PASES EN COMISION, LA HISTORIA Y EL PRESENTE…

0
56

Por: Daniel García.

Confieso que me costó resumir el título cuando uno quiere compendiar tantas cosas. Nuestro país a pesar de su tamaño, no deja de generar noticias interesantes, como preocupantes.

Días pasados es detenido un integrante de la Guardia Republicana vinculado a un contrabando de armas y drogas. Además la noticia agregaba, que el mismo se desempeñaba como asesor y en pase en comisión con la Diputada Susana Pereyra, quien además como se sabe es la esposa del ex Ministro del Interior Eduardo Bonomi.

En rápidas declaraciones, la diputada pretendió desligarse de cualquier vínculo con aquel policía, pretendiendo colocarlo, casi como alguien que fue asignado a la custodia o seguridad familiar, en razón de la investidura del ex ministro.

Que mejor coartada que atribuir a un arreglo hecho con el ex Ministro Larrañaga, hoy fallecido y por ende imposible de contrastar esa versión.

Pero como siempre, aparece un pero, las mentiras tienen patas cortas, como bien dice el refrán popular.Aparecieron documentos con fecha de Febrero de 2020, donde queda desligado, obviamente,el extinto Ministro Larrañaga, con la solicitud de la diputada Pereyra por el pase a comisión del policía.

La Diputada del Frente Amplio, ya estuvo involucrada anteriormente con hechos preocupantes. Siendo su esposo el Ministro del Interior, se descubrieron sus vínculos con la “barra brava” del Club Peñarol, nadie desconoce qué clase de personajes la integran en su gran mayoría, nadie desconoce tampoco, cuáles son sus actividades ajenas al deporte.

La Diputada, advertía a aquellos, de escuchas a través de teléfonos intervenidos por la policía, estaba en el reparto de entradas y autorizaciones de ómnibus que trasladaron hinchas fuera del país sin registros y debidas autorizaciones, en un combo de irregularidades casi novelesco.

Hechos graves, que como tantos otros, han quedado sepultados en un océano de olvidos muy extenso y profundo.

De don Bonomi sabemos que, en sus años jóvenes, como integrante del MLN Tupamaros, ejecutó por la espalda al ex Sub Comisario Leoncino, cuando integraba la Columna 15 con el “alias” deJulio.

Desde un Peugeot robado, ejecutaron al sub comisario, quien se negó a aceptar sobornos para permitir la fuga de 106 integrantes del MLN detenidos en la ex Cárcel de Punta Carretas, de donde era sub director.

Operación denominada “El Abuso” por los propios guerrilleros y que se llevó a cabo de todas formas.

Llegado el año 1985, retomada la actividad política mediante elecciones, la primera medida del Parlamento del momento, fue votar la Ley de Amnistía General e Irrestricta, una ley generosa, así como parcial y renga, de la cual Bonomi y miles más se beneficiaron.

¿Dígame estimado lector, a usted alguien le preguntó si estaba de acuerdo con liberar a los subversivos detenidos?

No hubo consulta alguna, a pesar de los graves hechos cometidos, los muertos que provocó el enfrentamiento, los robos, los secuestros, atentados de todo tipo, hasta la Bandera de los 33 Orientales fue robada.

Nadie parece haberse sorprendido, indignado o avergonzado por levantar la mano y cantar loas a los sediciosos, transformados en víctimas.

Ya en el acto del Obelisco hubo que escuchar, que aquellos eran unos pobres inocentes, mal juzgados y mal detenidos. Nada se dijo en esa proclama de las víctimas inocentes cuyas vidas segaron o los asesinatos a agentes del orden público ejecutados por ellos. 

El cambio en el relato, la tergiversación de la historia comenzó a fraguarse en un acuerdo insólito por parte de quienes debían defender la Institucionalidad, así como la propia Democracia antes violentada y atacada por estos iluminados.

Parecería que el sistema político nunca llegó a comprender la naturaleza del conflicto, nunca estudiaron y tampoco escucharon a quienes sí lo hicieron, creyendo que eran solo adversarios que pensaban distinto y que por lo tanto merecían el trato político del caso.

Una cuota de ingenuidad, cuando no de complicidad, explicarían estas actitudes, que solo cambiaron cuando la situación de desborde obligó a que votaran medidas extremas como establecer el Estado de Guerra Interno.

Del lado oficial, o sea de las fuerzas del Estado llamadas a intervenir para combatir la guerrilla, fue de estricta justicia el voto de una leypara que el Estado cesara en su pretensión punitiva.

Allí debería haber terminado lo relativo a este capítulo de nuestra historia, pero el Frente Amplio junto firmas para cuestionar y someter a plebiscito la misma en dos oportunidades con 20 años de distancia.

En ambos casos la ciudadanía fue contundente, dando por válida la ley, en un claro mensaje implícito, que este asunto debía ser terminado, dando vuelta la página, pese a los dolores que pudiera haber en tanta gente, pero la pacificación estaba por encima de todo.

Nadie advirtió en todo ese tiempo, que la ley era o podría ser inconstitucional, solo eso aconteció cuando el tema era inevitable quedara como parte de la historia, para que este recurso o particularidad apareciera en el escenario, anulando los efectos que la misma había tenido.

Se detonó allí, las citaciones a militares, que 50 años antes, cumplieron las órdenes de combatir a aquellos grupos que aplicando violencia armada querían hacerse con el poder.

Situación que llega a nuestros días, en una sucesión interminable, que comprende a hombres mayores de 70 y 80 años, avasallando todo orden racional, como todo orden jurídico conocido, donde solo se puede explicar por una interminable sed de venganza de determinados grupos, apadrinados por la inoperancia e indiferencia de quienes deberían denunciar estas irregularidades.

¿Y la ley de amnistía, no era inconstitucional? 

El país para salir de este brete que lleva 50 años de discusiones y enconos, debe apelar a una solución política como aconteció con la ley de amnistía, que sin consultar a nadie fue rápidamente aprobada. Con una generosidad tan amplia que abarcó a quienes nunca fueron detenidos, reparó cargos, brindó compensaciones económicas y hasta generó pensiones que hoy en día pasaron a ser hereditarias.

En Bonomi, que pasó nuevamente a estar presente en la opinión pública por estos hechos de apariencia irregular, donde está involucrada su señora, notoria dirigente política, se puede representar y revivir esta interminable parte de la historia.

No han dejado de ser protagonistas los integrantes de los movimientos subversivos, ya sea a través de la política, de acciones como fue el Filtro y otras participaciones sospechosas, donde muchos identifican una presencia difícil de ignorar como de vincular, robos de cajeros, aparición de arsenales como el de Feldman, policías “suicidados” por denunciar irregularidades internas, diputados que plantean “democratizar” las armas, para que no sean las FFAA quienes tengan el monopolio de las mismas, la injerencia y dirección en todos los conflictos, con las consiguientes pérdidas de trabajo, jornales y hasta cierre de Empresas.

Nuestras FFAA recurriendo a lo que los mandos determinaron en su momento, se afiliaron al llamado “silencio austero”, por el cual se dejó un espacio libre sin respuesta a todas las historias y relatos que los ex guerrilleros e integrantes del Partido Comunista comenzaron a divulgar.

Pasaron a ocuparse de sus tareas específicas, tanto en el país como fuera de fronteras en las conocidas Misiones de Paz.

Aquel relato, lleno de falsedades, tergiversaciones, presentado en libros, diarios, canciones, medios de comunicación, planes educativos y otros agentes culturales, moldearon muchas cabezas que compraron esas versiones, convirtiendo a nuestras FFAA en cuasi demonios.

Como bien plantea la Sra. Mercedes Vigil, se debe salir de la anécdota y mirar el tema en su conjunto, para poder entender la necesidad de dar por finalizada esta triste etapa de la historia y las consecuencias de división que se crearon.

La discusión de ideas continuará sin dudas, pero sin que haya personas rehenes de una situación que debe finalizar, respetando derechos básicos.

Cuando esta nota se publique, un grupo de ciudadanos habrá sido recibido por el Sr. Presidente de la República, para presentarle una carta firmada por miles de compatriotas, que buscan poner el punto final a esta disputa.

Los conflictos y guerras son siempre crueles y hay víctimas, nuestra historia es testigo fiel de eso, pero ha sabido resolverlas, aplicando soluciones que son de la esencia del ser humano, de lo intangible que solo puede elaborar nuestra alma, traducidos en actos de perdón y reconciliación.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí