PORQUÉ GANÓ MILEI…Por Nelson Jorge Mosco Castellano

0
157

Javier Milei instaló temas en el debate político absolutamente enterrados por una penetración cultural gramsciana del pensamiento de los padres fundadores de nuestras naciones. Valores clásicos de relacionamiento inter humano que apuntan a la libertad responsable que debe salvaguardar quien detenta el gobierno. Retomar valores que nunca debimos abandonar, a riesgo de hundir a nuestros pueblos: una democracia saneada de corrientes antidemocráticas dirigida a la protección de derechos; y no a su contrario en el que los habitantes se sientan perseguidos, asfixiados y aplastados por un aparato estatal sobredimensionado rodeado de megalómanos que pretenden manejar a su antojo vidas y haciendas ajenas.

Vivimos en las antípodas de valores que desde hace décadas sembraron en este rincón del mundo el General José Gervasio Artigas y Juan Bautista Alberdi. Ideas que fueron la base por la que nuestros países mantuvieran en sus Constituciones recortado el marco jurídico original que produjo mayor progreso moral y material.

Desde la Constitución liberal de 1830 y 1853 rigen estas ideas fuerza que cercenadas por oleadas de colectivismo que nos trajo hasta este deterioro de crecimiento económico estancado y pauperización social inéditos, por lo que el nuevo presidente argentino remarcó: “no hay lugar para gradualismos”, dejaremos atrás los anquilosados estatismos empobrecedores.

Las ideas clave de Juan Bautista Alberdi consignadas en Sistema económico y rentístico de la Constitución argentina y en Estudios económicos van en línea con el programa de gobierno de Javier Milei. Veamos algunas:

” Después de ser máquinas del fisco español, hemos pasado a serlo del fisco nacional: he aquí toda la diferencia. Después de ser colonos de España, lo hemos sido de nuestros gobiernos patrios”.

La Constitución fundadora implantó la tradición liberal con un resultado de progreso extraordinario que convirtió a esta región en la admiración del mundo, en cuyo contexto olas de inmigración venían a estas tierras para “hacerse la América”. La fuerza creativa privada produjo adelantos sólo comparables a los ocurridos en Estados Unidos; luego fueron deturpados para convertirnos en la barbarie de impuestos astronómicos, deudas colosales, inflaciones imparables, regulaciones laborales contra el trabajo y una cerrazón al comercio internacional dignas de las más atrasadas republiquetas del orbe. Hemos sido y hasta el presente seguimos siendo colonos de nuestros propios gobiernos.

” Comprometed, arrebatad la propiedad, es decir, el derecho exclusivo que cada hombre tiene de usar y disponer ampliamente de su trabajo, de su capital y de sus tierras para producir lo conveniente a sus necesidades o goces y con ello no hacéis más que arrebatar a la producción sus instrumentos, es decir, paralizarla en sus funciones fecundas, hacer imposible la riqueza […] El ladrón privado es el más débil de los enemigos que la propiedad reconozca. Ella puede ser atacada por el Estado en nombre de la utilidad pública”.

Como los bienes no crecen en los árboles y no hay de todo para todos, se hace indispensable asignar derechos de propiedad a los efectos de asegurar jurídicamente los siempre escasos recursos en las manos que mejor atienden las necesidades del prójimo. Así, los comerciantes que aciertan en los requerimientos de los demás obtienen ganancias y los que yerran incurren en quebrantos, a diferencia de los aliados al poder de turno que explotan a sus semejantes con privilegios de distinta especie. Eliminar la propiedad privada borra los precios puesto que estos surgen precisamente como consecuencia de las transacciones de derechos de propiedad, con lo cual desaparece la posibilidad de evaluar proyectos, la contabilidad, y todo vestigio de cálculo económico.

Sin necesidad de abolir la propiedad, en la medida en que se vulnere con controles estatales arbitrarios, se desdibujan los precios que como son los únicos indicadores para saber dónde invertir y dónde no hacerlo, se derrocha capital que es la única promotora de salarios e ingresos reales, en consecuencia, se genera indefectiblemente pobreza. Lo mismo ocurre cuando sin ningún conocimiento el político asume el riesgo con bolsillo ajeno de emprender. Los fracasos recientes están a la vista: Regasificadora, Alur, Pluna, Aratirí, Fondes, Portland, y todas las pérdidas de recursos del oxímoron empresas que se llaman “públicas”, que juegan con dinero ajeno.  

” Mientras el gobierno tenga el poder de fabricar moneda con simples tiras de papel que nada prometen ni obligan a reembolso alguno, el poder omnímodo vivirá inalterable como un gusano roedor en el corazón de la Constitución misma”.

La banca central solo puede proceder en tres direcciones: emitir, contraer o dejar igual la masa monetaria y cualquiera de esos caminos alteran los precios relativos cuyo rol esencial es ordenar el mercado. También Alberdi escribió: “La reforma de un Banco del Estado es imposible. No hay más que un remedio de reformarlo: es suprimirlo”.

Distorsionar los precios desordena el mercado operando arbitrariamente alterando todos sus infinitos rigores, asumiendo riesgos con recursos propios. Intervenir coactivamente con el fruto del trabajo ajeno, en lugares distintos de los que la gente hubiera preferido, afecta la libre decisión del que arriesga lo suyo. Lo otro es meramente especulativo. La banca estatal cae en distorsiones cuando alega que ayuda a ciertos sectores preferidos por la política o la burocracia, desvirtuando el esfuerzo y al riesgo.

” La ley escrita, para ser sabia, ha de ser expresión fiel de la ley natural”. La legislación injusta que debe ser abrogada. El ser humano tiene derechos anteriores y superiores a la existencia del aparato estatal, cuya misión en una sociedad libre estriba en la protección y garantía de aquellos derechos. Otra aseveración alberdiana contundente: “La Constitución, por sí nada crea ni da, ella declara del hombre lo que es del hombre […] todos los hombres iguales en derecho ha dado a los unos capacidad y a los otros inepcia, creando de este modo la desigualdad de las fortunas que son el producto de la capacidad, no del derecho”. La empobrecedora guillotina horizontal vía la manía del redistribucionismo colectivo, reniega comprender que los más eficientes son los que incrementan la inversión, la formación y el trabajo, que es lo que inexorablemente mejora la condición social de los marginales dándoles oportunidad superadora.

“La ley no podría tener ese poder, sino a expensas de la libertad y la propiedad, porque sería preciso que para dar a los unos se lo quitase a los otros y semejante ley no podría existir bajo el sistema de una Constitución que consagra a favor de todos los habitantes los principios de libertad y de propiedad como bases esenciales de la legislación”.

” ¿Qué exige la riqueza de parte de la ley para producirse y crearse? Lo que Diógenes exigía de Alejandro: que no le hiciera sombra”.  No interferir con los procesos de coordinación y cooperación social pacíficos entre personas, es obligación del legislador; en contraste con la actitud megalómana y arrogante de funcionarios que pretenden manejar a su antojo vidas y haciendas ajenas.

Regular la enseñanza con un marco curricular único, restringe el margen de cambio imprevisible del futuro laboral; atenta contra el progreso.

” El gobierno que se hace banquero, asegurador, martillero, empresario de industria en vías de comunicación y en construcciones de otro género, sale de su rol constitucional; y si excluye de esos ramos a los particulares entonces se alza con el derecho privado y con la Constitución, echando a su vez al país en la pobreza y en la arbitrariedad”. Hemos aprendido esta costosa lección con el cambio de matriz energética que impulsó el FA. Una inversión pública a pérdida de UTE, consumo no utilizado que pagamos a particulares por contrato del gobierno; y el ANTEL Arena, inversión descontrolada que pagamos los usuarios ricos o pobres.

En el campo del comercio internacional Alberdi reitera que el aparato estatal no “puede hacer de la aduana un medio de protección, ni mucho menos de exclusión y prohibición sin alterar y contravenir en tenor expreso de la Constitución”. Subraya la inmensa desprotección del llamado “proteccionismo” que solo beneficia a empresarios prebendarios, que si no pueden competir por falta de recursos debieran asociarse con otros locales o internacionales, pero no pasarle la factura sobre las espaldas de los ciudadanos. Sostener proyectos inviables es un costo para todos los consumidores y contribuyentes.

 “El pasaporte inventado por el despotismo de la Convención francesa de 1793, es un medio de espantar a la población convirtiendo en una cárcel el territorio de la nación […] Del pasaporte a la tarifa aduanera no hay más que un paso. El uno es la aduana de las personas, la otra es el pasaporte de las cosas”. Las fronteras solo son establecidas para descentralizar el poder al fraccionar el plantea en naciones, pero no para restricciones al comercio y al libre movimiento de personas que no han cometido delitos.

Aplicando el “balde ideológico” durante los gobiernos frentistas los uruguayos perdimos más de 3.000.000.000 de dólares; plata tirada en políticas equivocadas o corrupción ideológica. Todo eso nos quitó IRPF del salario, IASS de las jubilaciones y FONASA de NUESTROS BOLSILLOS. Además, nos endeudamos como nunca antes y aumentó la inflación de precios. Perdimos condiciones históricas de exportar, mantuvimos el estancamiento económico y educativo, profundizamos el deterioro de la seguridad y la salud pública.

Según advirtió ALBERDI, si hubiéramos aprovechado esos recursos que nos quitaron en educación, inversión, generación de empleo y dinamismo comercial privados, los uruguayos estaríamos viviendo mejor.

Por no hacerle caso y profundizar la miseria, se van todos y GANÓ MILEI.  

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí