PEPE MUJICA, HÁBIL “BAGAYERO”

0
291

EL PASADO RECIENTE CONTADO POR LOS MEDIOS DE PRENSA DE LA ÉPOCA

Fecha: 3 de Enero de 1969 – Diario “El Diario” – En Portada

LA POLICIA UBICO UNA GUARIDA DE LOS TUPAMAROS EN EL CERRO

METRALLETAS, GELINITA Y UN TRANSMISOR DE ONDA CORTA

Fecha: 3 de Enero de 1969 – Diario “El Diario” – Pág. 16

ASESTAN OTRO GOLPE CONTRA TERRORISTAS

Tres modernas metralletas, un trasmisor de onda corta y seis kilogramos de gelinita en cartuchos, fueron hallados en las primeras horas de esta tarde en una finca del Cerro que se supone sea otra guarida de los tupamaros.

Dos personas fueron detenidas (la dueña de casa y una pariente suya, mayor de edad), en tanto se libró una orden de captura, a fin de aprehender a un hombre. Habitante de la misma vivienda.

El exitoso procedimiento se llevó a cabo poco después del mediodía, en una finca de la calle China Nº 1737 bis, donde reside y tiene instalado su consultorio una obstétrica, cuyo nombre y demás datos omitimos por el momento.

Al frente de las actuaciones se encontraban el comisario Justo Rodríguez Moroy, adscripto al Comando de Jefatura, y el subcomisario Edison García. En la oportunidad, intervinieron personales de Inteligencia del Ejército y la Guardia Metropolitana. Esta unidad envió una brigada de choque, pero no fue necesario su actuación, ya que nadie había en la casa al llegar la policía y todo se desarrolló sin violencia.

Cuando las autoridades procedieron a una prolija revisación en el interior de la vivienda, pudieron localizar en primer lugar las tres metralletas, que son de marca PAM -1, calibre 9 mm, de fabricación argentina. Dos de estas armas tienen limados los números de registro, pero la tercera lo posee (Nº 1134), del mismo modo que presenta un grabado con el escudo de la República Argentina. Esto indicaría que es un arma del Ejército del vecino país.

Posteriormente, apareció el trasmisor de radio de onda corta, de 12 lámparas y con la inscripción SC 1399.

También este aparato muestra todas las características de haber pertenecido a alguna unidad militar. Sólo le faltaba la instalación de la antena, para ser puesto en funcionamiento.

Finalmente, los policías hallaron un paquete conteniendo gelinita en cartuchos. Pudo establecerse que hay 6 kilogramos del explosivo y podría tratarse de una parte de lo robado en polvorines de obras en construcción en Pan de Azúcar o en Tacuarembó. En ambos lugares se denunciaron -como informamos en su oportunidad- esos materiales.

La mujer niega

Cuando las autoridades se hicieron presentes en la casa de la calle China, encontraron allí a tres personas: una joven de 17 años, familiar de los ocupantes; un niño de corta edad, hijo de los dueños de casa, y una señora encargada de cuidar al pequeño.

Más tarde, alrededor de la hora 13.30, llegó la señora residente en la finca, una partera que vive desde hace años en la zona. Esta mujer fue interrogada por la policía, y negó tener ninguna relación con los tupamaros, ni con otras personas dedicadas a actividades subversivas. Igualmente, fue detenida en averiguación y trasladada más tarde a la Jefatura de Policía, lo mismo que la jovencita familiar suya.

Una orden de captura

Avanzadas las investigaciones, pudo conocerse que el esposo de la obstrética, es funcionario de UTE y se desempeña en la reparación de máquinas de escribir. Asimismo, posee en copropiedad una florería, “La Orquídea”, ubicada en la calle Grecia Nº 3752, también en la Villa del Cerro.

Según las declaraciones de su esposa, debía regresar a su domicilio a las 13.20. Se le buscó una media hora y, como no retornara, fue librada una orden de captura, para localizársele y detenérsele. Las unidades policiales fueron alertadas de que el hombre utiliza una camioneta para sus traslados.

A todo esto, la gelinita y las armas encontradas en la casa de la partera, habían sido puestas bajo el expertizaje de los técnicos del Arsenal de Guerra, que las revisaban esta tarde.

El hombre de los paquetes

Las autoridades continuaron las indagaciones y pudieron determinar que, antes de ser depositadas en China 1737, las metralletas, la radio y los explosivos habían sido entregados por un tal “Pepe” en la florería “La Orquídea”. Según se supo, “Pepe” llegó al negocio el domingo de noche, con los paquetes que contenían esos materiales.

La obstétrica no dio ninguna explicación satisfactoria sobre los motivos del traslado hasta su casa de esos efectos. Solo dijo que todo era una confusión, y se negó a que la detuvieran, pero luego accedió ir hasta la Jefatura, en compañía de una policía femenina.

Las autoridades consideraban fundamental el testimonio que pueda obtenerse del marido de esa mujer, al que se buscaba esta tarde, afanosamente.

Los procedimientos proseguían al cierre de esta edición, con intenso ritmo, y trascendió que en las últimas horas de hoy podrían surgir importantes novedades.

Fecha: 4 de Enero de 1969 – Diario “El Día” – Pág. 9

ESTALLÓ UN PETARDO DE LOS TUPAMAROS, DOS HERIDOS LEVES

Un petardo, presumiblemente colocado por “tupamaros” o arrojado en un lugar de prensa concentración de público, anoche, a las 20.35 dio, como resultado, dos personas heridas. Por fortuna, las lesiones aunque dolorosas son leves y los afectados -un hombre de trabajo y su hijo de 13 años- se hallan ya, luego de curados en el Hospital Pasteur, en sus respectivos domicilios.

Se trata de Martín Gutiérrez, uruguayo, de 49 años de edad, vendedor callejero de “frankfurters”, quien transcurría con su hijo Luis Eduardo, por la Avda. 8 de Octubre, arrastrando su carrito. Decidió estacionarse en la esquina de aquella avenida en su intersección con Gobernador Viana y, apenas lo había hecho, cuando debajo justamente de su carrito estalló un poderoso petardo. La explosión, con su ola expansiva, volcó el artefacto y, posiblemente, aventó lejos su envoltura metálica. Lo cierto es que Gutiérrez y su hijo sufrieron cortaduras profundas en las piernas. El público, numeroso, que transitaba a esa hora -recobrado del pánico que causó la poderosa explosión- los socorrió. En el Pasteur fueron curados, se detuvo la hemorragia y se les dieron puntadas en las heridas. A las 22 eran reintegrados a sus hogares, sito en Purificación 3773. Es de mencionar que, conjuntamente con la explosión aparecieron esparcidos por el lugar, en gran número, panfletos mimeografiados exactamente iguales a los dejados por el comando “22 de Diciembre” en el Juzgado, en ocasión del robo de armas de que hemos informado profusamente en su oportunidad.

Terroristas Fugan en el Cerro; hallan Armas

Una rápida y espectacular operación realizó ayer uno de los grupos policiales adscriptos al Comando de la Jefatura. En base a datos -cuyo origen se mantiene en estricta reserva- se allanó la finca de la calle China 1737 bis, en el cerro. Eran entonces las 13.15. Los funcionarios, dirigidos por el comisario Justo Rodríguez Moroy fueron apoyados por una dotación de la Metropolitana. Pero la presunción de encontrar resistencia armada se diluyó, felizmente. En la casa, en tal momento, sólo se encontraba un hijo pequeño del matrimonio que la ocupa, la señora que cuida del niño y una jovencita de 17 años de edad, sobrina de la obstétrica Rita Fraga de Refreschini, que es la dueña de casa.

Poderoso Material Bélico

Con orden y mesura para no alarmar a las mujeres y al niño, pero con celeridad se produjo la tarea de allanar y revisar la casa. En una de las habitaciones, cuidadosamente enfundadas, se encontraron tes metralletas PAM calibre 9 mm., de fabricación argentina. Dos de ellas tenían los números limados, pero la tercera tiene grabada la inscripción 1134. Estas armas, poderosas, son las que usan las unidades ligeras del ejército argentino. Se continuó revisando la casa, que es amplia y revela confort, y en otra dependencia se encontró un trasmisor de radio de onda corta, de doce lámparas, con la inscripción SC 1399. A este trasmisor le falta la antena. Por el color de que está pintado y otras características se presume -que también corresponde al modelo que usan las unidades de comunicación del ejército del vecino país. Finalmente y cuidadosamente envuelto en paquetes de embalar, se encontraron ocho kilos de gelinita. El origen de este poderoso explosivo no se pudo determinar y se le vincula a los robos de este material ocurridos, hace poco, en el interior del país.

Aparece la Dueña: Niega

Quince minutos más tarde llegó la obstétrica Rita Fraga de Refreschini la que, al ver su casa ocupada por la policía, sufrió al principio una fuerte conmoción. Prontamente se recobró, no obstante, y al ser interrogada por los funcionarios acerca del hallazgo de ese material en su casa negó, en absoluto, tener conocimiento del mismo. Fue invitada a concurrir a la Jefatura y en un principio, se opuso con firmeza. Posteriormente no obstante accedió y, a las 15 más o menos -luego de ordenar lo relativo a su hogar y dar algunas órdenes a su sobrina y la empleada- concurrió a San José y Yí, acompañada de una funcionaria del cuerpo femenino. La policía guarda un absoluto hermetismo con relación a todo lo actuado y, por tanto, se desconoce lo que pudo decir la señora. De acuerdo a nuestros datos, de carácter extraoficial, se mantuvo en la misma tesitura. Afirmó, una y otra vez, desconocer que los elementos estuvieran en su casa y que su esposo estuviera conectado con los “tupamaros” o cualquier otro grupo terrorista nacional o internacional.

Desaparece el Marido

La obstétrica, desde hace años, vive con su esposo José Refreschini del Castillo, que es uruguayo, de 35 años, en la barriada del Cerro. Es un matrimonio ampliamente conocido en la zona donde gozan de excelente concepto. José Refreschini es empleado de UTE, desempeñándose como técnico en la sección destinada a atender las máquinas de escribir y calcular. Disponen de un cómodo “standard” de vida. La señora desempeña su profesión, particularmente y en algunas instituciones y Refreschini, además de su empleo, es co-propietario de la florería “La Orquídea”, ubicada en Grecia 3752. Según sus hábitos, Refreschini debería regresar a su casa a eso de las 14.30. En previsión de su llegada, la policía estableció una discreta vigilancia. Pero pararon las horas y el técnico de UTE no llegó. Simultáneamente se le buscaba en los lugares que suele o puede frecuentar y tampoco, esta búsqueda, dio resultados positivos.

También Prófugo

De acuerdo a los datos que trascendieron, las armas, el trasmisor y la gelinita fueron llevadas -entre el sábado y el domingo últimos- a la florería “La Orquídea” por un hombre joven, de unos 30 años de edad, de la relación de Refreschini. Se llama José Alberto Mujica Cordina y se le conoce, en el Cerro, por “Pepe”. Es posible -aunque este dato no lo hemos podido comprobar- que posea antecedentes por “matute” y algún otro delito. Desde la florería (el otro socio sería ajeno totalmente a estos hechos) ambos transportaron el material bélico a la residencia de Refreschini. “Pepe” está siendo buscado intensamente, como su compañero, pero en las primeras horas tampoco se le había podido ubicar. Con evidente disgusto, en esferas policiales se mencionó anoche que la prematura difusión de la noticia del allanamiento y el hallazgo de las armas, el trasmisor y le gelinita en la finca de la calle China, alertó a ambos que han tratado de ponerse a cubierto de la persecución policial. Por lo mismo y un poco absurdamente, se impidió anoche fotografiar el material hallado y proporcionar datos que, a ésta altura, en lugar de entorpecer la pesquisa pudieran facilitarla.

Vinculación con “Terroristas”

Ese hermetismo policial impide saber, a ciencia cierta, qué otro tipo de material se encontró en la casa. Se conocen tendencias políticas, de izquierda, de Refreschini según emanó de esferas vinculadas a la investigación. Por nuestra parte tenemos entendido que la policía se incautó de diversa literatura. La esposa de Refreschini, por su parte (cuya situación se está analizando), ha negado que su esposo tuviera relación alguna con los “tupamaros” y otra organización terrorista. El hallazgo de las armas, empero, confirmando lo que sabía la policía, indica que Refreschini, Pepe y algunos más (cuyos nombres se mantienen en secreto), actuaban en conexión con grupos extremistas y fundamentalmente, serían proveedores de ciertos materiales El origen argentino de las metralletas y el trasmisor, indican que están conectados a núcleos de extrema que operan en la Argentina.

Los antecedentes de Refreschini, por otra parte, alejan la posibilidad de que integre banda o grupo de delincuentes comunes. Estos, por otra parte, si bien pudieran precisar armas, no requerirían para nada, un trasmisor. La policía, en definitiva, cree que pese a la fuga de los inculpados, se ha dado otro golpe al movimiento “tupamaro” o algún otro. Se sabe que operan otros, además de aquellos, en el país y, en ocasiones, pueden intercambiar planes y ayuda.

Batidas Esta Madrugada

Esta madrugada y en medio de riguroso secreto, varios destacamentos policiales dan batidas, en zonas del Cerro, La Paloma, Melilla y otros lugares en busca de los prófugos y otras personas que pudieran estar conectadas a los mismos. Se sabe que Refreschini, “Pepe” y otros elementos del mismo grupo, podrían contar con refugios de emergencia y eso dificulta la acción policial que, no obstante, se realiza en un clima de amplio optimismo. Se esperan novedades de un momento a otro.

Buscan “Tupamaros” en Santa Lucía

SANTA LUCÍA, 3. (De nuestro corresponsal). – Según informes recibidos ayer por las autoridades policiales, en un automóvil negro modelo 1953 se habría visto a maría Teresa Labrocca Rabellino, imputada de complicidad en el asalto al casino, acompañada por otras tres personas. Las mismas habrían estado merodeando en las proximidades de una quinta a cuyo allanamiento se procedió días pasados, de acuerdo a la información que oportunamente ofreciéramos.

De inmediato se cerraron las rutas de posible pasaje del automóvil, concurriendo el Jefe de Policía Cnel. Legnani y el Insp. Damiano con personal subalterno. No obstante, luego de una infructuosa hora de búsqueda, se dio por terminado el procedimiento.

Fecha: 8 de Enero de 1969 – Diario “El Diario” – En Portada

UBICARON LA DINAMITA ROBADA EN TACUAREMBÓ

Fecha: 9 de Enero de 1969 – Diario “El Día” – Pág. 9

APARECIO REFRESCHINI; PRESO DE TUPAMAROS

Anoche, a eso de las 20., en compañía de un amigo compareció en la Jefatura de Policía Ruben Alberto Refreschini De León, uruguayo, casado, de 35 años de edad.

Desde hace cinco días era intensamente buscado por la policía ya que, en su casa de la calle China 1737 bis, se encontraron tres metralletas marca “AM”, un potente trasmisor de radio de 12 lámparas y ocho kilos de gelinita.

Anoche, pocos minutos después de haber llegado a la Jefatura, Refreschini contó la extraña aventura que corrió y habría manifestado que no se presentó antes a la policía para aclarar su posición porque estuvo secuestrado por un grupo de personas que, a su juicio, son “tupamaros” o pertenecen a otra organización terrorista.

Lo que Habría Dicho

De ser exactas las manifestaciones de Refreschini estaríamos, pues, en presencia de otra audaz maniobra de los “tupamaros” otra organización del mismo tipo que evidencia que, por toda clase de medios, intentan muñirse de armas poderosas y de pólvora.

Como se recordará, en base a un dato, un grupo afectado al Comando policial, dirigido por el Comisario Justo Rodríguez Moroy, allanó la finca de la calle China. En ese momento había, solamente, en la casa, una sobrina de la principal inquilina, un hijito del matrimonio y la señora que cuida del pequeño en ausencia de su madre. Esta es la obstétrica Rita Fraga de Refreschini que llegó media hora después del allanamiento y fue detenida. La policía había encontrado en distintos lugares de la casa, cuidadosamente embalados, las tres armas (que son las usadas por el ejército argentino), la gelinita y el trasmisor. La señora dijo -y lo repitió durante los dos días en que estuvo detenida ante el Juez y la policía- que ignoraba el contenido de los paquetes. Los había llevado a su casa -agregó- José Alberto Mujica Cordano un amigo de su esposo quien le dijo que eran repuestos de automóviles, Recobró, finalmente, la libertad. Anoche, Refreschini, en sus primeras manifestaciones dice que, lo que dijo su esposa, es lo cierto. El también creyó que Mujica le había llevado repuestos y se enteró que eran armas, inmediatamente después del allanamiento, por informaciones radiales.

Se Asusta y Huye

Refreschini, tal como dijimos, es un antiguo empleado de UTE, donde se desempeña como técnico en composturas de máquinas de escribir. También, desde hace muchos años, vive en el Cerro con su esposa, la obstétrica y, en la misma zona (calle Grecia), posee un negocio de florería. Anoche, Refreschini (que por sus antecedentes sería militante en un partido político tradicional), habría afirmado ante la policía que, en algunas ocasiones, hizo negocios con mercadería de contrabando que le proporcionaba Mujica Cordano, (a) “Pepe”, que efectivamente -tal como lo habíamos adelantado- tiene antecedentes por pase de “matutes”. Por tanto, cuando Mujica le avisó en la florería que le llevaría a su casa, para que lo guardase hasta su posterior venta, repuestos de automóviles que, le dijo, terminaba de contrabandear desde la Argentina, accedió.  Terminaba de salir de su empleo en la UTE -habría agregado- y concurrió con algunos compañeros a un bar, como lo hace habitualmente cuando se enteró que su hogar había sido allanado. Esto lo puso sobreaviso y poco después y por las mismas vías, supo que habían encontrado las armas, el trasmisor y la gelinita en los paquetes que él suponía contenían simples repuestos para automotores. Como las mismas informaciones lo vinculaban a grupos de “tupamaros”, -habrían continuado dejando- se asustó por la responsabilidad en que habría incurrido. Desistió, por tanto, de presentarse ante la policía, como había sido su primer impulso y se dirigió en busca de su amigo Mujica Cordano, para pedirle explicaciones y exigirle “una solución”.

Secuestrado por los “Tupamaros”

Conociendo los lugares en que podía estar Mujica lo buscó empeñosamente y lo encontró. Horas después. Entonces, habría agregado Refreschini su amigo “Pepe” trató de tranquilizarlo diciéndole que “lo llevaría a cierto lugar donde estaría seguro hasta que todo se arreglase”.

Como se comprenderá, estas informaciones nuestras son totalmente extraoficiales. La policía guarda un absoluto hermetismo y tenemos que guiarnos por otros datos que se ajustarían a dichos espontáneos de Refreschini antes de presentarse a las autoridades. Según él, pues, con su amigo Mujica se vinculó, la misma tarde del allanamiento a personas desconocidas para él, en un lugar que no reveló. Desde allí fue trasladado a otro sitio, que no puede situar claramente pues le habrían vendado los ojos. Ignora si hicieron otro tanto con su amigo Mujica. Lo cierto es que, cuando se le libró la visión, se encontró en una habitación donde permaneció cuatro días. Fue muy bien tratado y, en el curso de esos días, habría tenido acceso a informaciones radiales. Vio muy poca gente, que habrían aparecido ante él (como lo hicieran con Pereyra Reverbel) disimulando sus rasgos. En varias oportunidades solicitó que lo liberaran y le respondieron que lo harían “en el momento oportuno”.

Habría Estado “por Carrasco”

Según nuestras informaciones, Refreschini no puede ubicar el lugar donde estuvo, pero habría dado referencias que sitúan el sitio en un paraje muy parecido “a los de Carrasco”. La duración del viaje que hizo en auto, con los ojos vendados también demostraría que el trayecto es de unos pocos kilómetros.

Finalmente, ayer, accedieron a liberarlo y por el mismo procedimiento le pusieron en libertad. Es decir, le sacaron de la habitación con los ojos vendados y lo trasladaron hasta un lugar de Montevideo que el técnico de UTE no reveló. Cuando se vio libre, acudió a ver a un amigo suyo, que tiene relaciones de amistad con algunos jerarcas policiales y le pidió que “lo acompañase a la Jefatura”. Así lo hizo su amigo.

Otros detalles del caso no han trascendido. Pero creemos que Refreschini manifestó, con vehemencia, que jamás estuvo vinculado a los “tupamaros” y que Mujica Cordano nunca le dio indicios de que perteneciera al grupo. Cree, incluso, que fue utilizado su amigo, en su carácter de hábil “bagayero” y quizás, tampoco, sabía que eran armas y gelinita lo que debió pasar de frontera. Entiende, no obstante, por la forma de conversar, distintas y significativas frases de quienes le tuvieron secuestrado, que “deben ser tupamaros u otros terroristas”. Nada habría podido decir acerca de la suerte corrida por su amigo “Pepe”. No sabe si éste fue también secuestrado o ha permanecido con “los tupamaros” voluntariamente. Incluso, pudo ser liberado antes y se ha refugiado en otro lugar.

Importante Movilización

Las declaraciones de Refreschini se prolongaban hasta el cierre de esta edición. La policía guarda, repetimos, un secreto absoluto acerca de lo que ha dicho o está diciendo. Pero ya esta madrugada se efectuaban importantes movilizaciones y puede haber novedades de un momento a otro.

(Copia fiel de los originales)

Fuente: www.pasadoreciente.com “Museo de la Memoria del Pasado Reciente”

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí