelta esta página.

Cuando se le pregunta al ministro de Defensa Nacional, éste nos remite a la separación de poderes para que aceptemos la situación, cuando para llegar a esto se violaron todos los respetos de leyes, poderes y la misma voluntad ciudadana dos veces.

Situación que solo favorece a la venganza del Partido Comunista, quien ha llevado adelante este atropello a las leyes, lamentablemente con el silencio cómplice de buena parte del sistema político.

Con un vecindario inestable, con grupos claramente terroristas dando vueltas por las cercanías, es un suicidio estratégico para el futuro cercano, no atender debidamente el tema militar en general.

Ya lo hemos mencionado en columnas anteriores, ¿las autoridades están seguras de poder contar con sus FFAA dispuestas a combatir, de ser necesario, ante esta inestabilidad jurídica a la que se someten los actores del pasado reciente?

¿La coalición Republicana tiene respuestas claras a esta inquietud?

Cuando por otro lado vemos, que antes de comenzar este gobierno, el Frente Amplio anunció públicamente, que no iban a dar tregua, cosa que podemos comprobar un día y otro también, con pandemia o sin pandemia, ya sea por la fuerza política, por el aparato sindical o las varias ONGS al servicio de esa causa.

El aparato de la izquierda está al servicio de un único objetivo estratégico que es retomar el poder perdido, alentados hoy, por el triunfo de Lula, un vecino poderoso, con cuantiosos recursos, sin escrúpulos para llevar adelante los objetivos del Foro de San Pablo, Grupo de Puebla o las mil formas que estos camaleones tienen para travestirse.

Vale todo, es la consigna que pone en práctica el Frente Amplio, las pruebas son suficientes en estos cincuenta y dos años, agudizado desde que el perfil de sus dirigentes actuales ha pasado a un estilo “patota sindical”.

Un año clave está en marcha, la defensa de determinados valores es impostergable, vienen por todo, como lo anuncian, por lo que nuestro radio de acción es de trescientos sesenta grados.

En alerta, para rebatir, denunciar y combatir, las acciones mentirosas, medias verdades e intrigas de esta izquierda siempre al servicio de intereses internacionales.

Estimado lector, para cerrar, le recomiendo que cuando pueda, visite la Barra del Chuy, seguro lo va a disfrutar, ¡se lo digo Lealmente!

2 COMENTARIOS

  1. Estimado Daniel, toda persona que conozca el departamento de Rocha y sus playas sabe de su encanto natural y seguramente la preferirá a cualquier otro lugar, para pasar el verano. Lo extraño es eso que apuntas que el Sr Leal dijo que se iba a saber la verdad luego de su viaje a La Barra del Chuy, y sin embargo terminó pasando de testigo a indagado en la causa de los pasaportes falsos en la que está metido el Sr Astesiano y por ello ha sido condenado. La participación del Sr. Leal merece sin duda ser aclarada por el bien de todos. Hace 11 años que este tema crece y no lo sabíamos. Esperemos que así sea, que todo se aclare. Gracias por tu nota que es una perla más en tu denodada lucha por una verdad histórica que se nos hace esquiva, dado el cruce de intereses que no quieren que la verdad surja. Los urugiuayos no nos merecemos eso. Gracias Daniel.

    • Gracias Raúl por el comentario. Sin duda Leal y también el Frente, deberán explicar una situación que casi no las tiene. Es todo muy turbio y cuando se quiere aclarar, mas de oscurece como dice el viejo dicho. Esta novela parece tener muchas vueltas de tuerca y veremos con ansiedad que cosa nos cuenta Leal. La causa original de los pasaportes parecería que estaría en el motivo del viajero del Este.
      Cordial saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí