Soberanía nacional o personal. Por Hilario Castro Trezza

1
277

La democracia es el mejor sistema de gobierno ensayado en el curso de la historia, no obstante, reposa en algunas ficciones, como el de la soberanía popular o nacional, que doctrinariamente no son lo mismo, esta última ha sido recogida por nuestros textos constitucionales desde 1830.

A poco que nos adentremos a analizar el tema vamos a advertir que el Pueblo o la Nación no pueden tener voluntad o soberanía, la voluntad es individual y la soberanía, que en el antiguo régimen residía en el monarca o soberano, es una potestad de la persona y no de un colectivo.

Sólo gracias a las acciones individuales existen las naciones, las acciones individuales engendran las colectivas, los humanos podemos tomar decisiones solos o en conjunto con otros, pero en todos los casos son opciones personales.

En la democracia la mayoría, expresada en las urnas, tiene derecho a gobernar, pero a condición de respetar la libertad personal de todos, hayan sido mayoría o minoría en los comicios. Ya lo expresaba con claridad Lord Acton: “La prueba más segura para juzgar si un país es verdaderamente libre, es el quantum de seguridad de la que gozan las minorías”.

La democracia refiere a quién debe gobernar, el liberalismo se ocupa de cómo se gobierna, de ahí que debamos hablar de democracia liberal, para distinguirla de la democracia orgánica del fascismo o de la democracia popular del comunismo. El interés general o el bien común es muy difícil de determinar por el legislador, por ello deberá tenerse el máximo de cuidado al momento de limitar los derechos individuales, ello debe ocurrir exclusivamente para evitar que se perjudique a los demás, se trata de armonizar el ejercicio de los derechos de todos, más que perseguir el interés general o el bien común que también son ficciones.

Mises en su magna obra “La acción humana” expresaba: “El nosotros es siempre fruto de una agrupación que une a dos o más Egos. Si alguien dice Yo, no se precisa mayor ilustración para percibir el significado de la expresión, lo mismo sucede con el Tú y siempre que se halle precisada la persona de que se trate, también acontece lo mismo que con el Él, ahora bien, al decir Nosotros, es ineludible una mayor información para identificar que Egos se hallan comprendidos en ese Nosotros, siempre es un solo individuo el que dice Nosotros, aun cuando se trate de varios que se expresen al mismo tiempo, siempre serán diversas manifestaciones individuales”. La voluntad o soberanía popular o nacional, tiene su origen en las concepciones de Rousseau que por cierto no eran liberales, en cambio la voluntad o soberanía personal son conceptos auténticamente liberales, que llevan a que la mayoría gobierne, pero con límites infranqueables. Porque como lo expresaba el Dr Enrique Tarigo en las páginas del diario El Día el 30/11/1975 en una estupenda nota titulada: “Reivindicación de la liberalidad” : “La grandeza del hombre, su superioridad sobre las cosas, aún sobre sus creaciones -sobre la Nación, sobre el Estado, sobre las clases en que socialmente pueda dividirse el conjunto de los hombres- constituyen una grandeza y una superioridad inmanentes, que están en el hombre mismo, por el solo hecho de ser hombre, nacido de hombre y mujer. Su espiritualidad, ese su “soberano bien”, el hombre la cultivará y la desarrollará en el sentido y la dirección que quiera que él elija, en función de esa su libertad que también es inmanente, que también está en él como atributo y como consecuencia de su solo ser. Las razones profundas de vivir jamás se las dará al hombre la sociedad, cualquiera sea la forma en que esta sociedad se la organice; estas razones profundas sólo podrá extraerlas el hombre de sí mismo, de su espíritu, y tanto mejores, y tanto más profundas serán estas razones, cuando más cultive y perfeccione el hombre su espíritu… Mientras tanto, el carácter verdaderamente insuperable de la concepción liberal es que ella, y solamente ella, habrá de permitirle al hombre poder hacer su vida, organizarla y modelarla según su libre decisión y elección, sin que nadie- en nombre de Dios o del Estado o de determinada clase social- le imponga de antemano su propio destino individual dentro de una sociedad rígidamente estructurada al punto de asemejarse a un hormiguero”.

1 COMENTARIO

  1. La democracia liberal es para países cultos, no » sudacas» como nosotros. ¿ Imaginan a un primer ministro holandés diciendo que habla con un pájaro y que no lo metan enseguida en un manicomio?

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí