RESERVA MILITAR DE LAS FUERZAS ARMADAS. Por Arquímedes Cabrera

1
2044

Una nación sin un sistema de reservas adolece de capacidades humanas y materiales básicas para su defensa.

En Uruguay la Ley 9943 desde 1940 define los sistemas de reservas a adoptar por nuestro país para su defensa, pero nunca fue reglamentada.

En momentos de que el mundo se encuentra ante un conflicto armado grave, con clarísimo potencial de expansión a nivel global, todos los países van tomando en mayor o menor grado, medidas para mejorar sus sistemas de defensa.

Uruguay, por el contrario, además de no mejorar su inversión para sustituir el material obsoleto e insuficiente con que cuentan sus fuerzas armadas, sigue alegremente considerando la defensa nacional como una carga, a la que solo utiliza para sacar escuálidos y turbios réditos políticos.

Rodeado de narco gobiernos socios del Foro de San Pablo y aliados estratégicos del eje Rusia, China, Irán y sus aliados fundamentalistas, ni siquiera ha sido capaz este gobierno de dar vuelta la página para lograr la reconciliación nacional.

Eludiendo toda responsabilidad acerca la persecución implacable a la que están siendo sometidos los veteranos que en la última mitad del siglo pasado enfrentaron a las fuerzas, que hoy, bajo el camuflaje de Socialismo Siglo XXI, se están empoderando en la región, solo se contribuye a debilitar la moral y las capacidades de la defensa.

Aunque la ley marco de la defensa nacional Nro 18 650 promulgada el 19 de febrero del 2010 a instancias del entonces ministro de defensa nacional Eleuterio Fernandez Huidobro establece en su Capítulo 1 que ¨La Defensa Nacional constituye un derecho y un deber del conjunto de la ciudadanía, en la forma y en los términos que se establecen en la Constitución de la Republica y en las leyes. Es un bien público, una función esencial, permanente, indelegable e integral del Estado. En su instrumentación confluyen coordinadamente las energías y los recursos del conjunto de la sociedad…¨ no existe ninguna norma que así la implemente. 
Por el contrario, siempre alentados por la cultura disolvente de la izquierda, no existe el más mínimo registro de las potenciales capacidades humanas y materiales de La Nación para su defensa, además de que los miembros de sus fuerzas activas reciben la indiferencia del gobierno ante las evidentes carencias económicas a las que están sometidos.

Hasta mediados de 1970 existían en las unidades militares centros movilizadores y se requería para ingresar a cualquier empleo público el carné de enrolamiento.

Esa información era utilizada para clasificar a los ciudadanos por su edad y habilidades o profesión acorde a lo que establecía la ley en las diferentes clases de reservistas. Así mismo representaba una fuente de información primaria para catalogar las capacidades logísticas y de apoyo que se podían activar en caso de conflicto armado o catástrofe.

La ausencia de este sistema quedo en evidencia cuando en 1982, durante el conflicto armado de las islas Malvinas se manejó la hipótesis de una invasión armada al continente por parte de las fuerzas británicas, tomando como cabecera de playa nuestras costas.

Sin embargo, superado ese conflicto, por ese entonces las prioridades no eran una guerra convencional si no la amenaza del comunismo internacional y sus movimientos terroristas y los sistemas de reservas siguieron ignorados.

Está claro que hoy el servicio militar como lo plantea esa ley está lejos de la actual cultura. ¨He ido mucho a suiza por trabajo estando en Europa, y es muy lindo ir a bares y ver a chicos jóvenes salidos de la «colimba» con su uniforme de combate, tomándose una cerveza, junto a otros amigos de otros caminos de la vida. La defensa nacional es un deber ciudadano¨ Comentaba uno de nuestros veteranos en la pagina de ¨Las Reservas de las Fuerzas Armadas¨.

 Y en realidad es una muestra de que los países avanzados tienen bien claro el concepto de que la defensa nacional es responsabilidad de todos los ciudadanos.

Otra ventaja de un sistema de reservas es que, además de asegurarse reemplazos o suplentes para casos de guerra y emergencias o desastres naturales, también se está contribuyendo a la formación profesional de civiles voluntarios.

Lamentablemente, un sistema que aliviaría el presupuesto de defensa (el 70% del presupuesto es para sueldos) disminuiría la carga social y contribuiría a restaurar valores nacionales, está muy lejos de los intereses de la cultura de izquierda inculcada por el comunismo y sus cómplices.

Nada de eso le interesa a la cultura progre.

Sin embargo, lo que permanece vigente según la ley 9943 es la condición de reservistas de cualquier ciudadano que haya prestado más de seis meses de servicio militar.

Quiere decir que no necesariamente debe haber alcanzado la condición de retiro. Incluso los ex alumnos de los Liceos Militares son considerados miembros de la reserva.

 Es un error suponer que la condición de reservista es opcional para los militares y que una vez en retiro pasan a la misma situación que cualquier jubilado. Argumentos estos muy bien utilizados para desarticular al Servicio de Retiros Militares asimilándolo a una caja.

Los militares no se retiran pasan a situación de retiro y a integrar las reservas de las Fuerzas Armadas

La admirable auto convocatoria de los Veteranos de todas las Fuerzas y Armas como miembros de las Reservas, es una ejemplar muestra de espíritu de cuerpo y camaradería. Valores que les diferencian y permiten despertar ese sentido de pertenencia especial y moral militar que les diferencia  de un jubilado.

Sin embargo, la no reglamentación de la ley 9943 deja un vacío en cuanto a organización, instrucción, logística y cadena de mando, que en la medida que se siga incrementando esta auto convocatoria, desde todos los puntos del país, como ha venido sucediendo desde el 2016, seguramente creara las condiciones para que los mandos reglen las reservas y el poder político les tome en serio.

Mientras tanto, es una forma ejemplar de demostrar La Moral y La Presencia de generaciones militares orgullosas de haber portado el uniforme y un claro apoyo a los Veteranos Camaradas Prisioneros políticos.

Por eso la presencia masiva el próximo 14 de abril a las 1130 en la Plaza de la Bandera, adonde año tras año se conmemora otro aniversario de los caídos en la guerra contra el terrorismo, luciendo el gorro negro con el distintivo de Reserva de las FFAA, será un claro mensaje a quien quiera verlo que ¨Los verdaderos soldados nunca se separan¨.

1 COMENTARIO

  1. Excelente análisis lo que significa la Reserva de las Fuerzas Armadas, con leyes que no se implementan por conveniencia de los políticos. El 14 de abril a las 1130 todos en la plaza de La Bandera, todo aquel que lleva la verde en su corazón debemos decir «Presente».

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí